Publicado el

Ránking | Canción en pantalla

Cine + Rock: 10 pelis argentinas protagonizadas por músicos

Volver a la home

Por: Cecilia Bona

Que el músico haga la banda sonora de la peli que protagoniza, es un negoción. Aquí, los casos.

La industria del videoclip obligó a músicos de todo el mundo a aprender a actuar, estar frente a una cámara y jugar con ella hasta hacerle sentir al público lo que está interpretando. 

La Argentina no fue ajena a este fenómeno y muchos directores de cine vieron -detrás de esas escenas rabiosas y cortitas- a verdaderos talentos. 

Así fue como músicos y músicas fueron convocados a participar de películas con más o menos éxito. En general, la convocatoria venía en combo y el elegido terminaba componiendo la banda sonora. 

A medida que vayas recorriendo este top te aseguramos más de una sorpresa. Sin spoilearte nada, te proponemos repasar los casos más sobresalientes y pensar los que pudimos haber dejado afuera. Si juntamos 10 ejemplos en los comentarios, hacemos segunda parte. 

  • 10
    Más bien (Gustavo Cerati)
    En la antesala del lanzamiento de su disco “Siempre es hoy” (2002), Gustavo Cerati se permitió aceptar un papel protagónico en la película “+ bien” de Eduardo Capilla. Jorge era un médico que había perdido a su mujer y a su hija en el terremoto de Osaka y decidía partir en busca de aventuras. Estéticamente, la película es extraña, luce onírica y sus colores se mezclan todo el tiempo. A parte, tiene desfasado el audio y el guión es algo inverosímil, pero es una oportunidad de volver a ver al músico, que además de actuar compuso la banda sonora de la que se destaca “La costura de Dios”. ¡Ay, talentoso Gustavo! ¡Cómo te extrañamos!
  • 9
    Peluca y Marisita (Iván Noble)
    Amante de las armas y arisco, así era “El mudo”, un personaje interpretado por el cantante Iván Noble en la tira de Pol-ka “099 Central” (2002). Si bien el papel puso en los televisores de todo el país a la voz de “Avanti morocha”, ese no sería su primer rol actoral. De hecho, un año antes había protagonizado el film “Peluca y Marisita” del director independiente Raúl Perrone. La historia mostraba cómo Peluca (Noble) era acorralado por la vida cuando su novia quedaba embarazada, él no tenía trabajo y un amigo caía a su casa con 5 kilos de cocaína. Aunque no fue lo suficientemente exitosa, la producción estuvo bien lograda y consiguió transmitir esa sensación de encierro que sufrían los protagonistas.
  • 8
    Gitano (Sandro)
    Además de Palito Ortega (¡!), Sandro fue uno de los músicos que mejor supo combinar su carrera con la actuación. Con más de una decena de apariciones en la pantalla grande, el hombre de los movimientos de pelvis y cadera infartantes se podía considerar a sí mismo un actor. Para seleccionar la película de este puesto hicimos una terna entre “Muchacho”, “Operación Rosa Rosa” y la que se alzó ganadora: “Gitano”. Es que la producción de 1970 tiene todos los condimentos para sorprendernos de lo que fue capaz el cine nacional. En la trama, Roberto Vega (Sandro) trabajaba en un parque de diversiones hasta que era acusado de un crimen que no había cometido y decidía huir. Mientras transcurría la historia, el personaje sacaba la guitarra y mechaba un tema. ¡Grande, maestro!
  • 7
    Hipersomnia (Fabiana Cantilo)
    Ícono del rock nacional, Fabiana Cantilo coqueteó con la actuación en más de una oportunidad. Entre otras experiencias, fue una pariente caída de sorpresa en “Guapas”, apareció en “Graduados” y se interpretó a sí misma en la tira “Viudas e hijos del rock and roll”. El 30 de marzo será la próxima vez que podremos verla tras la pantalla en la película “Hipersomnia” de Gabriel Grieco. Allí se pone en la piel de “El jefe”, una tratante de personas que se relaciona con la protagonista. Además, Fabi es la voz del tema principal del film “Cae el sol” (Airbag) junto a Claudia Puyó y Daniela Herrero.
  • 6
    El extraño del pelo largo (Litto Nebbia)
    Un joven Litto Nebbia (pelo corto, sin bigote y un poco más delgado) apareció en los cines en 1970. No, no fue para contar que había compuesto La balsa en el baño de La Perla de Once sino para encarnar a un tímido muchacho que hacía canciones para ser reconocido. La producción fue relativamente exitosa y, según contó Nebbia tiempo después, le permitió juntar el dinero suficiente para editar su primer disco solista y anular el compromiso que había asumido para rodar dos pelis más. Sin embargo, años más tarde Litto fue tentado y convencido para aparecer en los films “La redada” y “Quien quiera oír que oiga”.
