Publicado el

Analisis | Kazuya tiene lo zuyo

ANÁLISIS: Tekken 7 (PS4, XONE, PC)

Volver a la home

Por: Kevin Waker

Tags: Tekken 7
Luego de años en los arcade, llega la nueva entrega del clásico de Bandai Namco... ¿pero vale la pena?

Street Fighter, Tekken, Virtua Fighter, Bloody Roar...el género de los juegos de pelea tiene una larga historia de vida. Empezaron con las grandes masas en los arcades, luego pasaron al público específico de las consolas y poco a poco van quedando menos a la vista. Sin embargo, algunos tienen una chispa que nunca se va a apagar y siguen dando de qué hablar en todo el mundo. Así es el caso de Tekken y su esperada séptima entrega.

Tekken 7 fue anunciado en la edición del 2014 de EVOLUTION, la serie de eventos de fighting games más importante a nivel mundial. Si bien el director del juego Katsuhiro Harada dijo desde un comienzo que esta entrega vería su lanzamiento en consolas, no fue hasta un año después que las primeras noticias comenzaron a circular, coincidiendo con el estreno oficial del fichín en arcades japoneses. Que va a tener soporte de Realidad Virtual, modos exclusivos, personajes adicionales y más fueron algunos de los pretextos que utilizó Bandai Namco para tapar el hecho de que, definitivamente, Tekken 7 tardaría su buen tiempo en llegar a las casas de los fanáticos. Sin ir más lejos, dos años y medio después finalmente podemos decir que estamos listos para disfrutar de la última entrega de esta legendaria saga. ¿Valió la pena esperar tanto?

Hoy en día, por más que el foco principal de estos títulos pase por el sistema competitivo, necesitan un modo que narre una historia con cinemáticas, trama atrapante, personajes interesantes y todo lo que conforma una buena película, como pasa en los juegos de Netherrealm, Injustice 2 y Mortal Kombat X. Bandai Namco tiene muy claro esto, por lo que decidió agregar La Saga Mishima, una recopilación de cutscenes con algunos combates de por medio que gira en torno a Heihachi Mishima y su hijo Kazuya, dos de los personajes más conocidos de Tekken. Como crítica general, diría que se nota a kilómetros de distancia que es una producción hecha a las apuradas, muy básica y que está ahí únicamente para satisfacer a quienes no buscan adentrarse en la escena. Mucho relleno, imágenes estáticas ocasionales en reemplazo de CGI, actuación de voz mediocre y argumento predecible. 

No podemos negar que la Saga Mishima entrega su buena porción de fan service, (más aún con la inclusión de Akuma, clásico personaje de Street Fighter) pero no tanto como para tapar el resto de la trama. Otra aclaración, los que no están al tanto de lo ocurrido en las precuelas van a perderse a los pocos minutos de haber comenzado.

Los personajes que no aparecen en este modo -más de la mitad- tienen su propia historia individual, que puede sonar muy bien pero no es muy diferente a cómo encararon La Saga Mishima: Un solo combate por luchador, aperturas y finales de menos de un minuto y muy poca originalidad. Una vez más, se sintió como un agregado que está ahí solo para satisfacer a los que querían ver un poco más de su personaje favorito.

Hay bastante contenido adicional para un solo jugador, pero no está llevado a cabo de la mejor manera posible. El clásico modo arcade enfrenta al jugador contra cinco oponentes seguidos, aunque es importante destacar que más allá del personaje que escojan, el ending siempre será igual salvo que aparezca un jefe especial. Como dije antes, pareciera ser que se guardaron las aperturas y finales para las historias individuales, cuando deberían haber fusionado ambos modos.

En términos de gameplay y accesibilidad, Tekken 7 cuenta con el atractivo que siempre tuvo la saga, algo que no cambió en lo absoluto. Hacer combos es divertido, el desplazamiento en tres dimensiones sigue intacto y la cantidad de movimientos únicos y combinaciones disponibles que hay por personaje es digna de destacar. La lista de comandos de cada luchador tiene más de 80 entradas entre habilidades especiales, ejemplos de combos y más. Definitivamente, el juego no se volverá repetitivo. A esto sumemosle las nuevas mecánicas de Rage, súper ataques que se pueden ejecutar solo una vez cuando la barra de vida esté a poco de quedar vacía. Pegalo y la pelea puede inclinarse a tu favor, fallá y lo más probable es que pierdas al segundo.

