Publicado el

Ránking | Cuchillo desafilado

Jasons de pacotilla: 10 pésimas pelis de slashers ochenteros

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Hay vida más allá de Freddy, Jason, Myers... pero hay que saber bien qué elegir

Ese subgénero del terror que nos atemoriza con los asesinos más sádicos y despiadados tiene entre sus filas algunas infamias, también, como todos. En la década del ochenta, este tipo de films estaba en su máximo esplendor y, considerando que se trata de un tipo de película relativamente fácil de producir, comenzaron a surgir decenas de producciones hechas con dos pesos que terminaban sus rodajes en apenas semanas o incluso días.

Hoy, los Malditos Nerds recogemos algunas de las más paupérrimas en esta nota. Casi todas son un clon de otra más grande, claro esto. Hay que destacar que en algunos casos, los realizadores fueron inteligentes y sacaron provecho de estos bochornos, con lo máximo que se puede sacar de este tipo de films, claro. Cuando invertís dos pesos no es muy difícil juntar cinco, ja. 

  • 10
    Nail Gun Massacre (1985)
    Nail Gun Massacre comenzó con un guion de 80 páginas, que terminó siendo de 25 cuando recortaron el presupuesto. El relleno terminó siendo escenas de sexo y desnudos que le cayeron bien a los distribuidores. La trama sigue la pista de un asesino que inicia una masacre organizada, utilizando una pistola de clavos. Increíblemente, debe ser una de las más tolerables de la risa, al menos sabe cómo sacar alguna que otra carcajada al ver la sangre que parece tomate y los clavos que evidentemente son de goma.
  • 9
    Blood Lake (1987)
    Esta película no tiene página en Wikipedia, ni ficha en Filmaffinity y en IMDB apenas nos dicen algo… pero está completa en YouTube, así que el que se anime, puede experimentarla de primera mano. La historia es la misma de siempre, con el grupito de parejas adolescentes que se retiran para terminar asesinados, en este caso en la costa de un rio. Lo terrible del film es la calidad de filmación y la edición. Creo que pegando varios snaptchats la cosa salía mejor.
  • 8
    Appointment with Fear (Deadly Presence, 1985)
    Lo único a destacar de este bochorno es que fue producida por Moustapha Akkad, el sirio conocido por estar detrás de la saga Halloween. Logicmente, Appointment With Fear (1985) no le llega ni a los talones. Ya de por sí, es una quimera. La película fue filmada, editada; y re filmada y reeditada, de ahí que cambió su nombre original, cuando era conocida como Deadly Presence. La premisa puede que te de ganas de probar de qué va esto, al fin y al cabo no todos los días tenemos a un asesino que mata a través de viajes astrales, pero te sorprendería lo aburrida que es en la práctica.
  • 7
    Splatter University (1984)
    Un profesor de universidad termina asesinado por un interno que escapa de un manicomio. Meses después comienza la masacre que tiñe de rojo las paredes del instituto, esta vez con estudiantes y promiscuidad de por medio. La película se filmó en 1981 y originalmente estuvo planeada para durar poco más de una hora, pero agregaron unos 20 minutos de escenas porque el metraje quedaba corto para cine. Troma se ofreció a distribuir y filmaron las escenas restantes en una semana en una universidad de Nueva York. Los actores para no perder el tiempo terminaron durmiendo en las aulas. Super barato.
  • 6
    Zombie Nightmare (1987)
    Una historia de venganza bastante patética que tiene como héroe a nada más y nada menos que Adam West, quien encarna a un detective que termina involucrado con un zombi asesino a quien todos conocían como Tony. Cuando estaba vivo, Tony era un joven deportista con mucho por qué vivir, pero fue impúdicamente asesinado. Por fortuna, una bruja le da una mano y lo revive con vudú para que pueda regresar a la vida y vengarse de quienes lo asesinaron. No sabemos cómo West se prestó para este bochorno, aunque no aparece en escena hasta que trascurren 45 minutos de film.
  • 5
    Girls Nite Out (1984)
    Un slasher del montón: un grupo de chicas sexys –porristas, para variar– son perseguidas por un asesino vestido de oso por todo el campus durante una fiesta universitaria luego de que se organice una búsqueda del tesoro masiva. La película se filmó en 1982, pero no consiguió distribuidor hasta dos años después, momento en el que filmaron el tráiler promocional. Claramente, el video no es un reflejo de lo que vas a ver en el film, hasta sale una actriz que no está en la película. Como dato de color bochornoso les cuento que la actriz Rutanya Alda (Amityville II, CSI), que encarna a una de las chicas, declaró que nunca le pagaron por estar en el film. Ouch.
  • 4
    Final Exam (1981)
    El director de Final Exam juntó a sus amigos y a sus estudiantes y se encargó de filmar una matanza súper barata, de manera secuencial, sin muchas tomas ni ensayos: los actores salían de la escena y volvían a sus casas cuando los mataban. De hecho, para abaratar aún más, el tipo puso a varios de sus amigos tras las cámaras. Para colmo, la película rebosa de diálogos estúpidos para ¿darles profundidad a los personajes? ¿Quién sabe? Final Exam claramente empieza con pretensiones, se da cuenta que no puede cumplirlas y da rienda a la masacre, aunque cuando lo hace, ya nos dormimos.
  • 3
    April Fool’s Day (1986)
    April Fool's Day es una version berreta de And Then There Were None de Agatha Christie. La cosa es simple: estamos frente a un slasher que nos muestra las muertes off-screen. “ABURRIDO” gritaría Homero. Ojo, a algunos les gustó el enfoque más sutil, pero claramente no es nuestro caso. Como podemos esperar de su nombre, en esta película, el Día de los Inocentes es el día perfecto para hacer la broma más pesada en la que todo sale mal y un asesino se infiltra en una lujosa mansión para afilar el arma contra el cuerpo de varios adolescentes.
  • 2
    Silent Night, Deadly Night 2 (1987)
    La primera generó revuelo en su momento por hacer publicidad de un Papá Noel asesino. Los yanquis son más sensibles que nosotros y les pareció suficiente razón para prohibir la película en la segunda semana de estreno. La cuestión es que durante la primera semana el éxito fue tal que “Silent Night, Deadly Night” se convirtió en una franquicia de culto, de esas que largan secuelas baratas, una tras otra. Esta segunda parte de la que venimos a hablar hoy fue filmada en nada más y nada menos que 10 días y recicla muchas escenas de la primera parte, ¿qué se puede esperar, realmente?
  • 1
    Don't Go in the Woods (1981)
    ¿Qué es de un slasher que plantea mal sus muertes? Una porquería, sin dudas. En Don’t Go in the Woords (1981) cuatro jóvenes deciden pasar el fin de semana de camping en la montaña y se topan con un montañés asesino, que comienza a matarlos salvajemente. La matanza es un desorden y el ritmo del film es infumable – las muertes se amuchan todas juntas, lo que te deja un buen rato para dormirte unas siesta.

1. Nail Gun Massacre (1985)

Nail Gun Massacre comenzó con un guion de 80 páginas, que terminó siendo de 25 cuando recortaron el presupuesto. El relleno terminó siendo escenas de sexo y desnudos que le cayeron bien a los distribuidores. La trama sigue la pista de un asesino que inicia una masacre organizada, utilizando una pistola de clavos. Increíblemente, debe ser una de las más tolerables de la risa, al menos sabe cómo sacar alguna que otra carcajada al ver la sangre que parece tomate y los clavos que evidentemente son de goma.
Anterior Siguiente < >