Publicado el

Ránking | Más barato por docena

Épicas: 10 pelis de tipo tres horas para ver en Netflix

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
Son larguísimas, sí, pero valen la pena.

Son geniales, clásicos indiscutidos, obras maestras, pero también son películas larguísimas que ameritan un par de pausas para ir al baño (bueh, tal vez tres). Lo bueno es que están en Netflix y existe esa posibilidad de poner pausa y retomarlas cuando más les guste. Eso sí, son de visionado obligatorio porque las mejores historias siempre se toman su tiempo para ser contadas. Dale, no tienen excusa, un par de almohadones, algún tentempié, y tres horitas (o más) de su ajetreado día para disfrutarlas.

ACTUALIZADA AL 14 DE FEBRERO DE 2018

 

  • 10
    Hasta que Llegó Su Hora (C'era una volta il West, Sergio Leone, 1968) (2h46)
    Empezamos por la más “cortita” de la lista (ya se imaginarán lo que se viene), un spaghetti western hecho y derecho, protagonizado por Charles Bronson, Henry Fonda, Jason Robards, Claudia Cardinale y Gabriele Ferzetti. Sergio Leone arranca con su famosa “Once Upon a Time Trilogy” y, de paso, se despacha con una de sus obras más logradas, la historia de un misterioso personaje apodado Armónica (Bronson), en busca de Frank (Fonda), un despiadado pistolero que trabaja bajo las órdenes de Morton, un ricachón que controla el transporte ferroviario. Armónica termina haciendo equipo con Cheyenne (Robards), acusado de asesinar a toda una familia; pero detrás de todo esto hay una viuda, un terreno del que los poderosos quieren echar mano y un par de buenos samaritanos que tratarán de protegerla.
  • 9
    Casino (Martin Scorsese, 1995) (2h58)
    Este drama biográfico criminal -basado en el libro homónimo de Nicholas Pileggi, que ya colaboró con Scorsese en “Buenos Muchachos” (Goodfellas, 1990)- le pone punto final a una era: “Casino” es el octavo y último trabajo conjunto entre el director y Robert De Niro, al menos, en la gran pantalla (y hasta que llegue “The Irishman”). La codicia, el engaño, el poder y los asesinatos a diestra y siniestra son el eje de esta historia entre dos amigos mafiosos que, a la larga, se torna en rivalidad. Sam ‘Ace’ Rothstein (De Niro) – en la realidad, Frank Rosenthal, quien dirigió varios casinos de Las Vegas para la mafia de Chicago a lo largo de las décadas del setenta y ochenta-, judío-americano dedicado a las apuestas deportivas y el juego de alto nivel, se hace cargo de la supervisión del Tangiers. Nicky Santoro (Joe Pesci) es el encargado de supervisar que el dinero ilegal llegue a las manos de los jefes. En el medio esta Ginger (Sharon Stone), la esposa “trofeo” de Ace, punto clave entre la enemistad y el control de este imperio de las apuestas que se levanta entre los dos hombres.
  • 8
    Caracortada (Scarface, Brian De Palma, 1983) (2h50)
    “Say hello to my little friend” expulsa un desaforado Tony Montana (Al Pacino) en uno de los clímax más hemoglobínicos del cine gansteril de todos los tiempos. La frase es el último grito de guerra de este “rey” del hampa -que alguna vez fuera un pobre inmigrante cubano llegado a la tierra de la libertad con ansias de vivir el sueño americano- ante el inminente e ineludible final que le espera. El director Brian De Palma y el guionista Oliver Stone hicieron hasta lo impensado para sacar adelante a este gran exponente del género que tiene sus orígenes en otro clásico -“Scarface” (1932) de Howard Hawks y Richard Rosson-, sólo que esta remake cambia europeo por centroamericano, quien decide hacer rancho en Miami, en los primeros años de la década del ochenta, donde descubre que las drogas, las mujeres y la guita es lo que hacen grande a un hombre. Aprovechen que se viene una nueva versión con Diego Luna a la cabeza.
