Publicado el

Ránking | Hoy presentamos

10 series y películas que preferimos dobladas a verlas en su idioma original

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

Tags: Doblaje
No nos hagan escuchar ni el más susurrado "hello". Estos 10 productos sólo existen en latino.

Hay series y películas que recomendamos ver en su idioma original, no hay chances de otra cosa. Preferimos leer subtítulos por más fácil que sea escucharlas en castellano y hasta nos enojan las personas que llaman con nombres distintos ciudades y protagonistas mal traducidos. 

¿Por qué entonces somos tan flexibles con ciertas tiras o producciones hollywoodenses? De hecho, no se trata de flexibilidad sino de negación rotunda: no hay chances de ver a aquellas criaturas animadas de nuestra infancia hablando otra cosa que no sea latino, un castellano generalmente proveniente de México, donde son reyes del doblaje. 

Si se animan, recorramos juntos este top y argumentamos en los comentarios por qué creen que sucede este fenómeno. ¡Hasta pronto!

  • 10
    Brigada A
    ¿”The A-Team”? Rajá de acá. ¿Cómo vamos a llamar así a “Brigada A”? Protagonizada por 4 veteranos de la guerra de Vietnam perseguidos por un robo que no habían cometido, la ochentosa serie iba y venía alrededor de sus aventuras como comando que ayudaba a inocentes.

    En América Latina, los personajes se llamaban Mario Baracus (el de la inolvidable cresta estilo cepillo), el Loco Murdock (el arriesgado piloto), el teniente "Faz" (un sex symbol irresistible hasta dar bronca) y el coronel "Hannibal" Smith (el cerebro del equipo). Queremos pedirte que no desfallezcas cuando te enteres que, en la serie original, los protagonistas ostentaban nombres como Bosco Albert “B.A.” Baracus, “Howling Mad” Murdock, Templeton “Faceman” Peck y John “Hannibal” Smith. ¿Lo qué?

    Para los latinos resulta inaceptable otro tono de voz que no sea el casi gangoso y neutro de los doblajistas de aquella época. Nos acostumbramos a verlo en la TV abierta (Canal 9 era el encargado de repetir sus 97 episodios en continuado) y de la original solo bancamos la musiquita. Si nunca viste “Team A” te dejamos este fragmento youtuebero:
  • 9
    Súper Agente 86
    Maxwell Smart no siempre sonó como si necesitara sonarse la nariz. Bueno, en realidad para los latinos sí, porque cuando lo conocimos como el Agente 86 daban ganas de alcanzarle un pañuelito. Esa voz lo hacía tan simpático que en nuestra imaginación Max era el sagaz (aunque algo distraído) y más copado amigo que podíamos pedir.

    La serie –denominada “Get smart” en los Estados Unidos- contaba los distintos casos detectivescos que la agencia supersecreta CONTROL tenía que resolver. Su antítesis era KAOS y hete aquí cuando descubrimos que en realidad todo era una gran parodia al contexto político de mediados de los ’60: no por nada las agencias de ficción se escribían en mayúsculas y compartían inicial con la americana CIA y la rusa KGB. Además, era una gran parodia a los productos cinematográficos sobre espías re capos que llenaban las salas.

    En su idioma original, su “Jefe” era en realidad Chief y su partenaire era Agent 99, jamás “La 99”. A decir verdad, podríamos verla en inglés, pero cuando eso ocurre Max se aleja años luz de nuestro corazón: se vuelve más frío e insensible. Aguante el súper agente.
  • 8
    MacGyver
    A pesar de este top, hay algo que sí teníamos en común los niños estadounidenses y latinos de los ’80: todos intentamos alguna vez juntar un clip, un pedazo de madera, unos fósforos, dos bidones y soga pelada para fabricar una inocente bomba. ¿Dónde lo aprendimos? En “MacGyver”, la serie protagonizada por un agente homónimo que resolvía cualquier problema gracias a sus conocimientos técnicos sobresalientes.

    Los atrevidos del fondo que ya están levantando la mano para preguntar por qué no toleramos en idioma original una tira cuyo contenido visible era más importante que el escuchable, no están entendiendo que MacGyver era nuestro héroe y más porque hablaba el mismo lenguaje que nosotros. Lo de la navaja y el jeep se volvían una anécdota cuando el hombre (interpretado por Richard Dean Anderson) nos miraba, sonreía y decía algo con su voz canchera y en castellano. Era nuestro… pero no. Perdón por resquebrajarles la ilusión.
  • 7
    El Zorro
    Nosotros: Objeción, señor juez. La serie “El Zorro” transcurría en Los Ángeles, en la California española, tenemos derecho a que nos guste más doblada por latinos que original.

