Publicado el

Ránking | El abuelito de los FMV

Juegos Animados: 10 arcades Laserdisc de los '80

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Una tecnología que prometía mucho, pero que no llegó a la popularidad que esperaba. El Laserdisc

La década de los '80 fue esencial para la popularización de los videojuegos, no solo mediante las consolas hogareñas que poco a poco iban ganando terreno, sino especialmente por el surgimiento de salas de arcade por todos lados. Eran épocas de gráficos simples e historias mínimas, pero no por ello experiencias menos divertidas. Al fin y al cabo, los desarrolladores solamente contaban con un limitado espacio de trabajo para encajar esos puñados de píxels y decirles lo que tenían que hacer... ¿o no?

Hubo otro tipo de arcade que hizo furor en aquella época, destacándose entre los personajes pixelados de grandes clásicos para darle al jugador una experiencia un poquito diferente. La tecnología de Laserdisc venía a proyectar verdaderas películas interactivas en la que la jugabilidad venía del lado de nuestra velocidad de reacción ante lo que veíamos en pantalla. Gracias a su calidad general y a la simpleza de sus controles, los juegos de Laserdisc fueron enormemente populares entre los ávidos curiosos que acudían a probar esta novedad. Lamentablemente, esta tecnología demandaba producciones complejas y costosas y, en general, el resultado final impedía todo tipo de rejugabilidad, llevando al concepto a desaparecer con el paso del tiempo.

Pero también es cierto que lo que pudimos ver en Laserdisc es, todavía hoy, digno de admirar, y el formato en video es muy fácil de adaptar a otras plataformas, por lo que muchos de esos juegos han visto ports en múltiples consolas basadas en medios de video. Como bien vale la pena recordar esta época y estos juegos, aquí van diez memorables títulos que le sacaron el jugo a sus discos ópticos.

  • 10
    Cliff Hanger
    Un vistazo rápido a Cliff Hanger es más que suficiente para darnos cuenta que Stern Electronics agarró pedazos de dos películas de Lupin III, le añadió algunas líneas de doblaje hechas a las apuradas, le puso elementos de interactividad y lo vendió como "Cliff Hanger", donde "Cliff", el personaje titular, resulta ser el mismísimo Lupin.

    El juego toma elementos de dos películas de Lupin III; El Castillo de Cagliostro y El Misterio de Mamo; y trata de hacer una narrativa con los pedazos que tiene, pero la verdad es que termina siendo un desastre argumental; más aún para los que conozcan el material original, que quizá se sientan ofendidos por este intento de entretenimiento interactivo. Mejor vayan a ver las películas originales y dejen a esta reliquia como curiosidad al paso.
  • 9
    Bega’s Battle
    El chiste de tomar fragmentos de una película de animé para usar en otro contexto se repite aquí y esta vez el damnificado es Harmagedon, la película originalmente inspirada en las primeras novelas de Genma Wars. Esta creación de Data East toma partes de la película y los reutiliza para narrar su propia historia, poniéndonos al control del robot "Bega" (que es el Vega de la película; ay, ay, ayyy), que debe detener la invasión del alienígena Varga (Genma, ayyyyyy).

    ¿Y qué es este juego? Acá viene la mejor parte, porque todo este teatro de fondo es... un simplísimo juego de "navecitas". Básicamente, nosotros controlamos a una versión pixelada de Bega y debemos disparar a los enemigos que nos llegan desde arriba, a veces cumpliendo otras misiones. Los fondos de estos niveles son elementos de la película, y entre nivel y nivel tenemos las secuencias animadas que cada vez tienen menos sentido. Impresionante, pero no por los mejores motivos.
  • 8
    Super Don Quix-Ote
    Universal (no, no es el estudio de filmación; es una empresa desarrolladora de aquella época) vio la repercusión que estaba teniendo esa cosa llamada Dragon's Lair y pensó "Ah, yo también puedo hacer eso", y lo hizo. Buéh, lo intentó; pero si bien Super Don Quix-Ote parece (y es) una copia del estilo y concepto de Dragon's Lair ciertamente le falta la chispa de Don Bluth para las animaciones, la coherencia del sentido común, y una patada al que se le ocurrió ese nombre para el título.

