Publicado el

Ránking | Próximamente en adopción

10 mascotas imbancables de dibujos animados de los '80

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Algunas mascotas animadas la rompen, pero estas diez de la década del '80 nos irritaron bastante

Un elemento común en la mayoría de los dibujos animados es que un personaje o grupo de personajes (usualmente los protagonistas principales) son acompañados por una mascota, una criatura que sirva para hacer alguna monería en pantalla o que se utilice como impulso para algún que otro episodio de relleno. Esto era moneda corriente en la década del '80, tanto como el hecho de que, salvo contadísimas excepciones (el Azrael de Gárgamel siempre me pareció un buen personaje), la mascota se volvía insoportable.

Con la enorme posibilidad de ganarme el odio colectivo de muchos de ustedes, queridos lectores, hoy les vengo a recordar diez mascotas animadas de los '80 que tal vez veíamos con lentes color de rosa.

  • 10
    Orko (He-Man)
    Oigan, no es culpa mía que Orko esté en la lista, ¿okay? Resulta que su propia existencia es un chiste de los escritores de la serie porque el personaje no formaba parte de la línea de juguetes que da origen al dibujo animado, y los libretistas necesitaban alguien que haga chistes, así que ahí tienen al chiste flotante, Orko. Es interesante su concepto, sin embargo: pertenece a la raza de los Trollan, quienes tienen la costumbre de ocultar sus rostros a todo momento, ya que revelarlos es considerado un acto de carácter íntimo. Además de que eso le ahorraba un millón de problemas a los dibujantes, le ahorró a los espectadores verle la cara a Orko porque, se los aseguro, un dibujo de diseño que muestra al personaje sin su sombrero revela que el bicho es bien feo.

    Por lo demás, Orko fue concebido con la idea de ser un chiste, y un chiste es lo que es, desde sus intentos de hacer magia para que todo salga mal hasta todas y cada una de las cosas que le pasan en la serie. Y solamente porque en el fondo nos cae bien, no lo mando más arriba en la lista.

    Además... no se imaginan todo lo que se viene. Ay, ay, ay...
  • 9
    Zuffy (Defensores de la Tierra)
    En un esfuerzo por detener los planes del malvado Ming el Despiadado, unen sus fuerzas el Mago Mandrake, el Fantasma y Flash Gordon para formar, junto a otros personajes, a los Defensores de la Tierra, y como toda buena serie de los '80, los Defensores necesitaban una mascota. La mascota en cuestión es Zuffy, este pequeño peluche viviente que aparece durante un recorrido por el planeta Mongo (en serio, se llama así). Es bicho es una monada, pero sus comportamientos primates y su vocecita chillona pronto acaban por molestarnos. Es particularmente triste cuando vemos que el mismísimo Ming tiene su propia mascota, Mongor, una serpiente con toda la onda. Saliste perdiendo, Zuffy, pero al menos tu ternura fue zuffy-ciente como para dejarte cerca del inicio de la lista junto a este chiste malo.
  • 8
    Uni (Dungeons & Dragons)
    Lo primero que encuentran nuestros seis pobres protagonistas al entrar al mundo de Dungeons & Dragons durante la intro animada es a este unicornio en pleno escape de la Tía Matilda--NO, DIGO, de Tiamat, un temible dragón de cinco cabezas; y lo primero que hace Uni en el primerísimo episodio de la serie es berrear para escuchar su eco... y captar la atención de Tiamat, que estaba en una cueva cercana. Así no vas a hacer muchos amigos, Uni; no en vano te estaban persiguiendo desde la presentación.

    Este animalito se gana un poco de personalidad a lo largo de la serie; en especial luego de visitar el Valle de los Unicornios y descubrir que tiene el poder de teletransportarse una vez al día, aunque esta habilidad solamente es usada una vez. Más allá de eso, el bicho se mete en problemas y saca de apuros al resto del grupo con cierto balance. Existe la teoría de que Uni es odiada más que nada porque es un potencial elemento afectivo que impide a nuestros jóvenes protagonistas querer regresar a casa, aunque no hay verdadera evidencia al respecto. Creo que el único motivo por el que Uni no es más detestada es por ser fundamentalmente adorable, así que zafa... pero apenitas.

