Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

ANÁLISIS: “X-Men Blue #1”

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

La nostalgia continúa siendo el principal enemigo de los mutantes.

Después de haber leído los primeros títulos de los X-Men, no creo que vaya a haber un cómic bueno de los mutantes en un futuro cercano. Y alguien va a tener que hacerse cargo de haber hundido la franquicia más importante de la editorial.


Este es otro título protagonizado por el grupo original desde que los trajeron al presente y nunca volvieron a mandarlos a su tiempo, ya que de alguna forma la línea temporal se arregló, hay versiones de ellos en el pasado y estos pibes no pueden volver. Todo demasiado conveniente para mi gusto, incluso para el mundo de los mutantes. Esto no quiere decir que nada haya cambiado, ya que todos los integrantes pasaron por algún cambio, ya sea personal y/o relacionado a sus poderes. Jean, quien ahora actúa como la líder del equipo pasó a tener habilidades psiónicas, Bestia ahora además de ser un científico se dedica al estudio de las artes místicas (¿camino a ser más poderoso que Doctor Strange?), Iceman es gay, Angel tiene alas de fuego y Cyclops…es Cyclops. Podríamos decir que todos son una especie de Stacy Malibu.

Con eso en mente, Bunn y Molina nos muestran la dinámica entre ellos en una pelea contra Black Tom Cassidy, el primo de Banshee, quien tomó por rehenes a los tripulantes de un yate. El villano aparece en un costado de una splash page que se dedica a mostrar al grupo de superhéroes en todo su esplendor y la pelea es bastante chata hasta que Juggernaut hace su aparición porque NOSTALGIA. Honestamente no soy fan de los diseños de los trajes para los mutantes dentro de este título a pesar de que hayan estado a cargo de Jamie McKelvie. Admito que me gustan mucho los de Jim Lee y toda esa onda noventosa, siempre me parecieron que su ridiculez y exageración eran inherentes a ellos. Traigo esto a colación porque es difícil arruinar la apariencia de Cain Marko. pero como en la actualidad todos son capaces de cualquier cosa, el mutante gigante tiene unos tubos detrás de su casco que son más dignos de Bane que de él. A pesar del look, las escenas de acción levantan su nivel con su aparición, ya que la destrucción a cargo de Juggernaut le permite un dinamismo mayor en el movimiento y decisiones de los X-Men, quienes son despachados fácilmente hasta que Bestia aplica un conjuro mágico para teletransportar al villano que quiere destruir a Cyclops por haber asesinado a Charles.

Nada en la historia principal sorprende, ni siquiera la revelación al final, cuando vemos que el nuevo mentor del grupo es Magneto, el clásico antagonista del grupo de mutantes.

Mención aparte para la historia secundaria, que me sorprendió, pero para mal. En ella vemos a una persona encapuchada y a la sheriff Lee, quien junto a un grupo de cazadores decide internarse en un bosque nevado en búsqueda de una criatura que está matando a una cantidad inmensa de animales de una forma brutal. La policía y el grupo armado se cruza con este personaje rubio, quien en un principio pareciera ser el responsable…hasta que aparece Wendigo. La gran revelación viene cuando el misterioso protagonista pierde la capucha y vemos el parecido con Wolverine, en especial cuando vemos que tres garras salen de sus manos. SÍ, Marvel trajo a JIMMY HUDSON, el hijo del Wolverine del Universo Ultimate al mundo principal. Esto (junto a Old Man Logan) me demuestra la poca confianza que le tienen a Laura dentro de los títulos de los mutantes. No puedo esperar para ver cómo Jimmy se enamora de Jean Grey…de nuevo.

Veredicto 5 de 10.