Publicado el

Ránking | Creatividad truncada

Mis cosas favoritas de 2016 x Megawacky Max

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Lo que más destaco de este año son creaciones propias... o intentos de eso. Pasen y lean.

Este no fue un buen año para mí, pese a todo lo que les detallaré a continuación. Sucede que NO ocurrieron muchas cosas que quizá deberían haber ocurrido. Muchísimos proyectos quedaron en la nada (incluso menciono a uno de ellos en este listado) y muchos otros están en proceso de "veremos". Como podrán descubrir a lo largo de este Top, mi mayor bendición es la de ser una persona extremadamente creativa que tiene ideas a todo momento; pero esa también es mi mayor maldición, porque por tener ideas a cada momento dejo atrás todas aquellas que no terminé de desarrollar, antes. Por eso espero que este 2017 que comienza me encuentre mucho más enfocado en mis proyectos, para ver si de una buenísima vez hago algo que valga la pena, o termino algo y ya. Mi lista de proyectos empezados y abandonados es vergonzosamente extensa y, en general, prefiero no pensar en ella. Fallo espectacularmente.

Hago un par de menciones a juegos que disfruté este 2016, pero poco y nada más, ya que a pesar de haber jugado bastante y disfrutado de algunas series, ninguna de esas cosas me llamó poderosamente la atención. Tampoco voy a hacer mención a cosas que no jugué pero que me hubieran encantado, como The Last Guardian. Habiendo dicho esto... comencemos a recordar y veamos cuáles fueron mis cosas favoritas de este accidentado 2016.

  • 10
    Juego-Homenaje a Zelda
    Empecemos esta lista con una nota agridulce y un largo viaje por el callejón de los recuerdos. Lo primero que tienen que saber de mí es que AMO los videojuegos. Tanto los quiero, que me he adentrado en el desarrollo de algunos experimentos digitales en más de una oportunidad, desde que pude programar una carrera de caracteres ASCII en Basic (no QBasic; el Basic posta) o cuando diseñé animaciones en Logo Writer (mejor conocido como "el programa de la tortuguita" por todo el que lo recuerde con cariño) cuando todavía estaba en la escuela primaria. Con Basic también escribí una historia interactiva usando y abusando del comando GOTO (muchos desarrolladores querrán hacerse el Harakiri por eso. Mil perdones). Pasé por oscuros programas, como EdPack, un software de creación de Aventuras Gráficas EN MS-DOS, con el que hice un par de demos, una aventura espacial que nunca terminé pero que le mandé una animación BRUTAL para la época, y un juego de tiro al blanco (???) porque siempre tengo la manía de usar los destornilladores para clavar clavos. De ahí pasé a DIV Games Studio, donde hice varios jueguitos simples, hoy perdidos en la historia, como la primera versión de un juego de plataformas de "¡Oye, Arnold!", un juego en Mode7 para dos jugadores en el que había que recolectar gomitas de menta (en serio), y hasta un juego-homenaje a una de las secuencias introductorias de Caiga Quien Caiga, en la que había que escapar en una camioneta.

    Todo eso fue el principio. Año tras año vuelvo a caer en la programación de jueguitos y no me entra en la cabeza que esto es lo mío, que tengo que seguir; dedicarme de lleno a programar algo en serio. Ideas no faltan (ya le mostré mi lista de potenciales juegos a buenos amigos), pero siempre encuentro una excusa para no hacerlo. Por eso este juego-homenaje por el 30 Aniversario de The Legend of Zelda fue tan importante para mí. Era mi oportunidad de hacer lo que me gusta y homenajear a una saga que me encanta. Para ello decidí utilizar el restaurante de Bits & Bytes (habrá mucho más de esto en este top) como escenario, haciendo que Nolan debiese derrotar a un grupo de molestos Moblins que entraron a interrumpir el festejo, recolectando rupias y obteniendo un regalo para Zelda y Link. Fue un hermoso experimento y estuve muy contento con el resultado final. Había aportado mi granito de arena en los festejos del Aniversario... Y entonces, hace unos días, me llega un mensaje de que Nintendo me bloqueó el juego por denuncia de DMCA. Estas son las cosas que me hacen tan difícil quererte, Nintendo. ¿Por qué no te calmás un poco y dejás a los fans expresar el cariño que te tienen?

