Publicado el

Analisis | La saga que no muere

ANÁLISIS: Shovel Knight: Specter of Torment

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

La nueva entrega del querido Shovel Knight trae nuevo protagonista y mecánicas. ¿Vale la pena?

Hay que admirar a Yacht Club Games. Primero que nada, por no dormirse en los laureles; algo que la mayoría de los desarrolladores que fueron agraciados por la magia de Kickstarter no han podido evitar.

Luego del merecido éxito de Shovel Knight, los chicos de Yacht Club Games se pusieron manos a la obra con los contenidos adicionales que habían prometido. En el primero de ellos encarnamos a uno de los jefes del juego original, el simpático Plague Knight. Aquello fue técnicamente un juego adicional y gratuito, ya que nos hacía pasar toda la aventura con niveles levemente modificados para ajustarse a las mecánicas de fabricación de pociones de nuestro caótico nuevo protagonista. Funcionó de mil maravillas, pero todavía no habíamos terminado con las genialidades.

La llegada de Specter of Torment fue una alegría para los que ya teníamos el juego original, que pasó a subtitularse "Shovel Knight: Treasure Trove" ya que incluiría esta nueva aventura de forma totalmente gratuita. Para los que no quieren todo el paquete y sólo desean esta experiencia, el juego se vende por separado como título propio y a precio reducido.

Specter of Torment es una precuela a los eventos del juego original. Si todavía no disfrutaron de aquella primera aventura les advierto que hay un par de spoilers en esta nueva iteración debido a que varios eventos de la odisea de Shovel Knight tienen su origen a lo largo de este nuevo juego. Están advertidos. Habiendo dicho esto puedo contarles que esta es la historia de cómo nuestro nuevo protagonista, Specter Knight, va en búsqueda de ocho poderosos caballeros para reclutarlos a las órdenes de su ama, la temible Hechicera que vive en la Torre del Destino.

Specter Knight tiene motivos personales para realizar tal encomienda; motivos que se van tornando mucho más comprensible a medida que pasamos por breves segmentos de jugabilidad adicional entre niveles, dándole forma a la historia y personalidad del hombre que se oculta bajo el casco espectral. Una vez más Yacht Club Games consigue desarrollar personajes queribles con historias interesantes, y los orígenes de Specter Knight son tan emotivos que, en retrospectiva, nos da un poquito de lástima nuestro encuentro con él y posterior batalla durante los eventos de Shovel Knight. De hecho, todos los caballeros/jefes de juegos anteriores están de vuelta, pero esta vez los conocemos antes de que formaran parte del Cuartel Sin Orden. Cada uno de ellos rebosa de personalidad en sus pocas pero concisas líneas de diálogo, y uno se pregunta cuánto falta y/o cuánto hay que pagar para ver una miniserie animada con este mundo y sus personajes, porque son todos memorables.

Pero Specter of Torment no es una serie animada sino un juego de video. ¿Y qué tiene para ofrecer en ese sentido? Para empezar, todo lo bueno que ya demostró Yacht Games en dos juegos anteriores: excelente apartado audiovisual "retro" y un sistema de control preciso y ajustado; y ahora más que nunca porque Specter Knight viene con sus propios trucos bajo la capa rasgada. Aquí lo que importa es el flujo de movimiento: el arma de nuestro protagonista es su icónica guadaña con la que puede dar golpes cortantes. A estas se complementa el movimiento insignia de nuestro personaje, que es una barrida en el aire en dirección a nuestro objetivo tan pronto como vemos la línea de corte en su silueta. Será gracias a esta acción de ataque y movimiento en simultáneo que podremos desplazarnos velozmente por la pantalla, alcanzar lugares altos y básicamente pasar del Punto A al Punto B eliminando todo a nuestro paso, sin tocar ni una vez el suelo. También contamos con una breve corrida por las paredes, de las que podemos dar un salto en dirección opuesta. Una vez dominados estos dos movimientos clave (y, una vez más, el nivel de tutorial hace maravillas para enseñarnos todo sin decir ni una sola palabra) podremos pasearnos como un susurro de la Muerte. Muy apropiado, por cierto.

De nada sirve una buena mecánica de juego si no se la aprovecha en los niveles, y me alegra afirmar que todos los escenarios de juego están diseñados específicamente para sacarle partido a nuestras habilidades especiales. También habrá áreas secretas a montones, así que no teman experimentar con saltos locos o golpear paredes sospechosas, que en la mayoría de los casos obtendremos acceso a botín adicional. Lo necesitaremos, ya que entre nivel y nivel regresamos a nuestra área de reposo en lo alto de la Torre del Destino, donde podremos invertir nuestros ahorros en adquirir nuevas túnicas para alterar algunas habilidades o mejorar los poderes de los artilugios que obtendremos mediante el intercambio de los Cráneos Rojos que recolectamos en los niveles. Estos artilugios nos ofrecen poderes especiales a cambio de Oscuridad como pago; Oscuridad que recuperaremos de enemigos abatidos y contenedores dispersos por ahí.

Es posible que los que ya han disfrutado de los primeros dos juegos de esta saga sientan que esta nueva iteración es comparativamente más fácil; en especial cuando mejoramos nuestra colección de artilugios y expandimos los contenedores de Oscuridad y Voluntad (esta última oficia de Vida), pero no teman, porque una vez terminada la aventura accederemos al modo de Nuevo Juego+, que tiene la gracia de fusionar ambas barras, la de Oscuridad y la de Voluntad, en una única que tendremos que cuidar durante todo el nivel que, para mejor, muestra un aumento en la dificultad. Y si todo eso no basta, también habilitaremos una colección de Desafíos en los que se pondrá a prueba toda nuestra habilidad para movernos como el viento y utilizar nuestros artilugios de forma magistral. Hay muchos motivos para seguir disfrutando de Specter of Torment, y mientras seguimos jugando esperamos con impaciencia a que Yacht Games se mande el último juego de la saga, que se enfocará en el pomposo King Knight. Hasta entonces.


Specter of Torment es otra excelente adición a la saga de Shovel Knight. Mantiene los altos niveles de producción y diseño de la que esta franquicia viene gozando y suma suficientes elementos nuevos en su jugabilidad e historia para incentivarnos a jugar una y otra vez. Imposible no recomendar.