Publicado el

Ránking | LEER Listado - Click

10 aventuras gráficas de los noventa que quizás no jugaste

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Un género que va y viene, volvamos al pasado para recordar diez joyas olvidadas

La década de los '90 mostró una generosa proliferación del género de Aventura Gráfica. Varios desarrolladores pasaron por esta franja temporal para sacar a relucir sus creaciones, que iban desde divertidas aventuras para toda la familia hasta dramáticos relatos para un público más adulto. De estos años surgen algunos clásicos memorables de parte de LucasArts y Sierra, pero también aparecen muchos otros nombres en el tablero; juegos más de nicho, ya sea por sus temáticas, poca prensa o las comunidades de fanáticos a las que apuntaban.

Hoy deseo hacer énfasis en diez de esos títulos, perdidos en la corriente de un género que tuvo sus altas y bajas; así que RECOJAN esa LLAVE que está sobre la mesa, EXAMINEN la PUERTA para encontrar la cerradura oculta, USEN la LLAVE con la CERRADURA, y ABRAN la PUERTA hacia este listado.

  • 10
    Zork Grand Inquisitor (1997)
    La serie Zork vino deleitando a su público desde un lejano 1977 (aunque su primera versión comercial es de 1980), donde comenzó como una aventura de texto puro con buenos toques de humor; estilo que mantuvo con el paso de los años y las tecnologías hasta llegar al juego que mencionamos en este puesto: Zork Grand Inquisitor. Mir Yannick, el Gran Inquisidor del título, gobierna con mano dura y slogans ridículos, prohibiendo la magia en Port Foozle y castigando duramente a quienes sean aprehendidos con algún objeto de calidad mística. Nuestro protagonista, cuyo nombre asignado para este juego NO voy a mencionar porque es tan fantásticamente ridículo que merece una ovación de pie, llega a Port Foozle para vender aspiradoras de la empresa Frobozz y cae justo para el toque de queda. Para peor, tras investigar un poco los alrededores encontramos una lámpara mágica (no, no es ESA lámpara mágica) y ese evento da inicio al argumento principal, que consiste en asistir a varios geniales personajes (en Full Motion Video, para mejor) para restaurar la magia en el mundo.

    Divertido, absurdo, y con un carisma difícil de resistir; Zork Grand Inquisitor cautivó a muchos a adentrarse en los juegos anteriores de la serie, y puede ser un buen punto de entrada para potenciales nuevos fanáticos.
  • 9
    Beavis and Butt-Head in Virtual Stupidity (1995)
    Uno de los íconos animados de la década de los '90 fue Beavis y Butt-Head, la dupla de adolescentes en decadencia amantes de las bandas de rock. Por supuesto que con esa popularidad se ganaron su selección de juegos de video y estos, a su vez, contaron con diferentes niveles de calidad. Por fortuna Virtual Stupidity es uno de los ejemplos buenos, ya que la idea de meter a este dúo dinámico en una Aventura Gráfica sonaba tan contraproducente que sólo podía terminar en éxito, y en cierta forma lo lograron.

    El juego muestra a los protagonistas intentando formar parte de la pandilla de Todd Ianuzzi, un matón que siempre se está aprovechando de estos muchachos, a quienes odia, pero que ellos piensan que Todd es lo mejor del mundo. Todo el juego es una seguidilla de misiones para ir acercándonos más y más a la pandilla de Todd, y lo que en un principio puede resultar un concepto básico y aburrido queda totalmente dado vuelta por la excelente representación del mundo de Beavis y Butt-Head, desde los comportamientos de los protagonistas principales hasta las absurdas soluciones de sus puzzles. Ah, y es un viaje de ida a los '90, de una.
  • 8
    Beneath a Steel Sky (1994)
    Revolution Software tiene varios títulos de gran interés en su catálogo, destacándose la saga Broken Mirror entre lo más conocido; pero no es el primer título que puso el ojo de los fanáticos en esta casa desarrolladora. Ya en 1992 habían deslumbrado a todos con Lure of the Temptress, un interesante juego que hacía énfasis en resolver algunos de sus puzzles dándole órdenes a personajes secundarios, y que también se destacó por poseer un mundo relativamente vivo, en el sentido de que todos los NPCs se movían de pantalla en pantalla siguiendo rutinas.

    Pero es el segundo juego del estudio el que nos interesa hoy: Beneath a Steel Sky, que tomaba algunas de las mecánicas de Lure... y las aplicaba a un escenario totalmente diferente al mundo mágico-medieval de aquel primer juego. No, Beneath a Steel Sky transcurriría en una Australia distópica que nada tiene que envidiarle a Mad Max, en especial porque la versión de este juego cuenta con avances tecnológicos. Nuestro protagonista, Robert Foster, es cuidado desde niño por un grupo de nómades de las tierras salvajes, pero termina regresando a lo que por motivos de fuerza mayor llamaremos "civilización", y de aquí en más comienza una historia de descubrir la verdadera identidad de Robert y lo que ocurre bajo el cielo de acero (de ahí el nombre) de la Ciudad Unión.

