Publicado el

Analisis | Raspando el fondo del tarro

ANÁLISIS: Better Call Saul S03E07: Expenses (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

A Jimmy se le acaban las opciones, y eso nunca es algo bueno.

Incluso los episodios menos rimbombantes de “Better Call Saul”, son de lo mejorcito que tiene para ofrecernos la TV de hoy en día. El spin-off centrado en James McGill (Bob Odenkirk) demostró desde le primer minuto que no necesita de espectacularidad para atraer la atención del público y generar un montón de sentimientos, muchas veces, encontrados.

“Expenses” es un capítulo ‘tranquilo’, sin escenas memorables, pero con esa acumulación de detalles y situaciones que, sabemos, suman más adelante. Jimmy debe lidiar con las consecuencias de sus suspensión, por un lado, cumpliendo horas en servicio comunitario (en este caso recoger basura debajo de las autopistas de Albuquerque), y los problemas económicos que acarrea su suspensión de la practica legal.

Como buen chanta, McGill se las sabe todas, pero incluso un buscavidas como él debe reconocer sus límites. Los gastos se acumulan, las oportunidades escasean y se lo ve un tanto preocupado tratando de mantener las apariencias. Sabemos que ha tenido tiempos difíciles (volvamos a esos primeros episodios donde dormía en el salón de belleza), aunque siempre logra encontrar una salida, por las buenas o por las malas. ¿Cómo será en esta oportunidad?

Jimmy siempre tiene buenas intenciones y se nota que no es un mal tipo, pero cuando la soga le aprieta el cuello es cuando menos puede evitar pisar el palito. Pero el abogado no es el único al que le cuesta procesar las artimañas que, en parte, desenmascararon a Chuck, y en ese sentido          Rhea Seehorn vuelve a dar cátedra cuando se trata de ponerse en los zapatos de Kim Wexler.

Ese pequeño momento, esos pequeños detalles, son los que hacen grandilocuente a su personaje y a la serie creada por Vince Gilligan y Peter Gould. Nada pasa por nuestras vidas sin que nos afecte, más allá de los logros o los fracasos, y Kim lo resume todo (la culpa, las dudas, ¿la condena eterna de su alma?) en apenas un par de minutos en pantalla.

Esto es “Better Call Saul”, un drama sobre la naturaleza humana disfrazado un poco de comedia. Cada una de las decisiones que toman los personajes se ponen bajo la lupa de la moral, bien o mal entendida. Todos cuidan su propio rancho, muchas veces, sin medir las consecuencias. Otros, como el caso de Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), siempre miran un poco más allá, temiendo y atajando lo que pueda pasar en el futuro.

Mike ya aprendió su lección cuando se trata de lidiar con Hector Salamanca, y mucho más con Gustavo Fring. Ahora trata de que otros no cometan los mismos errores, entre ellos Nacho Varga (Michael Mando) que, entendemos, anda urdiendo un plan para deshacerse de su jefe y evitar que su papá caiga en el negocio de las drogas. No sabemos con certeza si el joven logrará acercarse a las pastillas del viejo pero, ¿podría ser este el momento y las consecuencias por las cuales Don Hector quedó postrado en la silla de ruedas? Vamos a apostarle unos pesitos a esta teoría, aunque en este universo televisivo, nada es lo que parece a simple vista.    

Como ya se dijo, “Expenses” no es un episodio que vaya a quedar en los anales, pero mantiene el ritmo, la tensión y el drama como un nexo entre lo que pasó y lo que se viene. Sólo quedan tres capítulos antes de que termine esta tercera temporada, y Jimmy se va a acercando cada vez más a un lado oscuro del que, posiblemente, ya no pueda escapar.