Publicado el

Ránking | De los 80, 90 y 2000

10 animé clásicos que podés ver en Netflix

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Tags: NetflixAnime
Para maratonearlos, una y otra vez

La pegaron en japón y occidente, y se volvieron series infaltables para todo fanático del anime. Trascendieron las pantallas y ahora son cultura y vivencia para muchos Otakus. Netflix guarda en su catálogo muchas de las series en las que pensamos cuando hablamos de clásicos del anime, de los de antaño y también de los más modernos. Faltan algunas, claro, pero las que hay se aprecian y mucho. 

Shonen y shoujos de nuestra infancia y adolescencia que nunca nos vamos a cansar de ver, por más fillers que tengan, y vamos a revisitar una y otra vez. 

  • 10
    Pokemon: Indigo League (1 temporada, 2000)
    La primera generación, la que todos amamos, la única y legendaria, Indigo League es la primera serie de Pokemon, la que nos remite a la infancia y nos convenció de que Pikachu es el mejor Pokemon de todos. Ash, Misty y Brock recorren la región de Kanto venciendo a los líderes de gimnasio para que Ash se gane un lugar en la liga. En todos los episodios aparece el infaltable equipo Rocket, con los entrañables y patéticos James, Jessy y Meowth. Lamentablemente Netflix tiene 52 episodios de los 80 que conformaron esta temporada. Son suficientes para llenarnos de nostalgia, eso sí.
  • 9
    Naruto (4 temporadas + 2 temporadas de Shippuden, 2002 – 2007)
    Naruto probablemente la rompió porque encontró el punto medio entre la épica de los shonen de antaño con la perspicacia y los personajes más vivarachos de la modernidad. Naruto, Sasuke y Sakura son un trío con una química sin igual que nos convencen instantáneamente y, aunque ahora no lo parezca, hasta escapan del estereotipo que uno espera de un shonen de peleas. En Neflix está completa la primera serie de Naruto, con los 220 episodios. Shippuden no tiene la misma suerte, ya que solo hay dos temporadas de un total de 495 episodios. Esta segunda serie nos presenta a un Naruto un poco mayor, pero no del todo maduro, que debe enfrentar la dura tarea de recuperar a su amigo Sasuke, que ahora cayó en manos de Orochimaru.
  • 8
    Yu-gi-Oh (2 temporadas, 2002)
    En Netflix hay varias series y películas de Yu-gi-Oh, pero acá hablamos de clásicos y obviamente queremos que mires la original. La serie completa tiene 224 episodios, pero en Netflix hay poco más de 100 divididos en dos temporadas. La serie la rompió en su momento, especialmente entre quienes gustábamos de todo eso de las cartas coleccionables. Yugi Muto es un chico corriente que hereda un poder ancestral egipcio que lo llevo a continuar el legado de su abuelo, con duelos de cartas. Claro que en el mundo de Yugi, los monstruos y las barajas son más que un juego.
  • 7
    Sword Art Online (2 temporadas, 2012 – 2014)
    La idea de poder vivir una vida paralela en un MMO es el sueño de muchos gamers y la cosa se vuelve más emocionante si está la chance de perderlo todo, porque en SAO, si se muere en el juego, se muere en el mundo real. Este anime no fue la primera serie en basarse en esa idea, la pegó de forma particular por la forma en que encara los dramas psicológicos de la realidad virtual desde un ángulo vivaz y cálido. Muchos dicen que la serie pierde fuerza en la segunda mitad de la primera temporada, pero yo creo que cierra bastante bien esa tanda de episodios. Una vez que estás en el mambo, no vas a abandonarla hasta el final.
  • 6
    Bleach (2 temporadas, 2004)
    De los 366 episodios de Bleach, en Netflix solo hay 2 temporadas de 52 y 57 episodios respectivamente. A pesar de tener un trasfondo más folclórico que muchos shonen de peleas, su merecido éxito en occidente se debió a que tiene un poco de todo: comedia, acción, romance y hasta toques de thriller sobrenatural. La trama sigue a Ichigo, un adolescente que puede ver fantasmas y termina convertido en un shinigami (dios de la muerte), cuando se topa con una chica misteriosa llamada Rukia. Ambos terminan involucrados en la lucha de proteger a la humanidad de demonios y otros seres sobrenaturales.
  • 5
    Rurouni Kenshin (3 temporadas, 1996)
    Muchos la conocimos como Samurai X en las épocas de Cartoon Network. Les cuento que Rurouni Kenshin es mi shonen de peleas favorito de toda la vida, aunque gran parte de esa fascinación la gané cuando leí el manga. El anime es divertido y tiene buenas dosis de acción, drama e intriga, el tema es que no adapta el manga completo y se sepulta solo con unos fillers terribles, peores que los de Naruto. Hasta el episodio 62 es seguro y recomendable verla, que justamente es el final del arco argumental que enfrenta a nuestro querido Kenshin contra Shishio, uno de los villanos más emblemáticos.

