Publicado el

Ránking | Seee-Gaaa

Blast Processing: La gloria de Sega en 15 juegos

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Tags: SEGA
Varias décadas de Gaming resumidas en 15 títulos icónicos de Sega. ¡Conocelos!

Sega es una compañía que puede jactarse de muchas cosas, entre ellas la de haber sido una de las principales protagonistas de la llamada "guerra de las consolas" allá entre las décadas del '80 y '90, haciéndole frente a la empresa del fontanero italiano al ritmo del provocador slogan "Sega Does What Nintendon't" (Sega hace lo que Nintendo no). Y tenían razón, Sega hizo lo que Nintendo no: se fundió.

Pero chistes malos aparte (de los que Sega no se ríe), la empresa comenzó su carrera como desarrolladora de máquinas tragamonedas bajo el nombre de "Service Games", luego abreviando a "SEGA" cuando mojaba los piecitos en el océano del desarrollo de videojuegos para máquinas de arcade, previo a su inmersión y expansión en el mundo de las consolas.

A lo largo de los años Sega se dio el lujo de lanzar al mercado una muy decente colección de consolas hogareñas y hasta portátiles, a las cuales se les atribuyen muchos títulos hoy icónicos en la industria gamer. Aún luego del cese de producción de hardware, Sega continúa desarrollando para otros sistemas, entregando productos de calidad para el deleite de sus jugadores.

Por todo esto, repasemos un poco la historia Gamer de la compañía haciendo énfasis en quince de sus juegos más emblemáticos. Meté ficha y pulsá START, que arranca el viaje por el callejón de los recuerdos.

  • 15
    Sega Bass Fishing (1998)
    Sí, empezamos el listado con un juego de pesca. ¿Y por qué, se preguntan? Bueno, principalmente porque este juego de pesca, tanto en su versión de arcade y especialmente en el port de Dreamcast, cuenta con el uso de un control con forma de caña de pescar. Este control posee sensores que lo vuelven pionero en la tecnología de control por movimiento que Nintendo mejoraría con la salida de la Wii; pero, por ahora, para lo único que servía era para salir a pescar sin despegarnos de nuestro sillón favorito.

    Okay, el control este también se podía usar para SoulCalibur y Virtua Tennis. O sea, entiendo lo de Virtua Tennis, pero... ¿SoulCalibur también? Y buéh.
  • 14
    NiGHTS into Dreams (1996)
    Sega y Sonic Team son los responsables de uno de los íconos de Sega Saturn: NiGHTS into Dreams, una aventura por el mundo de los sueños y pesadillas para ayudar a dos jóvenes a superar sus miedos y cumplir sus sueños en el mundo real; sueños que les están siendo arrebatados por el malvado Wizeman y sus compinches. Por fortuna contarán con la ayuda de Nights, uno de los subordinados de Wizeman que se rebela ante los deseos de su superior, lo que lo lleva a ser exiliado. Ahora en contra de su ex-jefe, Nights ayudará a los jóvenes Elliot y Claris a recuperar sus emociones y combatir sus pesadillas.

    El juego mostraba un fantástico despliege audiovisual (excepto en sus cinemáticas CGI, que nos da algunos de los peores ejemplos de modelado de personajes), pero su mayor punto fuerte estaba en su jugabilidad; un híbrido entre juego de plataformas enfocado mayormente en secuencias de vuelo, hermosas pero ligeramente frenéticas. Es en serio, debido a la intensidad de sus secuencias de vuelo, el juego advierte desde el primer momento que aquellas personas con sensibilidad pueden verse afectadas por lo que se ve en pantalla. Advertencias aparte, NiGHTS fue un excelente título que se ganó su público y hasta una secuela.
  • 13
    Zaxxon (1982)
    El juego más viejito del listado es, también, uno de los más innovadores. Zaxxon podría haber sido un juego de navecitas más del montón... si no fuera por su inusual perspectiva isométrica y la posibilidad de controlar la altitud de nuestra nave en pleno vuelo, algo que por aquel entonces era impresionante de ver y experimentar.

