Publicado el

Ránking | El amor es otra cosa

10 pelis románticas de Netflix que no insultan tu inteligencia

Volver a la home

Por: Jessica Blady

¿Querés romance poco convencional? Acá lo tenemos.

Se viene San Valentín, pero como nosotros somos malditos Nerds hechos y derechos, no entendemos mucho del amor, al menos, en su forma más convencional y llena de clichés. El cine romántico hollywoodense nos viene vendiendo mentiras desde hace décadas. Por suerte hay excepciones donde las relaciones no parecen tan de telenovela.

Si andas solito/a o en pareja, te dejamos el mejor plan para festejar el día de los enamorados: sentarte frente a la pantalla de Netflix a ver estas pelis que no nos tratan de idiotas. 

  • 10
    Mejor… Imposible (As Good as It Gets, James L. Brooks, 1997)
    Jack Nicholson y Helen Hunt se llevaron el Oscar a casa por interpretar a Melvin y Carol, un escritor obsesivo-compulsivo que encuentra el amor (y un poquito de estabilidad en su alborotada existencia) en una camarera y madre soltera con demasiados problemas reales. La diferencia de edad es, apenas, la menor de sus dificultades. El señor es demasiado egomaníaco para llevar adelante una relación, pero gracias a su vecino homosexual y la paciencia de ella, empieza a encontrar esa pequeña luz al final del túnel y la felicidad que ambos se vienen negando porque, en definitiva, la vida no es una comedia color rosa, está llena de cuentas que pagar, perritos molestos y enfermedades mentales.
  • 9
    Damage (Louis Malle, 1992)
    Basada en la novela homónima de Josephine Hart, Jeremy Irons y Juliette Binoche se meten en una profunda relación pasional que, como suele ocurrir en estos casos (spoiler alert), no termina para nada bien. Stephen Fleming (Irons) está a punto de ser nombrado ministro del parlamento británico, pero conoce a Anna (Binoche), una joven francesa comprometida con su hijo Martyn y el amor se desborda. La parejita decide vivir este romance clandestino y las obsesiones son demasiado fuertes, tanto así, que Fleming está dispuesto a dejarlo todo, incluidos su puesto y su esposa, sin pensar en las repercusiones. Claro que ella no piensa permitirlo y prefiere mantener las apariencias, pero Martyn descubre el amorío y los daños serán irreparables.
  • 8
    Un Romance Peligroso (Out of Sight, Steven Soderbergh, 1998)
    Obviamente, el título elegido por los traductores locales sintetiza “mucho mejor” esta historia romántica criminal protagonizada por Jack Foley (George Clooney), un encantador ladrón de bancos que termina entablando una bonita relación con Karen Sisco (Jennifer Lopez), la oficial que intenta arrestarlo y él decide secuestrar. Hay romance y hay peligro en esta comedia de acción dirigida por Steven Soderbergh, basada en la novela homónima de Elmore Leonard. Claro que no tiene ni una sola palabra en común con el título original elegido por el autor, “Out of Sight” (fuera de la vista), mucho más metafórico cuando se trata de relaciones complicadas.
  • 7
    Los Paranoicos (Gabriel Medina, 2008)
    Gabriel Medina debuta en la pantalla grande con esta dramedeia romántica que habla de la madurez y de las percepciones sociales. Luciano (Daniel Hendler) es un treintañero que se dedica a animar fiestitas infantiles, pero desde hace rato rata de escribir un guión cinematográfico. El pibe es bastante maniático y loser ante los ojos del mundo y, tras un incidente peculiar, se reencuentra con un viejo amigo, Manuel, que acaba de volver de España junto a su novia Sofía (Jazmín Stuart), con la intensión de estrenar un programa de TV llamado “Los Paranoicos”. Manuel lleva todas las de ganar, pero la chica empieza a sentirse atraída por los “defectos” de Luciano demostrando, una vez más, que los últimos serán los primeros.
  • 6
    ¡Átame! (Pedro Almodóvar, 1989)
    El gran Pedro Almodóvar tiene una forma particular de retratar las relaciones románticas, a veces trágicas y dramáticas, y otras tantas pasionales y absurdas como en el caso de Ricky (Antonio Banderas), huérfano desarraigado que ha pasado casi toda su vida en instituciones, y Marina (Victoria Abril), actriz porno con la que está obsesionado. El muchacho tienen una sola idea en la cabeza: secuestrar a la chica y convencerla de que sea su esposa. Claro que al principio ella lo rechaza, pero tras varios intentos fallidos por escapar, empieza a ver a su captor con otros ojos y el amor empieza a encontrar un lugar entre estos dos locos lindos.
  • 5
    Orgullo y Prejuicio (Pride & Prejudice, Joe Wright, 2005)
