Publicado el

Juegos | EL ESCORPION

Las 10 cosas que Microsoft reveló hoy sobre Scorpio

Volver a la home

Por: Leo Valle

Finalmente la compañía nos dio un vistazo más en profundidad de su próxima consola. ¿Llega el 4K?

Como se había anunciado, Digital Foundry, el sitio más prestigioso de tecnología y comparativas de la actualidad, tuvo acceso exclusivo a los detalles técnicos de Project Scorpio (a partir de ahora "Scorpio"), el nuevo desarrollo de Microsoft que busca destronar definitivamente a Sony con la promesa de 4K real. 

Richard Leadbetter, el capo del sitio, viajó hasta Redmond para encontrarse cara a cara con los responsables de Project Scorpio e interiorizarse en los objetivos y la búsqueda particular de la compañía, que se muestra lo suficientemente confiada con su propuesta como para llevar tipos que hablen con autoridad del tema y no venderle la exclusiva a algún portal no especializado. Repasamos entonces la cobertura de Digital Foundry y pasamos en limpio toda la información (en su mayoría técnica) de Scorpio, y nos permitimos especular un poco respecto del precio, su integración con el ecosistema de Microsoft, y lo que representa la consola para el futuro del gaming.

  • 10
    LOS OBJETIVOS
    Durante su charla con Leadbetter, Mike Ybarra explicó los objetivos de esta nueva consola y destacó lo que llama cuatro “pilares” fundamentales – la filosofía detrás de Scorpio con la que buscan recuperar el terreno perdido durante esta generación.

    Ybarra asegura que al momento de pensar y desarrollar Scorpio apuntaron fundamentalmente a “reconquistar las mentes y los corazones de los desarrolladores”, un claro guiño al abandono de grandes estudios y desarrolladores independientes, que se vieron limitados no solo por las características técnicas de Xbox One, sino también por el resto de las políticas de la empresa (en cuestiones como exclusividades, soporte y demás). Pero más allá del cariño y ya entrando en cuestiones técnicas, el objetivo de la empresa es ofrecer suficiente poderío para entregar una gran experiencia en “verdadero 4K”, proveer retrocompatiblidad completa con el hardware y el software existente, y asegurarse de que Scorpio pueda mostrar su poderío aún en televisores Full HD (1080p).

    Explicándolo de forma sencilla, Microsoft quiere que, sin importar la pantalla o el software que el usuario posea, Scorpio le ofrezca la mejor experiencia posible. Algo que, a primera vista, parece haber alcanzado.
  • 9
    EL HARDWARE
    Vamos a ahondar en la diferencias más adelante pero, de entrada, recordemos algo que sabíamos desde hace ya más de seis meses cuando se anunció la consola: Scorpio es más poderosa que PlayStation 4 Pro. La pregunta es, con el hardware confirmado, ¿Qué tanto más poderosa y cómo se van a materializar esas diferencias?

    Hablemos, entonces, de las características técnicas de la consola y sus diferencias con la competencia. En materia de CPU, la diferencia entre Scorpio y PS4 Pro son casi imperceptibles, ya que aunque el procesador de Microsoft es “personalizado”, todo indica que utiliza una versión actualizada del procesador Jaguar de ocho núcleos de la Xbox One, el mismo de PlayStation 4 Pro, aunque corriendo a 2.3GHz contra los 2.1GHz de la consola de Sony. Es en el procesador gráfico donde Microsoft saca ventaja, y mucha.

    Empecemos por el GPU. Obviamente, al utilizar estas máquinas chips integrados (“SoC” o “System on Chip”), no podemos hablar de “tiene una GTX 1080 adentro”. Pero al estar las tecnologías de ambas consolas desarrolladas por AMD, ofrecen una comparativa directa. En el caso de Scorpio, la empresa llevó la tecnología al límite incluyendo 40 unidades de cómputo a 1172MHz contra las 36 a 911MHz de Sony. El objetivo es garantizarle al sistema poder suficiente para poder alcanzar 4K nativo sin tener que hacer sacrificios, y llegar a esos míticos y tan discutidos 6 Teraflops.

    Pero de nada serviría todo ese poderío técnico si la máquina no fuese capaz de procesarlo a la velocidad necesaria, y es por eso que la compañía amplió la memoria de los 8GB disponibles en Xbox One (DDR3) y ambas PlayStation (DDR5) a 12GB DDR5, lo que le garantiza un ancho de banda de 326GB por segundo, para que esas hermosas texturas en 4K no tengan que esperar – en comparación, la tasa de transferencia de PlayStation 4 Pro es de 218GB por segundo.