    Pese a que el juego está actualmente inactivo, el hecho de haber creado algo así fue uno de los mejores momentos de este 2016... y realmente espero poder repetir esa sensación el año próxima. La próxima vez, sin embargo, intentaré no usar nada que pertenezca a otros. Es hora de hacer algo propio.
  • 9
    Halcyon 6: Starbase Commander
    Tendría que haber escrito una reseña de este juego cuando tuve la oportunidad, pero no sentía haber jugado lo suficiente del mismo para justificarla. Obtuve este título cuando todavía estaba en Early Access y su jugabilidad ha cambiado ligeramente desde esa primera fase, terminando hoy en una experiencia muy, muy interesante que consiguió capturar mi atención de manera poderosa.

    Se trata de un híbrido entre estrategia, administración de recursos y combates por turno. Nuestro grupo de humanos reside en la misteriosa base Halcyon 6, cuya tecnología alienígena oculta el secreto para darle fin a una poderosa amenaza cósmica que pende sobre nuestras cabezas. Es nuestra misión explorar las habitaciones de esta base y desentrañar la tecnología que nos verá triunfantes. Pero eso no es todo: hay toda una galaxia para explorar, y tendremos que hacerlo si queremos obtener recursos de las colonias ubicadas en planetas específicos, las cuales también habrá que defender de ataques de naves enemigas.

    Por si hacía falta algo más para endulzar la propuesta también debemos lidiar con los vecinos: otras razas alienígenas vendrán a tocar a nuestra puerta espacial para darnos la bienvenida y dejar por sentado que todos y cada uno de ellos son unos malditos desgraciados a nivel cósmico, y que nuestra base estaría mejor en sus manos. Dependerá de nuestras decisiones ver si le damos importancia a sus amenazas, si preferimos formar alianzas con alguno de ellos, o si los mandamos a todos al diablo y vamos a la guerra intergaláctica de una.

    Hay muuuuucho de bueno en este juego, pero todavía no lo he jugado lo suficiente (muchas otras cosas de por medio) como para escribir una reseña bien argumentada. Pero, si se fían de mi palabra y les interesó todo lo que dije, denle una muy merecida oportunidad a esta joyita oculta de este año 2016.
  • 8
    Gamer de Celular
    Luego de años de fiel servicio mi pobre celular Motorola con tapita se jubiló a fines de Septiembre, dándole paso a mi primer celular "posta". El cambio de tecnología fue un punto muy importante para mí, este año, y no puedo dejar de mencionarlo. De repente tenía toda la Internet en la palma de mi mano y, si bien la primera impresión fue inconmensurable, pronto se fueron bajando los humos y empecé a ver el verdadero lado práctico del aparato, así como también todas las nuevas oportunidades de interrumpir mi rutina diaria. Ya de entrada les digo que no me acostumbro a WhatsApp y que prefiero seguir escribiendo mensajes por PC, pero puedo ver su enorme utilidad al estar alejado de la computadora.

    Pero por supuesto, siendo el nerd que soy, la primera cosa que hice tras la configuración inicial del celular fue entrar al Google Store y descargar juegos. Roguelikes en su mayoría, OBVIO. Pero es aquí donde ocurre el giro inesperado: pese a que he bajado un par de excelentes juegos Roguelike para celular, apenas jugué una o dos partidas de los mismos.

    El 95% de mi tiempo de juego en celular fue para dos títulos específicos y poderosamente adictivos. Por un lado, Hungry Cat Picross, un juego de Picross (como su nombre lo delata) pero con el añadido de tener cuadritos de colores. El resultado es un juego sencillísimo de entender y disfrutar. Por el otro lado, Puzzle Forge, un excelente concepto de ingenio y tres-en-línea en el que debemos fabricar armas para los héroes que acuden a nuestra forja. No sólo estos juegos me sorprendieron con sus conceptos, también me dieron nuevas ideas para intentar dar mis primeros pasos en esto de los jueguitos en celular.
  • 7
    ¿Y ahora dónde estoy?
    La historia de "¿Y Ahora Dónde Estoy?" se extiende a lo largo de dos versiones del formato; tres, incluso; y concluye en la actualidad con un episodio perdido que intenté hacer a principios del año. Para los que no conozcan esto, se trató de una serie de artículos que escribí hace tiempo con la premisa de, episodio tras episodio, estar viviendo dentro de algún juego y narrando las experiencias en primera persona, sumando un poquito de humor aquí y allá.