    La historia no es gran cosa: una bruja rapta a la princesa y Don Quix-Ote la tiene que ir a salvar. El tema es que a lo largo de la aventura nuestro protagonista pasa por toda clase de situación y escenario, solamente haciendo honor a su paródico nombre en una escena en a que se enfrenta con molinos... ah, y en que tiene a un compañero llamado Sancho. El juego contaba con animación decente hasta ahí nomás, pero la inclusión de los comandos en pantalla (o sea, nos decía qué debíamos hacer y cuándo) rompía totalmente la inmersión.
  • 7
    Badlands
    Un Western animado, y encima a cargo de Konami, que por aquellos años tempranos quería hacer las cosas bien. El resultado es Badlands, la historia del simple hombre del Oeste cuya familia es asesinada por los malosos, haciéndole jurar venganza. Uno a uno iremos buscando a los responsables de nuestra pérdida, moviéndonos mediante secuencias animadas bastante decentes e intercedidas por súbitos momentos en los que se nos viene encima algún peligro mortal, desde animales salvajes hasta hábiles pistoleros. Nosotros debemos ser más veloces, apuntar nuestra arma y disparar sin titubear, o terminaremos viendo algunas escenas de muerte bastante más oscuras de lo que esperaríamos para la época.

    El juego causó buena repercusión, pero hoy en día es extremadamente difícil encontrar una de sus máquinas de arcade funcionando. Seguramente encontrar una en buen estado nos daría una recompensa digna de los malosos a los que nuestro protagonista está cazando.
  • 6
    Cobra Command
    Hacer un juego de acción en primera persona previo a la tecnología 3D que nos trajo cosas como Wolfenstein es una verdadera proeza; por eso hay que darle un reconocimiento a Cobra Command y su interesante concepto de meternos en la cabina de un helicóptero de combate para salir a volar por los niveles del juego, despachando unidades enemigas. El chiste es que cada nivel es una película animada que muestra nuestro viaje por el aire y a los enemigos estallando, de forma que nosotros solamente podemos eliminarlos en el orden que se nos indica por unos marcadores en pantalla.

    Hay más; el juego tiene otra gracia bajo la manga, y es que además de controlar la mira que debemos usar para disparar a los malos, aquí y allá surgirán instancias en las que hay que movernos en una dirección específica en el momento indicado, o terminaremos estrellándonos contra algún obstáculo inesperado. Es lo que hay.
  • 5
    Road Blaster
    Tomando lo que habían aprendido de Cobra Command, Data East volvió a hacer animación en primera persona para Road Blaster, un nuevo juego de Laserdisc que nos ponía al volante de un auto. Esta es una historia de venganza en la que queremos ajustar cuentas con la banda de motoqueros que mató a nuestra esposa en nuestra Luna de Miel, y para eso hay que salir a pique con nuestro bólido en búsqueda de los perpetradores.

    La jugabilidad es la clásica "andá en la dirección correcta en el momento indicado", aunque este juego añade un par de órdenes adicionales; una para frenar y otra para acelerar; muy apropiado para la temática, e incluso más intuitivo para el jugador.
  • 4
    Space Ace
    Luego del tremendo éxito de cierto otro juego de animación en Laserdisc (del que hablaremos más adelante), Advanced Microcomputer Systems se puso manos a la obra en otro arcade de acción interactiva animada, y para eso volvieron a incluir la habilidad de Don Bluth en el proyecto. Aquí nos vamos al espacio con el acelerado viaje del héroe, Dexter, para rescatar a Kimberly (la damisela en peligro de turno) y detener el malvado comandante Borf, que intenta conquistar la galaxia mediante el uso del Infanto Ray, un arma que transforma a sus víctimas en bebés (en serio). Dexter recibe el impacto del Infanto Ray, volviéndolo un adolescente. A partir de aquí debemos movernos pantalla tras pantalla, reaccionando a tiempo ante los peligros que nos esperan literalmente a la vuelta de cada esquina.

