Publicado el

Ránking | Sustos en baja resolución

Los 10 mejores juegos de terror de MS-DOS

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

De los tiempos pasados nos llegan diez recuerdos terroríficos de juegos llenos de sustos.

La era del MS-DOS vio la aparición y desarrollo de muchos géneros de juegos, y la categoría de Terror no podía estar ausente. Pero ésta era una instancia primaria con todo lo que ello implica; una etapa de gráficos limitados y mecánicas experimentales, de controles obtusos y muertes inesperadas... de unos niveles de dificultad propios de un tiempo en el que no existían ni los Tutoriales para aprender a jugar, ni internet para darnos la solución de algún puzzle esquivo o de ESA batalla contra ESE jefe.

Y los miedos... los miedos de esa época eran más genuinos. Todo bien con las cinemáticas y diseños en alta definición de juegos más modernos... pero ustedes, pobres criaturas de la actualidad, todavía no entienden el verdadero terror de no saber si nuestra acción en un punto del juego no condenó todo nuestro progreso y volvió al juego imbatible por haber perdido un ítem crucial, y no darnos cuenta de ello sino varias horas más tarde, cuando ya no teníamos otra opción que borrar todo nuestro progreso, empezar de nuevo y, esta vez, trazar nuestros pasos con extremo cuidado.

He allí el verdadero terror, y hoy vengo a recordarles diez excelentes ejemplos de terror en los años del viejo y querido MS-DOS. Pasen... pasen y lean, pero... mantengan los ojos abiertos y salven la partida con frecuencia. Quizá no estemos solos.

  • 10
    Maniac Mansion (1987)
    Pará, pará, pará... ¿¿En serio vamos a empezar con Maniac Mansion?? ¡¡Pero si Maniac Mansion no es de terror!! ...¿o sí? Bueno, técnicamente sí, porque Ron Gilbert y Gary Winnick se inspiraron en clichés de películas de terror para narrar una historia que apuntaba a la comedia... pero que aún así podía volverse de terror, si se quería. Al fin y al cabo, nuestros protagonistas pueden morir de demasiadas formas, algunas de ellas bastante sorprendentes. Vamos, si hasta podemos causar una explosión nuclear por dejar la pileta del patio vacía por demasiado tiempo.

    Gracias a su ambientación como mundo abierto (toda la mansión) y su capacidad para resolver puzzles de más de una forma, la sensación de habernos pasado por alto algo importante siempre está presente. Por eso habrá que mesurar el uso de sus limitados casilleros para salvar la partida y, en el peor de los casos, volver a empezar y esta vez elegir a Bernard como uno de los acompañantes, porque Bernard es el personaje más versátil del juego.
  • 9
    The Lurking Horror (1987)
    No hacen falta gráficos cuando la narración hace trabajar nuestra imaginación a full. Infocom ya nos había deleitado con un par de docenas de aventuras interactivas, pero esta era la primera instancia de horror en sus textos. Escrito por el propio Dave Lebling (uno de los fundadores de Infocom), The Lurking Horror toma inspiración en los textos de Lovecraft; especialmente los Mitos de Cthulhu; para narrar su propia historia. En este caso, la historia de nosotros mismos, que solamente intentamos llegar a entregar un reporte escolar para la G.U.E. Tech pero nos encontramos con una considerable cantidad de interrupciones y contratiempos, comenzando por una fuerte nevada y siguiendo con los archivos de nuestros reportes desconfigurados casi por completo. Pero esto es apenas un preludio para algo mayor, ya que al poco tiempo de intentar recuperar nuestros datos se desata el caos en la universidad, la nevada afuera se convierte en una verdadera tormenta de nieve y los pasillos ahora tienen visitantes de ultratumba.