    A esta altura, ya todos conocemos de qué la va el drama romántico basado en el clásico de Jane Austen. La muy independiente Elizabeth Bennet (Keira Knightley) no tiene apuro en casarse, pero sus convicciones empiezan a flaquear cuando conoce al adinerado y orgulloso señor Darcy (Matthew Macfadyen). Las primeras impresiones pueden ser engañosas y Lizzy pronto descubre que ese hombre tímido y altanero es más sensible y amable de lo que aparenta. Clases sociales enfrentadas, conflictos familiares y mucha, pero mucha histeria son el punto de partida de esta historia de amor poco convencional que retrata sin tapujos cierto sector de la sociedad inglesa de comienzos del siglo XIX.
  • 4
    Metal y Hueso (De rouille et d'os, Jacques Audiard, 2012)
    Bastante alejada de la típica “comedia romántica”, la película de Jacques Audiard (“Un Profeta”, 2009) entra en terrenos más dramáticos, casi trágicos, para contar la historia de Alain (Matthias Schoenaerts), padre soltero que debe hacerse cargo de su pequeño hijo y la única opción que le queda es mudarse al garaje de su hermana. Mientras atraviesa por uno de los peores momentos de su vida, conoce a la simpática Stéphanie (Marion Cotillard), una entrenadora de orcas que parece celebrar la vida a cada momento. A pesar de las diferencias algo empieza a florecer entre los dos, pero tras un terrible accidente, Alain tomará las riendas de la relación, mucho más seguro de sí mismo, y se convertirá en el apoyo que Stéphanie anda necesitando sin lástima de por medio.
  • 3
    El Esplendoroso Presente (The Spectacular Now, James Ponsoldt, 2013)
    Miles Teller y Shailene Woodley se vuelven a cruzar en la pantalla grande para esta dramedia romántica independiente, basada en la novela de Tim Tharp. La única filosofía de vida de Sutter Keely (Teller) es vivir el ahora. Al estudiante le gusta la joda, su trabajo mediocre y no tiene intención de pensar en el futuro. Claro que esta rutina de chico despreocupado cambia rotundamente cuando conoce a Aimee Finicky (Woodley), una jovencita tímida y poco sociable, sobre la cual podría influir positiva o negativamente. A diferencia de muchas películas similares, los personajes de “El Esplendoroso Presente” se sienten realistas, sinceros y humanos con los que cualquiera puede identificarse.
  • 2
    (500) Días con Ella ((500) Days of Summer, Marc Webb, 2009)
    Zooey Deschanel se recibe de Manic Pixie Dream Girl y crea una de las discusiones románticas más fervorosas desde el ‘we were on a break” de “Friends” (1994-2004). Marc Webb abandona los videoclips y debuta tras las cámaras con esta dramedia, aparentemente basada en algunos hechos reales, haciéndonos creer que la culpa de todo la tiene Summer, la chica de los sueños de Tom (Joseph Gordon-Levitt). Él, arquitecto que se dedica a escribir tarjetas de felicitación, se enamora a primera vista cunado la ve entrar a la oficina. Summer no cree en las relaciones y se lo hace saber de entrada, pero Tom está convencido de qué el amor todo lo puede, hasta que se da de lleno contra la pared del rechazo. “Yo te avisé” sonaba de fondo, pero no hay peor sordo que el que no quiere oír.
  • 1
    Los Juegos Del Destino (The Silver Linings Playbook, David O. Russell, 2012)
    “Siempre hay un roto para un descosido”, sería la premisa de esta dramedia romántica que le otorgó el Oscar a Jennifer Lawrence. David O. Russell se basa en sus propias experiencias con su hijo bipolar, y en la novela homónima de Matthew Quick, para contar la historia de Pat (Bradley Cooper), quien debe volver a vivir con sus padres tras pasar unos meses en una institución psiquiátrica. El muchacho quiere reconquistar a su esposa y no tiene mejor idea que confiar en Tiffany Maxwell (Jennifer Lawrence). La chica, a la que también le faltan un par de jugadores, promete conectarlo con su mujer, a cambio de que sea su pareja en un concurso de baile. Acá hay mucha desconfianza, sentimientos a flor de piel y confusión, pero estas dos almas perdidas aprenden a encontrar el lado positivo de las cosas, y lo mejor de ellos mismos reflejado en el otro.

1. Mejor… Imposible (As Good as It Gets, James L. Brooks, 1997)

Jack Nicholson y Helen Hunt se llevaron el Oscar a casa por interpretar a Melvin y Carol, un escritor obsesivo-compulsivo que encuentra el amor (y un poquito de estabilidad en su alborotada existencia) en una camarera y madre soltera con demasiados problemas reales. La diferencia de edad es, apenas, la menor de sus dificultades. El señor es demasiado egomaníaco para llevar adelante una relación, pero gracias a su vecino homosexual y la paciencia de ella, empieza a encontrar esa pequeña luz al final del túnel y la felicidad que ambos se vienen negando porque, en definitiva, la vida no es una comedia color rosa, está llena de cuentas que pagar, perritos molestos y enfermedades mentales.
Anterior Siguiente < >