Publicado el

Ránking | What are ya buyin', stranger...?

10 consolas y compus del pasado que vale la pena comprar

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

El mercado retro-gamer tiene mucho para ofrecer. Pasen, pasen y compren, damas y caballeros

No es difícil hoy en día conseguir los títulos más recientes para nuestros modernas consolas de juegos y poderosas PCs de alta gama, pero el mercado Gamer no se limita a lo más moderno. Muchas veces es interesante echar un vistazo al pasado y volver a disfrutar de tecnología de antaño, menos poderosa que los titanes de hoy, pero no por eso menos divertida. Claro que primero hay que conseguir una consola que funcione y luego hay que ver si encontramos los juegos para el sistema... y esto último puede llegar a ser un pequeño martirio. Sin embargo, el que busca, encuentra. Ya sea en mercados especializados, por anuncios en publicaciones (físicas y online) y hasta el viejo y querido boca-a-boca pueden surgir oportunidades de encontrar viejas joyas a precios negociables.

La siguiente lista destaca diez consolas y computadoras que actualmente cuentan con un mercado de juegos relativamente decente, ya sea para dar con aquel cartucho original o, en el peor de los casos, ver si encontramos alguna otra forma de disfrutar de viejos clásicos.

  • 10
    Commodore 64
    Pocas plataformas de juegos resultaron ser tan flexibles como la Commodore 64, cuyos títulos podían venir tanto en cartuchos ROM, discos flexibles y hasta cintas de cassette. Esta variedad de opciones para cargar nuestros juegos implica un mercado más amplio a la hora de encontrar títulos originales en la actualidad, y hoy por hoy es posible hallar una decente colección en cada formato, así que los ávidos coleccionistas que posean tanto una Commodore 64 como su periférico de entrada de datos apropiado, pueden encontrar buenos juegos para recordar una época perdida en los anales del Tiempo.
  • 9
    Game Boy Pocket/Color
    El primer Game Boy fue un ladrillo de tecnología con el que se construyó el imperio de portátiles de Nintendo (que poético). A su éxito le siguió el Game Boy Pocket, un rediseño del original que ofrecía varias mejoras técnicas, sutiles pero poderosas. Sus primeros juegos, salvo excepciones, no eran demasiado complejos y/o extensos, aunque el hecho de poder disfrutarlos en cualquier lugar era fantástico. Con el paso de los años y las mejoras en la tecnología apareció la versión Color de Game Boy, que aceptaba los cartuchos de sus hermanos mayores y abría las puertas a una nueva camada de títulos cada vez más interesantes, tanto en su evolución gráfica como en las mejoras a nivel técnico. Conseguir cartuchos originales de Game Boy es posible, aunque no es tan sencillo como otras consolas portátiles, ni tampoco más barato.
  • 8
    Game Boy Micro
    Esta diminuta consola portátil fue el último intento de Nintendo de revitalizar la línea Game Boy, pero lamentablemente no tuvo tanto éxito, pese a contar con un par de mejoras técnicas, destacándose la posibilidad de cambiar la intensidad de la luz interna de la pantalla. Puede ejecutar cartuchos de Game Boy Advance, que al ser más recientes que los de Game Boy clásico facilitan un poco la búsqueda, aunque es más probable que encontremos cartuchos con colecciones de juegos, en lugar de juegos individuales.
  • 7
    Sega Dreamcast
    Muchos dicen que la Dreamcast estaba adelantada a su tiempo y bien puede que tengan razón. No sólo era un hermoso pedazo de hardware para los estándares de la época, también contó con una impecable colección de títulos en su historial. La calidad de su tecnología y juegos, en conjunto con la relativa corta vida de la consola, hizo de la Dreamcast un aparato de culto que hoy se cotiza bien en el mercado. Si tienen la fortuna de tener una Dreamcast en casa, encontrar juegos para la misma es bastante factible, aunque es probable que algunos juegos originales resulten en un golpe medianamente duro al bolsillo... en especial si intentan conseguir un original de Shenmue.
  • 6
    Atari 2600
    Una de las primeras consolas en llegar al país fue la Atari 2600, aunque es más probable que la conociéramos por su clon nacional, la Edu Juegos. Su gran catálogo de títulos, gráficamente básicos pero muy entretenidos, gustó al público de aquella época y todavía cautiva a memoriosos, nostálgicos y coleccionistas modernos; a tal punto que hoy en día todavía hay mercado para este viejo sistema y sus cartuchos, que pueden encontrarse con una búsqueda rápida y a precios no muy descabellados.
  • 5
    Nintendo 64
    Pese a que la consola de 16-bits de Nintendo no tuvo demasiada repercusión en nuestro país, no fue el caso de la Nintendo 64, que tuvo una mejor circulación por estas tierras. El nuevo hardware de la Gran N estuvo en constante competencia con la primera iteración de la PlayStation de Sony, pero al final los cartuchos de la N64 no pudieron competir con la tentadora accesibilidad y precio de los juegos de PS1, haciendo que la consola de Sony se imponga comercialmente. Sin embargo, existió un muy buen mercado de cartuchos de Nintendo 64 que todavía hoy está circulando por ahí, ofreciendo buenos títulos a precios decentes.
  • 4
    Sega Genesis/MegaDrive
    La consola 16-Bits de Nintendo tuvo su paso por estas regiones pero vendió poco y nada, por lo que hoy en día cuesta encontrar tanto SNES como cartuchos para el sistema. Sega, sin embargo, la pegó en el mercado de Brasil y ese éxito migró a nuestras tierras, donde la MegaDrive gobernó el mercado Gamer a la par de la querida Family Game (ambas consolas eran queridas casi por igual). Gracias a su éxito la obtención de cartuchos en los tiempos actuales es relativamente fácil, haciendo de éste un aparato que bien vale la pena conseguir.
  • 3
    PlayStation 1
    La llegada de la primera PlayStation fue una revolución en el país, amén de que sus juegos fuesen tan... fáciles de conseguir. El salto de tecnología con respecto a las Familys y Megadrives a las que estábamos acostumbrados fue un factor determinante para la popularización de la consola, así como también la temática de muchos de sus títulos, enfocados en un público más adulto.