    El resto de las características son ya anecdóticas. La consola (por lo menos el modelo que se mostró) incluirá un disco rígido de 1TB, lector de Blu-ray UHD, y los mismos puertos de conexión que la nueva Xbox One S (lo que significa que no hay señales de Kinect por ningún lado). Además, como la última consola de Microsoft, no habrá “power brick”, sino que todo estará en una única hermosa cajita.
  • 8
    LA EXPERIENCIA 4K REAL
    Pero como de nada sirve todo ese poder si no está bien aplicado, el hardware personalizado de Microsoft promete hacer maravillas para ofrecer una diferencia no solo en juegos desarrollados específicamente para Scorpio, sino también en títulos de Xbox One, para que puedan ser ejecutados en 4K nativo.

    Durante la presentación, Leadbetter tuvo la oportunidad de jugar el único juego disponible, Forza Motorsport 6 (con la mayor cantidad de autos posibles en un circuito con clima dinámico activado) en 4K a 60 cuadros por segundo, y según su experiencia estaba a la altura de Forza 6 Apex (la versión reducida de Windows 10) corriendo con un GTX 1080. De todas maneras, antes de saltar en una pata, hay que tener en cuenta una serie de factores que vamos a ampliar más adelante, pero a priori parece que la nueva consola de Microsoft es lo más cercano a una PC de alta gama que vamos a encontrar.

    Es imposible, por supuesto, hablar de software habiendo leído acerca de solo un juego corriendo en Scorpio. Pero también es importante recordar que aunque la gran promesa de PlayStation 4 Pro es el 4K, son apenas un puñado los juegos que ofrecen resoluciones de 2160p (4K nativo), ejecutándose la gran mayoría de los títulos a 1440p escalado (con un excelente escalador) y a 30 cuadros por segundo. Si la máquina de Microsoft cumple lo que promete, sin embargo, podría ofrecer una diferencia de desempeño en juegos exclusivos y multiplataforma aún superior a la que se percibe entre Xbox One y PlayStation 4. La decisión de Microsoft de ampliar la memoria un 50 por ciento le permite a la consola (aún dedicando 4GB al manejo del sistema operativo) ofrecer 8GB de RAM a los desarrolladores contra los 5GB de la consola de Sony, con un procesador gráfico más poderoso.

    Con ese panorama, Scorpio podría cumplir con la promesa de 4K nativo en todos los juegos sin despeinarse.
  • 7
    SCORPIO VS. PS4 PRO
    Tocamos varios de los puntos más importantes de las diferencias entre Scorpio y PlayStation 4 Pro en los puntos anteriores. Pero pasando en limpio y repitiendo para que quede en claro: la consola de Microsoft es y será más poderosa que la última de Sony. Scorpio parece hacerle más honor al título de “Pro” que la misma PlayStation, que desde su lanzamiento se sintió como un producto de transición más que un verdadero salto generacional.

    Para los que hayan saltado los datos técnicos porque son un embole, los recordamos en criollo. Scorpio tiene un procesador apenas mejor, 4GB más de memoria RAM, y un chip gráfico que le pega un par de vueltas a la consola de Sony. La pregunta, por supuesto, es si esas diferencias se van a manifestar en juegos. La respuesta inmediata es sí. La nueva máquina de Microsoft debería poder ejecutar todos los juegos en 4K nativo, sin importar si se trata de software exclusivo para la consola o de (trabajo previo mediante) juegos de Xbox One.

    Sin embargo, es importante recordar también que tanto para la retrocompatibilidad como para algunos juegos, Scorpio utilizará técnicas de escalado disponibles en PlayStation 4 Pro (como checkerboarding, anti-aliasing avanzado o super sampling) que se han mostrado efectivas al momento de “disfrazar” una resolución de 1440p, por ejemplo, como una de 4K, achicando la grieta entre el 4K nativo y el 4K escalado. Esto significa que en lo que a la resolución misma y la claridad de las imágenes la diferencia puede que no sea tan notable. Donde la máquina de Microsoft podría hacer la diferencia es en la fluidez. Si su consola consigue correr juegos en 4K a 60 cuadros por segundo (como era el caso de la demo de Forza Motorsport), podría dejar a Sony muy mal parado y cambiar la tendencia que hemos visto durante esta generación.
  • 6
    SCORPIO VS. PC
    Con esta nueva máquina Microsoft parece estar apuntando no solo a los usuarios de consola, sino también al público de PC, ofreciendo hardware de gama media/alta con un desempeño extraordinario. ¿Será Scorpio la consola que pueda recuperar algunos de los jugadores que migraron durante el final de la generación anterior?