    El Juez: Se los concedo, pero sólo porque la TV abierta argentina se dedicó en los últimos 50 años a insertarles como por goteo la versión para Latinoamérica.

    Nosotros: Gracias, che magistrado.

    A decir verdad, el juez y nosotros tenemos razón. “Zorro” -como se llamó originalmente la tira creada por Disney a fines de la década del ’50- sucedía en un territorio donde los idiomas se mezclaban como la pólvora. Todo sucedía en América, cuando Don Diego de la Vega abandonaba su buen pasar en España para luchar contra la corrupción y el mal. El buen mozo De la Vega decidía hacerlo enmascarado y aprovechaba sus dotes de espadachín para enfrentarse una y otra vez contra los ineptos soldados, los mafiosos comandantes y el temible Águila.

    Ver en inglés a nuestro Zorro es encontrarnos con un Guy Williams de voz aflautada (nada que ver con la latina), desilusionarnos con la canción de la presentación (el coro ni siquiera puede pronunciar la doble r con la fuerza correcta y no habla de ningún corcel) y el sargento García no posee su aniñado tono querible y sonso. Acá les dejamos una muestra, pero sabemos que no podrán disfrutarla.
  • 6
    Dragon Ball Z
    En este momento necesitaríamos al guerrero Goku para defendernos, porque si alguien nos obliga a ver Dragon Ball Z en japonés estará aniquilando nuestra infancia cual invasores extraterrestres de la tira que nació en 1996.

    A diferencia de los otros 9 puestos de este top (spoiler para los que todavía no leyeron los 5 que faltan), Dragon Ball Z es un producto hablado en el idioma asiático que jamás se hubiera hecho masivo sin el doblaje correspondiente. En este caso es mucho más difícil darnos cuenta qué decía la canción de la intro original mientras de este lado del globo gritábamos “el cielo resplandece a mi alrededooooor” (no, no es que la seguimos cantando hasta ahora, es que nos la acordamos…).

    En latino, Goku tenía un tono de voz jovial mientras que en japonés sonaba entre femenino y agresivo, lo que le resta ese halo de guerrero que jugábamos a imitar. Gracias por crearlo, Japón, pero déjenlo para siempre hablar castellano.
  • 5
    La Familia Ingalls
    Si nos sometemos a ver el bodrio que fue “La familia Ingalls” por lo menos que no haya que leer subtítulos o activar las neuronas traductoras. Es lo único que pedimos para una tira estrenada en 1974 y protagonizada por una prole que se instalaba en un pueblo de Minnesota. Los Ingalls sufrían desde el principio: el que no se quedaba ciego, era víctima de una enfermedad y moría, la que no era objeto de despectivos chismes estaba a merced de un incendio que quemaba su casa. Un producto que no hubiéramos elegido ver de no ser por la TV abierta local que no paraba de insertarlo en sus programaciones.

    En su idioma original, la serie se llamaba “Little House on the Prairie”, al igual que los libros de la verdadera Laura Ingalls en los que estaba basada. En español, las niñas protagonistas parecían estar sumidas en un espasmo constante (sus doblajistas deberían tener más de 30 años y se nota su esfuerzo para parecer pequeñas) y los padres estaban notoriamente más desorientados que en la versión estadounidense. De cualquier manera, nadie nos va a convencer de que en el medio del campo minesotano no había una casita pequeña en la que se hablaba un castellano neutro perfecto.
  • 4
    Robotech
    Disclaimer: mentimos un poquito cuando dijimos que Dragon Ball Z sería la única serie japonesa del top. A nuestro favor deberemos contar que en realidad “Robotech” (1985) fue una tira de hechura estadounidense en base a tres animés orientales de pocos episodios y esa fue la versión que llegó a nuestras teles doblada al castellano.

    “Robotech” contaba las diversas guerras que los humanos mantenían con fuerzas extraterrestres para controlar una fuerza de energía denominada “Protocultura”. Hasta ahí vamos bien, porque tanto ese término como el nombre de los protagonistas era el mismo en inglés que en español. El problema comienza cuando escuchamos a Rick Hunter hablarnos como un teen anglosajón o cuando intentamos entender lo que dice Lisa en un apretado vocabulario estadounidense. Imposible no preferir las acartonadas voces de los doblajistas de los ’80: más simpáticos, más despreocupados y más como nosotros. Ideal.
  • 3
    La Sirenita
    Si nos preguntabas a los 5 años en qué océano nadaba la sirena Ariel seguro te contestábamos que en el Atlántico, a pasitos de Mar del Plata. Es que cuando Disney llevó al cine en 1989 la historia de la mujer con cola de pez que anhelaba vivir en la superficie todos la escuchábamos hablar en castellano (por aquel entonces no cuestionábamos por qué había una civilización bajo el agua que pudiera hablar, o respirar, o gobernar, por ejemplo).