    Un momento... Es un personaje de D&D... ¿Habrá sacado un Natural en Carisma? Hmmmm... Hay que llevar a esta potrilla al casino.
  • 7
    Spryte (Legend of Zelda)
    Mucho antes de que Navi llegara a la vida de Link para desembuchar tantos "HEY!", "LISTEN!", "WAKE UP!" al punto de que quien les escribe editó un compilado para usar de despertador en su celular (historia verídica), Spryte ya aparecía en la serie animada de Zelda y se convertía en la primera compañera-Hada de nuestro protagonista. Esta Hadita ya tenía demasiadas similitudes con la Campanita de Peter Pan, incluso el hecho de que ambas siguen a un joven vestido de verde por el que sienten un afecto tan evidente que, desde luego, el otro ni se entera. La diferencia es que Spryte puede hablar, así que aprovecha cada oportunidad para--literalmente--intentar alejar a Link de Zelda, especialmente cuando están a punto de darse un besito. ¡Bueno, disculpame, Spryte!
  • 6
    Kowl (She-Ra)
    Tan poco memorable es este bicho que, se los juro, no me acordaba que existía hasta que empecé a investigar para este listado. Kowl es una criatura mágica de Ethernia, una especie de híbrido entre koala y lechuza (de ahí el nombre: "koala" + "owl" = "kowl"), aunque creo que hay un poco de Dumbo mezclado en ese ADN, porque el bicho puede volar usando sus enormes orejas. Podría ser; ese elefantito estaba muy borrach--¡EN FIN! Este ser, que no estaría fuera de lugar entre los Wuzzles de Disney (ahí tienen una vieeeeja referencia para ustedes, queridos nostálgicos), es uno de los pocos miembros vivos de su raza, lo cual es un bajón al considerar todas las piedras que le estoy tirando; pero esperen a que esta criatura empiece a hablar y mandar chistes y comentarios sarcásticos al resto del elenco, y quizá ustedes también empiecen a juntar munición.

    El problema es que Kowl, como personaje, no aporta demasiado y podría haberse utilizado mejor durante el transcurso de la serie, porque sí tiene buenos elementos argumentales (el hecho de ser uno de los pocos de su raza vivos, para empezar). Una pena.
  • 5
    Oon (Jayce y los Guerreros Rodantes)
    Imaginemos por un momento que C-3PO y R2D2 tienen un hijo. Bueno, ese hijo es Oon, la armadura-mascota de Jayce y los Guerreros Rodantes, ¡y no me digan que no! El tipo tiene la misma personalidad de C-3PO y un poco de la bronca de R2D2, además de la evidente baja estatura. ¿Quieren más pruebas? Dale: en el primer episodio de la serie Oon llega como mensajero para avisarle a Jayce que debe encontrar a su padre y que él es "la única esperanza" del Universo. Ajá. Hmm. También tiene una lanza, se lo utiliza más como elemento cómico, su diseño es más bien adorable y suele viajar en el asiento de atrás cuando va en el vehículo de su nuevo amo. HHHMMM... Me parece que te copiaron de algún lado, Oom, y es una lástima, porque la verdad es que no me caés tan mal.
  • 4
    Nono (Ulises 31)
    "No! No!" debe haberle dicho el director a cargo de Ulises 31 al responsable de diseñar a este personaje, y el tipo debe haber pensado que él quería que ese fuese su nombre. O sea, no encuentro otra explicación para haber creado a este ser de pésimo diseño que viene con todo y una puertita en la entrepierna. ¿¿Hacía falta?? Ah, y encima su vocecita es insoportable. En teoría, Nono es el regalo que Ulises le hace a su hijo, Telémaco, para su cumpleaños, pero estoy convencido de que iba a ser un chiste hasta que Telémaco se lo creyó y entonces a su papá le dio lástima. Zafaste, robot come-tuercas. ¡Saque las manos de ahí, degenerado! Si te portás bien te llevo al casting para personajes de Mega Man.
  • 3
    Snarf (Thundercats)
    Cuando uno conoce la historia de fondo de Snarf se siente un poquito mal por odiarlo... hasta que recordamos que es Snarf. Bueno, en realidad se llama Osbert, pero odia ese nombre. "Snarf" es el nombre de la raza a la que pertenece, y en realidad él no es una "mascota", sino un sirviente a cargo de proteger a Lion-O cuando era jovencito. A pesar de que Lion-O alega no querer que Snarf lo proteja, este bicho le sigue haciendo el aguante a los Thundercats. O sea, pasó de sirviente a mascota, y no le importa. Además de eso, su voz podía ser un poco irritante y, si podemos ser un poquito crueles, su diseño es bastante zaparrastroso. No en vano lo hicieron más "adorable" en la remake del 2011.
  • 2
    Cringer (He-Man)
    Sí, He-Man se lleva dos puestos y estoy convencido que ahora sí me van a moler a palos, porque voy a tocar una vena nostálgica muy grande. Lo siento, gente, pero Cringer es una de las mascotas animadas más insoportables de los '80. Está todo perfecto, entiendo que este enorme gato verde se convierte en Battlecat por el poder de Grayskull y voy a ser el primero en admitir que ese lado del personaje es genial... Pero digamos las cosas como son: la mayor parte del tiempo tenemos a Cringer, un cobardón cuyo único chiste es "soy un felino de presa enorme, pero igual tengo miedo". ¡Vamos, que "Cringer" significa, literamente, "Que Da Vergüenza"! Al principio resulta simpático, pero con el correr de los episodios se vuelve repetitivo.