    Si los resultados que atestiguó Leadbetter pueden trasladarse al resto del catálogo de la consola, estamos hablando de un sistema que es mucho más eficiente que una PC, por una fracción del precio. En este caso la optimización es clave. Mientras que los desarrolladores tienen que tener en cuenta un centenar de configuraciones de hardware y software, en ecosistema cerrado de las consolas permite exprimir al máximo las posibilidades de cada componente, y a la vez hacer uso de ciertas técnicas o software personalizado de optimización no disponible en PC.

    Varias de las técnicas de escalado que mencionamos más atrás, utilizadas por PlayStation 4 Pro y (pronto) Scorpio, no están disponibles en PC, y las que sí, a través de sistemas intrínsecos, son aplicables a número limitado de aplicaciones. Esto significa que la PC precisa más hardware “puro” para alcanzar resultados que una consola como la Scorpio consigue con algo de trabajo de optimización.

    Volviendo al ejemplo de Forza Motorsport (cuyo motor fue porteado a Scorpio en solo dos días), Leadbetter explica que la calidad de imagen del juego era el equivalente a la versión de Forza 6 Apex (una excelente versión del juego) configurada en Ultra. Y aunque había aspectos un tanto “crudos” en la versión de Scorpio, el juego corría a unos sólidos 60 cuadros por segundo con un 30 a 33 por ciento del chip gráfico y el RAM disponibles para seguir mejorando elementos como el filtrado de texturas. En comparación, Leadbetter explica que Forza 6 Apex, con una configuración similar, perdía cuadros con una GTX 1060, sufría caídas en condiciones de clima extremo con una GTX 1070 y corría de forma estable con una GTX 1080 – y estamos hablando de placas de video que van de los 250 a los 500 dólares en los Estados Unidos.

    Scorpio puede que nunca reemplace la PC, pero sí puede convertir a algunos evangelistas del hardware.
  • 5
    LA EXPERIENCIA DEFINITIVA...EN 1080p
    Pero aunque el futuro es del 4K, el presente para muchos no va más allá del FullHD. Microsoft, seguramente atento a las ventas de PlayStation 4 Pro y el porcentaje de pantallas ultra HD en el mercado, está poniendo especial énfasis en el desempeño de los juegos en la resolución más popular entre los usuarios de consola. Queda claro que la empresa quiere atender las necesidades de todos los jugadores y ofrecer la mejor experiencia posible sin importar el hardware o el software utilizado.

    Considerando que muchos de los juegos de la actual generación de consolas ni siquiera alcanzan los 1080p nativos, la nueva consola se asegurará de que los usuarios puedan sacarle todo el jugo a las pantallas, haciendo el supersampling obligatorio – esto significa que si un título de Scorpio está desarrollado para pantallas 4K deberá escalar automáticamente a 1080p, manteniendo o mejorando la fluidez que la versión de Xbox One.

    Esto, que parece una obviedad, no lo es tanto. Sony viene pifiándola feo con la cuestión, y aunque habíamos destacado en nuestras notas de PlayStation 4 Pro que por lo menos la consola iba a ofrecer la experiencia definitiva en 1080p, varios títulos no ofrecen un buen escalado a Full HD y, en ciertos casos (como No Man’s Sky o The Last Guardian), ni siquiera aparece disponible la opción de 1080p si el usuario tiene la consola configurada en 4K.

    Microsoft promete que todas las opciones gráficas estarán disponibles para todos los usuarios, sin importar la pantalla a la que esté conectada la consola. Scorpio, entonces, ofrecerá la experiencia definitiva de juego en todas las oportunidades.
  • 4
    MEJORANDO EL PASADO
    Decíamos al comienzo de la nota que uno de los pilares del desarrollo de Scorpio era el de mostrar el poderío de la consola aún en pantallas full HD – algo que reinividicamos en el punto anterior, que explica cómo la máquina aprovechará las texturas de los juegos desarrollados con el 4K en mente para mostrar imágenes más claras en todos los televisores y monitores, sin importar su resolución. Pero ¿qué hay del catálogo de Xbox One y Xbox 360 ya disponible para la consola?