  • 7
    El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street, Martin Scorsese, 2013) (2h59)
    El nuevo milenio encontró a Martin Scorsese en busca de un actor fetiche que reemplace su bromance con Robert De Niro. Por suerte, encontró a Leonardo DiCapio y, de sus cinco colaboraciones hasta la fecha ((seis si contamos “The Audition”), sin dudas, ésta es una de las más memorables. Una vez más, la cámara prodigiosa del realizador, sumada a los encantos de Leo, se ponen al servicio de la historia, en este caso, un hecho real basado en las memorias del mismísimo Jordan Belfort (DiCaprio), joven entusiasta convertido en un triunfante y adinerado agente de bolsa de Nueva York, cuya vida de excesos lo llevaron desde la cima hasta lo más hondo de un escándalo de corrupción, engaños y fraude ligado al mundo corporativo internacional. El tipo terminó cumpliendo 22 meses de prisión, pero nada le quita lo bailado. Scorsese consigue su octava nominación al Oscar, pero a esta altura, ¿a quién le importan los premios?
  • 6
    Amadeus (Milos Forman, 1984) (3h00)
    Milos Forman juguetea un poquito con la historia real y crea un relato cargado de celos y rivalidades entre los compositores Antonio Salieri (F. Murray Abraham) y el joven Wolfgang Amadeus Mozart (Tom Hulce); dos genios de la música muy adelantados a su tiempo, que no podían soportarse mutuamente, ni a esos grandes egos sobre sus cabezas. Forman nos cuenta la vida del genio austríaco a través de los ojos de Salieri y sus confesiones: en apariencia, un hombre devoto agradecido por sus dones. La admiración por Mozart es genuina, pero de a poco se empieza a transformar en envidia y repudio, al descubrir que su colega no es más que un hombre vulgar y mediocre, por lo que decide tomar revancha hacía Dios y el mismísimo Wolfgang.
  • 5
    Las Mejores Intenciones (Den goda viljan, Bille August, 1992) (3h01)
    Bille August dirige e Ingmar Bergman escribe sobre la verdadera historia de Erik y Karin (Henrik y Anna en la película), los padres del afamado director sueco. Todo comienza en 1909, cuando un joven estudiante de teología, el pobre e idealista Henrik Bergman (Samuel Fröler), se enamora de Anna Åkerbloom (Pernilla August), la inteligente y educadita hija de una adinerada familia de Uppsala. Tras la boda, Henrik se convierte en sacerdote de una pequeña comunidad al Norte del país, pero con el paso de los años, Anna ya no soporta la vida rural y sus toscos habitantes y decide abandonar a su esposo para regresar a casa. Pernilla se embolsó unos cuantos premios a Mejor Actriz por esta biografía, claro, mucho años antes de convertirse en la sufrida mamá de Anakin Skywalker.
  • 4
    El Señor de los Anillos: Las Dos Torres (The Lord of the Rings: The Two Towers, Peter Jackson, 2002) (2h59)
    Y eso que no estamos teniendo en cuenta las versiones extendidas. Igual, Pedro se las ingenió para “condensar” todo lo que pudo la magnánima obra de J.R.R. Tolkien y, tras la exitosísima primera entrega de la saga, arremetió con este preludio que avecina un final aún más épico. Si somos sinceros, “Las Dos Torres” es sólo una excusa para llegar del punto A al punto B pero, entre sus grandes momentos, nos introduce en la complicada relación entre Frodo, Sam y Gollum, cada vez más cerquita de Mordor y la destrucción del Anillo Único. El resto: unos árboles parlanchines que tardan horas en sumarse a la batalla, y el enfrentamiento en el Abismo de Helm donde el heroísmo queda un poco opacado entre las paparruchadas de Legolas y Gimli. Menos mal que vuelve Gandalf para poner un poco de seriedad a este asunto.
  • 3
    El Padrino II (The Godfather: Part II, Francis Ford Coppola, 1974) (3h22)
