Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

ANÁLISIS: “Star Wars: The Screaming Citadel #1”

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

El horror gótico se hace presente con Aprha y Luke Skywalker.

Kieron Gillen y Marco Checchetto son los responsables de una de las historias más raras e inusuales dentro del universo Star Wars a lo largo de sus 40 años. Parece una exageración pero es así.


Este crossover ideado por Gillen junto Jason Aaron no es el primero que tienen a cargo, ya que ambos fueron los creadores de “Schism”, una de las mejores historias de los X-Men y uno de los eventos más satisfactorios que Marvel publicó. Pero en lo que respecta a este universo, los dos desarrollaron “Vader: Down”, un relato extremadamente memorable, aún teniendo en cuenta el riquísimo universo expandido que la editorial desechó cuando se hizo cargo de los cómics. Sin embargo, esta es una obra completamente diferente a lo que podemos encontrar en los medios que se imaginen, ya que debe ser la primera de ellas que es una historia de terror gótico, un género que nunca se exploró en la franquicia. Al menos que yo recuerde. (Si saben de algún caso, son bienvenidos a comentar).

Todo comienza con la arqueóloga Aphra, quien convenció a Luke Skywalker para que asista a una gala al borde del espacio, ya que ella posee un artefacto Jedi arcaico que quizás lo ayude a  mejorar su conexión con La Fuerza. Junto a los acompañantes con instintos asesinos de Aphra, se encuentran con una misteriosa reina que aparece una vez al año para recibir las cosas más raras de la galaxia de parte de la alta sociedad en el planeta Ktah’atn y negociar el conocimiento prohibido que ella posee. Esto cierra para los dos. Aphra por su obsesión con los objetos antiguos y Luke cree que va a conseguir un nuevo maestro Jedi para que lo entrene. Pero como suele suceder en las historias de terror gótico, el lugar no es lo que parece a simple vista.

Lo mejor del cómic, como suele suceder con Gillen en cada uno de sus trabajos, son las decisiones que toma para representar a los personajes. Y en este caso, deja de lado las escenas de acción espectaculares para concentrarse en las diferentes personalidades de cada uno y cómo interactúan entre ellos. Aphra vendría a ocupar el lugar de una mujer que vivió siempre en las grandes ciudades y que la llevó a tener una mirada bastante cínica de las cosas , mientras que Luke es el pibe de campo (espacial) que continúa siendo medio ingenuo. Estas posiciones extremas hacen que Gillen pueda jugar con su humor característico e instantáneamente hace que queramos ver más historias con ellos dos como protagonistas. Ni hablar de la reina y la cultura de Ktah’atn, completamente novedosas dentro de la mitología de la franquicia.

El trabajo de Marco Checchetto tampoco se queda atrás, ya que los looks de los personajes como los diseños de los lugares son excelentes. Ocupa el mismo lugar que Salvador Larroca y John Cassaday en el lanzamiento de los cómics por parte de Marvel y eso es decir muchísimo. El ritual de la Reina al final de la historia es tremendo. Ah y Luke usa un esmoquin. No se lo pierdan. Su estilo sabe capturar lo clásico de la saga pero también se las ingenia para brindarnos cosas nuevas.

The Screaming Citadel promete muchísimo, no sólo por Gillen, Aaron y Checchetto, sino porque se trata del inicio de una historia que utiliza al género gótico mezclado con la fantasía espacial clásica de la saga. Si quieren leer algo fresco con personajes clásicos y nuevos de Star Wars, arranquen por acá.

Veredicto: