Publicado el

Ránking | Aventuras inolvidables

Videojuegos 2016: Mejor Aventura de Acción

Volver a la home

Por: Jeremias Curci

Se termina el año y los Malditos Nerds destacamos lo mejor de 2016. Hoy tocan Aventuras de Acción.

Los Malditos Nerds seleccionan los juegos más destacados del año, el cual estuvo repleto de juegos importantes. Durante las dos semanas que siguen repasaremos los géneros y categorías más sobresalientes, cerrando la última semana de diciembre con los 50 mejores juegos de este 2016.

Cada vez es más difícil segmentar los juegos por un género determinado, puesto que hace años que la tendencia en el diseño de videojuegos indica que las fronteras cada vez son más difusas. Cada vez es más frecuente encontrar elementos de RPG, mundo abierto y acción en tercera persona en un mismo juego.
De allí que nace el género de la aventura de acción: una suerte de comodín para englobar este tipo de juegos, que combinan elementos de todos los géneros, pero se concentran en aspectos clave como la acción, la resolución de puzles o situaciones complejas y elementos propios de las aventuras clásicas.

Los diez juegos que componen este ranking fueron seleccionados por toda la redacción de Malditos Nerds, aunque el orden corre por cuenta de este humilde servidor. Empecemos.

  • 10
    Deus Ex: Mankind Divided (Eidos Montreal, PC, PS4, XONE)

    La continuación del estupendo Deus Ex: Human Revolution llegó después de un camino tortuoso, signado por distintas demoras y retrasos inexplicables. Por fortuna, el juego salió intacto de ese proceso, mostrándonos un digno sucesor que pule y saca brillo a las mecánicas de sigilo y combate, como también a la interfaz de usuario, haciendo del manejo de inventario y otros elementos un auténtico placer.

    Lo que se echa en falta es la escala global tan presente en el juego anterior: dos años después de los eventos del primer juego, Mankind Divided toma lugar en la ciudad de Praga, donde los ciudadanos aumentados son confinados en un gueto por haberse vuelto peligrosos para la población. Así, Praga nos muestra dos barrios: uno pobre, y uno rico. Adam Jensen irá de un lugar a otro para resolver conspiraciones a fuerza de hackeo y los chiches a los que nos tiene acostumbrados.

    Por fortuna, la escala se ve compensada en el nivel de detalle y profundidad de estos dos barrios, ya que podemos visitar prácticamente todas las estructuras que presenta. El juego sufre del problema de los segundos juegos de trilogía: el final, plantea más dudas de las que puede contestar. Sin embargo, en las pequeñas historias y misiones secundarias desperdigadas por el mapa es donde Mankind Divided encuentra la redención.

  • 9
    Dark Souls III (From Software, PC, PS4, XONE)

    Puede que el último juego de la aclamada serie de pergeñada por Hidetaka Miyazaki no sea el mejor de la franquicia, pero lo que no se puede negar es que el mismo resulta un cierre más que correcto, amalgamando la experiencia acumulada tras cuatro juegos, sumando elementos que vimos en Bloodborne.

    De Bloodborne toma justamente, la velocidad, la cadencia ofensiva del combate, haciendo de Dark Souls III el juego más trepidante de la serie. Vuelven elementos del primer juego, como cierto espíritu lineal, y los niveles y sus jefes, una suerte de fan service; una especie de grandes hits con algunos de los enfrentamientos más intensos y memorables de toda la franquicia.

    El aspecto rolero sigue estando ahí, con el regreso del sistema de crafteo de elementos y un amplio espectro de personalización por clases. Por lo demás, sigue siendo un juego donde el timing y los reflejos son protagonistas absolutos a la hora de abrirnos paso por sus peligrosísimos niveles, y aunque el factor sorpresa esté ausente, sigue siendo una experiencia de aprendizaje sumamente gratificante.

