Publicado el

Ránking | Sangre, sudor y… más sangre

10 pelis y series de vampiros en Netflix que quizás no viste

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
Unas cuantas alternativas al clásico colmilludo.

Entre la fauna fantástico-terrorífica no hay criatura más legendaria que la del vampiro. Ya sean los clásicos y sensuales mordedores de yugulares o los más violentos y psicópatas asesinos. Todos conocemos sus poderes, habilidades y puntos débiles, y nos acostumbramos (o no) a ver como fueron mutando a lo largo de las décadas gracias -o por culpa- a la literatura o sus diversas versiones cinematográficas y televisivas, que los terminaron convirtiendo en unos blanditos aristócratas afrancesados o, en su defecto, unos románticos “vegetarianos” que brillan a la luz del día. Los hay de todo tipo, tamaños y colores, la lista es infinita; pero acá nos alejamos del clasicismo y las convenciones para recomendar estas diez historias más jugadas que los tienen como protagonistas.  

  • 10
    Déjame Entrar (Let Me In, Matt Reeves, 2010)
    No está disponible la original sueca, pero esta reversión americana, a cargo de Matt Reeves (futuro director de The Batman”), es una buena alternativa para transitar el terror introspectivo que, acá, utiliza la sangre y los vampiros para contar una peculiar historia de amistad. Reeves cambia los desolados suburbios de Estocolmo por los paisajes de Nuevo México donde, al igual que Tomas Alfredson, retrata la angustia y el amor adolescentes entre Abby (Chloë Grace Moretz), esta pequeña chupasangre que no puede escapar a sus sangrientos impulsos naturales, y su solitario vecinito Owen (Kodi Smit-McPhee), constante víctima del bullying. El mismo John Ajvide Lindqvist colaboró en la adaptación de su novela, un violentísimo y apesadumbrado relato que se aleja de las convenciones del género vampírico, para enfocarse en la relación de estos dos personajes, sus dudas, su curiosidad y sus deseos más profundos.
  • 9
    Livide (Alexandre Bustillo, Julien Maury, 2011)
    Parece que la casa de la señora Jessel, renombrada profesora de danza que ahora yace en coma, esconde un tesoro en alguna parte. Tras enterarse de esto, Lucie y sus amigos, William y Ben, deciden explorar el lugar, el cual solía ser la vieja academia de baile de la mujer, para encontrarlo. Pero la casa no es lo que parece a simple vista, y pronto se convierte en una trampa mortal donde los jovencitos experimentaran una serie de eventos sobrenaturales que cambiaran su vida para siempre. Consejito: nunca trates de robar en la casa de un vampiro.
  • 8
    The Originals (The CW, 2013- )
    Tras varias temporadas exitosas, “The Vampire Diaries” consiguió su ¿merecido? spin-off, menos teen y telenovelesco, ambientado en Nueva Orleans y centrado en los hermanos Mikaelson, también conocidos como los vampiros originales: Klaus (Joseph Morgan), Elijah (Daniel Gillies) y Rebekah (Claire Holt). Convencido de que se está gestando un complot contra él, Klaus decide viajar a Nueva Orleans, la ciudad que su familia ayudó a construir. Las pistas lo llevan a reencontrarse con su antiguo protegido Marcel, un chupasangre que tiene todo bajo su control, incluyendo a humanos y criaturas por igual. Lo que sigue es un tire y afloje para recuperar el control del lugar, alianzas inesperadas y el restablecimiento de la unión familiar.
  • 7
    Casa Vampiro (What We Do in the Shadows, Taika Waititi y Jemaine Clement, 2014)
    La comedia, el terror y la sangre siempre se llevan de maravillas. Viago, Deacon y Vladislav son tres “jóvenes” vampiros que deben lidiar con los aspectos más mundanos de la vida moderna y los conflictos de compartir departamento con un semejante más longevo y salvaje, que no logra adaptarse a las costumbres del siglo XXI. Taika Waititi (director de “Thor: Ragnarok”) y Jemaine Clement se despachan con este falso documental neozelandés que mezcla gore, humor negro y, de paso, le aportan un poquito de aire fresco a este género que parece estancado en muchachitas poseídas y “found footage” de cámara en mano. Un “Gran Hermano” estilo Wellington, donde además de los trapitos al sol, se sacan las tripas.
  • 6
    Kiss of the Damned (Xan Cassavetes, 2012)
    Djuna (Joséphine de La Baume) vive en una casita a las afueras de Nueva York con la única compañía de su ama de llaves Irene. En el videoclub local (¿?) conoce a Paolo (Milo Ventimiglia), un guionista del que se enamora casi inmediatamente. El cariño es recíproco y pronto le revela que, en realidad, es una vampiro. Tras convertirlo mientras hacen el amor, el muchacho se muda a la casona y deciden vivir felices para siempre. Todo va de mil maravillas hasta que, de la nada, cae Mimi de visita, la malvada y problemática hermana de Djuna que pondrá todo patas para arriba.
