Publicado el

Analisis | Análisis de cómics

Análisis: Star Wars Doctor Aphra #1

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

Quiero más del universo galáctico de Kieron GIllen.

El guionista británico y el dibujante Kev Walker se abren del canon establecido para poder explorar nuevas ideas con total libertad sin el temor a meterse con alguna vaca sagrada perteneciente a la saga ultra famosa.


Este nuevo cómic de Star Wars es el primero desde la venta de la franquicia a Marvel que contiene personajes exclusivamente inventados para la editorial y que se despega de las películas para contar una historia con el debut de Aphra como protagonista.

El relato continúa con lo sucedido en Darth Vader #25, también a cargo de Gillen y con Salvador Larroca en los dibujos. En su run nos había presentado a los androides asesinos BT-1 y 0-0-0, pero más importante, introdujo a la arqueóloga que conoce bocha acerca de la galaxia, sobre artefactos súper antiguos del universo y que al final de la historia finge su muerte. De hecho, la historieta empieza con una secuencia de escape digna de personajes como Indiana Jones y Lara Croft, pero en un pequeño y sorpresivo giro podemos ver que ella no cuenta con el mismo sentido virtuoso de ellos, sino que es muchísimo más gris con respecto a las decisiones que toma y en sus acciones. Les va a caer bien porque Gillen es crack. En manos de otro escritor su personalidad podría haber sido un desastre.

Además de estar acompañada por los robots mencionados, a los que tiene que mantener bajo su control para que no se manden una cagada en cualquier momento, en su crew también se encuentra Black Krrsantan, un wookie cazador de recompensas que laburó  para Jabba the Hutt como para Darth Vader. A diferencia de la relación de amistad entre Chewie y Han Solo, él sólo está con ella para asegurarse de que le pague la inmensa deuda que tiene. Lo mejor de todo esto, es que la dinámica de los personajes siempre es tirante y Gillen sabe explotarla muy bien con la utilización del humor negro, una recurso característico del británico. Y como todos son personajes nuevos, no sabemos qué puede llegar a pasar con ellos, así que la intriga siempre va a estar presente dentro del cómic. Hagan de cuenta de que son una especie de Task Force X, todos se desconfían entre ellos. También hay una historia acerca del pasado de Aphra durante su juventud y sus comienzos en la arqueología que es muy divertida, pero lamentablemente Salvador Larroca se tiró a chanta o no llegó con los plazos, porque sus dibujos parecen estar hechos a las corridas.

Con respecto al trabajo desarrollado por el artista Kev Walker, su trabajo es buenísimo. Todos lo que caracteriza a Star Wars como ese universo que es viejo, sucio y súper tecnológico al mismo tiempo está muy bien representado como los distintos tipos de extraterrestres. Y se nota que entiende muy bien lo que Gillen pretende con su guión, el explorar toda la oscuridad de los personajes pero siempre desde un punto de vista humorístico. Es por eso que su estilo más cartoon y menos realista en sus personajes termina siendo mucho más shockeante cuando vemos las cosas (malas) que hacen. A esto hay que sumarle los colores de Antonio Fabela, que resaltan todas las virtudes del dibujante. Les da el toque oscuro y mugriento inherente a esta historieta.

Como número #1, Doctor Aprha nos muestra un mundo desconocido para los fans de Star Wars como para los que no los son. Creo que vale la pena leer un par de números más y recién ahí decidir si continuamos o no con esta nueva historia y sus distintivos protagonistas.

 Veredicto 7 de 10.