    Un elemento interesante de este juego es que nos daba la posibilidad de alternar caminos. En algunas secuencias específicas tendremos la opción de "Energizar" a Dexter, regresándolo a su cuerpo fornido para despachar enemigos y abrirse paso con más facilidad... pero esta no es la única opción. Cada pantalla de "Energize" tiene un camino alternativo que podemos encarar como la versión adolescente de Dexter, dándole al juego un poquito de muy bienvenida rejugabilidad.

    Pero, en serio... ¿Un rayo que transforma a la gente en bebés? ¿En qué estabas pensando, Borf?
  • 3
    Time Gal
    Taito no se quería quedar atrás y también se mandó su propio juego animado con tecnología Laserdisc, y ese juego se llamó Time Gal, haciendo que este sea el único título de la lista que tiene a una muchacha de protagonista. La historia es básica pero funcional: Reika (nuestro personaje) debe viajar por el tiempo para detener al maloso de turno; en este caso el criminal Luda. El tema es que en cada período que cae nuestra muchacha se ve rodeada de toda clase de peligros, desde dinosaurios a los que les apetece un bocado futurista hasta cosas más inverosímiles, como la representación de la Muerte en una secuencia más avanzada de la aventura. Es loquísimo.

    Todo esto viene de la mano de uno de los mejores trabajos de animación de esta lista, tanto en las secuencias de acción como en algunas de las muertes más culposamente divertidas, todo gracias a que en muchas de ellas nuestra protagonista pasa a ser "chibi" y termina su vida de forma casi cómica. Un juego que se ganó un verdadero estatus de culto.
  • 2
    Mad Dog McCree
    Ahh, nada como otro buen Western para justificar ir por ahí a los tiros, y nada mejor que uno con actores reales para darnos algunas de las más ridículas actuaciones. Sí, sé que este listado apunta (¡ja!) más a los productos animados, pero simplemente no podemos dejar pasar esta joyita.

    El juego se basa en apuntar nuestra arma y disparar al lugar justo en el momento correcto; sí, como el Duck Hunt, pero live-action. Uno de los elementos más interesantes de este título era la posibilidad de que aparezcan inocentes en pantalla, y dispararles a esos se contabilizaba como perder una vida (aunque esto ya se había visto en el otro Western de este listado, Badlands). Más allá de eso, la baja calidad de las actuaciones y la enorme cantidad de chistes malísimos (y a veces de humor negro) hacen de este juego una experiencia inolvidable; especialmente si lo jugamos junto a un grupo de amigos para matarnos de la risa todos juntos.
  • 1
    Dragon’s Lair / Dragon’s Lair 2
    Hacemos combo en el primer puesto y bien merecido se lo tiene. El juego más popular de Laserdisc no podía estar ausente, y por eso Dragon's Lair se gana su lugar en lo alto de este listado. La fantástica animación de Don Bluth brilla en esta adrenalínica aventura de fantasía medieval en la que Dirk, nuestro protagonista, se adentra en un castillo lleno de peligros para intentar rescatar a la bella princesa Daphne de las garras del dragón titular.

    El juego causó una verdadera revolución en las salas de arcade y fue el principal impulsor de la tecnología Laserdisc, que luego daría vida a la mayoría de los juegos que ya vimos en puestos anteriores. También daría vida a una secuela, otra vez poniendo a Daphne como la damisela en peligro y llevando a Dirk en un viaje por el Tiempo y el Espacio. Digamos que la secuela es un severo caso de "¿De cuál estaban fumando?", pero igual se la respeta.

1. Cliff Hanger

Un vistazo rápido a Cliff Hanger es más que suficiente para darnos cuenta que Stern Electronics agarró pedazos de dos películas de Lupin III, le añadió algunas líneas de doblaje hechas a las apuradas, le puso elementos de interactividad y lo vendió como "Cliff Hanger", donde "Cliff", el personaje titular, resulta ser el mismísimo Lupin. El juego toma elementos de dos películas de Lupin III; El Castillo de Cagliostro y El Misterio de Mamo; y trata de hacer una narrativa con los pedazos que tiene, pero la verdad es que termina siendo un desastre argumental; más aún para los que conozcan el material original, que quizá se sientan ofendidos por este intento de entretenimiento interactivo. Mejor vayan a ver las películas originales y dejen a esta reliquia como curiosidad al paso.
Anterior Siguiente < >