    Microsoft ha sido el gran ganador en la carrera de la retrocompatibilidad durante esta generación. Mientras que Sony continúa intentando vendernos su servicio de juego remoto PlayStation Now, en Redmond pusieron manos a la obra y consiguieron la retrocompatibilidad con la generación anterior por software, expandiendo de manera exponencial el catálogo y a la vez mejorando el desempeño de los juegos de Xbox 360 – tendencia que se trasladará a la nueva consola.

    Dado que Scorpio utiliza una arquitectura de hardware igual a la de Xbox One, la retrocompatibilidad con todo el catálogo de esa consola (y su predecesora) están asegurados, y con todo el poder extra disponible, Scorpio no solo ofrecerá experiencias más fluidas, mejores tiempos de carga, imágenes más nítidas y mayor resolución, sino también un mejor desempeño de ciertas funciones de segundo plano, como el grabación automática. Por supuesto que ciertas mejoras dependen del trabajo que el desarrollador quiera ponerle encima, pero considerando que todas las técnicas de escalado estarán disponibles y todos los juegos, sin importar de qué consola sean, deberían poder ejecutarse a 1080p (era hora).
  • 3
    ¿CÓMO? ¿CUÁNDO? ¿CUÁNTO?
    ¿Cómo? Project Scorpio será, por un tiempo más, Scorpio. Difícilmente Microsoft conserve este nombre de prototipo, en particular porque la empresa no tiene ningún interés en alejarse de la familia Xbox. Esta consola es un nuevo eslabón en la cadena que une las dos plataformas (consolas y Windows 10) en un único ecosistema interconectado. Xbox Scorpio no suena muy atractivo – pero sin dudas mucho más que Xbox Two. Veremos con qué delirio salen los pibes de marketing

    ¿Cuándo? Microsoft anunció ya en la E3 del año pasado que tenía planeado lanzar la consola a fines de este año. Noviembre es la fecha más segura.

    ¿Cuánto? La gran pregunta, sin dudas. Ese 4K nativo no es barato, y es en este punto en el que se ve la diferencia en la forma de encarar el futuro de Sony y Microsoft. Sony lanzó una consola que se sentía apenas como una transición, mientras que esta nueva propuesta de Microsoft es un verdadero salto. Un nuevo procesador, 4GB más de RAM, un disco más rápido, lectora de Blu-ray Ultra HD, y un sistema de refrigeración de última generación están al servicio del futuro del gaming, pero ese futuro tiene precio.

    Si Sony lanzó su PlayStation 4 Pro a 400 dólares, todo parece indicar que esta nueva Scorpio puede estar pisando (y quizá superando) los 500. Hay argumentos detrás de esos hipotéticos 100 dólares de diferencia, por supuesto, especialmente considerando que apuntan a emular el desempeño de una PC de 1000 dólares. Pero habrá que ver si son suficientes con un mercado de pantallas 4K que todavía no está instalado del todo.

    Eso o Satya Nadella les da permiso para perder un montón de guita (pero un montón de verdad) y vender la consola a un precio más competitivo para comerle el mercado a Sony.
  • 2
    EL FUTURO DE LAS CONSOLAS
    Como decía en el punto anterior, Scorpio y PlayStation 4 Pro representan dos formas diferentes de ver la industria – hoy y mañana.

    Sony apostó a una actualización dentro de la misma generación, destinada a ofrecer una experiencia apropiada a los pocos poseedores de pantallas 4K sin alienar a la enorme base instalada de usuarios de su exitosa consola – y poder seguir vendiéndola un par de años más a la par. Microsoft, por otro lado, decidió dar un verdadero salto generacional, apuntando a un sistema sensiblemente más poderoso que es difícil pensar no vaya a ofrecer exclusividades que aprovechen en profundidad las nuevas características. Por supuesto, los pibes y pibas de Redmond tienen menos que perder durante esta generación, por lo que pueden dar estos saltos de fe con un poco más de tranquilidad.

