Publicado el

Ránking | So Long, and Thanks for All the Fish

Ponete al día: 10 grandes series que terminan en 2017

Volver a la home

Por: Jessica Blady

El 2017 nos depara un montón de series nuevas, pero lamentablemente tenemos que despedir a otras.

No todas las series que llegan a su fin son bodrios infumables que no pegaron pie con bola. Algunas tienen un ciclo natural que debe terminar, antes de que la pifien o nos cansemos de ellas. El 2017 despide diez grandes shows que, seguramente, vamos a extrañar. Todavía tienen tiempo para ponerse al día con los capítulos que les quedaron en el tintero (o empezarlas si nunca las vieron) antes de que bajen definitivamente el telón. 

  • 10
    The Vampire Diaries (The CW, 2009-2017)
    Basada en la saga literaria de L. J. Smith, este drama sobrenatural adolescente gira en torno a la vida de la joven Elena Gilbert (Nina Dobrev), sus amigos y el resto de los habitantes de la pequeña comunidad de Mystic Falls (Virginia). La chica queda atrapada entre el amor de dos hermanos Stefan y Damon Salvatore, que resultan ser vampiros con unos cuantos siglos a cuestas. Con menos cachondeo que “True Blood” (o sea, ATP) y más entuertos amorosos al estilo de la saga “Crepúsculo”, la creación de Julie Plec y Kevin Williamson se ganó su lugar entre una audiencia fiel, un spin-off (“The Originals”, que ya va por su cuarto año) bastante exitoso, y poder prolongar el mito de los chupasangres en la TV a lo largo de ocho temporadas.
  • 9
    Episodes (Showtime, 2011-2017)
    Los guionistas y productores británicos Beverly y Sean Lincoln (Tamsin Greig y Stephen Mangan) son un matrimonio perfecto, acaban de sumar otro premio a sus carreras gracias a su hit televisivo “Lyman’s Boys”, y como frutilla del postre, reciben una cuantiosa oferta de Hollywood para la realización de una remake destinada al público local. Los Lincoln se mudan a los Estados Unidos, pero pronto descubren el verdadero significado de “diferencias creativas”. El dúo debe intentar mantener el control sobre su producto, mientras lidia con los ejecutivos de la cadena y con su estrella impuesta, Matt LeBlanc (haciendo de Matt LeBlanc), un actor manipulador cargado de demandas que pone en peligro la reputación del show y hasta la felicidad de la pareja. Dicen que cualquier semejanza con la vida real (en Hollywood) es pura coincidencia.
  • 8
    Girls (HBO, 2012-2017)
    Lena Dunham es la creadora y protagonista de esta dramedia de HBO que llega a su fin después de seis temporadas. Basada en sus propias experiencias, la realizadora nos cuenta la historia de Hannah y sus tres amigas, millennials que viven en Nueva York y deben afrontar los problemas del día a día. Hannah aspira a ganarse la vida como escritora, pero todo se le complica cuando papá y mamá deciden no mantenerla más. La serie se concentra en los veinteañeros, un sector de la población que no había tenido su lugar en la pantalla chica hasta ahora. Adultos jóvenes que deben afrontar responsabilidades, aunque quieran seguir siendo chicos: los dilemas femeninos, las relaciones, fracasos y triunfos de una generación que quiere todo sin mucho esfuerzo.
  • 7
    Bloodline (Netflix, 2015-2017)
    Los Rayburn son los dueños de un hotel en la Florida. The Rayburn House cumple 45 años y con motivo de la celebración, Danny Rayburn (Ben Mendelsohn), el hijo mayor y oveja negra de la familia, decide volver a casa. Sus tres hermanos menores –John (Kyle Chandler), Meg (Linda Cardellini) y Kevin (Norbert Leo Butz)- no lo ven con buenos ojos, sobre todo por la tensa relación que tiene con su padre, y obviamente los problemas no se hacen esperar cuando Danny se niega a marcharse. La felicidad y el legado familiar entran en conflicto con un pasado oscuro cargado de violencia que los Rayburn no pueden ignorar, aunque traten de ignorarlo. Un gran thriller dramático que, a pesar de las buenas críticas, llega a su fin con la tercera temporada.
  • 6
    Bones (Fox, 2005-2017)
    “C.S.I.” y sus derivados pusieron a los forenses de moda. La doctora Temperance Brennan (Emily Deschanel), además es antropóloga, una científica inteligentísima que se relaciona mucho mejor con los muertos de su mesa que con los vivos. Junto con el agente del FBI Seeley Booth (David Boreanaz), conforman un equipo dedicado a investigar los asesinatos más truculentos. Una interacción particular que, a lo largo de sus ya doce temporadas, se extendió más allá del laboratorio. “Bones”, creada por Hart Hanson (“Joan of Arcadia”), está inspirada en la vida de la antropóloga forense y escritora de novelas de suspenso Kathy Reichs, quien logró llevar a su protagonista a la pantalla chica. Un poquito de ciencia y misterio, un poquito de humor y la química entre estos dos opuestos que se atraen, son las claves que mantuvieron a este drama de Fox por más de una década al aire.
  • 5
    Halt & Catch Fire (AMC, 2014-2017)
