Publicado el

Ránking | Historietas y subjetividad

Los 10 peores cómics de 2016

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

Cuando se mezclan la pobre ejecución, las malas ideas y el choreo descarado.

Seguramente haya peores historietas que las mencionadas aquí, pero por mi salud creo que las evité en su momento y estas son las que pasaron el filtro de calidad en su momento por distintos motivos. Tengan en cuenta que es súper subjetiva y está atada a mis gustos, por eso muchos de ustedes podrán no coincidir con la elección. Sin embargo, me gustaría saber cuáles fueron las peores que leyeron este año y que no aparecen en la lista.


 

  • 10
    DC Rebirth #1
    Voy a arrancar con este cómic para que ustedes lectores fanáticos de Wally West blanco ya me puteen de entrada y se descarguen tranquilamente. Este es el cómic que ayudó a la compañía a salir del pozo en el que se había metido sola con el New 52 a cargo de DiDio, Lee y Johns. Y es el mismo que me hace querer mandarlos a la mierda para siempre porque este folleto de 64 páginas en el que le echan la culpa a Alan Moore mediante la utilización de sus personajes (el cinismo total), tampoco funciona como una historia coherente y es un rejunte de imágenes nostágicas que sirven como trailers para lo que puede llegar a venir. Ya imagino una pelea entre Superman y Manhattan. Quiero vomitar.
  • 9
    Justice League #50
    DC pretendía cerrar la etapa de Geoff Johns al frente del título insignia de la línea con una explosión tremenda y todo lo que logró fue tirar un chaski boom. En el final de su run y antes de Rebirth, el guionista se carga al Superman del New 52 luego de ser contaminado por en Apokolips. Decidió que Wonder Woman tenga un hermano mellizo, matar a Darkseid y revivirlo en menos de 10 números en forma de bebé dentro de Alexander Luthor Jr., el hijo de Superwoman. Y que Batman se entere de que existen tres Jokers después de utilizar la silla de Metrón es la frutilla del postre. Cuando se habla del fan fiction como algo malo, lean este cómic.
  • 8
    Huck
    Mark Millar, el que arrancó como protegido de Grant Morrison y terminó construyendo un imperio alrededor de su nombre mediante las ventas de los derechos cinematográficos de sus historias, supo cómo escribir buenos cómics alguna vez. Es por eso que casi siempre cuenta con mi beneficio de la duda. Es por eso que cuando leí que Huck iba a ser la respuesta a la oscuridad y seriedad espantosa de Man of Steel, decidí leerlo. Si la película ofendió a varios de los fans de Superman por traicionar al espíritu del personaje al convertirlo en un Bruce Wayne que vuela, el cómic también lo hace pero desde el otro extremo. Así fue como aprendí a no prestarle atención a lo que el guionista declare de ahora en más.
  • 7
    The Dark Knight III: The Master Race
    Si DC Rebirth se encarga de usar a los personajes de Watchmen cagándose en Alan Moore una vez más, este representa otra cosa espantosa en el mundo comiquero: las secuelas innecesarias a cargo de un autor que no cuenta con la misma capacidad que el original. A pesar de haber contado con la bendición de Frank Miller (quien se debe haber llevado sus buenos billetes y bien merecido lo tiene), Brian Azzarello no logra contar una historia digna del mundo del Dark Knight y ni siquiera le pasa cerca a DKSA. Pareciera ser una imitación y no una obra original. Quédense con las escritas y dibujadas por Miller y a esta no le pasen ni de cerca.
  • 6
    Captain America: Steve Rogers #1
    Si no leyeron el cómic de Nick Spencer, el número cierra con Steve Rogers declarando “Hail Hydra” justo en el mismo día que DC había planeado su gran relanzamiento de toda su línea con Rebirth. En esta movida que sólo buscó generar una polémica inútil en el ambiente comiquero, los cráneos de Marvel decidieron que el personaje creado por Jack Kirby se declarase como un agente nazi justo en el año electoral que terminó con Donald Trump como presidente. Gran cómic como para tirar al fuego del asado de fin de año.
