Publicado el

Ránking | Sin poner pausa

Para tener de fondo: 10 series de más de 100 capítulos en Netflix

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Series maratónicas... demasiado largas para maratonearlas en una sentada

Confieso que no me gusta eso de dejar series de fondo. Pero también es cierto que a veces no queda otra. Cuando el contador excede los 100 episodios, es casi necesario dejar de prestar atención un tiempito, al menos un ratito cada algunos capítulos. Lo bueno es que las estructuras de las sitcom y las dramedias que vamos a recomendar hoy, ameritan que no sea necesario darles el 100% de nuestra atención todo el tiempo. 

10 series para ver cuando almorzás, cuando cenás, cuando limpiás, cuando cocinás, cuando... sea lo que sea que hagas. Compañeras de rutina. No te las pierdas. 

  • 10
    Dr. House (177 episodios)
    Una serie no necesita más que un protagonista interesante para volverse una adicción y es justo ese el caso de esta serie. Gregory House (Hugh Laurie) es un médico cínico y gruñón, con una pedantería e intelectualidad que recuerda mucho a la de Holmes. Un personaje creído e insoportable, pero que guarda un costado afable y tierno. El tipo es el mejor en su trabajo: se especializa en diagnosticar enfermedades, incluso da diagnósticos acertados de las más raras que existen.
  • 9
    Charmed (178 episodios)
    Las brujas también pueden ser buenas y vivir una vida normal, en este caso en la ciudad de San Francisco. Las protagonistas son tres hermanas, Prue (Shannen Doherty), Piper (Holly Marie Combs) y Phoebe Halliwell (Alyssa Milano), que heredaron poderes ancestrales que usan para el bien. El problema más grande que tienen es poder balancear su rol de heroínas sin que nadie descubra sus poderes. Como es obvio, a veces la cosa se les escapa de las manos.
  • 8
    That 70’s Show (200 episodios)
    Una sitcom que parodia la vida americana de los años 70 contada desde el punto de vista de las vivencias de una pandilla de adolescentes. Es un coming-of-age divertido, que nos gana por su humor sarcástico y acido. La esencia de la época se vive en los decorados, la música –que va desde KISS al estilo disco– y la vestimenta de sus protagonistas.
  • 7
    The X-Files (202 episodios)
    Netflix guarda las 9 temporadas clásicas de la serie de los 90 que hizo dudar hasta los más escépticos. Los casos a los que se enfrentan los federales Fox Mulder (David Duchovny) y Dana Scully (Gillian Anderson) no tienen solución aparente, pero ellos siempre dan con el misterio, enfrentándose así a perpetuadores paranormales –desde aliens hasta espíritus y monstros– como a conspiraciones del gobierno. La trama de fondo engancha por el lado de la relación entre los dos agentes, que van siendo cada vez más íntimos a medida que avanzan las temporadas.
  • 6
    24 (204 episodios)
    Kiefer Sutherland es Jack Bauer, un tipo que se enfrenta a los peores crímenes políticos del planeta –bioterrorismo, secuestros, corrupción y hasta salva al presidente de ataques terroristas. Cada episodio apuesta por la narrativa en tiempo real, con técnicas de partir la pantalla y colocar una cuenta atrás en varias oportunidades, y cada temporada, de 24 episodios cada una, cubre un día entero en la vida de Jack.
  • 5
    How I Met Your Mother (208 episodios)
    La más popular de las sitcom modernas todavía tortura a muchos con su final inesperado y controvertido. Guste o no, las vivencias de los protagonistas valen cada momento hasta esa conclusión. El protagonista es Ted (Josh Radnor), quien les cuenta a sus dos hijos todo lo que pasó hasta que encontró a la mujer de su vida, es decir, a su madre. El otro personaje inolvidable –y el favorito de muchos es Bayney, (Neil Patrick Harris), su mejor amigo, extravagante y conquistador de mujeres.
  • 4
    Bones (212 episodios)
    Netflix tiene en su catálogo solo 10 temporadas de las 12 que nos cuentan las investigaciones y peripecias del agente Booth (David Boreanaz) y la antropóloga forense Bones (Emily Deschanel). A la sombra de CSI, esta serie de Fox da rienda suelta al melodrama y gana por la química que tienen los personajes, especialmente la pareja protagonista. Ojo que eso no quita que deje de ser técnica y fría cuando se trata de analizar un cadáver.
  • 3
    Friends (236 episodios)
    La sitcom que vemos una y otra vez, sin cansarnos; que nunca pierde su encanto ni su magia. La aventuras de Rachel, Monica, Phoebe, Ross, Chandler y Joey son increíbles, irritantes e idiotas, y por sobretodo, divertidas. La versión de Netflix llega con un cambio de formato al widescreen 16:9 lo que significa tener un panorama más amplio de las escenas, incluyendo en ocasiones poder ver a extras y micrófonos. Una nueva forma de experimentarla, ¿no?
  • 2
    Grey’s Anatomy (269 episodios)
    Imaginate un E.R Emergencias más picante. La fórmula del éxito de Grey’s Anatomy consiste en darle la misma importancia a los dramas amorosos que a los casos médicos. El elenco de médicos residentes está encabezado por Meredith Grey (Ellen Pompeo), heroína de la serie, escéptica y profesional, quien solo se quiebra ante Derek (Patrick Dempsey), cirujano como ella, con quien lleva una relación histérica y muy divertida.
  • 1
    Star Trek (725 episodios)
    Empezar a ver Star Trek no es tarea fácil y, además de tiempo, requiere un poco de investigación. Para que no te quedes parado mirando una lista de series y episodios con cara de “no sé por dónde arrancar”, los Malditos Nerds te recomendamos que mires la serie original, de 79 episodios, su versión animada (Stark Trek: The Animated Series); La Nueva Generación, de 178 episodios; Star Trek: Espacio Profundo 9, con 176; Star Trek Voyager, con 172 y finalmente Star Trek Enterprise, de 98 capítulos. Las series siguen la misma continuidad. Con tanto para ver, imposible que varios episodios no te queden “de fondo”.

1. Dr. House (177 episodios)

Una serie no necesita más que un protagonista interesante para volverse una adicción y es justo ese el caso de esta serie. Gregory House (Hugh Laurie) es un médico cínico y gruñón, con una pedantería e intelectualidad que recuerda mucho a la de Holmes. Un personaje creído e insoportable, pero que guarda un costado afable y tierno. El tipo es el mejor en su trabajo: se especializa en diagnosticar enfermedades, incluso da diagnósticos acertados de las más raras que existen.
Anterior Siguiente < >