    Por lo demás, el juego sigue los estándares de todo buen juego de naves de aquellos años: disparale a todo lo que encuentres en el camino. Las diferencias principales con este título residen en esquivar obstáculos; principalmente paredes; navegando nuestro vehículo para hacerlo pasar por algún hueco en la estructura. La otra cualidad especial es que nuestra nave tiene un límite de combustible y es necesario ir reabasteciéndonos en pleno vuelo. Una nueva perspectiva para el género... en todo sentido.
  • 12
    Space Harrier (1985)
    Cuando tu juego rebosa de jugabilidad, la historia es totalmente innecesaria. Tal es el caso de Space Harrier, uno de los títulos más originales del catálogo de Sega. Aquí controlamos a nuestro protagonista, un muchacho que puede desplazarse por el aire gracias a su cañón-jet, y que puede disparar lasers desde el mismo dispositivo. La misión: dispararle a todo lo que se mueva. El chiste: TODO se mueve. Los niveles se presentan como viajes a toda velocidad por escenarios que intentan emular una trepidante experiencia en 3D... y lo logra bastante bien. La acción desborda por todos lados y la sensación de velocidad al recorrer cada nivel es impresionante. ¿Están listos para entrar a la Zona de Fantasía? ¡Vamos, entonces!
  • 11
    Wonder Boy (1986)
    Usualmente conocido como "el arcade que juegan las chicas", aquí tenemos una de las más coloridas e icónicas presencias en las salas de arcade. Wonder Boy nos desafía a recorrer niveles con nuestro protagonista, el propio Chico Maravilla, cuya novia fue raptada por el malo de turno. Trillado, lo sé, pero eran otras épocas y el enfoque se hacía en el gameplay, y este juego tiene gameplay para rato. La jugabilidad se centra en un balance entre velocidad y habilidad. Velocidad, porque tenemos un tiempo límite para superar cada nivel, basado en nuestro medidor de comida; y habilidad, porque desde luego que todos y cada uno de los niveles están plagados de peligros en forma de enemigos y trampas mortales.

    Wonder Boy cosechó éxitos a rajatabla y fue la piedra fundacional de toda una franquicia, que a su vez dio lugar a diferentes iteraciones en géneros inesperados, como los queridos juegos de rol de Wonder Boy in Monster Land. Hablando de eso, este año sale la remake de The Dragon's Trap, y se ve hermoso.
  • 10
    Virtua Tennis (1999)
    Dando inicio a la franquicia homónima, Virtua Tennis se mandó su saque en 1999 para lograr un Ace a la primera. Tanto el nivel de detalle en sus modelos poligonales como los fluidos movimientos de los jugadores y la física de la pelota sorprendieron a todo el que ponía sus manos en los controles y se mandaba alguna devolución gloriosa. Originalmente contaba con ocho jugadores profesionales de la vida real, a los que se sumaban otros ocho jugadores, ahora ficticios, que se podían ir habilitando durante el juego.

