Publicado el

Ránking | Glorias del ayer

10 grandes juegos olvidados de los últimos 10 años

Volver a la home

Por: Jeremias Curci

Diez gigantes caídos en desgracia: todo sobre estos grandes juegos olvidados.

La industria del fichín tiene estos extraños casos en donde nos encontramos con juegos realmente geniales que ocupan primeras planas y lugares interminables en foros de entusiastas, para luego caer en el más sordo de los silencios radiales. Para peor, son juegos que se tornaron difíciles de conseguir, con ningún porteo o remasterización (en algunos casos, porteos sin éxito) relegados a un olvido casi inevitable.

Así es que elegimos de manera completamente arbitraria estos diez juegos de los últimos diez años, uno por año, analizando su situación, recepción y suceso. Desde luego que, si tienen alguno que quieran destacar, están invitados a la sección de comentarios.

  • 10
    2007: Supreme Commander
    La franquicia estratégica de Gas Powered Games sobrevivió a la debacle de THQ (para luego aliarse con Square Enix), pero no parece haber sobrevivido al paso del tiempo, o al menos, esto es lo que parece a diez años de su lanzamiento, donde según datos de Steam Spy, cerca de 900.000 jugadores lo poseen, pero apenas unos 4000 lo juegan durante sesiones que no superan los 30 minutos. Lo cual resulta llamativo, puesto que, desde el punto de vista de desarrollo y ejecución, Supreme Commander es una de las mejores obras que el juego tiene para ofrecer, tal como lo refleja la recepción que tuvo en los medios, con puntajes casi perfectos. La misma suerte corrieron su expansión y secuela, relegadas al ostracismo.
  • 9
    2008: The World Ends With You
    Square Enix se la rifó en grande con The World Ends With You: un action RPG japonés de ensueño, cuya mayor fortaleza es el setting, la escritura y la jugabilidad, más allá de que constituye una de las apuestas más osadas de la compañía, alejándose de franquicias tradicionales como Final Fantasy o Kingdom Hearts, para adentrarse en algo completamente nuevo. El riesgo pagó, o al menos, en parte, ya que el fichín fue considerado universalmente como un juego fundamental para cualquier amante del género. Resulta muy, muy curioso, que, por el contrario, haya movido menos de 800.000 unidades a nivel mundial. En un gesto de preservación, el juego fue editado posteriormente para iOS, siendo esta la única forma de conseguirlo, ya que nunca hubo (y al parecer, ni habrá) indicio alguno sobre algún necesario remaster, para volver a poner a este juego al alcance de todos, evitando así que siga en este injusto olvido que lo envuelve.
  • 8
    2009: Shadow Complex
    Cuando se habla de Metroidvania, uno de los primeros juegos que vienen a la conversación es este Shadow Complex, un juego desarrollado por Chair Entertainment (subsidiaria de Epic Games) en exclusiva para Xbox 360 a través de la novedosa plataforma, Xbox Live Arcade. En su momento rompió récords a nivel crítica y en cierto modo, ventas, con una tirada de 600.000 copias digitales en un tramo de dos años: aunque para muchos es un título fundamental, evidentemente no logró mover demasiado la aguja. Esto quedó demostrado años más tarde, con las remasterizaciones que se publicaron a fines de 2015 en PC y luego en mayo de 2016 para PlayStation 4, las cuales pasaron de largo, sin pena ni gloria. Una pena, porque Shadow Complex, pese a que es uno de los juegos olvidados de nuestro ránking, es en efecto, un juego increíble.
  • 7
    2010: Battlefield: Bad Company 2
    Estamos ante una entrega mítica de la serie Battlefield, la cual, por un lado, ofrecía un modo multiplayer sumamente fresco con un énfasis marcado en los entornos destruibles. Por el otro, teníamos una estupenda campaña de un jugador cargada de grandes momentos, al mando de Preston Marlowe, protagonista del juego anterior. Fue un suceso a nivel críticas y en ventas también: durante su primer año de recorrido movió 9 millones de copias, y dos años más tarde, alcanzó los 12 millones. ¿Qué es lo que pasó entonces? EA decidió dar de baja los servidores de más de cincuenta títulos, sobre Bad Company 2, prometieron que lo migrarían a otros sistemas para seguir alojando partidas. Si bien los servidores funcionan (o al menos, lo hacían hasta mediados del año pasado), ubicar una partida es prácticamente imposible: hay reportes que indican dos o tres jugadores conectados, algo muy distinto a los 12 millones de copias que movió.
  • 6
    2011: L.A. Noire
    ¿Qué pasó con L.A. Noire? Más allá de que el final es tal vez una de las experiencias más frustrantes que recuerdo en los últimos años, Rockstar se despachó con un título que alcanza cotas muy elevadas en términos de calidad y narrativa, implementando un sistema de animaciones que daba lugar a interrogatorios y careos donde debíamos aprender a leer a los sospechosos. Fue un juego muy bien recibido, que tuvo cierto recorrido gracias a algunos contenidos extra, pero después, fue sepultado en el más hondo de los olvidos. Con seguridad, esto se debe a los lamentables informes que salieron a la luz meses después del juego, donde Brendan McNamara (jefe de Team Bondi, el estudio desarrollador) se volvió el foco de diversas denuncias de acoso laboral y otras prácticas execrables. El estudio se desbandó y Rockstar barrió la mugre debajo de la alfombra, tratando de dejar atrás este mal recuerdo: de ahí que nunca vimos ni siquiera un remake.