    Más allá de la filosofía de cada una de las empresas, queda claro que estamos ante una nueva realidad en el ámbito consolero, alejada tanto de aquellas expectativas apocalípticas de actualizaciones anuales propias de los móviles (algo inviable por el ciclo de desarrollo de la tecnología presente en estas máquinas), pero también completamente desentendida del viejo modelo de “una nueva consola cada cinco años”. Ni los saltos progresivos de los celulares ni las significativas mejoras de los viejos tiempos: el nuevo modelo instala un ciclo de actualización modesta cada tres o cuatro años. Lloren, chillen o pataleen. Es el mundo en el que vivimos.
  • 1
    LO QUE NO SABEMOS
    Más allá de todas las certezas, referidas casi exclusivamente a los aspectos técnicos de la consola, Microsoft nos dejó con el culo lleno de preguntas respecto de Scorpio. Nos referimos a algunas de ellas (nombre, disponibilidad y precio) un poco más atrás, pero todavía quedan muchas interrogantes.

    ¿Scorpio será la entrada de Xbox en Windows 10? Desde el año pasado Microsoft viene integrando las plataformas de su ecosistema. Comenzó con la aplicación de Xbox que permitía usar la consola de forma remota en PC y continuó con Xbox Anywhere que permite compartir software y saves entre plataformas. Si todo el trabajo que se puso en Scorpio se manifiesta en la llegada de juegos de Xbox a PC, Microsoft podría cambiar el panorama para siempre.

    ¿Cuánto tardarán en llegar las exclusividades? A diferencia de la PlayStation 4 Pro que es apenas una actualización marginal de hardware, Scorpio se siente como una verdadera nueva consola con muchas posibilidades por explotar. Esos 4GB de RAM extra y el nuevo chip gráfico pueden hacer maravillas que la Xbox One no puede ni soñar, y los ejecutivos de Microsoft ya se han desdicho respecto de la posibilidad de exclusividades. La empresa, según Digital Foundry, obligará a que los juegos funcionen en toda la familia Xbox, pero yo creo que en 2018 ya veremos el primer juego disponible únicamente para Scorpio. En particular porque…

    ¿Cuál será la relación de Scorpio con la Realidad Virtual? Durante la presentación de la consola se hizo énfasis en el soporte para Oculus Rift (por aquel entonces la vara para medir el hardware) afianzando la relación entra ambas compañías (no olvidemos que Oculus Rift fue lanzado en un pack con un joystick de Xbox One). Pero hoy la realidad virtual ha demostrado no ser el éxito que se esperaba, Oculus no está en su mejor momento, y el visor en la consola significaría alienar a algunos usuarios (algo que no pasa con PlayStation). ¿Habrá Microsoft aprendido a no subirse a todas las tendencias y habrán dado marcha atrás?

    ¿Volverá a ser una videocasetera? Microsoft no la ha pegado muy bien en cuestiones de diseño. La primera Xbox era horrible, la primera Xbox 360 se prendía fuego, y la Xbox One original era una monstruosidad. Pero desde hace unos años (con el lanzamiento de la línea Surface) la empresa parece haberle agarrado la mano y según Digital Foundry, el diseño que veremos en la E3 de la consola será similar al de la Xbox One S (una hermosa máquina), y aunque incluirá un nuevo sistema de refrigeración, prometen que no será tan grande. Habrá que esperar para ver.

1. LOS OBJETIVOS

Durante su charla con Leadbetter, Mike Ybarra explicó los objetivos de esta nueva consola y destacó lo que llama cuatro “pilares” fundamentales – la filosofía detrás de Scorpio con la que buscan recuperar el terreno perdido durante esta generación. Ybarra asegura que al momento de pensar y desarrollar Scorpio apuntaron fundamentalmente a “reconquistar las mentes y los corazones de los desarrolladores”, un claro guiño al abandono de grandes estudios y desarrolladores independientes, que se vieron limitados no solo por las características técnicas de Xbox One, sino también por el resto de las políticas de la empresa (en cuestiones como exclusividades, soporte y demás). Pero más allá del cariño y ya entrando en cuestiones técnicas, el objetivo de la empresa es ofrecer suficiente poderío para entregar una gran experiencia en “verdadero 4K”, proveer retrocompatiblidad completa con el hardware y el software existente, y asegurarse de que Scorpio pueda mostrar su poderío aún en televisores Full HD (1080p). Explicándolo de forma sencilla, Microsoft quiere que, sin importar la pantalla o el software que el usuario posea, Scorpio le ofrezca la mejor experiencia posible. Algo que, a primera vista, parece haber alcanzado.
Anterior Siguiente < >