Publicado el

Analisis | Las cosas por su nombre

ANÁLISIS: Better Call Saul S03E06: Off Brand (Spoilers)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Saul viene marchando y otros problemas también.

Comparado con el resto de la temporada, “Off Brand” no es un capítulo memorable, pero sienta las bases para el futuro de la serie, de Jimmy y, por qué no, de todo Albuquerque. “Better Call Saul” es un producto genial que se sostiene por sí mismo y no necesita de su antecesora para brillar, pero forma parte de este universo televisivo más grande que empezó con “Breaking Bad”, y se puede dar el lujo de referenciar por aquí y por allá, con la única finalidad de darle un sentido y un contexto a este todo y, de paso, sumar back story para muchos de esos personajes que se pasearon por ambos shows y crearon lazos desde el principio.

Pero volvamos un poquito para atrás y recapitulemos. El episodio anterior nos dejó esperando por el destino laboral de McGill que, finalmente y gracias a sus “artimañas”, logró sólo doce meses de suspensión, apenas un año sabático. Esto se puede considerar una victoria, aunque significa que Jimmy deberá buscar otros ingresos para mantener la oficina y a su secretaria.    

James es un buscavidas, un tipo que se da maña y logra salir adelante, incluso, en las situaciones más complicadas. Vender sus minutos al aire en una estación televisiva local, es casi pan comido comparado con lo que tuvo y tendrá que afrontar, pero igual se siente como un pez fuera del agua cuando se trata de despegarse de su naturaleza y el afable personaje que logró crear para sus añosos clientes. La solución ya se la pueden imaginar: pergeñar un alter ego   con características muy diferentes. Una imagen, un nombre sin importancia que, sabemos, al final hará toda la diferencia.

Sí, Saul Goodman no nació en medio de negocios turbios, sino de una simple necesidad económica. Otra genialidad de Vince Gilligan y Peter Gould, que vuelven a demostrar su impermeabilidad ante los artificios narrativos. “Better Call Saul” es simplemente Jimmy: un poquito “berreta”, un poquito sagaz, pero muy inteligente. Saul Goodman es un hombre de palabras mayores que sólo puede encajar en un clima más denso como el de “Breaking Bad”.

Hablando de negocios non santos, seguimos conociendo las complejas y tirantes conexiones entre Gustavo Fring y Hector Salamanca. Ambos se necesitan para crecer y llevar adelante sus empresas, pero también se odian al extremo. ¿La solución? El patriarca de los Salamanca busca un nuevo canal de distribución que no sean los camiones de Los Pollos Hermanos, posiblemente creando nuevos conflictos entre Nacho Varga (Michael Mando) y su familia. Nacho es un hombre 100% fiel a Hector, pero podría darse vuelta la tortilla si se meten con el sencillo taller de su papá.

Por el otro lado, tenemos a Fring, un tipo más frío y calculador que trata de zafarse de las garras de Salamanca y ganarse el visto bueno del cartel. A todos les gusta ser su propio jefe, y Gustavo ya ambiciona con un lugar donde pueda fabricar su propio producto sin necesidad de depender de segundos o terceros.       

Los escenarios son más que conocidos para los fans de Walter White y compañía, como ciertos personajes que regresan para terminar de conectar los puntos del comienzo de esta empresa tan particular que será el negocio de la metanfetamina en Nuevo México.  

“Off Brand” es un capítulo lleno de detalles, matices, y la calidad visual que tanto caracteriza a la serie, pero tiene algunos elementos descolgados como la breve aparición de Mike Ehrmantraut, y los intentos de Chuck por salir de su estado y seguir adelante.

Confiamos en que los realizadores saben para dónde quieren llevar estas cuestiones, aunque por ahora sólo parece algo más anecdótico y fuera de lugar en el minucioso entramado de la serie. Vamos a confiar porque a eso nos dedicamos (¿?), y a maquinar que se traen entre manos dos de los protagonistas más interesantes.