Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

Análisis: Justice League vs Suicide Squad #1

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

Llegó el momento súper esperado. Dijo nadie, nunca.

“Che, hay que darle manija al Squad y a la Liga porque hicimos películas con ellos ¡No se olviden!”. Creo que esa fue la frase inspiradora desde las altas esferas dentro de DC para que la Task Force X siga cobrando una importancia desmedida dentro de su Universo.


Los popes de la compañía designaron al guionista Joshua Williamson y al artista Jason Fabok para llevar a cabo primer evento groso de la editorial desde el lanzamiento de Rebirth. Si esperaban una obra que le escapase al pochoclo veraniego (invernal para los estadounidenses) lo lamento, esto es un balde XXL de los salados y que no viene con un vaso de agua para bajarlo. Ojo, si son fans del popcorn (?) puede llegarles a gustar. Perdón, pero no me incluyo.

Voy a arrancar con lo más sorpresivo y con lo que me llamó la atención para mal. Si había algo que no me esperaba de la historieta era que el arte de Jason Fabok, que venía siendo una mezcla justa de todas las fortalezas de Jim Lee y David Finch (además de su estilo propio), tuviese unos dibujos genéricos dignos de los superhéroes de mediados de los 2000. Suponía que la iba a descollar, sobre todo acá que se juntan las franquicias más grandes de la compañía en el momento y me encontré con escenas que ya vi mil veces en distintos cómics. No digo que su trabajo sea malo, de hecho es correcto, pero transmite una frialdad impresionante. A esta altura prefiero a aquellos que la pifian por ser ambiciosos y no a los que apuestan a lo seguro. No hay una escena que te vuele la peluca y para ser el arranque de un “blockbuster” eso no es nada bueno.

Algo parecido sucede con la historia y con la utilización de los personajes por parte de WIlliamson. En este conflicto que tiene que establecer entre el Squad y la Liga, tiene que arreglárselas para presentar (por vez un millón en los últimos 5 años) a los distintos integrantes del conjunto de villanos comandado por Amanda Waller. Lo hace a través de la acción, algo que agiliza esa introducción necesaria para los nuevos lectores a quienes creo que apunta la historieta. En general, las actitudes de cada protagonista está bien lograda aunque en algunas ocasiones sus líneas se sienten innecesarias o como si no pertenecieran al personaje. Entiendo que cada autor quiera hacer que Batman diga alguna frase memorable como para quedar inmortalizado, pero sólo pocos lo logran. De hecho, lo mejor del personaje es cuando actúa mucho y dice poco. Por otro lado, también comprendo la importancia de Harley Quinn en este momento, pero hay líneas que son demasiado absurdas, incluso para su naturaleza.

“Justice League vs Suicide Squad” se siente como otro cómic más que enfrenta a grupos de personajes conocidos de la editorial, algo que vienen haciendo con distintos grados de éxito en Marvel desde hace mucho tiempo. Ojalá que con el regreso de villanos grosos y de otros que no aparecían desde hacía muchísimo tiempo en el final del número, este evento pueda ser emocionante de alguna manera y puedan justificar el team-up inevitable entre los héroes y los anti-héroes de DC. Por ahora no deja de ser una promesa de lo que puede llegar a ser, pero no creo que esta mezcla sea beneficiosa para ninguno de los dos grupos.

Veredicto 5 de 10.