    Como ya era costumbre en las aventuras de Incofom, la premisa e historia mantienen al jugador pegado a la pantalla, leyendo párrafo tras párrafo de texto, intentando dilucidar qué hacer a continuación y/o cómo superar el obstáculo a mano; sólo que esta vez el ambiente es más terrorífico. Si les gustan las historias interactivas, definitivamente tienen que darle a esta una oportunidad.
  • 8
    Veil of Darkness (1993)
    Con partes iguales de juego de rol y Aventura Gráfica, Veil of Darkness nos hace estrellar nuestro avión de carga en las afueras de un misterioso valle en Rumania. Por suerte somos rescatados por los pueblerinos que moran en el valle. Por desgracia, dichos pueblerinos piensan que nuestra llegada nos marca como los Elegidos para derrotar al vampiro que tiene al valle bajo su control. Es un día de esos, ¿vieron?

    A partir de aquí nuestro protagonista (a quien podemos asignar nombre propio) debe explorar el pueblo de oscuridad eterna en el que se encuentra, cumpliendo algunas misiones para sus habitantes y aprendiendo más acerca de los alrededores y de la historia que mantiene a la pequeña urbe estancada en el tiempo, hasta por fin dar con los medios para enfrentar y--ojalá--derrotar a Kairn, el Señor Vampiro que gobierna el valle.

    El juego posee gráficos isométricos bastante apropiados para el género mixto que intenta abarcar. La noche eterna que es tema principal de la aventura le da una gran ambientación a la misma, y nuestra exploración por el pueblo y su historia nos mantiene interesados, queriendo saber más sobre el tema. Un lindo juego que hoy en día no muchos recuerdan; definitivamente uno que merece remake.
  • 7
    Elvira: Mistress of the Dark (1990)
    Elvira es un ícono del cine de horror Clase B gracias a su programa de principios de los '80 (Elvira's Movie Macabre) en donde proyectaba películas de bajo presupuesto del género e intercalaba las proyecciones con comentarios cómicos. Tanto su personalidad divertida e inteligente como su atuendo sensual le dieron gran notoriedad en el ambiente, al punto que logró tener su propia película, Elvira: Mistress of the Dark, en el año 1988. En 1990 Accolade y Horror Soft lanzan un juego con el mismo nombre, que sigue los eventos de la película homónima y nos pone como protagonistas para cumplir la misión de ayudar a Elvira a prevenir el regreso de la malvada bruja Emelda.

    El juego en sí es un híbrido entre rol y Point-And-Click en el que exploramos el castillo de Elvira, resolvemos puzzles y nos enfrentamos a las fuerzas oscuras; una linda combinación que se ganó los laureles a base de buenos gráficos y atrapante banda sonora. Ah, y el juego es bien difícil, como debe ser un producto de aquella época.
  • 6
    Gabriel Knight: Sins of the Fathers (1993)
    El primero de una trilogía de juegos de Aventura Gráfica, Gabriel Knight: Sins of the Father es un relato de investigación con tintes de terror en el que controlamos al titular Gabriel Knight; escritor y dueño de una librería; mientras investiga una serie de muertes caratuladas como "asesinatos vudú" como base para una nueva novela. El juego deleitó a su público con una gran ambientación, un diseño de personajes memorable e incluso grandes personalidades para dichos personajes, como Jim Cummings, Mark Hamill o el mismísimo Tim Curry como el personaje principal, Gabriel.

    Este juego recibió una Edición Aniversario en el año 2014; una remake hecha y derecha que mejora notablemente todo el apartado audiovisual y mecánico. Lo único malo de esta versión es que todo el cast de voces fue cambiado. Búuu.
  • 5
    Phantasmagoria (1995)
    Hoy en día uno ve Phantasmagoria y no puede evitar darse el lujo de una sonrisita, y es que el estilo gráfico utilizado para esta aventura Point-And-Click de mediados de la década de los '90 no envejeció nada bien; ni por el aberrante choque entre actores reales y escenarios generados por computadora, ni por las actuaciones Clase-B-Y-Peores-También del cast que, pese a todo, le puso bastante onda al producto. Phantasmagoria es un producto de su época y hoy no puede causar miedo. Incredulidad, quizá.

