Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

ANÁLISIS: “Suicide Squad/The Banana Splits #1 Special"

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

El mejor crossover del año.

Tony Bedard, Ben Caldwell, Mark Morales y Jeremy Lawson crearon uno de los mejores crossovers que leí en los últimos años y que tiene como protagonistas a un grupo de personajes de Hanna-Barbera que no vi en mi vida.


No conocía a los Banana Splits y honestamente no tenía en mis planes hacerlo. Para los que no saben quienes son (como yo hasta hace un rato), los personajes pertenecían a una serie infantil animada que comenzó en el año 1968 y finalizó en el año 1970 protagonizada por Fleegle (un perro Beagle), Bingo (un gorila), Drooper (un león) y Snorky (un elefante), animales que integraban una banda musical. Si se preguntan cómo puede ser que estos personajes funcionen con el Task Force X, quédense tranquilos que yo hice lo mismo. La respuesta es muy simple: no tomarse demasiado en serio a los protagonistas ni a la historia, algo que muchos cómics de superhéroes se olvidaron desde hace rato.

La trama es muy simple y no por eso poco efectiva. Después de una misión que salió mal, el escuadrón de DC quedó dividido y su líder, Rick Flagg, fue tomado como rehén por un ejército de cyborgs. Amanda Waller no se puede dar el lujo de darlos por muertos y es por eso que decide armar otro equipo compuesto por los Banana Splits, quienes se encuentran bajo arresto después de meterse en un mundo al que no pertenecen. Es así como vemos a los animales presos en la cárcel de Belle Reve por la sospecha de ser metahumanos y nos muestra cómo se ven envueltos en una pelea con los “normales”, “metas”, “techies” y los demás animales antropomórficos. La historia escrita por Bedard no debería ser tan buena por la naturaleza de este cómic, pero afortunadamente lo es.

Pero el punto más importante para que el relato que involucra a estos dos equipos que nada tienen que ver funcionen, es el arte de Ben Caldwell. El dibujante había mostrado de lo que es capaz cuando necesitamos ver escenas humorísticas desde su trabajo en Prez, el excelente cómic lanzado durante DC YOU. Acá vuelve a hacerlo una vez más. Los gestos faciales de los personajes son muy distinguibles gracias a la exageración de ellos, en especial cuando se trata de los Banana Splits, mi nuevo grupo favorito dentro de DC. Acompañado de Mark Morales en la tarea de entintador y la gama de colores utilizada por Jeremy Lawson, hace que el relato no muy amigable para los niños tenga un tono cero amenazador a la vista. No sé cuántos pueden lograrlo.

Además de esa historia, hay una al final del cómic que tiene como protagonista a Snagglepuss, otro personaje de Hanna-Barbera del que no tenía conocimiento. Y como sucede con la anterior, también es muy buena e incluso podría llegar a decir que es mejor. Mark Russell, guionista de Prez, junto Howard Porter en los dibujos y Steve Buccellato en los colores, se encargan de contar una historia con un alto contenido político actual haciendo referencias a las persecuciones políticas llevadas a cabo por el “macartismo” a principios y mediados de los ’50 en los Estados Unidos de una forma excelente.

En resumen, Suicide Squad/The Banana Splits resultó ser uno de los mejores cómics que leí en el año y por el que no daba ni dos pesos. Ultra recomendado.

Veredicto 8 de 10.