Publicado el

Analisis | Everything is Awesome (?)

The Flash: S03E17 (“Duet”)

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

Silver Age al palo, música, baile y excelentes actuaciones. No puedo pedir más.

No me gustan los musicales, de hecho trato de evitarlos cada vez que puedo, pero hay ocasiones en las que disfruto de alguno, como sucedió con “Once More, with Feeling”, el séptimo episodio de la sexta temporada de Buffy, The Vampire Slayer. Un hecho que lo distinguió en su momento además de su excelente ejecución, fue el lugar clave que tuvo dentro de la serie para avanzar con la trama y en la relación entre los personajes. Y en esta ocasión, el crossover del velocista con Supergirl apuntó a eso.


La historia arranca con Barry de chiquito junto a su mamá mientras ven la película Singing in the Rain, de Gene Kelly y Debbie Reynolds. Ella le dice que “los musicales tienen el poder de hacer todo mejor”. Me alegra coincidir con ella, ya que este capítulo logró capturar la divertidísima esencia que el show tuvo en sus comienzos y que fue desapareciendo con el correr de las temporadas,especialmente en la actual, llena de dramas y conflictos innecesarios que hacen quedar mal a los guionistas como a los personajes.

Para los que no vieron ni miran Supergirl, en el último capítulo un prisionero alienígena de la Tierra-38 se escapa y deja a Kara en coma. Mon-El (¿su no novio?) y J’onn J’onnz la llevan a S.T.A.R. Labs en Tierra-1, lugar en dónde se encuentra el alienígena. Barry y Wally, quien vuelve como Kid Flash gracias a la frase motivadora “Ride, Wallace, ride” de Ricardo H.R. Lombardi, deciden combatir contra el villano Music Meister, quien demuestra ser más poderoso que Flash y también lo deja en coma gracias a un truco hipnótico con sus ojos.

Gracias al malo, como resultado tenemos a Barry y Kara en una especie de alucinación conjunta. Esta se trata de una película situada en la década del ’40, gracias al fanatismo que tienen por los musicales viejos de Hollywood. Cuando Barry ingresa a ese mundo, se encuentra sin poderes y en un club de jazz en el que Kara (también sin sus habilidades) está cantando una versión de “Moon River”, un tema del film Breakfast at Tiffany’s llevado a cabo por la legendaria actriz Audrey Hepburn. Melissa Benoist la rompe toda, no por nada estuvo en Glee como Grant Gustin.

Después de verlo en el público, se dan cuenta de que se encuentran en un lugar de fantasía, ya que varios de los personajes (tanto héroes como villanos) que conocemos en Flash y Supergirl, tienen otros nombres y profesiones. Malcom Merlyn (John Barrowman) es Cutter Moran, el dueño mafioso del club; Winn (Jeremy Jordan), el compañero de Kara en el trabajo aquí es el pianista conocido como Grady y Cisco es un mozo que se llama Pablo, quien tiene sueños de convertirse en una estrella. En ese momento Music Meister vuelve a aparecer y les confirma lo que sospechaban, se encuentran atrapados en un musical y la única manera para salir es llegar al final de la película sin morir, ya que si lo hacen ahí, también lo harán en el mundo real. Después de esta revelación, el capítulo arranca con todo con un número encabezado por Jeremy Jordan, John Barrowman y Carlos Valdes interepretando “Put a Little Love in Your Heart”, un tema de Jackie DeShannon que está relacionado con la motivación del villano para tenerlos atrapados ahí. Su letra también es perfecta para todo lo que Flash y Supergirl representan en sus shows.

Una vez terminado el número, los protagonistas se dan cuenta de que tienen que apelar a la fórmula del género para hacer avanzar la historia, pero son atrapados por el Profesor Martin Stein (Victor Garber), quien dentro de este lugar es el marido del mafioso conocido como Digsby Foss, interpretado por Jesse L. Martin, rival de Cutter. Digsby los necesita para que encuentren a su hija Millie. Los protagonistas acceden, la encuentran gracias a Pablo y la descubren viviendo junto a Tommy, el hijo de Cutter. En este mundo, Millie y Tommy son versiones de Iris y Mon-El, quienes están enamorados, algo bastante chocante para Barry y Kara, quienes los convencen muy fácilmente para que les cuenten la verdad a sus padres. Esto los hace darse cuenta de lo equivocados que estaban con sus vidas amorosas y ya tienen en claro lo que tienen que hacer para solucionar sus respectivas relaciones. Una vez que Millie les comenta acerca de su relación a sus papás, Victor Garber, Jesse L. Martin y John Barrowman la descocen con una versión de “More I Cannot Wish You”, perteneciente a la película Guys and Dolls, protagonizada por Marlon Brando, Frank Sinatra, Jean Simmons y Vivian Blaine.

A pesar de contar con la aparente bendición de sus padres, ambos bandos deciden ir a la guerra por esa relación que realmente no aprueban. Sin saberlo, Barry y Kara regresan al club, donde se dan cuenta de que necesitan continuar con la trama y para ello necesitan cantar una canción original. El dúo canta (y baila) “Superfriends”, una canción escrita por Rachel Bloom, guionista y protagonista de la serie Crazy Ex-Girlfriend, ganadora de un Globo de Oro a Mejor Actriz en comedia quien además obtuvo un Premio Hugo por el video musical “Fuck Me, Ray Bradbury”. Una genia. Ese talento trasladado a los protagonistas calza perfecto gracias a la química increíble que tienen cada vez que están juntos en pantalla.

En Tierra-1, Cisco, Kid Flash y Martian Manhunter (no puedo creer que estoy escribiendo esto) atrapan a Music Meister, quien una vez en la celda les dice a Iris y Mon-El que ellos son los únicos que pueden ayudar a sus ex parejas para salir del coma en el que se encuentran. Ese estado empeora cuando Barry y Kara son baleados durante el enfrentamiento entre Cutter y Digsby. Desesperados, Iris y Mon-El le piden a Cisco que los transporte a ese lugar. Cuando llegan, los encuentran al borde de la muerte y como sucedió en El Quinto Elemento y en la Bella Durmiente, los dos despiertan después de ser besados por Iris y Mon-El gracias al poder del amor. SILVER AGE RULES.

Una vez conscientes, Music Meister se escapa de la celda y les explica que estuvo viéndolos desde hace rato y que le encantan los buenos, fue por eso que decidió enseñarles una lección acerca del amor. Básicamente hace lo que cualquiera de nosotros hubiésemos hecho desde hace rato, resolver el tema lo más rápido posible. El gran misterio es que nunca nos cuentan quién es en realidad ni de dónde viene. Cuando H.R. le pregunta a qué Tierra pertenece, el no villano le explica que su naturaleza es muy complicada para que la entiendan.

Kara regresa junto a Mon-El y J’onn J’onnz a su Tierra y Barry vuelve con Iris a su departamento, donde decide darle play a su celular y cantarle “Runnin’ Home to You”, escrita por Benj Pasek y Justin Paul, ganadores del Oscar por “City of Stars” en La La Land. Grant Gustin saca a brillar todo su encanto en el tema más personal de todo el capítulo y que cierra con la propuesta de casamiento a Iris. LOS MUSICALES TIENEN EL PODER DE HACER TODO MEJOR.

Como conclusión, “Duet” es el mejor de la tercera temporada por escándalo y hace brillar a todos en especial a Victor Garber, Jesse L. Martin (¿hace algo mal?) y John Barrowman. Por su excelente performance el capítulo se podría haber llamado “Dads” tranquilamente. Más de esto y menos drama súper estirado, por favor.