    “La Sirenita” es, sin dudas, la tierna película que ver para siempre en nuestro idioma. La doblajista le puso una voz suave, pero no temblorosa, jovial, pero no (tan) sonsa, y dulce. Además, estaban el cangrejo Sebastián (el de “Bajo del mar”) y el pez amigo Flounder cuyos tonos son inolvidables. Hacer hablar a Ariel en inglés es alejarla de nuestros deseos de ser su amiga, de la cercanía que te hacía sentir su personaje. Así que, friends, déjenla por estas aguas y de paso le convidamos un alfajor.
  • 2
    ALF
    Personaje simpático si los hay y repetido entre los más repetidos, este pequeño extraterrestre peludo se ganó nuestros corazones y nuestras infancias al grito de “no hay problema”.

    Qué sacudón enterarnos de que, en realidad, “ALF” era la sigla de “Alien Life Form” (o “forma de vida extraterrestre”) y que en su versión original jamás decía aquella frase que tanto esperábamos. “Alf” –la tira creada en Estados Unidos que se prolongó entre 1986 y 1990 y luego en cada reprogramación de Telefe- mostraba la cotidianeidad del invasor mientras se adaptaba a la Tierra y a su familia adoptiva, los Tanner.

    Aunque suene todo muy yankee ochentoso (la búsqueda de vida en el espacio ya estaba de moda), para nosotros Alf es latino. De hecho, su doblajista logró hacer de su voz un sonido agradable y cómico. En inglés, en cambio, el ET suena como un adulto mayor retándonos porque no hicimos la tarea. ¿Cómo podemos ser amigos de un ser así? ¿Cómo podemos creer que el gato se llamara Lucky cuando siempre le dijimos Suertudo? Si hasta Brian parece más un niño en la versión castellanizada que en la norteamericana… Juiiiiira.
  • 1
    Los Simpsons
    Sabemos que pasaste todos los puestos rápido para llegar a este, el que sospechabas. Obviamente se lo dejamos reservado a Los Simpsons, porque la familia animada amarilla es la serie por excelencia para no ver jamás en inglés.

    Sus doblajistas latinos de las valiosas primeras temporadas (los mexicanos Humberto Vélez, Carlos Revilla, Nancy McKenzie, Marina Huerta, Claudia Motta y Patricia Acevedo) son las voces canónicas de nuestras infancias frente al televisor. Homero, Marge, Bart y Lisa y el resto de Springfiled no son ellos si no suenan como los conocimos a través de Telefe. En la versión estadounidense, Lisa parece una anciana fumadora, Bart necesita una urgente operación por carne crecida en la nariz, Homero es más bien un abuelo, y Marge… Bueno, a Marge la perdonamos porque se parece bastante a la nuestra. Lo bueno de que México se haya encargado del doblaje es la incorporación de innumerables chistes que no estaban en los guiones originales, pero que todos los latinoamericanos entendemos.

    Todavía nos preguntamos cómo duró tanto en la TV de Estados Unidos una serie con esas malas voces, pero lo agradecemos, porque significó más material en latino. Eso sí, no prueben verla en español: el resultado es inaceptable.

1. Brigada A

¿”The A-Team”? Rajá de acá. ¿Cómo vamos a llamar así a “Brigada A”? Protagonizada por 4 veteranos de la guerra de Vietnam perseguidos por un robo que no habían cometido, la ochentosa serie iba y venía alrededor de sus aventuras como comando que ayudaba a inocentes. En América Latina, los personajes se llamaban Mario Baracus (el de la inolvidable cresta estilo cepillo), el Loco Murdock (el arriesgado piloto), el teniente "Faz" (un sex symbol irresistible hasta dar bronca) y el coronel "Hannibal" Smith (el cerebro del equipo). Queremos pedirte que no desfallezcas cuando te enteres que, en la serie original, los protagonistas ostentaban nombres como Bosco Albert “B.A.” Baracus, “Howling Mad” Murdock, Templeton “Faceman” Peck y John “Hannibal” Smith. ¿Lo qué? Para los latinos resulta inaceptable otro tono de voz que no sea el casi gangoso y neutro de los doblajistas de aquella época. Nos acostumbramos a verlo en la TV abierta (Canal 9 era el encargado de repetir sus 97 episodios en continuado) y de la original solo bancamos la musiquita. Si nunca viste “Team A” te dejamos este fragmento youtuebero:
Anterior Siguiente < >