Publicado el

Ránking | Nintendo Switch: una realidad

10 cosas que tenés que saber de Switch antes del lanzamiento

Volver a la home

Por: Jeremias Curci

Toda la data de la nueva consola de Nintendo, para que estés preparado en el lanzamiento.

¿Qué pasa con Nintendo Switch? En esta nota recopilamos toda la info contrastando todas las reseñas de los medios más importantes del hemisferio norte, quienes hace semanas están probando la consola, gentileza de Nintendo. El día de hoy se lanzó el parche del día uno que agrega varias funciones que faltaban, pero otras siguen brillando por su ausencia. Este y otros detalles, junto a una conclusión en base a toda la data disponible, a continuación.

  • 10
    El concepto: una ejecución sobresaliente
    Más allá de todos los puntos que vamos a tocar en esta nota, una cosa es bien clara: Nintendo Switch es única en su clase. No sólo es la concreción de una idea que nació (y falló) en Wii U, sino que es la primera consola en ofrecer funciones híbridas reales, brindando una experiencia netamente de consola tanto en el sofá de casa, como a donde decidamos llevarla en su faceta portátil. Es súper sencillo el asunto: llegás a casa, la sacás del bolso y la conectás en el dock. Instantáneamente tu juego se transporta a la pantalla grande, quitás los Joy-Con y te sentás a seguir disfrutando de tu juego favorito. Lo mismo sucede viceversa, cuando la sacamos del dock y nos la llevamos a cuestas. Es una experiencia suave, “seamless” como dicen en el país del norte, y en este aspecto, no se parece a nada que hayamos experimentado de momento.
  • 9
    El parche del día uno
    Sí: la consola tiene parche del día uno. La cobertura pre-lanzamiento de casi todos los medios del hemisferio norte versaban sobre la carencia de funciones online de la consola, como también de la tienda. Esto es básicamente lo que agrega este parche: funciones de amigos, online, “noticias gamer” de Nintendo, el eShop, muestreo de carga de batería, formateo de tarjeta micro SD y compartir screenshots en Facebook y Twitter. Hay datos negativos: primero, el total máximo de amigos que podés agregar es de 300, y lo peor, es que volvieron los “Friend Codes”, ese número de doce dígitos que necesitas para agregar a cualquier persona que no haya jugado con vos o que no estén en tu proximidad. No hay señales todavía ni de Virtual Console, o de la existencia de servicios de streaming como Hulu o Netflix: un desperdicio de pantalla.
  • 8
    Zelda es una obra maestra. Conseguirlo debes
    Olvidate de 1-2 Switch: si bien el juego sirve para mostrar algunas de las capacidades en términos de control y juego social de la consola, no ofrece una experiencia que valga los cincuenta dólares que pide. Ahora, en cuanto a The Legend of Zelda: Breath of the Wild, la historia es bien distinta: se trata de una obra maestra que está recibiendo dieces por todos lados. Según dicen, es el juego más descollante de la franquicia en los últimos veinte años, maduro, con un cambio en el foco hacia el jugador por parte de Nintendo, y una clase maestra de ejecución en juegos de mundo abierto. Además, vamos, tampoco es que tengas muchas otras opciones que jugar.
  • 7
    La selección de software es… ¿pobre?
    Ya dijimos que Switch tiene su killer app, que es Breath of the Wild, pero… ¿Qué hay para jugar más allá de eso? Poco, muy poco. Por fuera de este gran juego tenemos un nuevo Bomberman a la friolera de cincuenta lechugas, tenemos Snipper Clippers, 1-2 Switch… Y juegos que probablemente ya jugaron, como I Am Setsuna (40 verdes) y Shovel Knight con su expansión, a 35 dólares los dos. Durante la GDC Nintendo anunció una alianza con una enorme cantidad de desarrolladores independientes que van a traer un montón de juegos de renombre, pero primero, estos juegos ya están en otras plataformas, y segundo, van a llegar durante el transcurso del año, al igual que el resto de los juegos importantes de la consola. Si te la comprás desde el minuto cero, vas a tener que ejercitar tu paciencia en la espera de juegos para jugar.
  • 6
    Comprate una MicroSD sí o sí
