Publicado el

Ránking | Cuéntame tu historia

Biopix: 10 películas de Netflix que cuentan historias reales

Volver a la home

Por: Jessica Blady

La mejor manera de aprender sobre la vida de alguien, si no quieren agarrar un libro.

Estamos acostumbrados a leer durante los títulos de una película “basado en hechos reales”. Hay miles de historias dentro de esta “categoría”, entre ellas, los dramas biográficos que se enfocan en la vida y circunstancias de algún personaje. Un poquito de realidad, otro poco de ficción y listo: marche una biopic de esas que tanto les gustan a los miembros de la Academia. Netflix tiene varias para ofrecernos y acá destacamos unas cuantas que se escapan de su esquema más típico.  

  • 10
    Red Social (The Social Network, David Fincher, 2010)
    El gran David Fincher logra su segunda nominación al Oscar gracias a la controvertida historia de Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), el estudiante de Harvard que creó la red social que hoy conocemos como Facebook. Sus complicadas relaciones personales y las múltiples demandas que tuvo que afrontar por parte de aquellos que reclamaban la autoría del sitio, incluyendo a su ex mejor amigo y ex socio, Eduardo Saverin (Andrew Garfield), quien fue apartado de este negocio millonario. Eisenberg se hace odiar gracias a su eterna verborragia y los afiladísimos diálogos pergeñados por Aaron Sorkin. A David se le escapó el hombrecito dorado, pero ya tendrá su revancha.
  • 9
    El Luchador (Cinderella man, Ron Howard, 2005)
    Russell Crowe, Renée Zellweger, Paul Giamatti, Craig Bierko y Paddy Considine protagonizan esta biografía inspirada en la vida del campeón mundial de los pesos pesados James J. Braddock (Crowe), boxeador profesional que tras perder su fortuna durante la crisis del ’29 y la posterior Gran Depresión, debe dedicarse a trabajos menos glamorosos como ser estibador en el puerto, mientras su familia vive en la miseria. Pero su manager sigue creyendo en él y, a pesar de que ya no es un pibe, lo impulsa a volver al ring y aprovechar una segunda oportunidad para volver a la cima de su carrera y darle a su esposa (Zellweger) y sus hijos un mejor estilo de vida.
  • 8
    Johnny y June: Pasión y Locura (Walk the Line, James Mangold, 2005)
    Reese Witherspoon se llevó su Oscar a casa por interpretar a June Carter, la segunda esposa de Johnny Cash (Joaquín Phoenix). James Mangold (“Logan”) relata la agitada vida del músico desde sus días en una granja familiar de Arkansas, hasta su ascenso como uno de los intérpretes más destacados del siglo XX. Claro que el camino estuvo plagado de subidas y bajadas, éxitos de la mano de Sun Records donde grabó junto a Elvis Presley, Jerry Lee Lewis y Carl Perkins, excesos, adicciones y la compañía (incondicional) de June, a pesar de que su propia carrera quedó eclipsada.
  • 7
    The Runaways (Floria Sigismondi, 2010)
    Dakota Fanning es Cherie Currie y Kristen Stewart es Joan Jett en esta biopic coming of age que relata la formación, y luego separación, de la banda femenina de punk The Runaways. Todo arranca en 1975 cuando Joan busca formar un nuevo estilo de grupo musical y le lleva la idea al manager Kim Fowley (Michael Shannon) que pronto consigue la cara perfecta en la joven Cherie. Entre giras y contratos discográficos empiezan a surgir los conflictos y los celos. Currie se quiere robar el protagonismo, pero las presiones la van empujando hacia el alcohol y las drogas. Floria Sigismondi, experta en videoclips, se hace cargo de esta historia basada en la biografía escrita por la mismísima Currie, Neon Angel: A Memoir of a Runaway, título que define muy bien la alocada vida de estas jovencitas rockeras.
  • 6
    Kill Your Darlings (John Krokidas, 2013)
    John Krokidas debuta tras las cámaras con esta historia pasional que relata los días universitarios de algunos de los miembros de la llamada “generación Beat” -Lucien Carr (Dane DeHaan), Allen Ginsberg (Daniel Radcliffe), William S. Burroughs (Ben Foster) y Jack Kerouac (Jack Huston)-, y el asesinato de David Kammerer (Michael C. Hall), ocurrido en el Riverside Park de Manhattan en 1944. Estamos a principios de la década del cuarenta y Ginsberg acaba de llegar a la Universidad de Columbia. No conforme con los métodos de estudio que ofrece el lugar, el joven inglés descubre un nuevo universo literario de la mano de sus compañeros, deseosos por explorar sus ideas más arriesgadas, y saciar su creatividad y apetitos, muchas veces, sin medir las consecuencias que esto puede acarrear.
  • 5
    Un Método Peligroso (A Dangerous Method, David Cronenberg, 2011)
