Publicado el

Analisis | Queridos monstruos

ANÁLISIS: Trollhunters - Primera temporada

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Guillermos del Toro insiste con la fantasía y sus extrañas criaturas, esta vez en versión animada.

No es la primera vez que Guillermo del Toro se sumerge en la animación infantil. El realizador mexicano tiene en su haber producciones como “El Gato con Botas” (Puss in Boots, 2011), “El Origen de los Guardianes” (Rise of the Guardians, 2012) y la maravillosa “El Libro de la Vida” (The Book of Life, 2014), entre otras, pero ahora decidió juntarse con Netflix para un proyecto más personal: la adaptación del libro homónimo escrito por él y Daniel Kraus.

Así, “Trollhunters” se convierte en una nueva serie animada original para el sistema de streaming, una vez más, en colaboración con la gente de DreamWorks. Una historia plagada de acción, fantasía y, por supuesto, muchos monstruos de esos que tanto adora el realizador.

Estamos en Arcadia, una ciudad ficticia de California que esconde bajo el pavimento un mundo oculto plagado de trollls que, desde hace décadas, viven en paz y armonía con los humanos que desconocen de su existencia. Pero hay fuerzas del mal que quieren romper este equilibrio y reinstaurar el poder de los trolls más violentos y renegados, encerrados gracias a la pericia de los cazadores, valientes guerreros que han dado su vida durante generaciones para mantener a raya a los malos y la armonía en su tierra (Trollsitting).

Tras la muerte de Kanjigar, el último trollhunter, el amuleto (arma indispensable para el combate) decide elegir a un nuevo “campeón”: para sorpresa de todos, un adolescente humano, cuyos mayores problemas son llegar temprano a la escuela y lograr que la chica que le gusta le de un poco de bola.

James Lake Jr. (voz de Anton Yelchin) es un típico quinceañero al que le gusta juntarse con su amigo Tobias (Charlie Saxton), poco popular en la escuela e hijo único que siente que debe suplir el lugar de “hombre de la casa” tras el abandono de su padre. A este adolescente enjuto, experto en la cocina (¿?), es al que elige el amuleto, muy al estilo de “Linterna Verde”.            

De la noche a la mañana, James se ve rodeado de extrañas criaturas dispuestas a entrenarlo para cumplir un destino del que, aunque quisiera, no puede escapar. Ahora es su tarea convertirse en el nuevo cazador de trolles, justo cuando Bular (el malo más malo) está buscando la forma de liberar a su padre y desatar el caos en los dos mundos.

“Trollhunters” es un viaje iniciático que guarda una gran relación con los clásicos relatos griegos. James es un Hércules de hormonas alborotadas que debe lidiar con la escuela, sus deseos y obligaciones, la chica que le gusta y ese pequeño detalle de no ser asesinado por un monstruo vengativo que quiere y necesita el amuleto.

A medida que avanza la historia, vamos conociendo (junto a Jim y Tobias) que allá abajo existen un mundo plagado de extrañas criaturas: gnomos ladrones, goblins violentos y cambiantes que pueden tomar apariencia humana para infiltrarse ya que los trolls no pueden sobrevivir a la luz del sol.

“Trollhunters” es pura fantasía y aventura, que pueden disfrutar todas las edades sin el típico toque truculento de del Toro (bueh, tal vez hay un poquitito), pero con toda su imaginación al poder. La animación es increíble, como cada detalle y secuencia de acción, aunque más allá de los monstruos y los cuentos, este relato habla sobre la familia, diferentes tipos de familia, la amistad incondicional y la naturaleza inalterable de cada uno.

Hay un motivo por el cual el amuleto decidió elegir a un humano y es momento de alterar ciertas reglas que parecían inalterables. Los trolles deben aprender a confiar y trabajar en equipo, mientras que James debe empezar a confiar en sí mismo.   

“Trollhunters” no es condescendiente y tiene sus buenas dosis de violencia, sensibilidad y humor por partes iguales. Hay personajes arquetípicos como el amigo gordito y bonachón, pero además Tobias es inteligente y no se amedrenta tan fácilmente ante el peligro.

Choca bastante escuchar la voz de Yelchin en un papel tan divertido, pero el director se negó rotundamente a recastear a su protagonista, que acá queda inmortalizado con toda la simpatía que lo caracteriza.

Ya veremos que nos depara la segunda temporada pero, de entrada, “Trollhunters” es una gran opción para introducir a los más pequeñines al universo mágico de del Toro, y para que los más grandes nunca se olviden de ser chicos capaces de disfrutar de este tipo de historias.

CALIFICACIÓN: 8/10