  • 5
    Bohemia (Andrés Calamaro)
    Si en 2014 te compraste el disco “Bohemio” de Andrés Calamaro es probable que te hayan ofrecido agrandar tu menú con el DVD de la película en la que el músico y parte de su historia fueron protagonistas. Hablamos de “Bohemia”, un film dirigido por Leo Demario (responsable de diversos videoclips del Salmón) en el que una estrella de rock (Carla Quevedo) buscaba crear su gran obra sumida en el dolor por la muerte del “Flaco” Spinetta. En ese ínterin, la mujer –de rulos oscuros y anteojos de sol tal como luce Calamaro- estaba en riesgo de perder a su novia Micaela Breque. Producción experimental si las hay, fue montada en blanco y negro.
  • 4
    Silvia Prieto (Rosario Bléfari)
    ¿Cuántas personas se llaman Silvia Prieto? En la película homónima de Martín Rejtman hay –a priori- dos. Una de ellas, interpretada por la cantante de rock independiente Rosario Bléfari, lleva una vida común y corriente hasta que se muda a Mar del Plata y un turista italiano le revela la existencia de una tocaya de nombre y apellido. La producción de 1999 se completaba con la aparición de Silvias Prietos verdaderas sobre el final de la película. Con la participación aquí, Bléfari demostró que era una artista multiplataforma.
  • 3
    Los guantes mágicos (Vicentico)
    Ni conductor de Uber ni taxista, Vicentico interpretó en 2003 a un remisero cansado de hacer su monótono trabajo a bordo de un Renault 12. Para salir de esa situación, lo vendía y se iniciaba en el negocio de los guantes mágicos. En el film, dirigido por Martín Rejtman, también actuaban Valeria Bertucelli (esposa del cantante en la vida real) y Fabián Arenillas. Sin embargo, esta no era la primera incursión de Vicentico en el cine. De hecho, en 1995 participó de la singular “Mil Boomerangs” en la que una banda de rock varada en Buenos Aires pasaba un fin de semana en el campo.
  • 2
    Balada para un Kaiser Carabela (Luis Alberto Spinetta)
    Imposible que fuera de otra manera: una producción de cine con Luis Alberto Spinetta no podía existir sin poesía. Desarrollemos… En 1987 el músico y compositor de Villa Urquiza aceptó formar parte de un proyecto de Fernando Spiner que terminó siendo el corto “Balada para un Kaiser Carabela”. Spinetta se dedicó tiempo completo: compuso la música original y puso la piel al personaje de Finney, habitante de un pueblo desértico lleno de fichines y autos abandonados a donde llegaban una mujer y un niño desconocidos. “(La idea) Nace de un profundo deseo de filmar un corto muy influenciado por un cierto tipo de cine como las películas de Wim Wenders, sin diálogos, más poéticas”, diría Spiner en una entrevista.
  • 1
    Lo que vendrá (Charly García)
    El cast venía así: Hugo Soto, Juan Leyrado… y Charly García. A fines de los ’80 y después de un año de ir a verlo a la casa para convencerlo, el director Gustavo Mosquera logró que García le diera el sí para actuar en su película. Así fue que el músico se embarcó en un proyecto que le demandaba doble rol: encarnar a un chofer de ambulancia del futuro y componer la banda de sonido. La trama de “Lo que vendrá” colocaba al cuidado del personaje de Charly a un herido de bala durante una manifestación del mañana y ambos tenían que enfrentarse al villano interpretado por Leyrado. Say no more.

1. Más bien (Gustavo Cerati)

En la antesala del lanzamiento de su disco “Siempre es hoy” (2002), Gustavo Cerati se permitió aceptar un papel protagónico en la película “+ bien” de Eduardo Capilla. Jorge era un médico que había perdido a su mujer y a su hija en el terremoto de Osaka y decidía partir en busca de aventuras. Estéticamente, la película es extraña, luce onírica y sus colores se mezclan todo el tiempo. A parte, tiene desfasado el audio y el guión es algo inverosímil, pero es una oportunidad de volver a ver al músico, que además de actuar compuso la banda sonora de la que se destaca “La costura de Dios”. ¡Ay, talentoso Gustavo! ¡Cómo te extrañamos!
Anterior Siguiente < >