Publicado el

Noticias | Retrospectiva 2016

Mis cosas favoritas de 2016 x Rippy

Volver a la home

Por: Mariano Rizza

Tags:
Joyas que embellecieron un 2016 que está directo para el tacho.

Si nos concentramos en las materias que nos competen, 2016 fue un año verdaderamente increíble. Desde ya, muchos podrán no estar de acuerdo con la lista a continuación, pero por suerte no está abierta a debate, ya que a mi se me concedió este pequeño espacio de despotismo nerd ¡Ja!. Quienes identifiquen los puestos, espero los hayan disfrutado tanto como yo y, quienes no, ojala esto sirva como una buena guía para matar las horas muertas de verano. Chau 2016, un poquito te quise.  

  • 10
    DARK NIGHT
    La mejor novela gráfica del año no fue una historia de ficción. ¡Es más! Es tan autobiográfica y real, que logra romper la cuarta pared de una manera asombrosamente activa y tenebrosamente pasiva al mismo tiempo. Paul Dini, mente maestra detrás de Batman: La Serie Animada - tal vez la primera obra que viene a nuestras mentes cuando pensamos en el encapotado - abre las puertas de su intimidad para revelar que no sólo fueron tiempos complicados en su vida, sino que lejos del glamour que uno puede llegar a imaginar, su vida era asediada por inseguridades internas y externas con las cuales todo gordito de treinta años puede sentirse identificado. A su vez, toda esta crudeza, este realismo y todo el desencanto disfrazado de anecdotario, es dolorosamente traído a la vida por los afilados lápices de la leyenda nacional, Eduardo Risso (¡Quien me la firmó!). No sólo es un pedazo de historia, sino que es tan motivacional como devastadora y una lectura que no hay que dejar pasar. Una de las mejores cosas que deja 2016 es que los artistas de historietas están empezando a dar más la cara y hasta en retroactivo, honor que se les debía hace mucho.
  • 9
    DC REBIRTH
    Confieso sin ningún tipo de vergüenza que tuvieron que pasar cinco años para terminar comprendiendo que “The New 52” no fue el desastre que nos convencimos que era. Si no lo respetamos por ser diferente, nunca aprendimos las lecciones que los mismos héroes nos quisieron enseñar en tantos after school specials. En pocas palabras, la existencia de N52 fue lo que logró que Rebirth fuera tan disfrutable. No sólo el hecho de recuperar a personajes como Ted Kord, el viejo Superman y Wally West fueron situaciones emotivas, sino que finalmente - en lo personal - pude darle un cierre a la entrevista que le hice a Dan Didio en Crack Bang Boom 2014, donde me anticipó que todo esto iba a suceder. Rebirth no sólo es un cambio editorial pensado y ajustado, sino que supo ofrecernos algo viejo - el querido Superman Post-Crisis -, algo nuevo - Su hijo -, algo prestado - Watchmen - y algo azul - ¡Volvió Blue Bettle! -. Aclarando por las dudas que me refiero a todo el movimiento y no sólo al tomo lanzamiento que también considero ser por demás fascinante, Rebirth fue el giro que DC necesitaba y por más que siempre habrá gente que se queje, los fans, los artistas y los números hablan por sí solos.
  • 8
    BOJACK HORSEMAN
    Los dibujos animados para adultos son un género que solo tiene dos calificaciones: genialidad eterna o mediocridad olvidable. Peor aún, los mismos que comienzan como genialidad eterna, van dejando lo mejor de sí temporada a temporada, agotándose hasta convertirse en todo lo que odiamos de un programa de televisión. Acá entra Bojack Horseman con su tercer temporada, la cual me animo a decir no solo fue la mejor serie animada del año, sino la mejor serie directamente. Este contenido original de Netflix presenta en una buscada y encontrada ironía, a los personajes más humanos que hayamos visto en la pantalla chica. Atrás quedaron los años donde los problemas que tenían los personajes de ficción eran representaciones de manual de situaciones comunes de baja denominación. El patetismo y la simpleza de estos personajes contrastan de manera increíble con los matices que presentan, disfrazándose de una profundidad que hasta ellos llegan a creerse, hasta terminar dándose cuenta al mismo tiempo que nosotros que son insoportablemente chatos. Uno podría estar tentado de decir que el hecho que la serie sea animada es casi anecdótico y sin embargo es un contenido que, en live action, jamás tendría la misma fuerza. “Fish Out of Water”, el cuarto episodio de esta temporada es tal vez el mejor capítulo de una serie en mucho tiempo y gracias a él, la caja boba fue un poco mejor.
  • 7
    STRANGER THINGS
