Publicado el

Ránking | Gracias por la música

10 películas (musicales o no) que influenciaron a La La Land

Volver a la home

Por: Jessica Blady

La futura ganadora de la estatuilla dorada es un rejunte de influencias clásicas y modernas.

“La La Land” (2016) es mucho más que un musical moderno que amenaza con arrasar en la próxima entrega de los Oscar. Es la culminación, y un resumen, de todas las influencias que recibió su director, Damien Chazelle, a lo largo de los años, convertidas en una carta de amor hacía el género, el cine en general, los artistas soñadores y su amada ciudad de Los Ángeles. “Hay un romanticismo increíble en Los Ángeles que no siempre podés ver cuando estás atrapado en el tráfico de la 405. Quería despacharme con esta gran carta de amor a la  ciudad, y centrarme es ese tira y afloje que experimentan todos los artistas jóvenes, entre sueños y realidad, que se expresa de forma brillante en lo antiguos musicales de Hollywood. Me encanta la idea de un arco emocional contado puramente de forma visual y musical. Creo que hay algo muy poético sobre una ciudad que está tan llena de soñadores, donde la mayoría no lo va a lograr”.

Les dejamos está lista cargada de influencias y, tal vez, los inspire para seguir su propio camino de sueños de fama y romance. 

  • 10
    Los Paraguas de Cherburgo (Les parapluies de Cherbourg, Jacques Demy, 1964)
    Si la infancia de Chazelle estuvo marcada por las películas animadas de Disney, su espíritu adolescente se embebió de los musicales de la Nouvelle Vague como “Las Señoritas de Rochefort” (Les demoiselles de Rochefort, 1967) y “Los Paraguas de Cherburgo” (Les parapluies de Cherbourg, 1964) que lo terminaron reconciliando con los musicales hollywoodenses. La obra de Jacques Demy, ganadora de la Palma de Oro en ele Festival de Cine de Cannes, emula la ópera popular y cuenta la historia de una jovencita separada de su amor a raíz de la guerra, que debe enfrentar una decisión que cambiará su vida para siempre.
  • 9
    Un Día de Furia (Falling Down, Joel Schumacher, 1993)
    Ustedes se preguntaran que tiene que ver el violento relato de D-Fens (Michael Douglas) con la romántica historia de Mia y Sebastian. Una vez más, todo se trata de contexto y de cómo Damian Chazelle terminó rendido a los pies de Los Ángeles, a la que le rinde tributo con esta película. Aquellos que recuerden la obra de Schumacher, no podrán olvidar la paulatina acumulación de bronca de Miguelito, en parte, exacerbada por el tráfico, el smog y el agobiante calor de la metrópoli. “Esa película fue una de las muchas razones por las qué pensé que L.A. era un infierno. Nunca quise poner un pie en ella. El film describe un retrato infernal de la ciudad, así que pensé que sería interesante, ahora que vivo en Los Ángeles y me enamoré profundamente de ella, comenzar mi película con aquello que más me asustó, e irrita a los habitantes”. Así fue como el director transformó la gota que rebalsa el vaso en la historia de D-Fens, en el hermoso número de apertura “Another Day of Sun”: un día cualquiera (ya no de furia), durante uno de esos complicados y estresantes congestionamientos en las autopistas de L. A.
  • 8
    Un Americano en París (An American in Paris, Vincente Minnelli, 1951)
    El musical experimentó un antes y un después de la película de Vincente Minnelli. Basada en la obra homónima de George Gershwin, esta historia no sólo representó un éxito colosal para MGM -convertido en el estudio insignia del género en la década del cincuenta-, sino que sentó las bases de un estilo de producción y estética donde se conjugan la fotografía, los decorados, la coreografía y el accionar de los protagonistas. Ya no hay un sólo foco de interés, sino que se trata de un todo casi fantástico, aunque no por ello menos realista. Gene Kelly, Leslie Caron, Oscar Levant, George Guetary y Nina Foch son los personajes principales de este drama romántico ambientado en París después de la Segunda Guerra Mundial, donde un joven americano trata de abrirse camino como pintor, mientras se debate por el amor de una jovencita francesa.
  • 7
    Películas Animadas de Disney
    Para muchos pequeñines, su primer acercamiento al género musical llegó de la mano de los clásicos animados de Walt Disney. Para Chazelle de 32 años, no fue la excepción, quien cita a “Dumbo” (1941), “Pinocho” (Pinocchio, 1940), “La Bella y la Bestia” (Beauty and the Beast, 1991) y “El Rey León” (The Lion King, 1994) como algunas de sus primeras influencias para delinear la historia de amor entre Mia y Sebastian. Una vez más, el realizador no tomó estas sugerencias de forma literal, sino que las diluyó (y las redefinió) a lo largo de toda la película.
  • 6
    Los Angeles Plays Itself (Thom Andersen, 2003)
    Es obvio que “La La Land” bebe de un montón de musicales clásicos, incluyendo “Sombrero de Copa” (Top Hat, 1935), una de las primeras películas de Fred Astaire y Ginger Rogers; pero también toma influencias de este gran documental de Thom Andersen, que nos muestra como la ciudad californiana ha sido utilizada y representada por el séptimo arte a través de los años. “L.A. es, extrañamente, la ciudad más filmada del mundo porque la industria del cine ha estado allí desde siempre, pero es una de las metrópolis menos físicas en las películas. No tiene un lugar específico en el cine como Nueva York o París, ya que cada uno tiene su propia idea sobre ella, muchas de las cuales no son las más placenteras. Si se la trata de la manera correcta, Los Ángeles puede, definitivamente, transformarse en un romántico patio de juegos”.