  • 5
    2012: Mark of the Ninja
    El juegazo de Klei Entertainment fue considerado como un juego revolucionario en su momento, no sólo por el refinadísimo estilo artístico que presentaba, sino por la ejecución sobre el género del sigilo que supo desplegar, en el marco de un juego de plataformas con toques sidescroller que jugaba con las luces y profundidad del escenario para dar lugar a tácticas de infiltración que hacen morir a Sam Fisher y Solid Snake de la envidia. Así y todo, si bien el juego tuvo un pequeño boom durante su lanzamiento, al poco tiempo los jugadores dejaron de hablar de él, salvo por aquellos jugadores más dedicados, quienes incluso empezaron a especular sobre una secuela. Desde luego, Klei Entertainment jamás dieron indicios de que algo así esté por suceder, de hecho, desde la salida de Mark of the Ninja publicaron juegazos como Torchlight, Don’t Starve e Invisible, Inc. En el horizonte tenemos juegos como Hot Lava y Oxygen Not Included por lo que, según parece, ni la propia Klei se acuerda de Mark of the Ninja.
  • 4
    2013: DmC: Devil May Cry
    El título de Ninja Theory dividió las aguas: por un lado, aquellos acérrimos detractores, fanáticos ortodoxos de los juegos originales y el Dante original, por el otro, aquellos jugadores menos apegados, que pudieron digerir los cambios de dirección, apreciando los puntos altos del juego en términos de diseño, parodia, crítica y jugabilidad. Lo que une a estos dos grupos de jugadores es lo rápido que dejaron atrás DmC: generó ruido durante la previa, histeria en el lanzamiento, gozó de muy buenas críticas, pero luego se extinguió más rápido que un fósforo bajo la lluvia. A diferencia de muchos juegos recibió un relanzamiento en HD con todo su DLC, pero a nadie parece haberle importado.
  • 3
    2014: Bravely Default
    Como muchos de los juegos editados exclusivamente en tierras niponas, Bravely Default se tomó su tiempo para aparecer por costas occidentales. Tras casi dos años de su lanzamiento, los amantes del género pudieron disfrutar de un JRPG sumamente original, con mecánicas de juego inspiradas en juegos clásicos (de hecho, el juego empezó a desarrollarse como una continuación de Final Fantasy: The 4 Heroes of Light) y un apartado artístico sobresaliente. Considerando la rosca que se le dio al juego y el nivel de recepción que tuvo por parte de los medios, no llegó a las 500.000 unidades en Japón por muy poco: de hecho, fue la cantidad exacta que movió en los Estados Unidos, lo cual, contrastado contra el número de 3DS que hay instaladas alrededor del mundo, automáticamente nos dibuja un enorme juego que nadie jugó. Su secuela, publicada en 2015, corrió una suerte similar, colocando 500.000 copias, pero alrededor del mundo, haciendo de este caso uno de los más dolorosos del ranking, ya que son juegos superlativos.
  • 2
    2015: The Talos Principle
    La obra de Croteam es una de las más aclamadas de 2015, de hecho, fue postulado por muchos como juego del año. Un fichín en primera persona repleto de puzles y con una trama de ribetes filosóficos que muchos emparentaron con la propuesta de juegos como Portal, Antichamber o Quantum Conundrum, debido al alto nivel de complejidad, escritura e innovación en cada centímetro de escenario que el juego presenta. El ruido que generó se replicó en la comunidad de desarrolladores, quienes no pararon de alabarlo desde el momento de su salida: ruido que se disipó tan rápido como se generó, ya que, a los pocos meses de ser publicado, nadie se acordaba de él. Como sea, Croteam anunció que estaban trabajando en una secuela del título en mayo del año pasado, la cual esperamos que corra una suerte distinta, en el sentido de que sea una obra en verdad fundamental y trascendental, cosa que, pese a todo lo que generó, el primer título no pudo alcanzar.
  • 1
    2016: Thumper
    Thumper es una de las últimas glorias del desarrollo independiente: un juego rítmico, frenético, agresivo, con una estética única y una banda sonora de ensueño. Es, sin lugar a dudas, uno de los grandes juegos del año pasado, proclamado por los grandes portales especializados. Sin embargo, la recepción del público parece indicar todo lo contrario, ya que generó poco ruido en la comunidad jugona. Probablemente se deba al hecho de que es un juego disponible en PSVR y compatible con headsets de realidad virtual, y existe esta idea colectiva de que el juego es mucho mejor a través de ese soporte. Nada más lejos de la realidad: con pad en mano es perfectamente jugable. Una pena, porque se trata de un juego realmente excepcional que nadie parece haber jugado.

1. 2007: Supreme Commander

La franquicia estratégica de Gas Powered Games sobrevivió a la debacle de THQ (para luego aliarse con Square Enix), pero no parece haber sobrevivido al paso del tiempo, o al menos, esto es lo que parece a diez años de su lanzamiento, donde según datos de Steam Spy, cerca de 900.000 jugadores lo poseen, pero apenas unos 4000 lo juegan durante sesiones que no superan los 30 minutos. Lo cual resulta llamativo, puesto que, desde el punto de vista de desarrollo y ejecución, Supreme Commander es una de las mejores obras que el juego tiene para ofrecer, tal como lo refleja la recepción que tuvo en los medios, con puntajes casi perfectos. La misma suerte corrieron su expansión y secuela, relegadas al ostracismo.
Anterior Siguiente < >