    Hoy en día todavía existe un mercado para los juegos de PlayStation 1 y, pese a que la proliferación de copias es abundante, pueden encontrarse discos originales con bastante facilidad.
  • 2
    Family Game
    Partamos de la base de que todos y cada uno de los cartuchos de Family que compramos eran tan truchos como la consola que nos llegó al país, ya que la Family era un clon de la Famicom japonesa. En Estados Unidos y Europa estaba la NES oficial, pero en este país se vio poco y nada, y hoy en día encontrar cartuchos para este sistema es muy difícil y/o costoso. Por eso siempre podemos acudir al mercado de Family Game, que no solamente cuenta con una larguísima lista de hardware que puede ejecutar sus cartuchos (la vieja y querida PolyStation, jejeje), también posee los cartuchos en sí, y muchas veces con ejemplares de "X-En-1" que traen múltiples clásicos en una sola unidad. Hay para elegir, la verdad.
  • 1
    PC con DOS
    Aquí me estoy refiriendo a una rama muy específica: la era del MS-DOS. Estas computadoras suelen tener limitaciones técnicas considerables a fin de mantener los requerimientos necesarios para ejecutar sus juegos, que en máquinas modernas resulta imposible sin la ayuda de un sistema como DOSBOX. Encontrar juegos originales de esta época, en físico, no es imposible, pero usualmente los precios pedidos pueden ser un poquito altos. El chiste es que ya contamos con algunas plataformas online para adquirir juegos clásicos a precios muy decentes (GOG es el mejor ejemplo). La idea de entrar a la internet moderna desde una PC que funciona a base de MS-DOS es irrisorio, pero un coleccionista adepto al tema seguramente tiene el conocimiento y los medios para pasar los archivos de su máquina actual a discos de 3 1/2 (o a un compilado en CD), consiguiendo transferirlo a la vieja PC de MS-DOS y haciendo que esta sea la plataforma más flexible a la hora de revivir glorias de antaño.

1. Commodore 64

Pocas plataformas de juegos resultaron ser tan flexibles como la Commodore 64, cuyos títulos podían venir tanto en cartuchos ROM, discos flexibles y hasta cintas de cassette. Esta variedad de opciones para cargar nuestros juegos implica un mercado más amplio a la hora de encontrar títulos originales en la actualidad, y hoy por hoy es posible hallar una decente colección en cada formato, así que los ávidos coleccionistas que posean tanto una Commodore 64 como su periférico de entrada de datos apropiado, pueden encontrar buenos juegos para recordar una época perdida en los anales del Tiempo.
Anterior Siguiente < >