Publicado el

Analisis | Ya tengo el Poder

Análisis: Power Up @ Niceto

Volver a la home

Por: Maximiliano Peñalver

Tags: Powerup
La Big Band de videojuegos presentó su nuevo disco “Los Héroes del Tiempo” y nuestro Max estuvo ahí.

No es fácil ser una banda independiente en Argentina (y en ningún lugar del mundo...) más difícil aún es cuando el género musical que te gusta apunta a un nicho específico de audiencia. Power Up es una big band local, única en el país, dedicada a tocar música principalmente de videojuegos, pero sin dejar afuera el anime, los dibujos animados y las series.

Si bien yo no los conocía hasta hace unas semanas, llevan un tiempo recorriendo los escenarios, con formaciones que van variando, pero con Mariano “Power” siempre en su posición de líder y persona multipropósito dentro de la formación. Gonzalo Vasquez conductor de Vorterix Neo y uno de los encargados del estudio Spinetta en la radio nos comentó de este recital en Niceto y tras ver su trabajo en su fanpage de Facebook, no lo dudamos: Power Up tenía que ser la primera banda que toque en Malditos Nerds. Y así fue.

La formación actual consta de 14 miembros y el Spinetta apenas pudo contenerlos, pero la experiencia fue muy buena y si se la perdieron pueden revivirla en este link. Así y todo no puedo dejar de decirles una cosa: todos aquellos que no fueron a Niceto el pasado viernes 7 de Abril, se perdieron de un gran show. Y es algo que en el futuro tendrían que tratar de remediar. Les explico por qué.

La excusa fue el lanzamiento de su segundo disco, “Los Héroes del Tiempo”, pero el show deparó más de una sorpresa para los que fuimos a verlos por primera vez.

Durante algo más de dos horas y veintiséis temas (y como varios son medley dan muchas canciones mas), la banda demostró su virtuosismo a la hora de generar versiones propias de clásicos inolvidables de las bandas de sonido de Sonic, la apertura del show con Daytona USA, Megaman, etc. pero personalmente me sorprendieron con varios otros. Los medley de Mario o The Legend of Zelda eran esperables (de hecho formaron parte del set en Vorterix) pero no los de Banjo-Kazooie o Donkey Kong Country, ambos excelentes. Los sets de Crash Bandicoot y Sunset Riders también fueron tan inesperados como perfectos en su ejecución.

Las más de dos horas de show fueron, además, muy entretenidas: en un medley de Pokémon, en el momento en que tocar la clásica canción de batalla, soltaron unas enormes Pokebolas (lease pelotas pintadas con aerosol) que estuvieron dando vueltas durante varias canciones rebotando de un lado para el otro. En la pantalla del escenario se podían ver imágenes perfectamente sincronizadas de los temas que se estaban escuchando, en un momento, usaron ese recurso para “ver tele” y mientras pasaban de canal y de Tinellis y de Mirthas, tocaban las canciones emblemáticas de cada ciclo en vivo. Claro que se aburrieron pronto de la caja boba y volvieron a lo de ellos. Aunque la tele, la que nos gusta, lejos estuvo de quedarse afuera.

Por el lado del anime dijeron presente Card Captor Sakura, Dragon Ball (opening y ending), Slam Dunk, Detective Conan, y el opening de Evangelion que, claro, enloqueció a todos... pero no tanto como la in-cre-i-ble versión de “Tank!” –el opening de Cowboy Bebop- que por lo que parece es MUY difícil de ejecutar en vivo y en el que los músicos dejaron todo. Pulmones sobre todo. Por el lado de occidente el cover de la intro de Alf estuvo muy bien pero con lo que la rompieron fue con su versión de Sr. Burns (con el agregado de invitados para la percusión) la versión completa del tema original de los Simpsons que seguramente Tito Puente, desde donde esté habrá aprobado.

La Big Band está formada instrumentalmente por una batería, bajo, teclado, guitarra, tres trompetas, cuatro trombones, cuatro saxos, una cantante (Flanders) que se encargó de ponerle la voz a los covers de anime, Sr. Burns y a una muy buena interpretación tanto de la banda como de la vocalista de “Snake Eater” el Jamesbondesco tema de Metal Gear Solid 3: Snake Eater.

En el final, con el opening de Dragon Ball, hubo pogo. No habrá sido el pogo mas grande del mundo, pero si fue de lo más nerd y con mucho corazón. No sólo el corazón de la banda que lo dejó todo en el escenario sino también el del público que parecía no cansarse y querer que esa noche, ese momento, no se termine nunca.