Publicado el

Ránking | Come on Barbie, let's go party!

Party on: 10 fiestas épicas de la historia del cine

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: Comedias
Lo épico puede venir por el lado de la destrucción, el descontrol y la diversión eterna, ¿no?

Para cuando pinta quedarse acovachado en el sillón y queremos evitar que nos pegue la culpa por no salir (bueno, somos nerds, tampoco es que somos tan fiesteros, no vamos a mentir), la mejor opción son estas películas que nos muestran las fiestas más salvajes y divertidas de la historia del cine, esas que nunca vas a vivir en tu vida. Quizás lo mejor de todo es que estas no te dejan resaca... ¡ja!

  • 10
    La fiesta de fin de curso de Ya No Puedo Esperar (1998)
    La fiesta de graduación o fiesta de egresados, como le decimos nosotros, es un hito en la vida del estudiante de secundario y uno de los favoritos de los directores Harry Elfont y Deborah Kaplan, quienes entienden que lo mejor que hicieron las comedias adolescentes de los 80 es retratar el espíritu fiestero. Así nació Ya No Puedo Esperar (Can't Hardly Wait, 1998), un film en el que la protagonista es la fiesta y el joven Preston (Ethan Embry), quien aprovecha la ocasión para conquistar a toda costa a Amanda, la chica de quien está enamorado hace años y que justo ahora cortó con su novio.
  • 9
    La despedida de solteros de… Despedida de Soltero (1984)
    Comedia clásica con Tom Hanks, quien interpreta a Rick, un joven bastante fiestero, pero que se decidió a casarse con su novia Debbie Tawny Kitaen). Los amigos, como no puede ser de otra manera, le organizan una despedida de soltero. Rick promete ser fiel, pero el sexo, las drogas y el alcohol están a la orden del día. Para colmo, Cole (Robert Prescott), el exnovio de Debbie hace lo posible para que ella se entere del descontrol.
  • 8
    El final del Hacienda en 24 Hour Party People (2003)
    El ambiente del punk es fiestero y si el escenario es la ciudad de Mánchester, cuna del género en Inglaterra, la cosa se pone buena. La película se sitúa entre fines de los años 70 y principios de los 90, y sigue a Tony Wilson (Steve Coogan), fundador de Factory Records, empresa productora de los discos de bandas como Joy Division. Todo marchaba como con viento en popa por ese tiempo y la gente de Factory Records abrió The Hacienda, un boliche donde se armaban las mejores fiestas. Los personajes de la película viven al límite. La fiesta es interminable.
  • 7
    La Mitch-A-Palooza de Old School (2003)
    La comedia irreverente americana no es lo mismo sin un reventón bien fiestero. Esta es la historia de tres amigos, encarnados por tres actores a quienes se les da bien este tipo de humor: Luke Wilson (Mitch), Vince Vaughn (Bernard) y Will Ferrell (Frank). Cuando Mitch descubre que su novia es una ninfómana que no puede dejar de ir a orgias, se separa y organizan una fiesta para recordar sus tiempos de juventud. La apodan Mitch-A-Palooza y resulta ser un éxito.
  • 6
    La orgía de Ojos Bien Cerrados (1999)
    Hedonismo y sexo sin límites, este drama erótico de Kubrick reúne a Tom Cruise y Nicole Kidman a ser lo que eran por ese entonces en la vida real: marido y mujer. Cansados de la rutina, ella confiesa haber considerado la infidelidad; él para no quedarse atrás se embarca en una fiesta de sexo y máscaras; una sensual orgía cargada de misterios, que no es más que el inicio de su entrada a una sociedad secreta de culto al placer.
  • 5
    La toga party de Colegio de Animales (1978)
    John Landis (An American Werewolf in London) orquestó una comedia de fraternidades clasiquísima cuya escena más memorable nos muestra a un grupo de universitarios coreando al ritmo de “¡toga, toga!”. La moda de ir vestido con togas a las fiestas universitarias, furor a cines de los 70 y principios de los 80, la impuso esta película. De hecho, parte del material promocional del film incluía visitas del propio Landis junto a su equipo por los campus de varias universidades prestigiosas alentando las fiestas de togas.
  • 4
    La fiesta setentera de The Nice Guys (2016)
    Del guionista de Arma Mortal (1987), shane Black, se trajo una nueva buddy movie de policías, siguiendo la fórmula infalible de la acción desmedida y la buena comedia. El detective Holland March (Ryan Gosling) y el matón Jackson Healy (Russell Crowe) resultan ser un dúo explosivo que une fuerzas para investigar la desaparición de una joven, que podría estar ligado con la muerte de una actriz porno. Ambos caen en la casa de un conocido productor porno y se suman a una fiesta, presentada como una clara oda a la cultura de Los Ángeles en la década del 70. Los tragos y las piñas no faltan, claro.
  • 3
    La reunión surrealista de El Ángel Exterminador (1962)
    El cineasta español Luis Buñuel es uno de los mentores del surrealismo en cine. El simbolismo de El Ángel Exterminador siempre fue asociado con una crítica dura hacia la sociedad franquista, especialmente hacia las clases dominantes, partidarias del régimen de Franco. La película nos presenta una cena claramente burguesa a la que asiste un grupo de invitados que descubre que no puede abandonar la lujosa morada en la que se celebró el banquete. Los sucesos que siguen son brutales y responden a la naturaleza de la supervivencia humana.
  • 2
    La fiesta loca de Proyecto X (2012)
    Tres amigos sedientos de popularidad deciden convertirse en el foco de atención organizando una fiesta. Uno de ellos pone casa y comienza la organización del encuentro salvaje… que se hace viral en redes sociales y la cosa se les escapa de las manos. Organización, diversión y catástrofe en la fiesta adolescente que todos queremos vivir. Alcohol, música, pileta gratis y sexo. ¿Qué más querés?
  • 1
    La fiesta inolvidable de La Fiesta Inolvidable (1968)
    Comedia de culto experimental como pocas. El guion es pura improvisación, al igual que el set y gran parte de la producción. La premisa se centra en un reventón hollywoodense al que el protagonista llegó por error. Hrundi (Peter Sellers) es un actor hindú es despedido de Hollywood por romper una escenografía mientras filmaba una película y termina siendo invitado a una fiesta organizada por el productor del film en cuestión. Todos los chistes y la gracia de la fiesta giran en torno a que el tipo no está adaptado a la cultura americana. Imperdible.

1. La fiesta de fin de curso de Ya No Puedo Esperar (1998)

La fiesta de graduación o fiesta de egresados, como le decimos nosotros, es un hito en la vida del estudiante de secundario y uno de los favoritos de los directores Harry Elfont y Deborah Kaplan, quienes entienden que lo mejor que hicieron las comedias adolescentes de los 80 es retratar el espíritu fiestero. Así nació Ya No Puedo Esperar (Can't Hardly Wait, 1998), un film en el que la protagonista es la fiesta y el joven Preston (Ethan Embry), quien aprovecha la ocasión para conquistar a toda costa a Amanda, la chica de quien está enamorado hace años y que justo ahora cortó con su novio.
Anterior Siguiente < >