    Los fanáticos del tenis, felices de la vida por este fantástico producto de Sega; y no sería muy descabellado pensar que más de un fanático actual despertó su interés por este deporte gracias a esta franquicia. ¡Adentro!
  • 9
    Out Run (1986)
    Qué belleza que es este juego, desde su apartado gráfico hasta su banda sonora. Este viaje a bordo de una elegante Ferrari Testarossa nos lleva a recorrer las rutas en una carrera contra el tiempo (y contra el tránsito, también). Además de su jugabilidad impecable, que todavía hoy en día mantiene un alto estándar y se puede disfrutar perfectamente, el juego se destacó por permitirle al jugador elegir el camino a seguir, ya que al llegar a cada marcador del mapa se nos ofrecían dos posibles caminos, además de precioso tiempo adicional para nuestro reloj. Esto hacía que la experiencia contara con una alta rejugabilidad, algo que fue muy bien recibido de parte de críticos y jugadores por igual. Dale, metele Magical Sound Shower, pisá el acelerador, y partamos en un nuevo viaje.
  • 8
    Shinobi (1987)
    ¿Alguien pidió pura acción plataformera? Shinobi cumple. Este clásico de Sega nos pone al control de Joe Musashi, que debe recorrer nivel tras nivel abriéndose paso a ataques ninja para rescatar a los niños de su clan, que han sido raptados por la organización criminal Zeed. Hoy en día el juego puede pecar de tener un apartado gráfico que no envejeció demasiado bien, pero el resto del juego mantiene un respetable nivel de calidad. Se destaca la gran variedad de movimientos de nuestro ninja protagonista, pudiendo incluso saltar a plataformas en niveles superiores o inferiores. Y no olvidemos el memorable nivel de bonus de encajarle estrellitas ninja a los enemigos que se acercan a nosotros, todo desde una perspectiva en primera persona. Genial.
  • 7
    Golden Axe (1989)
    Clásico de clásicos, Golden Axe es un icónico juego de acción que nos lleva al mundo de fantasía de Yuria, donde un villano llamado Death Adder capturó al Rey y a la Princesa, se apropió de la titular Hacha Dorada (Golden Axe), y ahora amenaza con destruir tanto el arma como a la familia Real. Pero entonces entran en escena tres héroes dispuestos a hacer frente a Death Adder y sus hordas: el enano Gilius, el bárbaro Ax, y la amazona Tyris. Los tres tienen motivos personales para darle al maloso la paliza de su miserable vida, y así arranca un viaje que recorre los fantásticos escenarios de Yuria y sus peligrosos caminos.

    Ah, y podemos montarnos en dragones. Por supuesto que podemos montarnos en dragones. Ojalá que le hayan dado un aumento al que sugirió añadir eso al juego.
  • 6
    Streets of Rage (1991)
    Tomando el concepto y gameplay de Golden Axe y mejorando sus controles, Sega nos deleitó con un nuevo juego de acción bajo el nombre de Streets of Rage, el primero de la franquicia. Ahora cambiamos el escenario a una ciudad moderna en la que el crimen está por todas partes. Tres jóvenes policías abandonan la Fuerza para hacer justicia por mano propia, recorriendo las calles y enfrentando a cuanto maloso tenga el infortunio de cruzarse en su camino, hasta llegar al corazón del temible sindicato criminal que controla los hilos tras bambalinas en un intento de cortar el crimen de raíz.

    Sí, no es el argumento más original, pero es perfectamente funcional a un juego que se luce en su gameplay; en especial al disfrutarlo con un amigo en juego cooperativo. El hecho de que cuente con un apartado gráfico hermoso y una banda sonora memorable es un plus.
  • 5
    Virtua Fighter (1993)
    El género de los juegos de lucha se llevó una sorpresa aquel día de 1993 cuando Sega presentó ante el mundo el primer juego de pelea íntegramente creado a base de polígonos. Virtua Fighter entró al ring y cautivó a la audiencia con movimientos fluidos y una cámara que no desperdiciaba ningún ángulo, abriendo las puertas literalmente a una nueva dimensión en el género.

    El juego original contaba con ocho jugadores seleccionables, los que había que derrotar previo a enfrentar a un noveno luchador que oficiaba de jefe final. Se podía ganar un combate reduciendo la barra de energía enemiga a cero (la opción clásica) o también forzando al contrincante a abandonar el área de lucha. Es notable que su jugabilidad se ha mantenido aceptable pese al paso del tiempo, y de hecho fueron varias de sus características de control las que inspirarían a futuros juegos de lucha con personajes tridimensionales.
  • 4
    Yakuza (2005)
    El más moderno de los grandes juegos de Sega en este listado es, también, el inicio de una nueva franquicia. Su nombre: Yakuza. Su protagonista: Kazuma Kiryu. Su temática: mundo abierto con elementos de RPG. Una de las cualidades que más cautivó del juego es su fiel reproducción del distrito de Kabukicho, que utilizó para el Kamurocho del juego. Su estilo de juego abierto y sistema de combate también fueron bien recibidos, pero fue su atrapante historia lo que terminó de vender el producto.