  • 5
    Civil War II
    ¿No habíamos tenido suficiente cinismo dentro de Marvel hace 10 años con el evento original? Evidentemente no, porque la editorial decidió poner a Bendis para escribir una secuela que otra vez enfrentó a los superhéroes. La original al menos tenía ese condimento emocional entre Tony y Steve que le brindaba un peso al conflicto. En la secuela, nada podría importarnos menos. Bendis mata a Rhodey (otro héroe negro) sólo para establecer el problema entre Carol y Tony. Después se encarga de contar una historia llena de golpes bajos que sólo buscan el efecto inmediato y que en su progreso se encarga de arruinar a distintos personajes. El cinismo no va más en Marvel y si no fuese por el arte de David Marquez, estaría más arriba.
  • 4
    Injustice Ground Zero #1
    No tengo ningún tipo de problemas con que DC quiera seguir explotando a Harley Quinn, el personaje más popular de la editorial en la actualidad después de Batman y que también quiera hacerlo con la franquicia de Injustice. Pero me parece que es demasiado que le falten el respeto al lector contando LA MISMA HISTORIA que ya contaron en los cómics anteriores justificando que es un nueva porque tiene a Harley como protagonista. Un choreo cero solapado que demuestra una vez más la mala leche de DC.
  • 3
    Death of X
    Este crossover entre Inhumanos y X-Men de cuatro números es como una intercuela entre los distintos títulos de los mutantes y de los hippies a los que Marvel quiere darles chapa de cualquier manera y que hasta ahora (y creo que va a pasar siempre) no van a lograr tener la popularidad que la editorial busca tener. Otro de los grandes problemas, además de no contar nada súper interesante, es que está lleno de personajes que no le importan a nadie. Y sí, los fans de Cyclops son pocos y creo que nadie es fan de los inhumanos sacando a los clásicos Black Bolt, Medusa o Lockjaw. Un cómic que se siente como una metida de mano en el bolsillo.
  • 2
    Suicide Squad #1
    Todavía me sigo preguntando por qué debería seguir esperando que la editorial publique un cómic digno del equipo si nunca lograron hacerlo después del run maravilloso de John Ostrander. Y este re re re (?) lanzamiento no es la excepción a la regla. Creo que no entienden que la gracia del Squad es que tenga personajes de la D con cero chapa y que uno no sepa qué les puede llegar a pasar. En esta nueva versión ya sabemos que no les va a pasar nada porque están en las películas de DC y no se van a cargar a Harley Quinn, a Deadshot o a The Wall. Eso sí, es malísimo igual que el film.
  • 1
    Bloodlines #1
    Honestamente, no sé cuántos leyeron este cómic o si de hecho se enteraron de su publicación. Cuando vi el anuncio pensé que era una cargada pero DC tuvo la estupidez necesaria como estrenar un título con personajes que realmente no le importan a nadie, ni siquiera a los que leímos el espantoso evento del año ’93. Y como no pude con mi genio, se me ocurrió darle una oportunidad. La historieta tiene las peores cosas de la década del noventa y no las utiliza en joda, sino que se toma demasiado en serio. Es un papelón. Ni se les ocurra leerlo.

1. DC Rebirth #1

Voy a arrancar con este cómic para que ustedes lectores fanáticos de Wally West blanco ya me puteen de entrada y se descarguen tranquilamente. Este es el cómic que ayudó a la compañía a salir del pozo en el que se había metido sola con el New 52 a cargo de DiDio, Lee y Johns. Y es el mismo que me hace querer mandarlos a la mierda para siempre porque este folleto de 64 páginas en el que le echan la culpa a Alan Moore mediante la utilización de sus personajes (el cinismo total), tampoco funciona como una historia coherente y es un rejunte de imágenes nostágicas que sirven como trailers para lo que puede llegar a venir. Ya imagino una pelea entre Superman y Manhattan. Quiero vomitar.
Anterior Siguiente < >