Sin embargo, no podemos ignorar que hicieron muy difícil que un novato se interese en mejorar su juego conociendo más sobre las mecánicas, puesto que no hay ningún tutorial ni misiones que enseñen lo básico. La única ayuda que se brindan está en los tips que aparecen en las pantallas de carga, tips que no se encuentran en ninguna otra parte del menú principal. Tekken no es una saga facil de manejar sin ayuda, por lo que sería ideal que en el futuro próximo agreguen alguna función que explique qué hace cada botón, qué significan los colores en la barra de vida, etc. 

Dejando esos dos tópicos de lado, el resto del título está muy bien. La pantalla de selección de personajes cuenta con un abundante plantel de 37 luchadores, todos diferentes entre sí y con estilos de combate distintos. Un oso, un demonio con alas, un idol, un robot y muchas personalidades más están listas para salir a pegarle a lo primero que vean moverse. Como si fuera poco, Bandai Namco anunció que dos personajes invitados están a camino y que llegarán durante este y el próximo año.

La customización es un gran elemento que tomará a muchos por sorpresa. Mientras que otras empresas deciden vender DLC para tener trajes diferentes, Tekken 7 le da al jugador un vestuario entero para modificar a cada uno de los luchadores...si, al oso también. Esto no solo genera la sensación de tener una identidad propia dentro de este universo virtual, sino que también da el pie a la creación de muchos estilos bizarros y divertidos. Cuanto menos se lo esperen, van a darse cuenta que invirtieron más tiempo poniéndole ropa arcoiris y pintura en la cara a un demonio como Akuma que peleando. Por si los accesorios iniciales no satisfacen tus ideas, siempre podés conseguir más en el modo Combate por Tesoros, área que existe únicamente para agrandar el vestuario.

En términos de presentación, el juego es increíble. Desde el opening, pasando por la increíble interfaz, llegando a la música. Tanto los escenarios como los modelos de los personajes están increíblemente detallados, con muy poco espacio para mejorar. Algo único de Tekken 7 es el sonido específico que le asignaron a los golpes que consiguen conectar. Entre el movimiento de cámara, el trabajo impecable de animaciones y los sonidos, los combos transmiten a la perfección el choque entre personajes. No voy a olvidarme de un modo que aprecio mucho en cualquier juego de hoy en día, que es la galería, donde podemos encontrar distinto material de cada uno de los juegos de la saga, desde la apertura del Tekken original hasta el final de Jin Kazama en Tag Tournament 2. 

Las funciones en linea no fueron las mejores su primer semana de vida. Si bien la versión de PC funcionó correctamente, Xbox One y PlayStation 4 tenían grandes problemas para armar sesiones por puntos o casuales. Bandai Namco no se hizo esperar y liberó una nueva actualización solucionando estos temas, y dejnme decirles que funciona de maravilla. La mayoría de las partidas entre jugadores de Sudamérica funcionan muy bien, con delay creciente a medida que nos alejamos. Jugar con gente de Estados Unidos no es imposible, pero tampoco será la mejor experiencia. En cuanto a las salas podemos confirmar que tienen todo lo necesario para llevar a cabo una sesión organizada y precisa. Filtros para tipos de conexiones, rangos y países, espacios privados, sistema de chat y mucho más son los elementos presentes en las mismas.


Tekken 7 es recomendable para cualquier fanático de los juegos de pelea. El techo competitivo en cuanto a la habilidad es realmente alto y Bandai Namco apoyará su escena por los próximos años. Si no sos fanático del género, también te recomiendo adquirirlo, puesto que tiene bastante contenido para un jugador. Eso si, preparate para ver guías en internet, porque el juego no te va a ayudar en casi nada.