    Christopher Cantwell y Christopher C. Rogers se dieron el lujo de crear esta tapadísima serie dramática sobre la “revolución tecnológica” y el auge de las computadoras personales de principios de la década del ochenta, visto a través de los ojos de un joven ambicioso, un ingeniero fracasado y una geniecito que buscan desafiar a las grandes corporaciones y cambiar las reglas del juego. Joe MacMillan (Lee Pace), un muchachito talentoso y visionario que solía trabajar para IBM, busca incorporarse a una empresa más pequeña para tratar de introducir sus nuevas ideas. Para ello va a necesitar la ayuda de Gordon Clark (Scoot McNairy), un brillante ingeniero y padre de familia con varios problemas de autoestima que lo confinaron a las aburridas tareas de un escritorio. El plan de Joe es simple: identificar el chip BIOS (de IBM) a través de la ingeniería inversa y clonarlo para crear su propio producto. Algo completamente ilegal, obviamente.
  • 4
    The Leftovers (HBO, 2014-2017)
    Tras dejar atrás “Lost” (2004-2010), Damon Lindelof volvió a la TV con la adaptación de la novela de Tom Perrotta (también productor), un drama que mezcla fantasía y misterio, tan extraño y enigmático como la mayoría de sus productos. Hace tres años, el 14 de octubre, el dos por ciento de la población del planeta desapareció sin dejar rastro. En la actualidad, la gente sigue buscando respuestas y, al mismo tiempo, trata de seguir adelante con sus miserables vidas en una cultura sacudida por este evento. En Mapleton, un pequeño suburbio de Nueva York, viven los Garvey, una familia de cuatro, bastante golpeada por los acontecimientos: Kevin Garvey (Justin Theroux) es el jefe de policía local que se debate entre mantener el orden de la ciudad y el de su propia casa, al mismo tiempo que empieza a experimentar insólitas situaciones, las cuales no puede distinguir entre el sueño y la realidad. Se viene la tercera y última temporada: ¿apostamos sobre si nos va a gustar o no el final?
  • 3
    Bates Motel (A&E, 2013-2017)
    Mucho antes de que Marion Crane encontrara su destino final en la ducha del motel Bates, existió la viuda Norma (Vera Farmiga) que, junto a su hijo Norman (Freddie Highmore), decidieron empezar de nuevo tras la muerte del señor Bates y compraron el dichoso establecimiento. Carlton Cuse, Kerry Ehrin y Anthony Cipriano se meten un poco más en la cabecita del futuro asesino, y la particular relación con su mamá, para que podamos entender de dónde salió tanta psicosis (¡je!). Un jovencito demasiado extraño y manipulable, una madre sobreprotectora, y un montón de quilombos familiares (y de otras índoles) se dan cita alrededor de este hotel tan famoso. Después de cinco temporadas, el drama llega a su fin y Cuse ya adelantó que habrá una gran conexión con los acontecimientos del clásico de Alfred Hitchcock.
  • 2
    The Strain (FX, 2014-2017)
    Guillermo del Toro invade la TV con este drama sobrenatural basado en la trilogía de novelas que escribió junto a Chuck Hogan. Disfrazada de epidemia, una cepa vampírica se desparrama por la ciudad de Nueva York y a los científicos no les queda otra que dejar de lado su razonamiento para combatir esta amenaza. A la cabeza del CDC (Centro de Control de Enfermedades) se encuentra el doctor Ephraim Goodweather (Corey Stoll), uno de los primeros en cruzarse con este “virus” que, en realidad, está ligado a algo mucho más malévolo y ancestral. A medida que la enfermedad se propaga por la Gran Manzana, el buen doctor debe proteger a los suyos y, al mismo tiempo, hacer equipo con Abraham Setrakian (David Bradley), un “cazador” muy particular con su propia agenda vengativa. Terror, fantasía gótica, obsesiones “forenses” y todos esos monstruos que suele imaginar el director mexicano se dan cita en este rejunte de drama familiar, strigoi (nombre que reciben los vampiros) y la búsqueda de la inmortalidad para unos pocos.
  • 1
    Orphan Black (Space, 2013-2017)
    Clones, clones everywhere, y Tatiana Maslany poniéndole el cuerpo y el alma a cada uno de ellos. Todo arranca con Sarah Manning, quien asume la identidad de Elizabeth Childs -uno de sus clones- tras presenciar su suicidio en las vías del tren. Esto pone al descubierto una intrincada conspiración, un experimento a gran escala y a un asesino que hará todo lo posible por erradicar a cada una de estas “copias”. John Fawcett y Graeme Manson son los responsables de esta gran serie cargada de drama, suspenso, acción y ciencia ficción de la buena que no deja de lado las discusiones morales y éticas que implican este tipo de avances científicos; además de regalarnos a uno de los más grandes personajes femeninos televisivos (bah, todas ellas) de los últimos tiempos. “Orphan Black” llega a su fin después de cinco temporadas, menos reconocimientos de los que se merece y una horda de fieles seguidores que van a extrañar muchísimo a Sarah, Cosima, Alison, Helena y compañía.

1. The Vampire Diaries (The CW, 2009-2017)

Basada en la saga literaria de L. J. Smith, este drama sobrenatural adolescente gira en torno a la vida de la joven Elena Gilbert (Nina Dobrev), sus amigos y el resto de los habitantes de la pequeña comunidad de Mystic Falls (Virginia). La chica queda atrapada entre el amor de dos hermanos Stefan y Damon Salvatore, que resultan ser vampiros con unos cuantos siglos a cuestas. Con menos cachondeo que “True Blood” (o sea, ATP) y más entuertos amorosos al estilo de la saga “Crepúsculo”, la creación de Julie Plec y Kevin Williamson se ganó su lugar entre una audiencia fiel, un spin-off (“The Originals”, que ya va por su cuarto año) bastante exitoso, y poder prolongar el mito de los chupasangres en la TV a lo largo de ocho temporadas.
Anterior Siguiente < >