Publicado el

Ránking | I'm a loser baby, so why don't you kill me?

10 grandes del cine que nunca ganaron un Oscar

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: oscars
Ya llegará la revancha... en algunos casos.

Entendemos que los Oscar son más un concurso de popularidad que una entrega de premios donde se celebra lo mejor del séptimo arte. Las estatuillas doradas de la Academia no son el mejor parámetro de calidad, sobre todo si pensamos en todos los grandes artistas que nunca se llevaron una a su casa. Acá no valen los premios honorarios, muchas veces entregados para subsanar estos errores. Claro que hay una infinidad de excepciones, pero ninguna tiene que ver con los eternos ignorados de esta lista. Su indignación es siempre bienvenida. 

  • 10
    Ed Harris
    ¿Qué tenemos que hacer para que Ed Harris consiga una estatuilla dorada? Su ultima nominación fue hace quince años por “Las Horas” (The Hours, 2002) y, desde entonces, nada de nada. Harris puede hacer de cualquier cosa, en cualquier pantalla, pero es un tipo bastante político cuando se trata de su arte, y eso espanta a los acartonados votantes de la Academia. Ed estuvo compitiendo como Mejor Actor de Reparto por “Apollo 13 (1995) y “The Truman Show” (1998). Su única nominación como protagónico fue en el año 2001 gracias a la intensidad que le impregnó a su “Pollock” (2000). Igual, suponemos que al Hombre de Negro todo esto le importa muy poco.
  • 9
    Kevin O’Connell
    Tal vez no les suene el nombre de Kevin O’Connell, pero es uno de los tipos con peor suerte de la industria. Este ingeniero y diseñador de sonido tiene en su haber 21 nominaciones al Oscar y ningún premio ganado hasta el momento. O’Connell es un experto en películas de acción que viene acumulando menciones desde mediados de los ochenta. Este año podría ser su gran revancha si “Hasta el Último Hombre” (Hacksaw Ridge, 2016) logra recompensarlo por la Mejor Mezcla de Sonido. Ojo, tiene grandes posibilidades, pero no lo mufemos, por las dudas. Hay muchísimos técnicos que han pasado por esta misma situación, sino pregúntenle al director de fotografía Roger Deakins, con 13 nominaciones y todas hicieron agua.
  • 8
    David Fincher
    Los últimos serán los primeros, y Fincher es de esos directores que, suponemos, tendrá su merecido reconocimiento cuando apenas pueda caminar y entender que hace toda esa gente a su alrededor aplaudiendo. O, en el peor de los casos, recibirá el Oscar como premio consuelo gracias a su película más embolante. A lo largo de su carrera, David sólo recibió dos nominaciones por “El Curioso Caso de Benjamin Button” (The Curious Case of Benjamin Button, 2008) y “Red Social” (The Social Network, 2010). En ambas oportunidades el premio fue a parar a manos menos talentosas (sí, lo dijimos) como las de Danny Boyle y Tom Hooper, un tipo al que sólo lo conoce la mamá.
  • 7
    Amy Adams
    Adams tiene menos de veinte años de carrera y toda una vida por delante, pero es una de las pocas actrices jóvenes que logró aspirar a cinco nominaciones al Oscar en menos de una década. Desde el año 2006, Amy juntó cuatro menciones como actriz de reparto –“Junebug” (2005), “La Duda” (Doubt, 2008), “El Ganador” (The Fighter, 2010) y “The Master” (2012)- y una como protagonista por “Escándalo Americano” (American Hustle, 2013). El verdadero escándalo, acá, es que durante 2016 la actriz se despachó con dos interpretaciones increíbles en “Animales Nocturnos” (Nocturnal Animals” y “La Llegada” (Arrival) y, así y todo, quedó afuera de la competencia. Te queremos colo.
  • 6
    Peter Sellers
    Los actores más cercanos a la comedia no son bien vistos por los votantes de la “prestigiosa” Academia hollywoodense. Pregúntenle a Charles Chaplin y, por supuesto, al magnánimo Peter Sellers que nunca logró llevarse la preciada estatuilla a su casa. El inglés sólo fue nominado en tres oportunidades, incluyendo una como director del cortometraje “The Running Jumping & Standing Still Film” (1959). Los tres personajes que interpreta en “Dr. Insólito o: Como aprendí a Dejar de Preocuparme y Amar la Bomba” (Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, 1964) rindieron sus frutos, al igual que “Desde el Jardín” (Being There, 1979), pero nunca hubo amor para el inspector Jacques Clouseau, o cosas más serias como “Lolita” (1962). ¿Qué le pasa a esta gente? ¿Está ciega?
  • 5
    Ralph Fiennes