    Primero la buena noticia: los juegos en cartucho de Nintendo Switch no necesitan instalarse, sino que corren directamente desde allí. Puede parecer una obviedad enorme lo que estoy diciendo, pero es un detalle que se agradece, estando acostumbrados a que las consolas de hoy en día instalan todo en el disco rígido. Pero antes de que salten de alegría, atención, porque los 32 gb internos de la consola les van a quedar muy pequeños si piensan aprovechar la tienda digital. Sin ir más lejos, Zelda ocupa más de la mitad de esta memoria, y juegos como Xenoblade prometen ocupar 32 gb en su totalidad. Por esto, comprar una MicroSD es menester: cuanto más grande, mejor.
  • 5
    Todo lo que necesitás saber sobre la batería
    La vida útil de la consola era un verdadero misterio, pero contrastando todas las reseñas hasta el momento, podemos decir que la batería dura exactamente lo que Nintendo nos dijo durante sus presentaciones. Con el nuevo Zelda (supuestamente, el título técnicamente más demandante) es posible obtener unas tres horas de juego ininterrumpido, antes de tener que conectarla. Por tanto, es esperable que, con juegos más austeros desde lo técnico, la consola dure mucho más. Un detalle curioso es que incluso estando en el dock la consola parece consumir batería: distintos reportes señalan que llega a bajar hasta un 88% en su carga. Por último, al tener un conector USB-C, es posible utilizar cargadores portátiles para recuperar batería, ideal por si vamos a estar viajando o fuera de casa por mucho tiempo con la consola a cuestas.
  • 4
    Accesorios: algunos que podrías necesitar
    Proteger la inversión es lo primero, por lo que, si vamos a andar con nuestras Nintendo Switch de acá para allá, un case es fundamental para cubrirla y evitar daños irreparables. Nintendo ya está comercializando un pack oficial que incluye el estuche y un protector de pantalla. Se banca la consola, par de Joy-Con, cables y hasta cinco juegos. Se consigue (en Estados Unidos, obvio) a un total de veinte dólares americanos. Ya lo dijimos, pero lo repetimos: es menester que consigas una memoria Micro SD. Y, por último, el adaptador de carga para los Joy-Con. Porque, verán, el adaptador que incluye la consola sólo sirve para “montar” un “joystick tradicional”, pero no sirve para cargar mientras jugamos. La única forma de cargar los Joy-Con así como vienen en la caja, es encastrándolos en la portátil y enchufar todo junto, lo cual no es para nada práctico si queremos jugar desde el sillón. La respuesta a esto es el Joy-Con Charging Power Grip, que es exactamente igual al que nos viene en la caja, pero con un conector USB-C, que podemos usar mientras jugamos en el sofá. Sale 30 dólares, eso sí.
  • 3
    El joy-con izquierdo: la polémica
    Desde que las primeras unidades de la consola llegaron a manos de los medios extranjeros, una bola de nieve empezó a formarse alrededor de la idea de que por lo que parece, el Joy-Con izquierdo tiene problemas de conectividad: según las condiciones de uso, puede perder la señal que lo comunica con la consola, interrumpiendo nuestra sesión de juego al generar, por un lado, movimientos indeseados y por el otro, forzándonos a recalibrarlo. Este problema fue detectado y replicado por distintos medios y al parecer, sólo entra en juego cuando cubrimos la totalidad del control con las manos, o bien la existencia de elementos que se interpongan entre la consola y el mando. En términos generales, si jugás a corta distancia o bien en modo “portátil”, no deberías tener ningún problema, pero es un detalle importante que hay que tener en cuenta.
  • 2
    Los controles en general: más polémica
    El problema de encarar un diseño que abarque las necesidades de control para un estilo de juego portátil y otro de living es que en algún punto hay que hacer ciertas concesiones. Esto se torna evidente cuando pensamos en los Joy-Con incluidos en el sistema, resultan ideales en el modo tableta y sin lugar a dudas que vienen como anillo al dedo para compartir la experiencia con alguien más. Pero cuando se trata de juegos como Zelda, que invitan a sentarse en un sillón y jugar por horas, estos nuevos controles empiezan a mostrar su hilacha. No sólo por la duración de la batería: el grip para los controles es más un parche que una solución definitiva, ya que por la disposición de cada Joy-Con, lo que nos queda es un control con una pobre ergonomía. Ante esta situación, tarde o temprano vamos a sucumbir ante la posibilidad de comprar un Pro Controller, el cual cotiza en unos 70 dólares americanos: más gastos extra.
  • 1
    Entonces… ¿Sí o no?

