Publicado el

Ránking | Odeón and Mate

Odeón: 10 grandes películas en el Netflix argentino

Volver a la home

Por: Jessica Blady

No hace falta la mantita, pero igual pueden acurrucarse en el sillón para disfrutar de estas pelis.

¿Se te acabaron las opciones nacionales para ver en Netflix? No te preocupes, por suerte existe Odeón, el sistema de streaming local, totalmente gratuito que, día a día, suma opciones dentro de su catálogo.

El “Netflix argento” tiene, entre otras cosas, una gran variedad de películas, series y documentales para que te sumerjas en ese cine bien nuestro. El aire acondicionado nos llama a quedarnos en casita, así que les dejamos estos diez títulos, más que interesantes, y un buen abanico del séptimo arte criollo.  

  • 10
    La Película Del Rey (Carlos Sorín, 1986)
    La ópera prima de Carlos Sorín se mete de lleno en los pormenores de la creación artística. El drama biográfico, protagonizado por Ulises Dumont, Julio Chávez, Villanueva Cosse y Roxana Berco, cuenta la historia de un director de Buenos Aires obsesionado por filmar una película basada en la vida y la leyenda de Orélie Antoine de Tounens, conocido como el “Rey de la Patagonia”. La falta de financiamiento, los problemas técnicos, un sinfín de inconvenientes y varias deserciones acompañan al realizador y su grupo de actores de segunda a lo largo del Sur argentino y, abandonado a su suerte, intentará solo terminar la tarea, sumergido en la locura y absorbido por el personaje en medio de uno de los paisajes más surrealistas.
  • 9
    El Hombre de al Lado (Mariano Cohn, Gastón Duprat, 2009)
    Rafael Spregelburd y Daniel Aráoz son los protagonistas de este thriller absurdo y dramático con muchos toques de comedia. La dupla de directores, conformada por Mariano Cohn, Gastón Duprat (“El Ciudadano Ilustre”), crea un conflicto entre vecinos a partir de una pared medianera, un problema que parece no tener fin entre estos dos hombres tan diferentes. La construcción de una ventana desencadena la discordia entre Leonardo (Spregelburd), un delicado y prestigioso diseñador que vive en la casa Curutchet, y su vecino Víctor (Aráoz), un rústico vendedor de autos usados con ganas de tener más luz en su vivienda. A partir de esta batalla los hombres toman consciencia de la existencia del otro, y de los mundos tan distintos donde se mueve cada uno.
  • 8
    El Abrazo Partido (Daniel Burman, 2004)
    Daniel Hendler vuelve a hacer equipo con Daniel Burman para protagonizar esta comedia dramática que gira alrededor del personaje de Ariel, nieto de inmigrantes polacos en busca de su identidad cultural. El joven de origen judío quiere emigrar a Europa con vistas a mejores oportunidades laborales, pero su abuela sólo recuerda con horror el hogar que tuvo que abandonar por culpa de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Burman nos pasea por el microcosmos de la comunidad judía en la Argentina, representada en la galería comercial donde la mamá de Ariel se hace cargo de la pequeña tienda de ropa familiar, tras el abandono de su padre.
  • 7
    El Dependiente (Leonardo Favio, 1969)
    Tomando como punto de partida el cuento homónimo de Jorge Zuhair Jury (hermano de Leonardo Favio), el realizador mendocino se despacha con este drama en blanco y negro protagonizado por Walter Vidarte, Graciela Borges, Fernando Iglesias, y Nora Cullen. Fernández (Vidarte), es el solitario empleado de una ferretería. Don Vila, el dueño, alguna vez le prometió, al pasar, que el negocio sería todo suyo cuando él muera, y Fernández sólo sueña con la llegada de ese momento. Todo cambia cuando conoce a la señorita Plasini (Borges), la chica de sus sueñas, y su extraña familia, bastante renuentes a abandonar la vivienda.
  • 6
    Tiempo de Revancha (Adolfo Aristarain, 1981)
    Pedro Bengoa (Federico Luppi), un ex sindicalista, y su compañero laboral, deciden chantajear a la corrupta compañía minera para la que trabajan, creando un falso accidente que les permita cobrar una cuantiosa indemnización y alegando que Bengoa perdió el habla tras una explosión. Las cosas no salen como lo planeado y las sospechas de la empresa obligarán al protagonista a tomar las decisiones más drásticas para llevar su plan hasta las últimas consecuencias. Adolfo Aristarain da un giro de 180° a su filmografía y deja atrás las comedias livianas protagonizadas por Cacho Castaña, para despacharse con este thriller cargado de simbolismos que, al parecer, nunca fueron detectados por los ojos y oídos censores de la época. Alegorías sobre los presos políticos y los desaparecidos, y una denuncia directa sobre la censura y la represión imperantes en una de las peores etapas de la historia argentina.
  • 5
    Carancho (Pablo Trapero, 2010)