    La saga de los Corleone continúa en esta magistral secuela también dirigida por Francis Ford Coppola. El pasado siciliano y la ascendente vida criminal del joven Vito (Robert De Niro), en la Nueva York de principios del siglo XX, se entrecruzan con los prominentes “negocios” del presente de su hijo Michael (Al Pacino), que intenta expandir su imperio desde Nevada hasta la Cuba revolucionaria, mientras debe lidiar con algunos problemitas (y traiciones) familiares. Todos coincidimos en que éste es, en resumen, un film más redondo y poderoso que el anterior, por eso Coppola necesita su tiempo para retratar en paralelo el “ascenso” de padre e hijo. ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas? Y si son largas… mejor todavía.
  • 2
    JFK (Oliver Stone, 1991) (3h25)
    Oliver Stone juega con la historia de los Estados Unidos, las conspiraciones gubernamentales, el cine dentro del cine y uno de los crímenes más sangrientos perpetrados en el país del Norte para contar las peripecias del fiscal de distrito de Luisiana Jim Garrison (Kevin Costner), el único que se atrevió a investigar por su cuenta y llevar ante el estrado a Clay Shaw (Tommy Lee Jones), uno de los supuestos culpables del asesinato de John F. Kennedy en 1963. Shaw es sólo uno de los nombres en una larguísima lista de conspiradores y testigos que van desapareciendo a lo largo de los años, y que hace cada vez más complicada la tarea del abogado. Entre amenazas y la lucha por la verdad, Garrison se debate sus creencias y patriotismo; y Stone aprovecha para mezclar un poco de ficción con imágenes reales (la famosa película de Abraham Zapruder) y así hacernos dudar de la veracidad de los hechos. Un drama procesal, “basado en hechos reales”, que termina convertido en un thriller lleno de matices.
  • 1
    Espartaco (Spartacus, Stanley Kubrick, 1960) (3h16)
    Todos conocemos la gran historia de Espartaco, el esclavo que lideró una violenta rebelión en tiempos de la república romana, basada en la novela homónima de Howard Fast, y protagonizada por Kirk Douglas (Spartacus), Laurence Olivier (Crassus), el recientemente fallecido John Gavin (Julio César), Jean Simmons (Varinia), Charles Laughton (Gracchus) y Peter Ustinov (Batiatus), entre tantos nombres gloriosos. Stanley Kubrick tomó la posta en la dirección después de que el mismísimo Douglas –cuya compañía Bryna Productions se hacía cargo del film- despidiera al realizador Anthony Mann tras la primera semana de rodaje. Entonces llamó a Kubrick con quien había trabajado anteriormente en “La Patrulla Infernal” (Paths of Glory, 1957) para que se ocupara del proyecto; un trabajo que el director aceptó, pero del cual se arrepintió casi de inmediato, ya que en ningún momento tuvo el control creativo. Más allá de los problemas tras las cámaras, nos dejó esta joyita, un poco larga sí, pero digna de ser vista.

1. Hasta que Llegó Su Hora (C'era una volta il West, Sergio Leone, 1968) (2h46)

Empezamos por la más “cortita” de la lista (ya se imaginarán lo que se viene), un spaghetti western hecho y derecho, protagonizado por Charles Bronson, Henry Fonda, Jason Robards, Claudia Cardinale y Gabriele Ferzetti. Sergio Leone arranca con su famosa “Once Upon a Time Trilogy” y, de paso, se despacha con una de sus obras más logradas, la historia de un misterioso personaje apodado Armónica (Bronson), en busca de Frank (Fonda), un despiadado pistolero que trabaja bajo las órdenes de Morton, un ricachón que controla el transporte ferroviario. Armónica termina haciendo equipo con Cheyenne (Robards), acusado de asesinar a toda una familia; pero detrás de todo esto hay una viuda, un terreno del que los poderosos quieren echar mano y un par de buenos samaritanos que tratarán de protegerla.
Anterior Siguiente < >