Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

ANÁLISIS: “Justice League of America #1”

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

La nueva Liga de la Justicia no termina de arrancar.

El debut de la JLA de Steve Orlando e Ivan Reis dejó bastante que desear, en especial porque se trató de una historia que sólo se concentró en mostrarnos a Batman durante su reclutamiento para el armado de un nuevo grupo.


Con este número, el guionista y el dibujante comienzan a mostrarnos la dinámica entre los integrantes que según el murciélago, representan una Liga con las que los humanos se puedan identificar…aún con la participación de Lobo, porque F*CK LOGIC. Pero con la presentación de los villanos Lord Havok y The Extremists, el único que demuestra destellos de talento es Ivan Reis.

Para los que no lo sepan, Lord Havok y sus compañeros son una especie de analogía de distintos villanos de Marvel a los que vimos por última vez en The Multiversity, el último cómic de Grant Morrison en DC . Su aparición no debería extrañarnos, ya que el guionista es fanático del escritor escocés. En esta ocasión, el villano invade la Tierra de los héroes y según él la única manera de salvarla es mediante la opresión. Una idea que ya leímos 1 millón de veces en las historietas y que otros medios también se encargaron de quemar por completo. Sé que se trata de un cómic de superhéroes, pero una motivación más intrincada funcionaría muchísimo mejor para el arranque de un título de la Liga de la Justicia.

Eso no es lo único que está mal. Lo peor de todo es que Orlando sólo decide que Lord Havok sea el que una pizca de personalidad interesante, porque el resto de los antagonistas no dicen ni una palabra y sirven sólo para el emparejamiento en la pelea que mantienen con los héroes. Son unos bots. Las páginas no alcanzan para desarrollar semejante cantidad de personajes en una historieta, ese es uno de los problemas cuando se decide arrancar a 300 kilómetros por hora, como si los lectores no tuviesen paciencia. Si el número anterior era un embole, este tampoco funciona porque no se toma el tiempo para desarrollar nada. Los villanos aparecen, los héroes se enteran, van a bucarlos, pelean y listo. Tiene que haber un término medio.

Otra cosa ilógica que ya mencioné pero que vale la pena resaltar es la representación de Batman, que actúa de una manera completamente fuera de personaje. A esta altura creo que es una decisión deliberada del guionista porque creo que tiene alguna sorpresa para el lector, caso contrario es un pifie tremendo. El detective no suele dejarse acompañar por gente sin experiencia en las batallas, menos una que tiene una escala interdimensional, es por ello que la decisión de llevar a todos los héroes a pelear sin conocimiento previo suena completamente errónea o deliberada para una futura historia.

Lo mejor del cómic como ya sucedió en la entrega pasada, son los dibujos de Ivan Reis, quien a pesar de contar con la ayuda de tres entintadores (una decisión que puede resultar en un desastre), el trabajo logrado es muy superior a la historia planteada. Las secuencias de acción están muy bien hechas y las splash pages no defraudan ni un poco. Se convierten en el principal motivo por el que me animaría a recomendar este título.

Justice League of America #1 no termina de cobrar sentido. Todavía no entiendo por qué la formación de un nuevo equipo basándose en la excusa de que la gente se pueda relacionar más con ellos y menos la aparición de Lord Havok y sus compañeros. Ya lo dije en la reseña anterior, pero por ahora Orlando está escribiendo un cómic de Marvel o queriendo hacer un meta comentario que todavía no se termina de entender. Por ahora, sigue siendo un cómic bastante mediocre.

Veredicto 6 de 10.