    Este año, fuertemente inspirado por podcasts de mayor calidad (especialmente "Welcome to Night Vale"), hice el intento de traer de vuelta la serie, pero ahora como podcast narrado. Si bien la idea principal tenía mucho atractivo, el único episodio que grabé mostraba las falencias de quien les escribe. La ejecución fue bastante pobre y, debido a un problema con mi PC, los audios originales se perdieron y no tengo la capacidad de mejorar ese aspecto con el producto que quedó.

    Durante todo el año tuve planes para escribir el segundo episodio, pero las realidades de la vida me mostraron una incontable serie de retrasos e interrupciones que dejaron a este proyecto estancado en el olvido; lo cual es una absoluta pena, porque le sigo teniendo confianza y realmente quiero grabar más. ¿Quizá en el 2017? No quiero prometer nada, porque ya me cansé de prometer cosas que no cumplo. Prefiero sorprender.

    Qué, ¿quieren escuchar ese horrible primer episodio? Bueno, hagan click aquí y arrepiéntanse.
  • 6
    Un mes de garabatos
    Este es el primer año que completo un desafío de dibujo, y tan sólo eso merece mención. Ya en años anteriores intenté hacer algo similar, con el "Drawlloween" de 2015 (hacer un dibujo temático de Halloween por día, todos los días, durante Octubre) y el "100 Pic Challenge" hace todavía más tiempo atrás. Por eso este año decidí que tenía que hacer el esfuerzo, y así me puse a tono para el desafío de Octubre. ¿El resultado? 31 garabatos a lo largo del mes, algunos más interesantes que otros, pero 31 garabatos al fin y al cabo, y la hermosa satisfacción de un desafío cumplido.
  • 5
    La Espada de los Cielos
    Sorpresa, estoy haciendo trampa, pero si bien es cierto que Skyward Sword salió hace años, durante los últimos alientos de la vieja y querida Wii, no fue sino hasta hace un par de semanas que no pude darme el lujo de jugar esta aventura de Link, así que lo voy a hacer valer.

    En esta sed de Zelda mientras esperamos la llegada de Breath of the Wild estoy intentando jugar las aventuras que no pude disfrutar en su momento; por eso aproveché algunas monedas doradas en mi cuenta de Club Nintendo para tener un descuentito y darme un regalo Navideño por adelantado. No llevo mucho jugado (todavía estoy en el primer calabozo, el Bosque de Farore), pero desde ya puedo decirles que el sistema de control me resulta fascinante, habiendo adaptado el sensor de movimiento de Wii a la espada y escudo de Link. Eso sí, jugar esta aventura me va a hacer sudar en serio.

    No sé qué me depara más adelante en el juego, pero por ahora lo estoy disfrutando mucho y, sí, es una de las mejores cosas que me pasaron este 2016. Si hay presupuesto, el año que viene intentaré entrar a Twilight Princess antes de la llegada del nuevo juego; pero eso se verá más adelante.

    ... Ah, y Fey es medio insoportable; eso no lo voy a negar.
  • 4
    La colaboración del YouTuber
    A principios del año me sugirieron dos proyectos muy interesantes. Hablaré de uno de ellos más adelante en esta lista, así que por ahora enfoquémonos en el otro: una colaboración para un libro. Ignacio Esains estaba escribiendo un libro sobre YouTubers y me pidió ayudarle en algunos de los capítulos, ya que yo contaba con un poco de experiencia en eso de grabar videos y lidiar con las excentricidades de YouTube y Google. También fue una buena forma de volver a escribir y de descubrir un poco más este mundo de artistas digitales.