  • 8
    Hyper Light Drifter (Heart Machine, PC, PS4, XONE)

    Acción y rol se dan de la mano en un juego que bebe de las aguas de The Legend of Zelda en términos narrativos y estructurales, y de Superbrothers: Sword & Sorcery desde lo estético, con un giro más oscuro, pero no menos colorido, sin dejar de lado una clara inspiración en Diablo, desde lo jugable. Si este cóctel suena bien en teoría, en ejecución es todavía mejor, porque Hyper Light Drifter es por derecho propio una de las mejores experiencias del año.

    Así como hay juegos que empañan la reputación de Kickstarter, Hyper Light Drifter es uno de los casos de éxito que enaltecen y justifican su existencia. Con metas iniciales austeras, Alex Preston (su creador) logró recaudar más de 600.000 dólares americanos, dándole la posibilidad de llevar este genial fichín tanto a PC como a consolas de nueva generación.

    Una pena que las versiones de Vita y Wii U hayan sido canceladas debido a problemas con el código fuente y ciertas limitaciones de Game Maker, porque como decíamos al principio, Hyper Light Drifter es una de las experiencias más grandiosas del año, pese a que le falte el músculo necesario para codearse con lo mejor de este 2016.

  • 7
    Owlboy (D-Pad Studio, PC)

    2016 parece estar signado por la salida de juegos cuyo ciclo de desarrollo duró una eternidad: Final Fantasy XV, The Last Guardian y desde el lado independiente, el esperadísimo Owlboy. Tal como sucedió con estos dos gigantes de Square y Sony, Owlboy recompensa la espera con creces, ofreciéndonos una aventura que no pueden dejar de experimentar.

    Owlboy es la historia de Otus, un chico-búho que se embarca en un viaje de inconmensurables proporciones para salvar a su aldea y a los de su especie de una terrible amenaza. A buenas y primeras, Owlboy es un juego de acción y plataformas con una estética que homenajea a los 16 bits, con una jugabilidad súper ajustada y un diseño que guarda similitudes con el subgénero “metroidvania”.

    Pero a esto le agrega una capa emotiva y profunda al desarrollar a los personajes de una forma excepcional a través de distintas escenas de interacción entre el héroe principal y sus diversos ayudantes que lo acompañan durante la travesía. Sí, valió la pena esperarlo, porque Owlboy es una obra que ubica al desarrollo independiente en lo más alto, tal y como lo hicieran hitos como Fez, Super Meat Boy o Braid.

  • 6
    Dishonored 2 (Arkane Studios, PC, PS4, XONE)

    Más y mejor. Esta parece haber sido la premisa que Arkane Studios adoptó para traer a la vida a Dishonored 2, una de las secuelas más anticipadas de los últimos tiempos. No decepcionó: ahora con la posibilidad de elegir a Emily como personaje jugable, el juego nos muestra dos caras diferentes por las que optar ni bien empezamos la aventura, ofreciendo así dos estilos de juego distintos, basados en la progresión de cada personaje y su set de habilidades.

    Quince años después de los sucesos del primer juego, Dishonored 2 toma lugar en la ciudad costera de Karnaca, en donde Emily es destronada por una misteriosa heredera vinculada con su difunta madre. En ese instante (al iniciar el juego) elegimos nuestro personaje para vivir un viaje trepidante signado por el sigilo, atravesando niveles diseñados con un amor absoluto, ofreciendo más y opciones y más profundidad por sobre lo que experimentamos en la primera entrega.

    En esa variedad de opciones en cada escenario, en su estupenda narrativa cargada de momentos inolvidables, y en unos enemigos inteligentes –que terminan por enriquecer la faceta del sigilo del juego- es donde brilla Dishonored 2, un juego que se luce si decidimos escabullirnos entre las sombras para pasar desapercibidos o si, por el contrario, queremos sembrar el caos. Los problemas técnicos en PC y Xbox One dieron lugar a la polémica durante el lanzamiento, pero hoy, con todo parcheado, resulta difícil no recomendarlo.