    Viggo Mortensen, Michael Fassbender y Keira Knightley se meten con este drama biográfico basado en la obra teatral de Christopher Hampton, “The Talking Cure”. Sabina Spielrein (Knightley) sufre de “histeria” y es hospitalizada bajo los extremos cuidados del doctor Carl Jung (Fassbender), entusiasmado por utilizar los métodos de Freud (Mortensen) con sus pacientes. Los problemitas psicológicos de la chica tienen su raíz en la niñez y un padre violento, pero le sirven para encontrar su verdadera vocación como psiquiatra. A la larga, Jung y Spielrein se convierten en amantes, una relación que tensa la unión que el doctor tiene con su mentor, y que pondrá en tela de juicio su famoso tratamiento y la curación “por la palabra”.
  • 4
    Philomena (Stephen Frears, 2013)
    Basada en el libro “The lost child of Philomena Lee” de Martin Sixsmith, Stephen Frears (“Alta Fidelidad”) narra la historia de esta mujer que tuvo que separarse de su hijo cincuenta años atrás. Sixsmith (Steve Coogan, también responsable del guión) es un periodista desempleado que cruza su camino con una joven irlandesa quien le cuenta el dramático relato de su mamá Philomena que, durante su adolescencia, fue obligada a dar a su bebé en adopción y vivir entre las paredes de un convento. Sixsmith y Lee se conocen y comienzan la búsqueda del chico, una odisea que los llevará hasta los Estados Unidos y a descubrir unas cuantas cosas sobre ellos mismos y sus creencias.
  • 3
    Juego de poder (Charlie Wilson’s War, Mike Nichols, 2007)
    Drama, un toque de comedia oscura y una gran historia política basada en hechos reales, llevada a la pantalla grande con la maestría de Mike Nichols y el guión adaptado de Aaron Sorkin. Tom Hanks es Charlie Wilson, un parrandero congresista de Texas que terminó embutido en el conflicto armado entre Rusia y los rebeldes de Afganistán. A Julia Roberts le toca un papel fundamental, el de Joanne Herring, una millonaria patriota y ultraconservadora que no dudará en apoyar la causa, obviamente, por las razones equivocadas. Estamos a principios de la década del ochenta, pero esta gran historia nos demuestra como ciertas acciones repercuten años después y el tiro suele salir por la culata.
  • 2
    Atrápame si Puedes (Catch me if you can, Steven Spielberg, 2002)
    Steven Spielberg es nuestra deidad nerd por excelencia y todo lo que hace es sagrado (sí, también “1941”). El 99% de su obra –clásicos modernos incuestionables- debería enseñarse en las escuelas, incluso esta historia basada en la vida del estafador “reformado” Frank Abagnale Jr. Ambientada en una época más inocente e ingenua, toma como referencia y punto de partida las clásicas comedias de los años cincuenta y sesenta con todo su encanto y sus situaciones enredadas. Sin duda, una de las mejores actuaciones de Leo DiCaprio, cuando todavía podía pretender (con casi treinta pirulos) que era un jovencito de dieciséis años, sin que se le cayera la cara de vergüenza. Acá, juega al gato y al ratón con el agente del FBI Carl Hanratty (Tom Hanks), pero también anda en busca de una figura paterna que no lo abandone por el camino.
  • 1
    Fruitvale Station (Ryan Coogler, 2013)
    Antes de romperla con “Creed” (2015), Ryan Coogler y Michael B. Jordan se juntaron para contar las últimas horas de vida de Oscar Grant III, un joven de 22 años que fue asesinado por dos oficiales de la policía de San Francisco en la víspera de Año Nuevo de 2009. El caso, que conmovió a la opinión pública, volvió a sacar a la luz un tema que parece interminable: la violencia policial contra los afroamericanos en los Estados Unidos. Coogler, que debuta con este drama, se concentra en la vida de Grant que, como resolución de fin de año, pretende cambiar algunos malos hábitos y convertirse en un mejor hijo, compañero para su novia, y padre para su pequeña de cuatro añitos. Chiquita, independiente y contundente, así es esta historia multipremiada que, obviamente, no conmovió a los miembros de la Academia.

1. Red Social (The Social Network, David Fincher, 2010)

El gran David Fincher logra su segunda nominación al Oscar gracias a la controvertida historia de Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), el estudiante de Harvard que creó la red social que hoy conocemos como Facebook. Sus complicadas relaciones personales y las múltiples demandas que tuvo que afrontar por parte de aquellos que reclamaban la autoría del sitio, incluyendo a su ex mejor amigo y ex socio, Eduardo Saverin (Andrew Garfield), quien fue apartado de este negocio millonario. Eisenberg se hace odiar gracias a su eterna verborragia y los afiladísimos diálogos pergeñados por Aaron Sorkin. A David se le escapó el hombrecito dorado, pero ya tendrá su revancha.
Anterior Siguiente < >