    Mientras espero a ver si alguna editorial se interesa por alguno de mis libros ya escritos (uno de los proyectos que quedaron truncos este año), me da mucho gusto ver que algo en lo que he colaborado consigue salir a la calle. Muchos éxitos para Ignacio Esains, y gracias por el apoyo moral que me surgió de este proyecto.
  • 3
    Novela Visual de Bits & Bytes
    Ya mencioné al mini-juego homenaje que hice para el 30 Aniversario de The Legend of Zelda, pero ese no fue ni el único ni el primer juego que hice este 2016. Durante todo Enero me la pasé desarrollando una Novela Visual basada en mi webcomic, Bits & Bytes, y en Febrero de este año ya estuvo disponible para descargar y disfrutar.

    Se puede considerar a esta Novela Visual como un típico episodio "extra" de Bits & Bytes, pero en formato Juego. Un día normal en el restaurante desde la perspectiva de Nolan Nett, desde la mañana hasta la noche; y también un experimento para ver qué tan Meta puedo llevar una situación. Es una historia breve (una horita a velocidad normal), pero tiene todo lo que hace especial al webcomic que le dio origen. Y ya que estamos, otro jueguito para mi historial de desarrollador.

    Por cierto, pueden descargar y jugar esta novela visual haciendo click aquí.
  • 2
    El Machinima de Minecraft
    Durante la primera mitad del año se me propuso un proyecto especial: realizar un pequeño video de Machinima con la gente de Malditos Nerds en Minecraft. La idea me encantó al toque y me puse a escribir y preparar la sección. El resultado fue las aventuras de Rippy en el mundo de Minecraft, secundado por Chopper, Dylan y el propio Maxi.

    La grabación de este segmento fue muy interesante, debiendo hacer una conexión privada entre mi PC principal (que serviría de "cámara") y la vieja laptop que solía usar para escribir (que oficiaría de "personajes"). El principal problema es que no podía mover a más de un personaje a la vez, de modo que hubo que improvisar todo el tiempo: a veces hacer trampa con el ángulo de la cámara; otras veces haciendo cortes aquí y allá. Hubo que construir sets y reconstruirlos cuando algunos Creepers salvajes aparecieron para volar todo por los aires, y ahí me puse a modificar un poco las opciones de Administrador de Minecraft para no volver a ser interrumpido por estos indeseables.

    Hubo muchas otras historias de fondo, pero en términos generales esta fue una de las cosas que más disfruté hacer este 2016.
  • 1
    El final de Bits & Bytes
    Hace cinco años yo dibujaba tres tiras "piloto" para un nuevo comic que se me estaba ocurriendo, en el que el protagonista era el dueño de un restaurante al que sólo acudían personajes de videojuegos. La idea me interesó, pero la guardé en el cajón porque por ese entontes yo estaba enfocado en otros proyectos, como las tiras de "Los Archivos de Argentum", otro webcomic que solía dibujar. Pasó casi un año hasta que pude mostrarle el trabajo a Ignacio Esains, nuestro Fichinescu, cuando recién entraba a trabajar a la que en aquel entonces era la revista Loaded, y él me sugirió dibujar el comic para la vieja web de Loaded. Interesado, dije que sí. Así nació Bits & Bytes, poco más de cuatro años atrás, y desde entonces lo he mantenido actualizando semanalmente, con algún que otro bache en el camino.

    Pronto comprendí que tener a un único protagonista (Nolan) no llevaba la tira a ninguna parte, así que sumé al cast a dos ayudantes de cocina: la querida Mama de Cooking Mama y Zess T., en mi opinión uno de los mejores personajes de fondo en Paper Mario: The Thousand-Year Door. Entre los tres protagonistas se formó una química casi inmediata... pero faltaba algo. Una vez más la sugerencia vino de parte de Fichi quien, tras ver un viejo boceto que hice de una chica nerd, me dio la pauta de que ella debía hacerse presente en el restaurante. Así, casi exactamente cuatro años atrás, en el primer especial de Navidad de Bits & Bytes, Gretha Sharp se unía al cast y completaba la química de grupo.