    Claro que, en su momento, este juego fue una revolución. Eran los años en los que el CD se alzaba en la gloria y los juegos con cinemáticas de actores reales tomaban impulso, así que una aventura completa con una "persona real" como protagonista no era mala idea. Bueno, excepto para Adrienne Delaney, la protagonista en cuestión, que se muda a su nueva casa con su esposo y ya empieza con las pesadillas (algo similar veremos en otro juego de este listado). Tras investigar la casa y sus alrededores comenzaremos a tener algunos indicios de lo que le ocurrió al anterior dueño del edificio, y uno de esos descubrimientos disparará el verdadero argumento del juego.

    ¿Asusta, Phantasmagoria? No realmente. La verdad es que ahora es uno de esos juegos que hay que disfrutar con amigos, al igual que todas esas películas tan malas que, gracias a eso, se vuelven geniales.
  • 4
    Blood (1997)
    El terror no tiene por qué venir en secuencias lentas y cautelosas; a veces lo mejor es tomar al terror por los cuernos infernales y encajarle un escopetazo entre ceja y ceja, y eso es más o menos lo que hizo GT Interactive Software con Blood, un excelente juego de acción en primera persona creado en base al motor Build, originalmente usado para Duke Nukem 3D.

    Caleb, nuestro protagonista, inicia su aventura saliendo de su propia tumba, buscando venganza ante los que lo sacrificaron. Y la venganza se escribe a balazo limpio, todo gracias a un suculento arsenal de armas convencionales y no tanto, pues además de las típicas escopetas y metralletas podemos encontrar una pistola de señales, un rifle eléctrico y hasta un muñeco vudú. Mejor aún, las armas tienen dos modos de disparo que varían sus usos (aunque los ataques especiales consumen más munición), y todavía mejor, la posibilidad de encontrar un power-up que nos deja usar dos armas a la vez, lo que nunca va a estar de más.

    Todo el juego es una carta de amor al género del terror, desde los tétricos escenarios y grotescos enemigos hasta la avalancha de referencias hacia productos del género. Y como esto es un FPS de la década de los '90 hecho en el motor Build, por supuesto que el protagonista no puede evitar mandarse algunos latiguillos memorables, como por ejemplo mirarse en un espejo y decir "¡Agh! ... Ah, soy yo." Qué grande, Caleb. Lástima que el segundo juego no estuvo a la altura del primero.
  • 3
    Dark Seed (1992)
    Mike Dawson no la está pasando bien. Se fue a vivir a su nueva casita y ya la primera noche tuvo una horrible pesadilla en la que le enchufan un embrión alienígena en el cerebro. El tema es que no es una pesadilla, y muy pronto Mike se va a dar cuenta que si no hace algo pronto, el bicho que le implantaron va a nacer. Lindo embrollo para mandarnos a explorar el mundo de Dark Seed, un juego que hizo rancho aparte por ser uno de los primeros juegos de Aventura Gráfica en Alta Resolución... O sea, en 640x350; y eso únicamente porque el artista a cargo de los diseños de arte no quería trabajar a 320x200. ¿Y quién era ese quisquilloso? ... ¡Ah, era el señor H.R. Giger! ... ¿Cómo que no conocés a Giger? Te lo resumo: "Alien". Listo.

    Sí, el buen Hans Giger aceptó ser el responsable artístico de esta joya de décadas pasadas, así que si sos fanático de su arte no te podés dejar pasar esta experiencia. Eso sí, preparate para uno de los juegos más odiosamente difíciles del listado, todo gracias a su insistencia de tener un sistema de tiempo real que nos especifica estar en el lugar correcto a la hora indicada para resolver tal o cual puzzle, y fallar en una de las citas significa que perdimos todo el juego y quizá sólo nos daremos cuenta mucho más tarde. Sí... Un gran juego, pero necesita de mucha paciencia de nuestra parte. Quedan advertidos.
  • 2
    System Shock (1994)
    Lo primero con lo que nos asusta System Shock es con la enorme cantidad de elementos informativos y opciones en nuestra pantalla de juego. Okay, ahora en serio... System Shock es un absoluto clásico que durante muchos años estuvo circulando de manera clandestina por la red, hasta que por fin tuvo su regreso oficial como Versión Mejorada en los portales de venta de juegos más importantes de Internet. Y bien que lo vale, porque este juego es una de esas instancias que rompió moldes o, mejor dicho, ayudó a definir nuevos géneros. En este caso, la supervivencia de terror en primera persona con elementos de rol. Pavada de nombre, ¿eh?