    El juego gustó tanto que generó múltiples secuelas, spinoffs y hasta películas. Mirá si eso no es tener éxito.
  • 3
    Daytona USA (1993)
    Un día, hace ya dos décadas, entramos a la sala de arcades y nos encontramos con una serie de máquinas de carreras, una al lado de la otra. Todas eran idénticas y, al examinarlas un poco mejor, comprendimos que todas estaban conectadas para jugar en multijugador. Su nombre, Daytona USA. Era el nacimiento de un vicio arcadoso.

    Este juego de carreras contaba con uno de los mejores apartados gráficos de la época y un sistema de manejo fantástico; un delicado balance entre facilidad de uso y dificultad para dominarlo. Las carreras ya arrancaban con el auto rodando, así, sin más preámbulos. Era genial. Pero mil veces mejor era jugar con amigos, y algunas salas de arcades tenían hileras de estas máquinas. Negocio redondo. Diversión asegurada. ¿Otra vuelta? Y dale.
  • 2
    Shenmue (1999)
    Aquellos que pudieron disfrutar de la Dreamcast en su mejor momento seguramente también tuvieron el indescriptible placer de atestiguar uno de los juegos más innovadores de su época. Shenmue es la historia de venganza de Ryo Hazuki por la muerte de su padre. Hasta aquí, todo normal. Las genialidades arrancan desde el momento de describir al juego como género, pues Shenmue es uno de los pioneros en múltiples apartados. no sólo se trataba de un juego de mundo abierto con elementos de rol, también contaba con una de las primeras iteraciones de Quick-Time Events, actividades secundarias, ciclos de día y noche y hasta climas diversos. Su enorme nivel de detalle (para la época) sorprendió a críticos y jugadores por igual, y se ganó el status de Juego de Culto que todavía hoy se mantiene intacto; más aún luego de aquel anuncio de su tercera parte, hace ya un par de años.

    Y hablando de eso... ¿¿Qué pasó con Shenmue III??
  • 1
    Sonic the Hedgehog (1991)
    Y, sí, no podía ser otro. Sonic fue el caballito de bat--Bueno, el puercoespín de batalla de Sega para hacerle frente a Mario en el género de las plataformas, y también para demostrar el poder de procesamientos de las consolas de Sega mediante gameplay frenético mientras mantenía una seda de cuadros por segundo. Por eso es que la primera aventura de nuestro erizo favorito ayudó a cementar la posición de Sega en la guerra consolera que se estaba desarrollando: juegos que apuntaban más a la acción y velocidad que los "adorables y coloridos juegos para nenitos" de la Gran N.

    Y Sonic tenía mucho a su favor: mundos extravagantes y fantástica acción plataformera, así como un adversario que se volvería tan icónico como el puercoespín azul: el genial Doctor Robotnik (luego conocido como Eggman en iteraciones futuras). Las creaciones mecánicas de Robotnik venían a poner en peligro el hábitat natural de Sonic y de las pequeñas e inocentes criaturitas del bosque, y de ahí surge la necesidad de detener al maloso. Una historia simple para una época que no necesitaba muchos argumentos en sus juegos, lo que permitía enfocar todos los recursos en refinar la jugabilidad. Gracias por todo, Sonic; y nos vemos en Sonic Manía, que parece que lo tiene todo para ser un excelente regreso a lo mejor de la franquicia.

1. Sega Bass Fishing (1998)

Sí, empezamos el listado con un juego de pesca. ¿Y por qué, se preguntan? Bueno, principalmente porque este juego de pesca, tanto en su versión de arcade y especialmente en el port de Dreamcast, cuenta con el uso de un control con forma de caña de pescar. Este control posee sensores que lo vuelven pionero en la tecnología de control por movimiento que Nintendo mejoraría con la salida de la Wii; pero, por ahora, para lo único que servía era para salir a pescar sin despegarnos de nuestro sillón favorito. Okay, el control este también se podía usar para SoulCalibur y Virtua Tennis. O sea, entiendo lo de Virtua Tennis, pero... ¿SoulCalibur también? Y buéh.
Anterior Siguiente < >