    Por favor, no me peguen.
  • 1
    Scrappy-Doo (Scooby-Doo and Scrappy-Doo)
    Qué lindo es poder cerrar este Top con alguien a quien todos podemos odiar, y ocurre que prácticamente a nadie le cae bien Scrappy, el sobrino de Scooby-Doo. Hay que darle un pequeñísimo crédito, sin embargo: Scrappy fue añadido a la serie en 1979 debido a que el show de Scooby-Doo estaba mal de audiencia, y el nuevo personaje consiguió sacar el barco a flote, así que Hanna-Barbera dijo "Okay, vamos a darle una serie propia", y así aparece "Scooby-Doo and Scrappy-Doo" en 1980, justo a tiempo para formar parte de este listado y catapultarse por default al primer puesto, porque Scrappy-Doo es insoportable. Tanto su actitud osada como su personalidad combativa dejaron de ser interesantes para el segundo episodio, y sus latiguillos no inspiran otra cosa que un retorcijón de tripas.

    Tan infame resultó la reputación de este can que incluso en versiones más modernas de la serie hacen chistes al respecto, como aquella memorable escena en la que Daphne se encuentra una estatua de Scrappy y Fred le hace mirar hacia otro lado con la frase "Dijimos que no volveríamos a hablar de él". Tan Meta como "Meta palo y a la bolsa".

1. Orko (He-Man)

Oigan, no es culpa mía que Orko esté en la lista, ¿okay? Resulta que su propia existencia es un chiste de los escritores de la serie porque el personaje no formaba parte de la línea de juguetes que da origen al dibujo animado, y los libretistas necesitaban alguien que haga chistes, así que ahí tienen al chiste flotante, Orko. Es interesante su concepto, sin embargo: pertenece a la raza de los Trollan, quienes tienen la costumbre de ocultar sus rostros a todo momento, ya que revelarlos es considerado un acto de carácter íntimo. Además de que eso le ahorraba un millón de problemas a los dibujantes, le ahorró a los espectadores verle la cara a Orko porque, se los aseguro, un dibujo de diseño que muestra al personaje sin su sombrero revela que el bicho es bien feo. Por lo demás, Orko fue concebido con la idea de ser un chiste, y un chiste es lo que es, desde sus intentos de hacer magia para que todo salga mal hasta todas y cada una de las cosas que le pasan en la serie. Y solamente porque en el fondo nos cae bien, no lo mando más arriba en la lista. Además... no se imaginan todo lo que se viene. Ay, ay, ay...
Anterior Siguiente < >