    Ya dentro del juego interpretamos a un hacker que despierta en una estación espacial tras meses de coma, y ni bien damos cuenta de nuestros alrededores ya empezamos a notar que las cosas no están precisamente bien en el lugar. Más exactamente, la inteligencia artificial de la base, SHODAN (que años después inspiraría a la GLaDOS de Valve), toma el control tras haber perdidos sus módulos de ética y ahora está haciendo experimentos con los pobres infelices que tuvieron el infortunio de estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Esto lo iremos viendo más y más a medida que avanzamos por los pasillos de la base espacial, cada vez más envueltos en un aire de locura y muerte, y plagados por los cuerpos de las víctimas, ahora convertidos en androides de pesadilla.

    El juego consiguió una impresionante mezcla de géneros que cayó muy bien con el público. El único problema es que le daba al jugador tantas libertades a la hora de mejorar a su personaje que era posible mejorarlo de forma incorrecta. ¿Hacía rato que no salvabas la partida? Uy, cómo te va a doleeerrrr...
  • 1
    Alone in the Dark (1992)
    Imposible no mandar este juego derecho a lo alto del listado, pese a que no envejeció demasiado bien que digamos. Hoy más que nunca, con tanto reboot asqueroso de esta franquicia, conviene mirar hacia atrás... bien hacia atrás... y entender por qué este juego tuvo tanto impacto en aquel entonces. Fue uno de los primeros juegos (si no EL primero) de terror con elementos en 3D superpuestos en escenarios pre-renderizados, tal como haría Resident Evil en sus primeras encarnaciones.

    De aquí nace el género de Survival Horror en espacios confinados; y nada más confinado que la mansión en la que se encuentran Edward Carnby y Emily Hartwood (dependiendo a quién elijamos interpretar), que está colmada de apariciones de ultratumba, acertijos crípticos y una limitadísima cantidad de munición a nuestra disposición. El control de los personajes es tosco y van a ser magos (y mentirosos) si consiguen acertarle un tiro a un bicho al primer disparo, porque en estos años el concepto de auto-targetting era pura ficción. Para peor, la mansión estaba plagada de trampas que atentaban contra nuestra salud a cada instante.

    Se puede apreciar en el diseño las estrictas limitaciones de la época, con modelos de personajes y enemigos que poseen apenas un puñado de polígonos cada uno. Hoy resulta un poco chocante ver esos gráficos antiguos, pero siguen siendo motivo de admiración de parte de más de un nostálgico. Si quieren probar el verdadero terror, dense un paseíto por la vieja mansión de Derceto. De que salgan vivos de ahí... ah, ese es otro tema.

1. Maniac Mansion (1987)

Pará, pará, pará... ¿¿En serio vamos a empezar con Maniac Mansion?? ¡¡Pero si Maniac Mansion no es de terror!! ...¿o sí? Bueno, técnicamente sí, porque Ron Gilbert y Gary Winnick se inspiraron en clichés de películas de terror para narrar una historia que apuntaba a la comedia... pero que aún así podía volverse de terror, si se quería. Al fin y al cabo, nuestros protagonistas pueden morir de demasiadas formas, algunas de ellas bastante sorprendentes. Vamos, si hasta podemos causar una explosión nuclear por dejar la pileta del patio vacía por demasiado tiempo. Gracias a su ambientación como mundo abierto (toda la mansión) y su capacidad para resolver puzzles de más de una forma, la sensación de habernos pasado por alto algo importante siempre está presente. Por eso habrá que mesurar el uso de sus limitados casilleros para salvar la partida y, en el peor de los casos, volver a empezar y esta vez elegir a Bernard como uno de los acompañantes, porque Bernard es el personaje más versátil del juego.
Anterior Siguiente < >