Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

Análisis: U.S.Avengers #1

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

Un lavado de cara para lanzar otro número uno que no cambia nada.

El nuevo grupo de vengadores en Marvel busca representar a los ciudadanos estadounidenses de distintas culturas pero termina cayendo en el peor pecado de todos. Ser un cómic génerico de superhéroes.


  Bueno, si son fanáticos de G.I. Joe y de los personajes de Marvel, este tendría que ser ideal para ustedes. Sobre todo por tener a Al Ewing, uno de los mejores guionistas de la editorial en el momento y porque el arte de Paco Medina verdaderamente es excelente y calza justo con lo que debería ser un cómic de superhéroes hecho y derecho. Peeeero. Sí, hay algo que la hace no funcionar del todo. Lamentablemente es la estructura elegida por el guionista para contarnos la historia. Y que en los últimos años ya tuvimos quichicientos Avengers con distintos nombres. Pero hablemos de este caso en particular.

Este debut vendría a ser una especie de continuación de los New Avengers a cargo de la misma dupla creativa. En esta ocasión profundizan la historia de cada uno de los integrantes del nuevo equipo. En especial Roberto “Bobby” Da Costa (a.k.a. Sunspot), quien ahora está a cargo de A.I.M., el ex grupo de terrorista de científicos, ahora reformados y quienes trabajan para el gobierno estadounidense. Ewing nos brinda la información necesaria del resto de los protagonistas y nos explica qué es ser “americano” para cada uno de ellos, debido a sus distintos backgrounds y nacionalidades. Mientras que la intención de presentarnos a Estados Unidos y a sus ciudadanos de manera heterogénea está muy bien, la ejecución de la idea es un problema. Decide utilizar flashbacks en los que cada personaje le habla a la cámara acerca de sus experiencias como si fuera el show “The Office”. Y ojalá este fuera el único inconveniente. El más grave de todos es que cada una de esas escenas se encuentra en el medio de una misión que es totalmente intrascendente.

Otra duda, ¿cuál es la necesidad de llamar a un grupo “U.S. Avengers”? ¿Acaso no todos lo son? Las veces que los vimos y vemos salir de Nueva York a es para ir a otra ciudad estadounidense o al espacio. Con ese criterio todos los grupos de los vengadores tienen el mismo objetivo y genera que la existencia de este equipo sea totalmente intrascendente. Ewing no nos brinda una clara respuesta a qué hace diferente a estos personajes del resto que ya conocemos. Quizás sea demasiado exigente para un primer número, pero el gancho no está.

Lo mejor del cómic son los dibujos de Paco Medina. El artista sabe cómo capturar la ridiculez de las distintas escenas dentro de sus páginas y las secuencias de acción son increíblemente dinámicas. Además sabe cómo darle características distintivas a cada uno de los protagonistas. Su estilo es perfecto para combinar el humor y las peleas en gran escala así como los momentos más íntimos que no necesitan de un gran despliegue. Y si hay algo para criticarle, también es debido a la forma en que la que el escritor decide interrumpir la fluidez visual mediante la sobreexposición de su guión. No le da rienda suelta a Median para contar la historia desde los artístico y se siente como una constante interrupción.

U.S.Avengers #1 podría haber sido mucho peor, en especial cuando se trata de un cómic que apela al sentido patriótico estadounidense, pero al estar en manos de un británico, ese sentimiento nacionalista exacerbado con el águila que genera rechazo no está en ninguna parte. El problema es que tampoco se trata de un cómic distinto que innove en algún aspecto en particular. Podría seguirse llamando “New Avengers” y sería exactamente lo mismo.

Veredicto 5 de 10.