Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

Análisis: God Country #1

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

¿Es muy temprano para decir que tengo un nuevo equipo creativo favorito?

Image arranca el 2017 con todo y no lo hace de la mano de un escritor ni de un artista súper groso, sino que nos sorprende con una historia completamente cotidiana con la que podemos conectar…a pesar de que haya un arma y criaturas de otro mundo.


La dupla creativa compuesta por el guionista Donny Cates y el dibujante Geoff Shaw se vuelve a juntar después de su trabajo en Buzzkill para debutar con este título dentro de Image Comics. A pesar de que los autores no cuenten con una grandísima chapa como varios de los que se pasan de las dos grandes editoriales para hacer sus propios trabajos, esta historieta pinta como para ser un hit y así como Monstress fue la sorpresa más grata del año pasado, creo que esta va a ser la gran revelación del 2017 si mantiene la calidad de este primer ejemplar.

Cates nos presenta una historia dentro de una ciudad en el Oeste de Texas en la que vemos a Roy, un padre de familia quien tiene que hacerse cargo de Emmett, su papá, quien sufre de demencia y tiene arranques violentos que ni la policía local puede frenar, algo que pone en peligro a él y al resto de las personas cercanas. Esta relación entre padre e hijo va a estar interrumpida por un tornado, un monstruo increíble y una espada mágica gigante salida del mejor RPG que se puedan imaginar para convertir al abuelo Emmett en una especie de dios que ya no posee la enfermedad que sufría. Como para no spoilear demasiado, el cómic cierra con cliffhanger que nos hace quedarnos súper calientes y creer que todo lo que se viene va a ser tremendo.

Nos hace preocupar por los protagonistas, conectarnos con ellos y se toma su tiempo para hacerlo. Esta decisión le juega muchísimo a su favor porque de esta forma puede dar rienda suelta a todos los elementos fantásticos que van a aparecer en el transcurso del número. Lo que más me sorprendió es que nunca se siente forzado al leerlo y logra que las transiciones para avanzar con la trama, en especial dentro de un #1, se sientan completamente naturales. Si me hubiera dejado guiar por las imágenes promocionales, habría supuesto que sólo se trataba de una historieta llena de peleas. Pero Cates mete una dinámica familiar tremenda que no me esperaba para nada y con la que muchos pueden sentirse identificados, una que está llena de golpes emocionales que no son bajos ni baratos. Al contrario, son orgánicos y completamente justificados.

Queda claro que el escritor la rompe, pero es necesario hablar del laburo de Geoff Shaw. Todas las páginas dentro del cómic son espectáculares. Desde las escenas íntimas más duras que ocupan la mayoría del cómic hasta aquellas donde el dibujante le da rienda suelta a toda su pasión por la fantasía y las batallas épicas que parecen salidas de un cómic de Jack Kirby. No se me ocurriría compararlo nunca con el Rey, pero hay una influencia innegable que acompañada de su propio estilo,brinda muchísimas imágenes que quedan grabadas en la retina. Su habilidad para que tengamos empatía por Roy y Emmett está super lograda en las caracterizaciones a través del lenguaje facial y corporal de los protagonistas. También hay que mencionar el trabajo del colorista Jason Wordie, que nunca le pifia con los tonos elegidos para la cotidianeidad terrenal ni para los momentos en que lo sobrenatural hace aparición dentro del relato.

God Country #1 es el mejor cómic de la semana. De todos los debuts en este mes de enero, es el ganador por escándalo y por varios cuerpos de ventaja. No lo dejen pasar, anótenlo en su lista y hagan lo mismo con los apellidos Cates y Shaw. No sea cosa de que terminen siendo una dupla súper famosa en el futuro próximo, algo que no me soprendería si siguen así.

Veredicto 10 de 10.