    Un juego verdaderamente recomendable que, para mejor, pueden conseguir gratis en GOG.com, al igual que Lure of the Temptress, así que no tienen excusas.
  • 7
    The Lost Files of Sherlock Holmes: The Case of the Serrated Scalpel (1992)
    Si hay un personaje que encaja perfectamente en el género de la Aventura Gráfica, ese personaje es Sherlock Holmes. El afamado detective de ficción ya tiene una generosa colección de aventuras digitales bajo el brazo, pero hoy nos centraremos en "El Caso del Escalpelo Serrado" ("The Case of the Serrated Scalpel"), el primero de dos juegos de la colección "The Lost Files of Sherlock Holmes". Esta primera aventura nos muestra a los icónicos Sherlock y Watson intentando resolver el misterioso asesinado de una muchacha que, a primera vista, parece ser obra del mismísimo Jack el Destripador; pero quizá las cosas no sean tan así.

    Se destaca una soberbia ambientación del Londres victoriano de 1888, pero más aún se destaca el excelente personaje de Sherlock, que analiza cada escena, objeto y pista con lujo de detalles, manteniéndose fiel tanto a su personaje literario como a las historias originales de Conan Doyle. Un agasajo para los fanáticos.
  • 6
    Dragonsphere (1994)
    Haciendo gala de un apartado gráfico magnífico para su época (e incluso para los tiempos actuales), MicroProse nos dejó sobre la mesa el hermoso e igualmente peligroso reino de Callahach. Como nuevo rey a cargo del reino pronto se nos impone una misión de alta prioridad: encontrar la forma de derrotar definitivamente al temible hechicero Sanwe, que fue atrapado bajo un hechizo un par de décadas atrás pero sus efectos están desapareciendo con el paso del tiempo.

    La historia del juego mantiene la experiencia interesante y su argumento cuenta con un par de giros inesperados que nos dejan cada vez más interesados por ver cómo se resuelven las situaciones. No será un trabajo sencillo; de hecho, la muerte espera a la vuelta de cada esquina y de las formas más peculiares; nada que una saludable dosis de cargar partidas anteriores no pueda resolver. Ah, y paciencia... mucha paciencia.
  • 5
    Blade Runner (1997)
    ¿Se acuerdan de Westwood Studios? Sí, los queridos creadores de Command & Conquer, una de las series de juegos de estrategia en tiempo real más emblemática de la industria. Bueno, además de esa querida franquicia que Electronic Arts eventualmente empujó al piso y pisoteó hasta volverla un mal recuerdo, Westwood tiene en su catálogo una cuantiosa cantidad de productos en múltiples géneros, y las Aventuras Gráficas no están exentas en esa lista. Por ejemplo, tenemos a Blade Runner, que es una aventura point-and-click que se sitúa en los escenarios cyberpunk de la película homónima pero, sorpresa, no se trata de una recreación de la historia original sino una historia nueva y paralela a los eventos del film.

    En este caso asumimos el rol de Ray McCoy, un detective al que se le asigna la misión de rastrear a un peligroso grupo de Replicants, lo que lo llevará a recorrer la Los Angeles futurista de 2019 y a cruzarnos con toda clase de personajes, varios de ellos tomados directamente de la película original. El hecho de que tanto los eventos de la película como los del juego se intercedan en algunos momentos hace de esta aventura un concepto interesantísimo; similar a las intersecciones entre el Half-Life original y su expansión, Opposing Forces.

    El juego se destacó por una buena historia, interesantes animaciones e interpretaciones de parte de varios de los actores posta de la película y una excelente ambientación en este mundo cyberpunk.
  • 4
    Maupiti Island (1990)
    Luego de lanzar Mortville Manor un par de años antes, el estudio francés Lankhor volvió a la carga con Maupiti Island en 1990. Esta aventura nos centra en el personaje de Jerome Lange, un detective que ya había participado en aquel primer juego y que ahora continúa sus pericias en una nueva misión en la titular isla de Maupiti. Hay muchos elementos interesantes en este juego, comenzando por un sistema de paso de tiempo que ciertos eventos y personajes cambien dependiendo de la hora; una especie de sistema de reputación hacia nuestro protagonista, que depende de cómo nos comportamos ante otros personajes y que puede perjudicarnos totalmente si nos la pasamos incordiando a todos; y lo mejor para el final: textos hablados mediante sintetizador de voz; es decir que todos y cada uno de los personajes suenan como androides encubiertos. Es genial.

