Publicado el

Analisis | Enfocándose en lo importante

ANÁLISIS: Alwa’s Awakening (PC)

Volver a la home

Por: Maximiliano Peñalver

Un juego retro no sólo en gráficos sino en dificultad que resultar ser una de las sorpresas indie del año.

Como demuestra el catálogo casi infinito de juegos retro disponibles en Steam, no es difícil hacer un juego que represente superficialmente la era de los 8-bit, con gráficos pixel art que emulen la estética de la era NES (o Family Game), y mecánicas que evoquen la jugabilidad del pasado. El problema es hacerlo bien, ya que aún entre los títulos de esa época hay más ejemplos de juegos malos que buenos, estéticamente chatos y difíciles porque sí.

Juegos olvidados de 8-bit hay mil, juegos retro en Steam hay un millón, pero muy pocos están a la altura de esta maravilla llamada Alwa’s Awakening.

Y es que en el, además de la estética evocativa de una época, hay un gran trabajo de diseño. Alwa’s Awakening es un juego de aventuras con algo de acción (nuestra protagonista Zoe se puede defender de sus enemigos usando su bastón para ataques a corta distancia) pero el fuerte de la jugabilidad proviene de la exploración. Como en todos los juegos que incluyen un componente “metroidvania” la idea detrás del juego es avanzar a lo largo del enorme mapa, volviendo periódicamente a ciertas locaciones tras obtener ciertas habilidades para alcanzar lugares que antes parecían inaccesibles. 

El argumento es lo último que nos puede llegar a importar en un juego de este estilo, pero vamos a dedicarle el párrafo correspondiente. Zoe es una heroína convocada por los habitantes de Alwa tras el robo de cuatro objetos conocidos como Ornaments que representan el poder del pueblo. El autor intelectual del robo es el villano Vicar, que para efectuarlo crea a un grupo de Protectores. Nuestro objetivo para restaurar la paz en Alwa es recuperar los Ornaments, acceder a la guarida de Vicar, y destruirlo.

Zoe obtendrá tres habilidades en el juego (más una mejora para cada una), que son la base de la exploración del juego. Lo primero que encontramos es una gema verde que nos permite generar un único cubo al que podemos subir y nos sirve en principio para llegar más alto, más lejos, o para presionar interruptores. Parece algo menor, pero se vuelve fundamental gracias al extraordinario diseño de cada pantalla. Luego encontraremos una gema azul que nos permite crear una burbuja que eleva un poco a Zoe en el aire para, también, alcanzar lugares a los que antes ni con el cubo podíamos llegar. Mucho más adelante en el juego, Zoe podrá lanzar rayos, esenciales para abrir ciertas pueras y util contra cierto tipo de enemigos y con algunos jefes.

Además de nuestra misión principal de derrotar a Vicar y sus esbirros, muy ocasionalmente los habitantes nos darán misiones secundarias, pero presten atencion porque hay un par que son cruciales para terminar el juego. Las otras solo sirven para intentar completar el juego al 100%, que basicamente es encontrar las 99 orbes que se encuentran desperdigadas por el mapa de Alwa. Algunas se pueden recoger inmediatamente y para las demás no vamos a tener otra que volver cuando dispongamos de los métodos para alcanzarlas.

Pero ojo, Alwa’s Awakening es también un juego de vieja escuela. No alcanza con la precisión para saltar una plataforma, sino que a veces tenemos que usar el razonamiento. Por ejemplo, si en el mapa vemos que hay agujeros en el techo, seguramente significa que podemos dejarnos caer desde una zona superior para llegar a esos puntos, a pesar de que el juego a veces ponga elementos falsos para ocultar estos accesos: hay pisos secretos, paredes falsas y hasta puertas ocultas, lo que hace que la exploración de nuestra parte deba ser minuciosa si queremos revelar todos sus secretos.

El juego usa para buen efecto el recurso de la estética nostalgiosa, pero el diseño es tan preciso que funcionaría con cualquier estilo visual. Alwa’s Awakening nos lleva a su ritmo dentro de las mecánicas, no tanto de combate, sino de la manipulación de pequeños objetos y habilidades, que nos permiten, con observación e inteligencia, combinarlas para desentrañar sus secretos. De todas maneras no voy a profundizar sobre todos los poderes y sus mejoras porque son, sin dudas, el eje del juego y la fuente de sus mejores sorpresas.

El mapa es enorme, por lo que no sería una mala idea que el jugador tome nota de los lugares en los que ven que claramente van a tener que volver a futuro. Yo lo hacía con referencias claras tipo “en Forsaken Valley hay un orbe demasiado alto en tal lugar” y me bastaba con entenderme para volver luego de adquirir una nueva habilidad. Porque que quede claro que el backtracking (esto de ir y volver a lugares permanentemente) es una parte importante del juego y si este hábito no te agrada, Alwa’s Awakening quizás no sea tu juego. Para mitigar esto, existen cuartos de teletransportación, fundamentales para recorrer grandes distancias en segundos. Sobre todo cuando vamos por más de la mitad del juego y queremos ir a puntos específicos del mapa para probar nuestras nuevas habilidades.

La dificultad puede ser muy elevada, y es fácil morir, sobre todo si nos precipitamos. Conviene examinar cada pantalla al entrar antes de intentar nada porque, aunque las vidas son infinitas, nuestro personaje solo resiste tres impactos antes de morir tras lo que tenemos que retornar desde el último punto de salvado. Si bien estos puntos abundan, más de una vez elevé el joystick en el aire luego de morir por quinta vez, cuando (suponía) que estaba a una pantalla de salvar pero moria en una habitación complicada.

De todas maneras el juego es tan dificil como lógico. No hay nada aleatorio, es más que nada habilidad, planificación y un poco de temple al afrontar las secciones más complejas. El resultado final es una aventura enorme, con muchísimos obstáculos a resolver en los cientos de pantallas que conforman la aldea caída en desgracia. Hay cinco jefes con mecánicas claras (aunque no todos tan desafiantes) que replican la lógica de la época, y en el recorrido nos acompaña una banda de sonido acorde, con 24 canciones chiptune que vamos a estar tarareando todo el tiempo, aun después de terminarlo (los autores publicaron la banda de sonido completa en YouTube)


Alwa’s Awakening es un juego que recomiendo para todos los seguidores del género de las plataformas, un tanto olvidado hoy en día y con pocos exponentes genuinamente interesantes. Más allá de la estética -que para algunos incluso puede llegar a ser un factor negativo- el diseño del mapa, el control y su jugabilidad (que al fin y al cabo es lo que importa) lo elevan por sobre la mayoría de lo que el género tiene para ofrecer. Más allá de inspirarse en una época, los diseñadores aprovechan los recursos necesarios para crear un gran juego de este estilo perdido en el timpo, focalizandose en la experiencia. Si a todo eso quieren sumarle de que el juego corre en cualquier PC y vale menos de diez dólares, creo que esta todo dicho.