    El 15 de julio de este año fue la fecha donde las series dejaron de ser algo producido en masa para ser un pequeño universo de bolsillo donde perdernos era lo mejor que podíamos hacer. Bueno, siempre y cuando no fuéramos Will Byers. Con el paso del tiempo, muchos parecen haberse desenamorado de la serie, acusando al personaje de Millie Bobby Brown de ser chato o inclusive a la serie misma de ser un robo a mano armada de nuestros valores nostálgicos. Si quieren ver el manual de cómo desaprovechar la nostalgia, los invito a leer Ready Player One. Ahora bien, para hacer una serie de género, cementada sobre referencias claras pero no forzadas y devolviendo la aventura y el misterio a una televisión plagada de policiales procedurales, los invito de nuevo a sentarse frente a su dispositivo favorito y encontrar un pedacito de cada una de sus infancias en las actitudes de Dustin, Lucas y Mike. El regreso de una Wynona que creíamos desaparecida en 1995, la distribución de bajos recursos de la mejor manera posible y la perseverancia de los autores en el afán de realizar su obra no sólo hicieron de Stranger Things una de mis cosas favoritas de 2016, sino que también hicieron historia.
  • 6
    DUNSMUIR
    En lo que respecta a la música, 2016 venía castigandome demasiado. Casi como si fuese arena fluyendo por mis venas, la falta de un disco que me sacudiera un poco de la anestesia de la rutina estaba haciendo que el año no terminará más. No fue hasta que una noche siguiendo links de Youtube como un borracho sin rumbo rebotando contra las paredes, di con un video animado de una banda que al día de hoy me cuesta pronunciar. El super-grupo conformado por Vinny Appice (Black Sabbath), Brad Davis (Fu Manchu), Dave Bone (The Company Band) y liderado por el monstruo de Neil Fallon (Clutch, etc) se despacha con un disco conceptual que cuenta las desventuras de una tripulación de náufragos en el siglo diecinueve, los cuales llegan a una isla llena de monstruos donde comienza a desatarse el fin del mundo. En tan sólo 10 temas de un prolijo pero violento Hard / Stoner Rock, Dunsmuir nos lleva de paseo por una historia digna de las historietas de Cuentos de la Cripta, con claras inspiraciones de Lovecraft, Misfits, King y el cine clásico de terror de los años 30. Háganse un favor y escúchenlo.
  • 5
    POKEMON SUN AND MOON
    Pokemon Sun & Moon es el mejor Pokemon de todos. Para los nostálgicos será Red & Blue y para los puristas Gold & Silver, pero por suerte la lista se llama “mis” cosas favoritas del 2016 y por el rato que les lleve leer esto, soy el dueño de la pelota. Sun & Moon es el mejor no sólo por la dificultad equilibrada entre Black & White y X & Y, sino que las nuevas mecánicas de juego, la simples pero divertidas misiones secundarias y los desafíos en forma de mini juegos mezclados con batallas hicieron que una fórmula repetida a lo largo de 20 años, se sienta fresca. Pero tal vez lo mejor de esta nueva entrega es lo aprendido de las distintas series de anime. No sólo nuestro principal rival ya no es un enemigo, sino que conoceremos varias aliados y rivales a lo largo de la historia y todos cuentan con un contexto sencillo, cortito y al pie, lo que los dota de una profundidad justa para que sean verosímiles. Pokemon dejó de parecer un parque simil WestWorld para ser un mundo donde cada personaje y hasta los NPC tienen vida propia. Sumado a todo esto, la historia post game no sólo es divertida, sino que expande la mitología del juego y augura nuevas leyendas para la saga. Uno de los mejores juegos del año.
  • 4
    WESTWORLD
    Y ya que estamos en el tema, por qué no hablar de la serie que se animó a llevar la ciencia ficción un poquito más allá. La serie de HBO construyó un laberinto a lo largo de diez episodios, en el cual dejando migas de pan en forma de intrigas, nos ayudó a encontrar un desenlace digno de grito de gol. En esta adaptación de la película del ‘73, los protagonistas no son los humanos sino los anfitriones, y la historia llena de inocencia Asimoviana por un lado y crudeza de Philip K. Dick por el otro, le habla directamente a los que están un poco más involucrados con la ciencia, sin dejar de mantener el colorido futurismo de la ficción. Pero sacándose los anteojos de nerd matado, lo más memorable de la serie es su guión herméticamente sellado, las clases de actuación de la mano de Anthony Hopkins y un juego de espías cargado de intrigas que mandan a la cama temprano a cualquier teoría conspirativa del mundo real. Podríamos evitar los desnudos constantes - no porque no los disfrute sino porque son irrelevantes, por momentos - y estaríamos hablando de una serie que funciona en distintos niveles. Pero por encima de todas las cosas, me divertí. Episodio tras episodio me divertí, me emocione y no podía esperar para discutirlo con mis amigos, cosa que realmente muy pocas series pueden lograr hoy en día.