    Para los fanáticos de Nintendo, la respuesta es obvia: sí. Es más. Seguramente ya la hayan preordenado antes de leer cualquier impresión o reseña, en especial considerando que allí encontrarán la mejor versión de Zelda: Breath of the Wild (que, por cierto, también sale para Wii U). Para el resto de los mortales, la cosa no es tan sencilla.

    En cuanto a la consola en sí, es evidente que la dirección de Nintendo es mucho más clara: la ejecución de las ideas, la calidad del hardware en términos de construcción y desempeño, que derivan en una consola que sabe a dónde apunta, no sólo en términos filosóficos, sino en detalles como el hecho de ofrecer una portátil que en calidad no tiene nada que envidiar a ningún gadget de alta gama, atractiva para un público más maduro.

    Pagar 360 dólares para jugar Zelda se siente como demasiado, por más bueno que esté. Esto sin contar los costos añadidos: cerca de cien dólares más si queremos accesorios básicos como una memoria más grande, una base de carga para poder jugar mientras cargamos los controles (algo básico) y algo de protección para la portátil. Además, hay cuestiones de diseño bastante molestas: no hay soporte para headsets ni accesorios bluetooth, el pin de carga hace que no podamos usarla apoyada en ninguna superficie. Ni los controles Pro o los Joy Cons tienen entradas para auriculares, algo que PS4 y XONE, incluso Wii U tenían.

    Sin lugar a dudas es una consola que tiene potencial a futuro: los juegos grandes que completen el ofrecimiento first party de Nintendo irán llegando paulatinamente durante el año. Lo mismo sucederá con el ofrecimiento online: si bien hay (pequeños) pasos dados con el parche de día uno, hay mucho por crecer y mejorar. Ni hablar de la ausencia de servicios como Netflix, algo que, por ejemplo, 3DS tiene.

    En definitiva, salvo que seas un ultra fanático de Nintendo y no puedas contener tus ganas de jugar Zelda en este nuevo sistema, lo mejor es esperar. Esperar a que las funciones online tengan un rumbo establecido; esperar a que haya funciones multimedia complementarias y básicas hoy en día; esperar a más juegos para amortizar la inversión. Otra de las incógnitas es el soporte de terceros: al tratarse de hardware definitivamente menos pujante que el resto de las consolas, hay temor de que suceda lo que, en Wii U, donde el apoyo de grandes compañías se volvió nulo demasiado rápido.

1. El concepto: una ejecución sobresaliente

Más allá de todos los puntos que vamos a tocar en esta nota, una cosa es bien clara: Nintendo Switch es única en su clase. No sólo es la concreción de una idea que nació (y falló) en Wii U, sino que es la primera consola en ofrecer funciones híbridas reales, brindando una experiencia netamente de consola tanto en el sofá de casa, como a donde decidamos llevarla en su faceta portátil. Es súper sencillo el asunto: llegás a casa, la sacás del bolso y la conectás en el dock. Instantáneamente tu juego se transporta a la pantalla grande, quitás los Joy-Con y te sentás a seguir disfrutando de tu juego favorito. Lo mismo sucede viceversa, cuando la sacamos del dock y nos la llevamos a cuestas. Es una experiencia suave, “seamless” como dicen en el país del norte, y en este aspecto, no se parece a nada que hayamos experimentado de momento.
Anterior Siguiente < >