Publicado el

FichineAR | Un bullet-hell literal... disparos en el infierno

FichineAR | RIN — Rest in Nightmare

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Conocé el roguelike demoníaco de Blind Crow Games

RIN (Rest in Nightmare) es un proyecto que me tomó por sorpresa. La industria de videojuegos argentina todavía es chica si la comparamos con la de otros países, pero lo cierto es que Argentina es un país inmenso y los buenos videojuegos no nacen solo en Buenos Aires. A este roguelike súper divertido lo crucé en los pasillos de Expo Lúdica, en la ciudad de La Plata. Lo loco es que sus desarrolladores, los chicos de Blind Crow Games, son de Rosario. Podría divagar sobre la obvia importancia de realizar eventos para nuclear desarrolladores de todo el país, pero creo que va a interesarles más saber por qué RIN se perfila como uno de los lanzamientos argentinos más atractivos para este año.

Como les comentaba, RIN es un roguelike que nos lleva a recorrer los dungeons más sombríos con metralladora en mano.  Tomamos el rol de un alma en busca de redención. Nuestro personaje llevó una vida pecaminosa, y antes de decidir su destino en el más allá, debe enfrentarse a todos sus demonios internos, representados en diferentes enemigos alojados a lo largo y ancho de cada una de las habitaciones.

RIN es un juego de disparos bullet hell. De hecho, lo que captó mi atención al toparme la primera vez con él fue el caos que reinaba en pantalla y sus gráficas pixel art. En conjunto, la presentación del juego hace que nuestra primera impresión sea la de una cruza entre The Binding of Issac y Enter the Gungeon, dos palabras mayores dentro del género roguelike. Claro que la idea no es realizar comparaciones de mala fe, la realidad es que RIN consigue encontrar su centro y ofrece una propuesta propia que, hasta donde pudimos jugar, promete ser divertida y adictiva.

Como todo juego de dungeons, se avanza por salas, que en este caso son amplias, retorcidas y con recovecos. Con cada partida, cambia la disposición de los niveles, los enemigos que aparecen (que van desde demonios y caballeros medievales a psicópatas con escopeta) y las mejoras para recoger. La clave es avanzar a tiro limpio, destruyendo todo a nuestro paso, especialmente los barriles, la fuente de ítems, dinero y mejoras más preciadas. En la demo que pudimos probar, las mejoras a recoger nos aumentaban la velocidad de disparo y de movimiento, dos factores decisivos a la hora de ir abriendo nuestro camino hacia la redención. A futuro puede que se agreguen más modificadores y skills para personalizar nuestro personaje aún más.

Nuestro personaje tiene dos habilidades muy útiles, a usar a discreción: puede invocar torretas divinas, que nos dan una mano entre tanto tumulto de tiroteo; y puede volverse invulnerable por unos segundos en el Modo Sombra, que nos permite también tener una visión completa del nivel. ¡Ah, claro! No les conté que gran parte de la dificultad de RIN reside en que las salas están sumidas en tinieblas. Tenemos un rango de visión limitado. Movernos constantemente no solo significa esquivar disparo, entonces, sino también explorar el mapa para ver un poquito más.

RIN propone una dificultad a la altura de lo que esperan los aficionados al género. Como es de esperarse, al final de cada mapa, nos espera un jefe, que resulta ser una deidad Arcana, un escalón más cerca de completar la redención y el broche de oro que completa el desafío.

El juego nos captura también desde el lado del humor. Su estética es espeluznante y la temática infernal del pecado y el castigo está por todos lados, pero su ejecución es adorable y hay un tono irónico en los diálogos y los textos de los menús.  La banda sonora termina por dar forma a la fórmula e inyecta adrenalina constante, lo que hace que el frenetismo no cese nunca, solo en las salas llenas de barriles, destinadas a darnos algo de paz.

Ahora solo falta que Blind Crow Games se redima de este pecado de dejarnos con las ganas y ponga manos a la obra a la versión final de RIN, que la esperamos para PC. Si gustó, no dejen de seguir las redes oficiales del juego.