  • 5
    Being Human (BBC, 2009- )
    Un vampiro (Aidan Turner), un hombre lobo (Russell Tovey) y una fantasma (Lenora Crichlow) entran a un bar… Bueh, en realidad no, o por lo menos el chiste de esta dramedia fantástica televisiva no viene por ese lado. Estos tres personajes poco convencionales comparten vivienda en Totterdown, Bristol, y tratan de llevar una existencia lo más normal posible, más allá de su extraña naturaleza. Los tres “jovenzuelos” deben aceptar sus diferencias, superar conflictos, y ni hablar del peligro constante de ser descubiertos por los humanos o por otras criaturas sobrenaturales aún más amenazantes.
  • 4
    Stake Land (Jim Mickle, 2010)
    La civilización se fue al cuerno y Estados Unidos colapsó completamente convirtiéndose en un desastre político y económico. En medio de este “apocalipsis”, una epidemia de vampiros azota lo que queda de la nación, pueblos y ciudades desérticas donde, tras perder a su familia, el joven Martin deberá hacer equipo con Mister, un despiadado traficante y cazador de chupasangres que intentará ponerlo a salvo y llevarlo hasta el Norte, en la frontera con Canadá, donde se erige el Nuevo Edén. Un poco de drama, un poco de terror y ciencia ficción, y ese olorcito a western que genera la relación entre estos dos personajes tan diferentes.
  • 3
    He Never Died (Jason Krawczyk, 2015)
    A simple vista Jack (Henry Rollins) es un tipo solitario, depresivo y bastante antisocial que ha reducido su existencia a dormir y mirar televisión. El resto del tiempo lo pasa en una cafetería o jugando al bingo de la iglesia, pero básicamente trata de mantenerse alejado de todos, por su bien y el del resto. Pero las acciones de uno matones van a poner en alerta a este buen hombre y ciertas cuestiones sobre su verdadera naturaleza salen a la luz: Jack es un ser inmortal propenso al canibalismo y decidió mantenerse aislado para refrenar sus impulsos más primitivos.
  • 2
    30 Días de Noche (30 Days of Night, David Slade, 2007)
    Danny Huston le pone el cuerpo y los colmillos a Marlow, el bestial, desenfrenado y psicótico líder de un clan de vampiros que deciden invadir el apacible pueblito de Barrow (Alaska) donde, una vez que empieza el invierno, el sol se pone y no vuelve a salir en los próximos treinta días. A Marlow y sus sádicos muchachos les gusta jugar con la comida, no suelen convertir a sus víctimas, pero sí chuparles hasta la última gota de hemoglobina. “30 Días de Noche” (30 Days of Night, 2007) utilizó más de cuatro mil litros de sangre. Este terrorífico opus se lo tenemos que agradecer al director David Slade (“Hard Candy”) y a su productor, un tal Sam Raimi, que adaptaron el cómic homónimo de Steve Niles y Ben Templesmith.
  • 1
    Solo los amantes sobreviven (Only Lovers Left Alive, Jim Jarmusch, 2013)
    Eve (Tilda Swinton) y Adam (Tom Hiddleston) son una parejita de eternos amantes vampiros, frágiles, sensibles, intelectuales, gustosos de la música, la ciencia y la literatura que se mantienen juntos para sobrellevar sus largas existencias. Estos chupasangre han logrado evolucionar al punto de no tener la necesidad de matar para procurarse su sustento y, aunque conservan su salvajismo innato, sólo consumen sangre no contaminada proveniente de los hospitales. En el caso de Eve, es su cercano amigo Christopher Marlowe (John Hurt), un anciano vampiro -dramaturgo isabelino y, al parecer, el no reconocido autor de las obras de Shakespeare- quien la provee de la preciada hemoglobina.

1. Déjame Entrar (Let Me In, Matt Reeves, 2010)

No está disponible la original sueca, pero esta reversión americana, a cargo de Matt Reeves (futuro director de The Batman”), es una buena alternativa para transitar el terror introspectivo que, acá, utiliza la sangre y los vampiros para contar una peculiar historia de amistad. Reeves cambia los desolados suburbios de Estocolmo por los paisajes de Nuevo México donde, al igual que Tomas Alfredson, retrata la angustia y el amor adolescentes entre Abby (Chloë Grace Moretz), esta pequeña chupasangre que no puede escapar a sus sangrientos impulsos naturales, y su solitario vecinito Owen (Kodi Smit-McPhee), constante víctima del bullying. El mismo John Ajvide Lindqvist colaboró en la adaptación de su novela, un violentísimo y apesadumbrado relato que se aleja de las convenciones del género vampírico, para enfocarse en la relación de estos dos personajes, sus dudas, su curiosidad y sus deseos más profundos.
Anterior Siguiente < >