Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

ANÁLISIS: “Black Cloud #1”

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

El misterio y la sensación de desconcierto son los protagonistas del nuevo cómic de Image.

Jason Latour e Ivan Brandon desarrollan un mundo desconocido acompañados por los dibujos de Greg Hinkle y excelentes colores de Matt Wilson.


Si están acostumbrados a que los cómics (como cualquier otro medio) los lleve de la mano en la historia y se las explique paso a paso para no perderse nada, esta historieta no va a ser para ustedes. Ahora, si le gusta inmiscuirse en un relato, sentirse perdidos y tener que releer para comprender mejor lo que pasa, sean bienvenidos. Tal es así que pasamos sin conocer el nombre de la protagonista en la mayoría del número y cómo que es que todo en este mundo funciona.

Los autores se concentran en Zelda, una mujer (refugiada) que vive en la ciudad de Nueva York y que recurre a distintas artimañas para poder sobrevivir en ella. Así es como la vemos tomar a distintos personajes con dinero y los mete en fiestas con pastillas que parecieran darles la sensación de un viaje psicodélico cuando en realidad lo que hace es transportarlos al mundo de donde ella proviene. Y acá es cuando se complica todo, porque no es fácil explicar qué ni dónde es. Latour y Brandon lo resumen como un lugar construido por las historias contadas por sus habitantes. Durante el primer viaje que presenciamos, Zelda lleva a un hombre a un lugar noir que se desarrolla en blanco y negro, en el que los humanos y criaturas antropomórficas conviven ocupando distintos roles. Acá se produce la particularidad de que ella es la única que aparece en color y con otro look, detalles (que supongo) tienen que ver con sus poderes que nunca son explicados. Por lo que entiendo, ella renunció a distintas comodidades en ese mundo para vivir en el “nuestro” como una persona sin hogar. Nunca se preocupan por presentar otros personajes que aparecerán en el futuro, sólo se concentran en ella y es algo que los cómics actuales no suelen hacer.

No saber qué es lo que sucede exactamente no sólo funciona por los guionistas, los artistas son claves para que todo (o nada) cobre sentido. Greg Hinkle utiliza un estilo muy caricaturesco para el cómic, uno que no le prohíbe mostrar las diferencias entre la ciudad de Nueva York y el mundo que no tiene una estructura para nada definida y que da la sensación de que podemos encontrarnos con cualquier cosa a la vuelta de la esquina. Y dije artistas porque Matt Wilson tiene un papel importantísimo con sus colores para poder seguir lo que pasa en la historieta. Arranca como un boxeador… primero arranca con los oscuros para explicar la naturaleza y el nacimiento de las historias como si fuera un jab para medir al adversario, cuando ve la apertura opta por el blanco y negro para el mundo noir como si fuera un recto de derecha y en el momento en que uno se acostumbra, la remata con un uppercut de colores vivos que termina en nocaut.

Los creadores de Black Cloud confían en la inteligencia de los lectores (nosotros) para entender qué es lo que pasa a través de un número que deja de lado todas las fórmulas conocidas que aparecen en los primeros ejemplares, para darle lugar al misterio y un excelente arte que los va a enganchar. Pónganlo en la lista.

Veredicto 8 de 10.