Publicado el

Ránking | Los números rojos del ratón

Los 10 grandes fracasos de taquilla de Disney

Volver a la home

Por: Jessica Blady

A la billetera del tío Walt no le gusta esto.

Viendo los números actuales del estudio del ratón cuesta creer que tengan tantos fracasos en sus manos. Disney la junta con pala gracias a su tradición animada y sus cercanas colaboraciones con Marvel y Lucasfilm, pero de vez en cuando el toque Midas desaparece y sus dibujitos pagan las consecuencias. 

  • 10
    Pinocho (Pinocchio,1940)
    La segunda película animada de Walt Disney no gozó de la misma popularidad inicial que la chica de la manzana envenenada. La adaptación de la obra de Carlo Collodi tuvo su estreno original en los albores de la Segunda Guerra Mundial y pagó las consecuencias, a pesar de sus logros en materia de efectos especiales animados, que le dieron un aire más realista (e impresionante) a sus imágenes. “Pinocho” fue la primera película animada en conseguir un premio Oscar (en competencia) gracias a su banda sonora y su canción original “When You Wish Upon a Star”, todo un emblema del ratón. Este fracaso tuvo su revancha con un reestreno en 1945, considerada una de las mejores de su género de todos los tiempos.
  • 9
    Vacas Vaqueras (Home on the Range, Will Finn, John Sanford, 2004)
    Para salvar su granja, tres vacas lecheras y muy corajudas van a salir en busca de un notorio forajido y así cobrar una cuantiosa recompensa. Desde el vamos, este western animado no pinta nada bien y los resultados se hicieron ver en la taquilla al momento de su estreno. “Vacas Vaqueras” fue, en aquel entonces, la última película del estudio realizada en animación 2D. Su presupuesto está considerado en unos 110 millones de dólares y apenas logró recaudar una cifra similar en todo el mundo. Se estima que Walt Disney perdió unos setenta palitos en el proceso, un vuelto demasiado grande que les hizo replantearse varios proyectos y volver a pensar en sus preciadas princesas.
  • 8
    El Jorobado de Notre Dame (The Hunchback of Notre Dame, Gary Trousdale, Kirk Wise, 1996)
    En plena época de su renacimiento, Disney intentó alejarse de las princesas y ampliar su repertorio hacia otros clásicos literarios. La adaptación musical de la obra de Victor Hugo recaudó unos moderados 325 millones alrededor del mundo, no es estrictamente un fracaso de taquilla, pero sí muy por debajo de “Pocahontas” (1995). Uno de los problemas principales del film es su falta de un público específico al cual está dirigido (¿nenas o varones?), un tema que hoy parece ser más amplio, pero no por aquel entonces donde dominaba la monarquía y los animalitos. Tampoco cayó muy simpático su deforme protagonista, alejado del héroe tradicional (y más bonito) del estudio. “El Jorobado de Notre Dame” no sólo no vendió entradas en los cines, sino que tampoco merchandising a montones, transformándose en una de los fiascos más completos de la compañía del ratón.
  • 7
    Frankenweenie (Tim Burton, 2012)
    En 1984 Burton realizó un simpático mediometraje, filmado en blanco y negro y con actores, cuya historia remite (y parodia) a la clásica novela de Mary Shelley donde un niñito con ínfulas de científico loco decide revivir a su amada mascota, Sparky, tras un terrible accidente. Casi tres décadas después, el bueno de Tim logró llevar a la pantalla grande, y de forma animada a través de la técnica del stop-motion, esta misma historia cargada de ternura, ciencia ficción y un poquito de terror gótico para todas las edades. El joven Victor lleva a cabo un potente experimento científico para devolverle la vida a su querido pichicho, sin darse cuenta de las monstruosas consecuencias que pueden aparejar sus actos. A pesar de las buenas críticas y varios premios acumulados, la película no logró alcanzar el estatus de culto ni superar los estándares económicos del estudio con su escueta recaudación de 80 millones de dólares alrededor del mundo, misma cifra que “El Extraño Mundo de Jack” (The Nightmare Before Christmas, 1993) sólo juntó en los Estados Unidos.
  • 6
    Bernardo y Bianca en Cangurolandia (The Rescuers Down Under, Hendel Butoy, Mike Gabriel, 1990)
    Disney lo tendría que haber pensado mejor y lanzar esta secuela derechito a video, algo que empezaría a ocurrir tras el fracaso de la película, continuación de las aventuras de “Bernardo y Bianca” (The Rescuers, 1977), esta vez ambientada en las áridas tierras de Australia. Los ratoncitos inspirados en las novelas de Margery Sharp, deben rescatar a un nene y a una hermosa águila dorada de las garras de los cazadores furtivos. “Bernardo y Bianca en Cangurolandia” se convirtió en el primer film del estudio realizado íntegramente por computadora, aunque también está considerado una de sus más grandes decepciones durante la época del renacimiento (1989-1999),ya que recaudó apenas unos 27 millones de dólares, para algunos por culpa de la falta de numeritos musicales.
  • 5
    Un Gran Dinosaurio (The Good Dinosaur, Peter Sohn, 2015)