  • 5
    El Mago de Oz (The Wizard of Oz, Victor Fleming, 1939)
    Dorothy Gale es transportada, vía tornado, a una tierra mágica plagada de brujas (buenas y malas), extrañas criaturas y paisajes. Con la ayuda de tres inesperados compañeros se embarcará en la aventura de encontrar al Mago y regresar a su hogar, sana y salva. MGM le ganó de mano a Walt Disney y comenzó una tradición de exitosísimas adaptaciones literarias que vuelve a hacer furor en estos días. Acá, la fantasía se cruza con el musical y el resultado es un clásico familiar con moraleja que, además, juega con las nociones de ilusión y realidad, tanto dentro como fuera de la pantalla. Una de las primeras inspiraciones para Chazelle.
  • 4
    Ciudad de Ángeles (Short Cuts, Robert Altman, 1993)
    El drama coral de Robert Altman puede sonar como una inspiración bastante extraña, pero no lo es. Chazelle no quería que su visión de Los Ángeles fuera “romántica” como en otros musicales, y optó por una estética más cruda proveniente del cine independiente que mamó como estudiante. Así, “Juegos de Placer” (Boogie Nights, 1997), “El Ocaso de una Estrella” (Sunset Boulevard, 1950), “Cautivos del Mal” (The Bad and the Beautiful, 1952) y la mismísima “Tiempos Violentos” (Pulp Fiction, 1994) se convirtieron en los nombres que más resonaron en su cabeza y en la del diseñador de producción David Wasco, responsable de esta, y otras tantas películas de Quentin Tarantino.
  • 3
    Golpe al Corazón (One From the Heart, Francis Ford Coppola, 1981)
    A principios de los ochenta, Francis Ford Coppola se animó al musical romántico y el tiro le salió por la culata, dejándolo en la bancarrota. Después de cinco años de relación, Hank (Frederic Forrest) y Frannie (Teri Garr) no parecen ir a ningún lado. La pareja se separa, encuentra el amor en otros brazos, pero descubre que la pasión que los une es más fuerte, demasiado, como para vivir separados. Tom Waits le pone música y letra a este oscuro relato ambientado en la ciudad de Las Vegas. Sueños rotos y encontrados, pasiones desenfrenadas y dos protagonistas que no saben muy bien lo que quieren.
  • 2
    El Séptimo Cielo (7th Heaven, Frank Borzage, 1927)
    Adaptado de la obra teatral homónima, este agridulce drama del cine mudo cuenta la historia de Diane, una joven e ingenua prostituta explotada por su hermana, que encuentra el amor y la redención de la mano de Chico Robas, un limpiador de alcantarillas con muy pocas aspiraciones. Estamos en París, a poco del estallido de la Primera Guerra Mundial, pero la parejita se siente “en el cielo”, o mejor dicho, la mísera habitación en la que viven, ubicada en el séptimo piso de un destartalado edificio. De esta obra, Damian Chazelle tomó inspiración para el final de su película. Vamos a tratar de evitar los spoilers, pero ese “What if?” termina siendo el choque de dos realidades muy diferentes. Este, al fin y al cabo es un musical, y un sector de la audiencia necesita tener su “happy ending” para volver a casa tranquilos. Dos realidades que pueden coexistir, si así lo queremos, porque las películas, y esta ciudad en particular, están construidas a partir de sueños y fantasías.
  • 1
    Cantando Bajo la Lluvia (Singin' in the Rain, Stanley Donen, Gene Kelly 1952)
    Hollywood, 1927. Actores, directores, productores y escritores deben afrontar las dificultades técnicas, y de otras índoles, que supone la problemática transición del cine mudo hacia el sonoro; y aceptar la terrible realidad de que no todas sus grandes estrellas encajan bien en este nuevo firmamento cinematográfico. El musical es una gran tradición hollywoodense que no se puede ignorar. Esta comedia, no sólo es un gran reflejo de una época confusa (y un poco cruel) para la industria, sino uno de los mejores exponentes del género que combina encanto, humor, romance y un par de melodías clásicas que podríamos tararear hasta el hartazgo. Chazelle lo sabe y sus pequeños guiños y homenajes no pasan tan desapercibidos. Sin embargo, el realizador escribe su propia carta de amor hacía los artistas, las películas o, como él mismo lo dice: “Tus objetos más preciados”.

1. Los Paraguas de Cherburgo (Les parapluies de Cherbourg, Jacques Demy, 1964)

Si la infancia de Chazelle estuvo marcada por las películas animadas de Disney, su espíritu adolescente se embebió de los musicales de la Nouvelle Vague como “Las Señoritas de Rochefort” (Les demoiselles de Rochefort, 1967) y “Los Paraguas de Cherburgo” (Les parapluies de Cherbourg, 1964) que lo terminaron reconciliando con los musicales hollywoodenses. La obra de Jacques Demy, ganadora de la Palma de Oro en ele Festival de Cine de Cannes, emula la ópera popular y cuenta la historia de una jovencita separada de su amor a raíz de la guerra, que debe enfrentar una decisión que cambiará su vida para siempre.
Anterior Siguiente < >