  • 5
    Severed (DrinkBox Studios, Vita, WIIU, 3DS, iOS)

    Tiempo después de que Sony le quitó el apoyo a su PlayStation Vita, DrinkBox Studios -el estudio más comprometido con la plataforma- logró sorprendernos con Severed. Una obra que se desmarca de todo lo que vimos hasta el momento del estudio, tanto desde lo jugable como lo narrativo.

    En Severed controlamos a Sasha, una guerrera que despierta en una tierra extraña, despojada de su familia y sin uno de sus brazos. Toma contacto con una espada de poderes únicos y siguiendo una serie de pistas, se embarca en una aventura que nos ayudará a entender lo que nos sucedió, y en el mejor de los casos, recuperar sanos y salvos a nuestros familiares.

    Severed es una suerte de dungeon crawler en primera persona con mucho backtracking “a la metroidvania”, y una jugabilidad que podríamos definir como un estupendo hack and slash mezclado con Fruit Ninja, en el que el timing para encarar cada uno de los enemigos y entender sus patrones y puntos débiles es fundamental. Dicho así suena cuanto menos, extraño, pero la jugabilidad es uno de los puntos fuertes que tiene.

    La historia y la progresión del personaje también se destacan, en un juego que si bien tiene el colorido que caracteriza a DrinkBox, se muestra con tonos más oscuros, ofreciendo pasajes melancólicos e introspectivos.

  • 4
    Gears of War 4 (The Coalition, PC, XONE)

    Una de las sorpresas del año, al menos, desde mi perspectiva. Porque no esperaba demasiado de este Gears of War 4, en especial, considerando los cambios que dieron marcha atrás para convertirlo en una experiencia Gears mucho más convencional. Por fortuna, estaba equivocado. Sí, Gears of War 4 se juega como sus antecesores: sigue siendo un juego de cubrirse, asomarse y disparar, donde la clave reside en guarecerse del fuego enemigo en el momento justo, haciendo uso de los obstáculos desperdigados por ahí.

    El resto es muy distinto, empezando por el diseño de los niveles, repletos de colorido, en forma de arenas amplias donde podemos combatir varias veces experimentando con opciones diferentes. O los nuevos enemigos robóticos que se combinan con una nueva amenaza en plan Locust. O la estupenda escritura y guión que, sin ser una maravilla, nos invita a explorar una faceta desconocida en la saga, haciendo hincapié en la amistad y la familia.

    Por último y no menor, el componente multiplayer: Gears of War 4 es sin lugar a dudas el punto más alto de la serie en este sentido, con una enorme variedad de mapas, modos de juego y progresión, lo cual lo convierte en una máquina de generar diversión. Mención especial para el Modo Horda 3.0 que incluye una tonelada de mecánicas nuevas, el cual se beneficia –al igual que el resto de los modos- de los 60 cuadros por segundo que despliega tanto en PC como en Xbox One, haciendo de cada combate una danza frenética, pero muy gratificante.

  • 3
    Hitman Season 1 (IO Interactive, PC, PS4, XONE)

    Square Enix estaba en lo cierto: la mejor forma de experimentar con esta nueva iteración de Hitman era de forma episódica, en especial, teniendo en cuenta la robustez que caracteriza a cada uno de los magníficos episodios que componen los adentros de este nuevo Hitman, uno de los mejores juegos del año.

    El Agente 47 nunca estuvo tan feliz de protagonizar un juego que rinda tantos respetos a los orígenes de la serie, pero que también se anime a llevarlo más allá. Los niveles ofrecen temáticas y objetivos por completo diferentes entre sí, pero el hilo conductor que los emparenta es la absoluta libertad con la que concretarlos. No hay tiempo límite, no hay ningún apuro: planificar nuestra faena es una de las tareas más gratificantes del juego.

    Recorrer los escenarios a la pesca de pistas que nos ayuden a develar la mejor manera de acabar con nuestra asignatura, infiltrarse, cambiar de trajes, o sembrar el caos con un apartado jugable sumamente pulido. Y después, mejorar los tiempos, ascender en la tabla de asesinos, o participar de los alucinantes Elusive Targets, compitiendo con toda la comunidad. La primera temporada de Hitman es un juego increíble que, además, posee un nivel de rejugabilidad con el que el resto de los juegos del año sólo se permiten soñar.