    Peter Sohn –tipo que lleva un largo tiempo trabajando en las producciones de Pixar y es responsable del simpático cortometraje “Parcialmente Nublado” (Partly Cloudy, 2009)- debuta con esta historia que, a pesar de las buenas críticas, no caló muy bien en el imaginario del público y se convirtió en uno de los primeros fracasos de Pixar, recaudando apenas 330 millones en todo el mundo, incluso menos que “Bichos - Una Aventura en Miniatura” (A A Bug's Life, 1998). La cosa venía en colaboración con Bob Peterson -guionista y codirector de “Up” (2009) entre otras cosas-, pero en agosto de 2013 fue “apartado” de la producción de la película, algo que obligó a retrasar su estreno. La trama gira en torno a la hipótesis de ¿qué hubiese pasado si el asteroide seguía de largo y los dinosaurios nunca se hubieran extinguido? y, más precisamente, a las desventuras de Arlo, un apatosaurus adolescente, hijo de granjeros, que se aleja de su hogar y hace buenas migas con un pequeñín humano y salvaje al que adopta como mascota.
  • 4
    Marte Necesita Mamás (Mars Needs Moms, Simon Wells, 2011)
    Basada en el libro homónimo de Berkeley Breathed, el fracaso en la taquilla de esta aventura de ciencia ficción le puso fin a la relación entre ImageMovers –compañía fundada por Robert Zemeckis en 1997- y The Walt Disney Studios, quienes se habían unido bajo el mote de ImageMovers Digital para la realización de varios proyectos animados a través del proceso de captura de movimientos, entre 2007 y 2010. La historia gira en torno a Milo, un nene de nueve años que debe rescatar a su mamá tras ser abducida por extraterrestres que necesitan saber cómo criar a sus pequeños marcianos. La película tiene un presupuesto de 150 millones y apenas logró recaudar unos 39 alrededor del mundo. Ouch.
  • 3
    El Planeta del Tesoro (Treasure Planet, Ron Clements, John Musker, 2002)
    A pesar de tener tras las cámaras a dos legendarios animadores y realizadores como lo son Ron Clements y John Musker -artífices del renacimiento de Disney con “La Sirenita” (The Little Mermaid, 1989)-, este steampunk basado en “La Isla del Tesoro” de Robert Louis Stevenson no pegó tanto en el público como sus responsables hubieran querido. La aventura de ciencia ficción es una de las últimas películas del estudio realizadas en animación tradicional, con el agregado de nuevas técnicas por computadora. La animación digital venía cosechando éxitos, uno detrás de otro, gracias a Pixar y DreamWorks lo que podría haber sido uno de los atenuantes más importantes de este fracaso económico. La película costó unos 140 millones de dólares y apenas logró pasar la marca de los cien en todo el mundo.
  • 2
    El Caldero Negro (The Black Cauldron, Ted Berman, Richard Rich, 1985)
    Tras la muerte de Walt Disney en 1966, el estudio experimentó una época de “vacas flacas”, muchos cambios estructurales y poca producción de largometrajes animados. Hubo éxitos como “El Libro de la Selva” (The Jungle Book, 1967) y “Los Aristogatos” (The AristoCats, 1970), y fracasos rotundos como esta libre adaptación de los dos primeros volúmenes de “Las Crónicas de Prydain” (The Chronicles of Prydain), de Lloyd Alexander. Esta aventura épica tiene como protagonista al joven Tarón (Taran), quien junto a la princesa Eilonwy, Fflewddur Fflam y una extraña criatura llamada Gurgi, trataran de detener al malvado Rey del Mal que no se detendrá ante nada para poner sus manos sobre el Caldero Mágico, un objeto místico que le dará el poder necesario para gobernar el mundo. Los temitas oscuros del film obligaron al ente regulador a convertirla en la primera historia animada con calificación PG (Parental Guidance), posiblemente, una de las razones por las cuales sólo recaudó 21 millones de dólares contra un presupuesto de 44.
  • 1
    Fantasía (Fantasia, 1940)
    Sin dudas, una de las apuestas más arriesgadas del estudio del ratón que, tras el exitazo de “Blancanieves y los Siete Enanos” (Snow White and the Seven Dwarfs, 1937), quiso repetir la hazaña, pero no tuvo en cuenta que se venía la Segunda Guerra Mundial. La película compuesta por siete secuencias -una colección de ocho interpretaciones animadas de grandes composiciones de la música clásica con los arreglos del director Leopold Stokowski- es, tal vez, la obra más experimental que haya salido de la cabeza del tío Walt. Casi sin diálogos, el film pretende crear un nexo entre estas diferentes formas artísticas o, mejor dicho, “una nueva forma de representar el arte” a través de un nuevo medio de comunicación: un género que fusiona la animación con la música. Su excesiva duración (más de dos horas) no permitió un estreno normal y se programaron “giras” de proyección como si se tratara de una obra teatral. Los precios elevados de las entradas, la imposibilidad de estrenarla en Europa por el estallido de la guerra y los diferentes inconvenientes económicos que esto trajo aparejado (falta de material fílmico y recursos que se destinaban a la batalla), obligaron a cancelar muchas de las funciones, provocando el endeudamiento del estudio y una pérdida económica incluso mayor a la de “Pinocho” (Pinocchio, 1940).

1. Pinocho (Pinocchio,1940)

La segunda película animada de Walt Disney no gozó de la misma popularidad inicial que la chica de la manzana envenenada. La adaptación de la obra de Carlo Collodi tuvo su estreno original en los albores de la Segunda Guerra Mundial y pagó las consecuencias, a pesar de sus logros en materia de efectos especiales animados, que le dieron un aire más realista (e impresionante) a sus imágenes. “Pinocho” fue la primera película animada en conseguir un premio Oscar (en competencia) gracias a su banda sonora y su canción original “When You Wish Upon a Star”, todo un emblema del ratón. Este fracaso tuvo su revancha con un reestreno en 1945, considerada una de las mejores de su género de todos los tiempos.
Anterior Siguiente < >