Publicado el

Noticias | El fin de una era

Adios PlayStation 3: Sony mata la consola en Japón

Volver a la home

Por: Leo Valle

La compañía confirmó que la producción de PlayStation 3 terminará pronto. A compartir anécdotas.

Allá por noviembre de 2006, cuando Sony lanzó la PlayStation 3, el por entonces capo de PlayStation Kaz Hirai había prometido un ciclo de vida de un década – algo que sonaba un tanto exagerado en un comienzo, pero comenzó a tener sentido a medida que veíamos el soporte para la exitosa PlayStation 2 extenderse cada vez más.

Pero como nada es para siempre, esta semana, diez años y cuatro meses después de su debut, Sony anunció a través de su sitio oficial (via Gematsu) que planea “terminar con los envíos [de consolas Super Slim de 500GB] muy pronto”, lo que representa el fin de la producción y, por ende, el final anunciado de la consola.

Sin dudas PlayStation 3 fue un producto conflictivo para Sony. La compañía, agrandada como alpargata de gordo después del fenómeno que fue PlayStation 2, pensó que la fidelidad de marca iba a ser suficiente para convencer al público de elegir su plataforma sobre la más barata y atractiva (aunque inevitablemente fallada) Xbox 360 lanzada un año antes. Con un sistema técnicamente superior al de la competencia pero con una tecnología para la cual era mucho más complicado programar (el infame procesador Cell diseñado en colaboración con Toshiba e IBM), Sony rápidamente se encontró con una consola más cara, más fea y que (más importante) reproducía versiones gráficamente inferiores (o incluso injugables como el caso de Bayonetta o The Elder Scrolls: Skyrim) de los juegos multiplataforma. El reproductor de Blu-Ray no estaba teniendo el impacto que el DVD había tenido en su predecesora, la compañía rápidamente abandonó la retrocompatibilidad (que se realizaba por hardware resultaba muy cara), y muchas de las decisiones de diseño pasaban de cuestionables a rechazables.

Las declaraciones de los ejecutivos de la empresa tampoco ayudaban. Hirai en algún momento expresó que estaba convencido que los fanáticos iban a conseguir un segundo trabajo si era necesario para poder comprarla, mientras que Phil Harrison intentaba convencernos que el control original (conocido como Sixaxis) era incompatible con la tecnología de vibración – una mentira que les terminó explotando en la cara cuando lanzaron el Dualshock 3.

Sin embargo, muy lentamente la compañía fue haciendo pie, acomodando el precio, el diseño y el catálogo de juegos. PlayStation Plus, cuyo lanzamiento fue un tanto cuestionable, encontró su mejor forma cuando se implementó la Instant Game Collection. Sony empezó a entender que gran parte del éxito de PlayStation 2 no radicaba solo en sus juegos AAA, sino también en el vasto catálogo de proyectos más experimentales, que resultó en clásicos instantáneos como Journey, Tokyo Jungle, Demon’s Souls, Little Big Planet, echochrome, Heavy Rain o hasta (con permiso de los lectores) PlayStation Home, los cuales, con diferentes niveles de éxito llevaron las experiencias en consola un poco más allá.

Y más allá de los juegos de nicho, PlayStation 3 nos dejó joyas como Metal Gear Solid 4, The Last of Us, Ratchet and Clank Future: A Crack in Time, Valkyria Chronicles, inFamous 2, Ni no Kuni: Wrath of the White Witch o Super Stardust HD; y otros grandes juegos como God of War 3, las sagas Killzone y Resistance, Gran Turismo 5, y varias colecciones de juegos remasterizaciones como la saga God of War, Ratchet and Clank, Kingdom Hearts o Ico y Shadow of the Colossus.

El éxito de la consola en Europa y Asia mantuvo a PlayStation 3 siempre a tiro de Xbox 360, que en Estados Unidos llegó a superar en ventas a la consola de Sony a razón de 2 a 1 (de hecho los números finales hablan de casi 50 millones de Xbox 360 contra casi 30 millones de PlayStation 3 en el país del norte). Y aunque en el conteo global le da Sony una pequeña ventaja de ventas, la realidad es que la gran ganadora de la generación pasada fue la consola de Microsoft – cuya producción finalizó en abril del año pasado.

Así que si pretenden seguir usando los juegos de PlayStation 3 que tienen archivados asegúrense de que su consola funciona bien, porque se acaban.