    Es la historia de Hitokiri Battosai, un asesino que conformó la Revolución Meiji hace 10 años y que ahora busca redimir su pasado. Bajo una apariencia inofensiva y su nuevo apodo, Kenshin, conoce a Kaoru, una joven que lidera un dojo y que, poco a poco, se volverá más cercana a él.
  • 4
    Kill la Kill (1 temporada, 2013)
    Kill la Kill fue la sorpresa de su temporada, una propuesta que reinventó el género magical girl y lo aderezó con el ritmo de los shonen de peleas más acelerados. Su humor y su costado absurdo son el broche de oro que le da a la fórmula esa particularidad que lo volvió tan popular y exitoso. Viene de la mano de Hiroyuki Imaishi y Kazuki Nakashima, realizadores que anteriormente trabajaron en Gurren Lagann, y nos presenta a Ryuko, una chica de secundaria muy rebelde y decidida que busca al asesino de su padre. Hay peleas, hay espadas y hay escenas picantes.
  • 3
    Gurren Lagann (1 temporada, 2007)
    No estoy muy segura por qué Gurren Lagann se volvió un clásico, pero sí recuerdo que en su momento me impactó porque fue la primera serie que vi en ser tan adrenalínica y frenética, y dar espacio al drama emocional. Es una historia de aprendizaje y perseverancia que conquistó a jóvenes nipones y la rompió en occidente. Sigue a dos jóvenes, Simon and Kamina, que viven en una ciudad subterránea. El cielo azul y el mundo de la superficie está prohibido, pero ellos sueñan con atravesar las rocas y llegar allí. De hecho lo logran, gracias a un mecha llamado Lagann.
  • 2
    Death Note (1 temporada, 2006)
    Death Note es de los clásicos modernos más emblemáticos. Lo mejor de todo es que está a mitad de camino entre el shonen y el seinen, así que si sos demasiado viejo como para que su estreno y furor coincidiese con tu adolescencia, hay muchas chances de que te termine enganchando igual. Es la historia de Light, un chico tan inteligente que está aburrido de la vida y de la gente hasta que se encuentra con un cuaderno de la muerte que lo conecta con un shinigami. No pasa mucho rato hasta que descubre que puede asesinar a quien quiera sin ensuciarse las manos, con solo escribir su nombre en el cuaderno. El noble de Light aprovecha este nuevo poder para matar criminales, pero todo se le escapa de las manos.
  • 1
    Robotech (1 temporada, 1985)
    No es Macross, es Robotech, la versión americana con la que muchos crecimos y que está conformada por tres series japonesas que no tienen relación entre sí, con los primeros episodios coincidiendo con Super Dimension Fortress Macross, el anime de 1982 con el que Macross debutó en las pantallas niponas para demostranos que los mechas pegan bien con lo tele novelesco y los triángulos amorosos. Lo loco es que Robotech se volvió una franquicia también. Pero en fin, si hablamos de clásico, hablamos de la primera temporada de Robotech, que está completita en Netflix, con sus 85 capítulos, esperando que revivas la adrenalina de las batallas de mechas y la pasión del melodrama amoroso.

1. Pokemon: Indigo League (1 temporada, 2000)

La primera generación, la que todos amamos, la única y legendaria, Indigo League es la primera serie de Pokemon, la que nos remite a la infancia y nos convenció de que Pikachu es el mejor Pokemon de todos. Ash, Misty y Brock recorren la región de Kanto venciendo a los líderes de gimnasio para que Ash se gane un lugar en la liga. En todos los episodios aparece el infaltable equipo Rocket, con los entrañables y patéticos James, Jessy y Meowth. Lamentablemente Netflix tiene 52 episodios de los 80 que conformaron esta temporada. Son suficientes para llenarnos de nostalgia, eso sí.
Anterior Siguiente < >