    El juego muestra ante el jugador un mundo abierto, lo que suele generar confusión al cuestionar qué se debe hacer a continuación. Debido a esto, muchas veces habrá que reiniciar la aventura desde cero para ver si se nos había pasado algo por alto, en especial gracias al bendito sistema de paso del tiempo y al argumento del juego, que es más complejo de lo que aparenta en un principio.
  • 3
    Rise of the Dragon (1990)
    Nos ponemos Cyberpunk para entrar a la historia de Rise of the Dragon, que transcurre en una versión distópica Los Angeles en un distante 2053. La hija del alcalde ha resultado víctima fatal de una nueva droga y se le pide a Blade Hunter, nuestro protagonista y detective privado, investigar el caso y dar con los responsables. Todo transcurre desde la perspectiva de Blade, que debe recorrer este oscuro mundo buscando pistas, encontrándose con pintorescos personajes y eventualmente descubriendo que el caso que se le asignó es un poquitín más complicado de lo que esperaba, como debe ser en un juego de este género.

    Un gran detalle de interés es que el juego cuenta con una mecánica de tiempo en la que cada acción que realizamos hace correr el reloj, y muchos eventos requieren que estemos en el lugar y en la hora indicada. También es loable el hecho de que los personajes que encontramos a nuestro paso recordarán nuestra actitud hacia ellos, lo que puede llevar a enemistades si metemos la pata en las opciones de diálogo. Estos dos elementos hacen del juego una experiencia de gran dificultad, pero su mundo es tan atrapante que está perfecto que el juego no nos lleve de la mano.

    Y por si todavía no se dieron cuenta, SÍ, todo el juego toma muchísima inspiración de Blade Runner; y eso está perfecto.
  • 2
    Star Trek: Judgment Rites (1993)
    Nuestros lectores Trekkies estarán felices de saber que quizá haya un juego que se les pasó por alto. Judgement Rites es un título que lleva a la icónica tripulación de la Enterprise del Capitán Kirk a través de una serie de variados episodios en dónde la astucia y la resolución de acertijos serán la clave para pasar al próximo problema y ver si de una buenísima vez les conceden un Permiso en puerto. Sí, en serio, el núcleo del juego es conseguir que a la tripulación de la Enterprise les concedan un Permiso.

    Igual, es un juego muy simpático que hace honor a la serie original y que, gracias a su formato de mini-episodios, se siente como una temporada no-oficial e interactiva. Ideal para todo fanático que se precie de serlo.
  • 1
    KGB (1992)
    Nos vamos bien al otro lado del charco para meternos al servicio de la KGB en los últimos días de la Unión Soviética. Nuestro trabajo es seguir las órdenes de nuestros superiores y la orden del día es ir a examinar la oficina de un ex-agente de la KGB que fue hallado muerto, y que por aquel entonces sobrevivía como detective privado. Una inspección rutinaria que da inicio a una serie de eventos que escalan el argumento de manera formidable.

    Además de destacarse por su historia competente y gran ambientación, el juego hacía gala de una dificultad notoria. Esto se debía a que había que cuidarse mucho en las charlas, porque una mala respuesta podía dar fin al juego incluso varias horas luego de darla, lo que era un desafío hasta para los jugadores más avezados. Más aún, se implementaba una mecánica de tiempo con un maldito reloj bien a la vista, en la esquina inferior-derecha de la pantalla, que nos obligaba a cumplir objetivos y acudir a eventos en horarios específicos.

    Pero fueron esos enormes desafíos, en conjunto con su apartado técnico, lo que hicieron de este título un juego de culto que hoy no es tan fácil de conseguir.

1. Zork Grand Inquisitor (1997)

La serie Zork vino deleitando a su público desde un lejano 1977 (aunque su primera versión comercial es de 1980), donde comenzó como una aventura de texto puro con buenos toques de humor; estilo que mantuvo con el paso de los años y las tecnologías hasta llegar al juego que mencionamos en este puesto: Zork Grand Inquisitor. Mir Yannick, el Gran Inquisidor del título, gobierna con mano dura y slogans ridículos, prohibiendo la magia en Port Foozle y castigando duramente a quienes sean aprehendidos con algún objeto de calidad mística. Nuestro protagonista, cuyo nombre asignado para este juego NO voy a mencionar porque es tan fantásticamente ridículo que merece una ovación de pie, llega a Port Foozle para vender aspiradoras de la empresa Frobozz y cae justo para el toque de queda. Para peor, tras investigar un poco los alrededores encontramos una lámpara mágica (no, no es ESA lámpara mágica) y ese evento da inicio al argumento principal, que consiste en asistir a varios geniales personajes (en Full Motion Video, para mejor) para restaurar la magia en el mundo. Divertido, absurdo, y con un carisma difícil de resistir; Zork Grand Inquisitor cautivó a muchos a adentrarse en los juegos anteriores de la serie, y puede ser un buen punto de entrada para potenciales nuevos fanáticos.
Anterior Siguiente < >