  • 2
    Uncharted 4: A Thief's End (Naughty Dog, PS4)

    Lo único que puede reprochársele a Uncharted 4: A Thief’s End es el hecho de no haberse arriesgado a modificar la fórmula que tan bien le viene funcionando desde el primer juego de la serie. Es cierto que encontramos elementos incorporados de juegos como The Last of Us, haciendo de este juego el más maduro desde lo narrativo y argumental, pero la cadencia se siente sumamente continuista, y por momentos, estirada por demás.

    Pese a esto, Uncharted 4: A Thief’s End es el mejor juego de la serie, en el sentido de que encuentra el punto justo entre los momentos de acción trepidante, las cinemáticas espectaculares y pasajes introspectivos, íntimos, en donde los personajes que componen el repertorio brillan por su profundidad y su desarrollo. En este juego, encontraremos momentos repletos de humanidad, al punto de sentir vivos a Ellie, a Nathan, a Sully.

    No se nos ocurre una mejor manera para poner cierre con broche de oro al que muchos consideran como el heredero natural del viejo y querido Indiana Jones. Uncharted 4: A Thief’s End no vino para reinventar la rueda, sino para invitarte a subirte a un carro y echarse a rodar en una montaña rusa cargada de emociones, imposible de dejar pasar.

  • 1
    Inside (Playdead, PC, PS4, XONE)

    No se necesitan palabras para contar una historia atrapante, ni mucho menos balas para empapar un título de acción. Playdead había jugado con esta idea con Limbo, pero es con Inside donde encuentran la maduración del concepto. Es imposible no emparentar ambos juegos (el estilo acarrea con ese ADN) pero Inside se expande hacia tantos lados que, por momentos, dicha comparación es injusta.

    En Inside nos ponemos en la piel de un niño en un entorno distópico hostil. ¿Está escapando? ¿Se está metiendo a propósito? Bosques florecidos, instalaciones subterráneas en abandono, criaturas misteriosas, puzles asombrosos y mecánicas en constante evolución hacen de este juego uno de los más destacados del año, con finales que juegan con nuestra cabeza, debiendo atar cabos por doquier. Es más: todavía hay foros donde se teoriza sobre lo que significa esta aventura.

    Aunque el mensaje no quede claro en un principio, aunque el final sea para algunos, anticlimático, Inside es satisfacción garantizada: una aventura que merece la pena ser vivida al menos una vez, y que posee momentos asombrosos que quedarán en la memoria por muchísimo tiempo.

1. Deus Ex: Mankind Divided (Eidos Montreal, PC, PS4, XONE)

La continuación del estupendo Deus Ex: Human Revolution llegó después de un camino tortuoso, signado por distintas demoras y retrasos inexplicables. Por fortuna, el juego salió intacto de ese proceso, mostrándonos un digno sucesor que pule y saca brillo a las mecánicas de sigilo y combate, como también a la interfaz de usuario, haciendo del manejo de inventario y otros elementos un auténtico placer. Lo que se echa en falta es la escala global tan presente en el juego anterior: dos años después de los eventos del primer juego, Mankind Divided toma lugar en la ciudad de Praga, donde los ciudadanos aumentados son confinados en un gueto por haberse vuelto peligrosos para la población. Así, Praga nos muestra dos barrios: uno pobre, y uno rico. Adam Jensen irá de un lugar a otro para resolver conspiraciones a fuerza de hackeo y los chiches a los que nos tiene acostumbrados. Por fortuna, la escala se ve compensada en el nivel de detalle y profundidad de estos dos barrios, ya que podemos visitar prácticamente todas las estructuras que presenta. El juego sufre del problema de los segundos juegos de trilogía: el final, plantea más dudas de las que puede contestar. Sin embargo, en las pequeñas historias y misiones secundarias desperdigadas por el mapa es donde Mankind Divided encuentra la redención.
Anterior Siguiente < >