  • 3
    ARRIVAL
    Siguiendo la línea de ciencia ficción concentrada en la primera parte del término compuesto, Arrival compone una de las historias más concretas y mejor narradas de todo el año. Lo mejor de todo es que el relato no sólo está contado por sus protagonistas, sino que también por los movimientos de la cámara, los efectos de sonido y hasta el paso del tiempo de manera tal que si quitaramos un elemento de la ecuación, la historia siempre se mantendría impoluta. Arrival es más que la suma de sus partes, es un cuento inteligente de esos que hacen que la tecnología y la lógica parezcan hechizos mágicos, anclando la fantasía en la más palpable de la realidad: la nuestra. Según mi vara, una película es buena cuando es lo único en lo que se puede pensar luego de verla y Arrival va a quedar dando vueltas en sus cabeza (si, lo hice a propósito) durante días.
  • 2
    TITANFALL 2
    De todas maneras, la madre de todos los relatos de ciencia ficción es Titanfall 2, tal vez no logrando su cometido comercial pero si teniendo uno de los “modo historia” más frenéticos, eclécticos y apasionantes del año. En poco más de cinco horas Titanfall 2 logra presentarnos dos personajes con los que nos identificamos y encariñamos progresivamente a lo largo de la aventura, sorteando todo tipo de obstáculos que nivel a nivel, varían sus mecánicas sin alejarse de la acción básica que un FPS tiene que tener. Mejorando la experiencia de parkour y las maneras de interactuar con nuestro Titán a medida que viajamos en el tiempo, combatimos monstruos, robots y soldados en escenarios que van desde junglas, fábricas, domos de realidad virtual y hasta saltando entre los techos de diversas naves espaciales, este título tuvo literalmente TODO lo que un juego de aventuras debe tener. ¿El modo online volvió a fracasar? Imposible darse cuenta. Una vez que jugás el modo historia, quedás más que satisfecho.
  • 1
    E3 2016
    Poner este evento en primer puesto puede resultar un poco simplista, pero realmente fue lo que más disfruté en todo el año. No sólo por ser la primera a la cual pude concurrir, sino por ser sin lugar a dudas una de las mejores entregas en años, lo que me permitió disfrutarla en distintos niveles.Ya estar parado en medio del centro de convenciones es una experiencia avasalladora para los sentidos de un nerd impresionable pero sumado a eso, todo lo revelado este año, desde Project Scorpio a Batman VR, desde Resident Evil 7 hasta God of War o inclusive poder probar títulos como Horizon Zero Dawn o Breath of the Wild lograron superar las expectativas que desde los 13 años me auto impuse mientras soñaba con alguna vez estar ahí. Para cualquier turista en este sitio, ser los primeros en el mundo en poner las manos sobre la nueva Xbox One S o transmitir en vivo las conferencias con actualizaciones minuto a minuto, puede no significar mucho pero para todo maldito nerd, saber que no sólo lo estábamos cubriendo sino también compartiéndolo como jamás antes se había hecho, realmente dejó una marca en mi desde el ámbito laboral, personal y básicamente en mi vida en su totalidad. Sin embargo, a este 2016 le quedan horas nomás y no pienso mirar para atrás. Lo mejor siempre está por venir. Los veo el año que viene.

1. DARK NIGHT

La mejor novela gráfica del año no fue una historia de ficción. ¡Es más! Es tan autobiográfica y real, que logra romper la cuarta pared de una manera asombrosamente activa y tenebrosamente pasiva al mismo tiempo. Paul Dini, mente maestra detrás de Batman: La Serie Animada - tal vez la primera obra que viene a nuestras mentes cuando pensamos en el encapotado - abre las puertas de su intimidad para revelar que no sólo fueron tiempos complicados en su vida, sino que lejos del glamour que uno puede llegar a imaginar, su vida era asediada por inseguridades internas y externas con las cuales todo gordito de treinta años puede sentirse identificado. A su vez, toda esta crudeza, este realismo y todo el desencanto disfrazado de anecdotario, es dolorosamente traído a la vida por los afilados lápices de la leyenda nacional, Eduardo Risso (¡Quien me la firmó!). No sólo es un pedazo de historia, sino que es tan motivacional como devastadora y una lectura que no hay que dejar pasar. Una de las mejores cosas que deja 2016 es que los artistas de historietas están empezando a dar más la cara y hasta en retroactivo, honor que se les debía hace mucho.
Anterior Siguiente < >