    El suspenso, el drama y un poco de romance se entremezclan en esta historia protagonizada por Ricardo Darín y Martina Gusmán. Ella es una joven médica que hace guardias en un hospital de San Justo y él, un abogado “carroñero” que busca sacar provecho de las víctimas de accidentes de tránsito y sus potenciales indemnizaciones por daños y perjuicios. Un incidente los vincula, y así comienza una relación que se balancea entre el amor, el odio, la ética y los riesgos de una vida fraudulenta de la que este “procurador” intentará escapar aunque ya sea demasiado tarde. Trapero aprovecha para mostrar, una vez más, el lado más sórdido de nuestra sociedad, la corrupción en distintas esfera y las condiciones de trabajo de médicos y enfermeras en los hospitales públicos.
  • 4
    Un Oso Rojo (Adrián Caetano, 2002)
    Desde “Pizza, Birra, Faso” (1997), el realizador Adrián Caetano decidió embeberse del lenguaje callejero y cotidiano. El Oso (Julio Chávez) no puede superar el distanciamiento de su esposa y su hija tras pasar una estadía en la cárcel por robo a mano armada y homicidio. Ahora que volvió a las calles, tratará de recuperar su parte del botín para asegurar el bienestar de su familia, claro, pero sin abandonar su conducta delictiva. Uno de los más claros exponentes del nuevo thriller policial argentino. Un violentísimo drama que, además, refleja (una vez más) la decadente situación de ciertos sectores de la sociedad ligados, en cierta forma, a la desocupación, la marginalidad y la creciente delincuencia surgidas a partir de la crisis económica de 2001.
  • 3
    La Ciénaga (Lucrecia Martel, 2001)
    Tras varios cortometrajes y participaciones, Lucrecia Martel debuta con su primera película, un drama familiar desarrollado en plena crisis de nuestro país. Estamos en La Ciénaga, ciudad de Salta (provincia natal de la realizadora) donde vive Tali (Mercedes Morán), su marido Rafael (Daniel Valenzuela) y sus cuatro hijos descontrolados. Cerca de ahí, a unos noventa kilómetros, veranea su prima Mecha (Graciela Borges) junto a su familia, una mujer mejor posicionada económicamente aunque en decadencia, obsesionada con Mercedes, la novia de su hijo mayor que, también, supo ser compañera de facultad de ambas mujeres y amante de su marido Gregorio (Martín Adjemián). En el sopor de La Ciénaga algo está por estallar, mientras se suceden un sinfín de extrañas relaciones y conflictos entre adultos y adolescentes.
  • 2
    Esperando la Carroza (Alejandro Doria, 1985)
    Nadie quiere hacerse cargo de la pobre mamá Cora y una reunión familiar desencadena el conflicto: ¿qué hacemos con la vieja? Hijos, nietos, vecinos metiches y otras yerbas, sacan a relucir los trapitos al sol, problemas económicos, odios y algunos amoríos de esta prole tan peculiar; y una pelea terrible y bizarra que queda flotando en el aire tras conocerse una trágica noticia. El grotesco criollo y costumbrista en su máxima expresión. Los mejores actores argentinos se entrecruzan en esta hilarante comedia negra plagada de frases célebres, extrañas situaciones y personajes arquetípicos que, en el fondo, no hacen más que representar la idiosincrasia y la realidad argentina tras la vuelta a la democracia. Mamá Cora trascendió la pantalla grande y, de la mano de Antonio Gasalla, se convirtió en uno de los íconos (prestados por el país vecino) más grandes de nuestra cultura popular.
  • 1
    El Aura (Fabián Bielinsky, 2005)
    Esteban Espinosa (Ricardo Darín) es un taxidermista bastante taciturno, hombre reservado y epiléptico, que pasa sus días fantaseando sobre crímenes perfectos y atracos bien planificados que, obviamente, nunca se anima a concretar. Cuando su esposa lo abandona, decide aceptar la invitación de un amigo para ir a cazar a los remotos bosques de Argentina, donde se alojan en la cabaña de Diana y su esposo Carlos Dietrich. Tras una discusión, Esteban se queda sólo en el bosque y, al intentar dispararle a un ciervo, mata accidentalmente a Dietrich. La fatalidad se convierte en oportunidad, cuando Espinosa descubre que su víctima planeaba el asalto a un camión de caudales junto con dos cómplices. Todas sus fantasías podrían hacerse realidad… o tornarse en una verdadera pesadilla. Darín vuelve a hacer yunta con Fabián Bielinsky tras el éxito de “Nueve reinas” (2005) en este thriller oscurísimo que llegó, incluso, hasta el festival de Sundance.

1. La Película Del Rey (Carlos Sorín, 1986)

La ópera prima de Carlos Sorín se mete de lleno en los pormenores de la creación artística. El drama biográfico, protagonizado por Ulises Dumont, Julio Chávez, Villanueva Cosse y Roxana Berco, cuenta la historia de un director de Buenos Aires obsesionado por filmar una película basada en la vida y la leyenda de Orélie Antoine de Tounens, conocido como el “Rey de la Patagonia”. La falta de financiamiento, los problemas técnicos, un sinfín de inconvenientes y varias deserciones acompañan al realizador y su grupo de actores de segunda a lo largo del Sur argentino y, abandonado a su suerte, intentará solo terminar la tarea, sumergido en la locura y absorbido por el personaje en medio de uno de los paisajes más surrealistas.
Anterior Siguiente < >