    Cuando pensamos en Ralph Fiennes, pensamos en un gran actor de carácter. Ralph tiene decenas de geniales interpretaciones en su haber, pero sólo un par de nominaciones por “La Lista de Schindler” (Schindler's List, 1993) y “El Paciente Inglés” (The English Patient, 1996). Nada más, hasta ahí llegamos. Desde hace dos décadas que los trabajos de Fiennes no son reconocidos por la Academia de Hollywood que obvió olímpicamente cosas como “El Gran Hotel Budapest” (The Grand Budapest Hotel, 2014) y “El Jardinero Fiel” (The Constant Gardener, 2005), para nombrar algunos ejemplos. ¿Será por que Ralph no sonríe mucho en público? Da un poco de miedo, pero es un grandísimo actor señores votantes.
  • 4
    Ridley Scott
    Scott ostenta cuatro nominaciones al Oscar, tres como director y una como productor de “Misión Rescate” (The Martian, 2015). Curiosamente, ninguno de estos reconocimientos tienen que ver con sus mejores películas, léase “Alien – El Octavo Pasajero” (Alien, 1979), “Blade Runner” (1982), o por qué no, “Los Duelistas” (The Duellists, 1977). Su primera pasada por la Academia llegó de la mano de “Thelma & Louise” (1991). Ojo, es una gran historia, pero se tomaron su buen tiempo para nominarlo. Si bien “Gladiador” (Gladiator, 2000) se llevó el premio máximo (¡je!), este quedó en manos de sus productores. A ver muchachos, Ridley está por cumplir 80 pirulos y, a pesar de estar más activo que nunca, odiaríamos verlo antes en el In Memoriam que arriba del escenario dando un gran discurso de aceptación.
  • 3
    Glenn Close
    Al igual que Sigourney Weaver, Glenn Close estaba destinada a convertirse en una de las mejores y más galardonadas actrices de la década del ochenta. Durante esos años Glenn recibió cinco nominaciones, tres como Mejor Actriz de Reparto y otras dos como protagonista, gracias a sus intensas interpretaciones en “Atracción Fatal” (Fatal Attraction, 1987) y “Relaciones Peligrosas” (Dangerous Liaisons, 1988). Close nunca abandonó la pantalla grande, pero encontró en la TV y los escenarios de Broadway el reconocimiento que la Academia siempre le negó. Sus repisas están adornadas con varios Emmy y Tony, pero el hombrecito dorado le sigue siendo bastante esquivo. Su última nominación le llegó en 2012 con “El Secreto de Albert Nobbs” (Albert Nobbs, 2011) donde se hace pasar por un hombre, pero el premio quedó en manos de la gran favorita de todos: Meryl Streep por la “Dama de Hierro” (The Iron Lady, 2011). Todos queremos a Meryl, pero acá la mearon fuera del tarro.
  • 2
    Gary Oldman
    Oldman pertenece a esa categoría de actores “intensos” que tanto amamos, pero suelen pasar desapercibidos para los ojos de los votantes de la Academia. Olvídense de “Sid y Nancy” (Sid and Nancy, 1986), “Drácula, de Bram Stoker” (Dracula, 1992) y “El Perfecto Asesino” (Léon, 1994), sólo para nombrar algunas, porque Gary nunca fue reconocido por semejantes trabajos. Su única (y merecidísima) nominación llegó en el año 2012 de la mano de George Smiley y la adaptación de “El Topo” (Tinker Tailor Soldier Spy, 2011), pero el inglés se fue del auditorio con las manos vacías por culpa de Jean Dujardin y “El Artista” (The Artist, 2011). Para nosotros, sigue siendo un campeón de la vida y lo más probable es que el reconocimiento le llegue cuando esté demasiado entrado en años para entender que pasa a su alrededor.
  • 1
    Alfred Hitchcock
    Creer o reventar. El maestro del suspenso, uno de los mejores directores (sino el mejor) de todos los tiempos, nunca llegó a alzar la estatuilla dorada. Hitchcock estuvo nominado en cinco ocasiones (sí, nosotros también pensamos que son demasiado pocas) –“Rebecca” (1940), “8 a la Deriva” (Lifeboat, 1944), “Cuéntame tu Vida” (Spellbound”, 1945), “La Ventana Indiscreta” (Rear Window, 1954) y “Psicosis” (Psycho (1960)- y ni siquiera llegó a ganar un Oscar honorífico por su trayectoria. Sus grandes films tampoco fueron bien recibidos por la Academia, a excepción de “Rebecca” que sí ganó como Mejor Película, pero el premio quedó en la repisa del productor David O. Selznick. Un galardón técnico por aquí, otro galardón técnico por allá es todo el legado que dejó su obra para los votantes. No así para la historia del séptimo arte, el público y todos los realizadores que se sintieron inspirados por semejante trabajo.

1. Ed Harris

¿Qué tenemos que hacer para que Ed Harris consiga una estatuilla dorada? Su ultima nominación fue hace quince años por “Las Horas” (The Hours, 2002) y, desde entonces, nada de nada. Harris puede hacer de cualquier cosa, en cualquier pantalla, pero es un tipo bastante político cuando se trata de su arte, y eso espanta a los acartonados votantes de la Academia. Ed estuvo compitiendo como Mejor Actor de Reparto por “Apollo 13 (1995) y “The Truman Show” (1998). Su única nominación como protagónico fue en el año 2001 gracias a la intensidad que le impregnó a su “Pollock” (2000). Igual, suponemos que al Hombre de Negro todo esto le importa muy poco.
Anterior Siguiente < >