    Pasaron los años y se sumaron las páginas. Hubo cambios en el formato. Se aprecia una marcada mejora en mi habilidad de dibujante entre los primeros comics hasta los últimos. Y lo más importante: los personajes fueron ganando en personalidad. Nolan y Gretha se volvían cada vez más unidos, al punto que el lector pudo ver los saltos en la relación de ambos: primero como amigos, luego como pareja. Pero un año atrás ocurría el gran salto: Nolan le pedía a Gretha que se casara con él... y Gretha aceptó. Todo este 2016 fue el planeamiento de la boda de Nolan y Gretha, y yo ya venía pensando posibles desenlaces para la pareja.

    Hace un par de semanas, el 16 de Diciembre de 2016, subí la página 200 de Bits & Bytes, dando fin a cuatro años de comics. Pero... ¿se terminó la historia? No, todavía no. El webcomic quedó en una suerte de Cliffhanger barato. Todavía les debo una boda, y les aseguro que la cosa se va a salir de control. Eso será el año que viene, sin embargo. Por ahora, Bits & Bytes nos deja con la duda y los recuerdos. Mi mayor proyecto hasta la fecha. Qué ocurrirá en su futuro... eso está por verse.

1. Juego-Homenaje a Zelda

Empecemos esta lista con una nota agridulce y un largo viaje por el callejón de los recuerdos. Lo primero que tienen que saber de mí es que AMO los videojuegos. Tanto los quiero, que me he adentrado en el desarrollo de algunos experimentos digitales en más de una oportunidad, desde que pude programar una carrera de caracteres ASCII en Basic (no QBasic; el Basic posta) o cuando diseñé animaciones en Logo Writer (mejor conocido como "el programa de la tortuguita" por todo el que lo recuerde con cariño) cuando todavía estaba en la escuela primaria. Con Basic también escribí una historia interactiva usando y abusando del comando GOTO (muchos desarrolladores querrán hacerse el Harakiri por eso. Mil perdones). Pasé por oscuros programas, como EdPack, un software de creación de Aventuras Gráficas EN MS-DOS, con el que hice un par de demos, una aventura espacial que nunca terminé pero que le mandé una animación BRUTAL para la época, y un juego de tiro al blanco (???) porque siempre tengo la manía de usar los destornilladores para clavar clavos. De ahí pasé a DIV Games Studio, donde hice varios jueguitos simples, hoy perdidos en la historia, como la primera versión de un juego de plataformas de "¡Oye, Arnold!", un juego en Mode7 para dos jugadores en el que había que recolectar gomitas de menta (en serio), y hasta un juego-homenaje a una de las secuencias introductorias de Caiga Quien Caiga, en la que había que escapar en una camioneta. Todo eso fue el principio. Año tras año vuelvo a caer en la programación de jueguitos y no me entra en la cabeza que esto es lo mío, que tengo que seguir; dedicarme de lleno a programar algo en serio. Ideas no faltan (ya le mostré mi lista de potenciales juegos a buenos amigos), pero siempre encuentro una excusa para no hacerlo. Por eso este juego-homenaje por el 30 Aniversario de The Legend of Zelda fue tan importante para mí. Era mi oportunidad de hacer lo que me gusta y homenajear a una saga que me encanta. Para ello decidí utilizar el restaurante de Bits & Bytes (habrá mucho más de esto en este top) como escenario, haciendo que Nolan debiese derrotar a un grupo de molestos Moblins que entraron a interrumpir el festejo, recolectando rupias y obteniendo un regalo para Zelda y Link. Fue un hermoso experimento y estuve muy contento con el resultado final. Había aportado mi granito de arena en los festejos del Aniversario... Y entonces, hace unos días, me llega un mensaje de que Nintendo me bloqueó el juego por denuncia de DMCA. Estas son las cosas que me hacen tan difícil quererte, Nintendo. ¿Por qué no te calmás un poco y dejás a los fans expresar el cariño que te tienen? Pese a que el juego está actualmente inactivo, el hecho de haber creado algo así fue uno de los mejores momentos de este 2016... y realmente espero poder repetir esa sensación el año próxima. La próxima vez, sin embargo, intentaré no usar nada que pertenezca a otros. Es hora de hacer algo propio.
Anterior Siguiente < >