Publicado el

Ránking | Oh, y ahora, ¿quién podrá defendernos?

Supertroncos: 12 de los peores superhéroes de la TV

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: superheroes
Son tan malos que terminan siendo genialmente bizarros. Mentira, a quien queremos engañar, apestan.

Las adaptaciones superheroicas resultaron ser una verdadera mina de oro en la pantalla grande. Ni lentos ni perezosos, desde hace ya varios años, los ejecutivos de las cadenas de TV se esfuerzan por replicar ese éxito. Series como “Arrow”, “Marvel's Agents of S.H.I.E.L.D.” o “Daredevil” ya se ganaron el cariño (y la confianza) de los espectadores, y abrieron las puertas para una infinidad de productos que no paran de llegar.

Gran parte de este suceso hay que agradecérselo a antecesoras como “Smallville” (2001-2011) o, por qué no, a la clásica serie de Batman protagonizada por Adam West. Claro que no todas son rosas en este universo de héroes catódicos, y hubo varios intentos fallidos que terminaron convirtiéndose en una verdadera vergüenza comiquera.

  • 12
    Aquaman (The WB, 2006)
    Los creadores de “Smallville”, Al Gough y Miles Millar, querían probar suerte con otro de los jóvenes héroes de DC y escribieron un piloto, dirigido por Greg Beeman, centrado en la figura de Arthur ‘A.C.’ Curry (Justin Hartley, el Oliver Queen de la serie de Clark Kent), un muchachito que vive en una comunidad costera de Florida Keys, quien descubre sus poderes y su verdadero destino para convertirse en el príncipe de Atlantis. Este primer episodio iba a emitirse para la temporada de 2006, pero la fusión entre The WB y UPN (hoy, The CW) realizó unos cuantos cambios de agenda y decidió decirle no al rey de los Siete Mares.
  • 11
    Wonder Woman (NBC, 2011)
    En el año 2011, la cadena NBC quiso probar suerte con una visión moderna de la heroína de DC Comics. Adrianne Palicki es Diana Themyscira/Wonder Woman, quien lleva una agitadísima doble vida como directora ejecutiva de Themyscira Industries y, por supuesto, como la defensora de la verdad y la justicia que, acá, poco y nada tiene que ver con la princesa amazona. Dese los cuarteles de su propia compañía, Diana lucha contra el crimen y, de paso, explota su propia imagen como un modelo a seguir para el mundo exterior. Frustrada por tener que mantener esta doble identidad, la chica crea el alter ego de Diana Prince con la esperanza de llevar una vida normal y poder quedarse en casa mirando comedias románticas en la tele. Sí, todo es horrible, así como suena; y ni hablar del atuendo que le pusieron a Palicki. David E. Kelley (“Ally McBeal”) fue el responsable de escribir el piloto, pero la emisora decidió pasar de largo y nunca llegó a nada. Por suerte.
  • 10
    Swamp Thing (USA Network, 1990–1993)
    Después de dos películas bastante exitosas, la melancólica criatura de DC tuvo su oportunidad en la pantalla chica de la mano de la cadena USA Network. El actor y doble de riesgo Dick Durock volvió a calzarse el incomodísimo traje para filmar esta serie -que mezcla aventura y ciencia ficción- en el calor abrazador del Sur de Florida. Pero los bajos valores de producción que rozaban lo camp, sus terribles argumentos y diálogos, y la falta total de acción no lograron ganarse el favor del público masivo; aunque sus 72 episodios son considerados por algunos como todo un clásico de culto.
  • 9
    Birds of Prey (The WB, 2002–2003)
    The WB (hoy The CW) buscaba repetir el enorme éxito de “Smallville” y ampliar su universo superheroico en la pantalla chica. Como Batman no estaba disponible, tomaron lo que pudieron dentro de su entorno familiar: las Aves de Presa. Como Ángeles de Charlie justicieras, Oracle, Huntress y Black Canary deben hacerse cargo de los quilombos de New Gotham en ausencia del encapotado, pero la falta de coherencia en el tono de la serie y en las historias, no tuvieron feeling con los fanáticos del cómic. Los extraños poderes sobrehumanos de algunos personajes, que Alfred tuviera que explicar que pasaba en cada episodio, y que todas actuaran como Jessica Alba en “Dark Angel”, terminó por agotar la paciencia de los espectadores y de la cadena que canceló el show después de 13 capítulos.
  • 8
    Legends of the Superheroes (NBC, 1979)
    Sabemos que la bati serie protagonizada por Adam West tiene poco y nada que ver con el encapotado, pero ocupa un lugar especial en nuestros corazoncitos nerdos. Ahora, querer llevar toda esa bizarreada al extremo y, encima, cruzarla con un programa de variedades, ya es mucho. El especial fue breve (¡menos mal!), dos episodios filmados “en vivo” y con risas grabadas (¿?), que mostraba a West (Batman), Burt Ward (Robin) y Frank Gorshin (el Acertijo), entre otros, haciendo buenas migas con invitados como Flash, Hawkman, Black Canary y Capitán Marvel, en una sucesión de sketches que de graciosos no tenían nada. Ni hablar de la presentación de un nuevo superhéroe, el para nada ofensivo “Ghetto Man”. Impresentable.
  • 7
    Dr. Strange (1978)
    Será el Hechicero Supremo de Marvel, pero antes de llegar a la pantalla grande de la mano de Benedict Cumberbatch, solían dejarlo de lado bastante seguido. Tratar de llevar sus aventuras a la TV era una buena oportunidad para darle su merecido lugar, aunque esta serie no logró su cometido. Acá, Peter Hooten es Dr. Strange, un psiquiatra playboy con una herencia mística -o sea, tiene un anillo re copado con el que puede hacer magia-, que debe detener a una malvada hechicera que quiere liberar a un montón de demonios sobre la faz de la Tierra. El show nunca fue aprobado, no se sabe si debido a los psicodélicos efectos especiales, las terribles actuaciones y diálogos o la variedad de bigotes que aparecen en pantalla.
  • 6
    Blade: The Series (Spike, 2006)
    Con el suceso inesperado de la trilogía cinematográfica protagonizada por Wesley Snipes, los popes de Marvel vieron el potencial del personaje comiquero y decidieron llevarlo a la TV. Originalmente, el actor iba a repetir su papel en una serie para la cadena Showtime que mantenía la naturaleza adulta de los films, pero se retiró debido a una demanda legal con los productores de la franquicia, y el proyecto se convirtió en el primer drama live-action de Spike TV con el rapero Kirk "Sticky Fingaz" Jones como el cazador de vampiros. El show arrancó bastante bien, pero pronto desvirtuó en algo muy diferente a su versión fílmica que no logró enganchar a la audiencia y fue cancelada por el estudio, en parte, debido a sus altos costos de producción.
  • 5
    Captain America (CBS, 1979) - Captain America II: Death Too Soon (CBS, 1979)
    El Capi hizo dos películas para televisión con la esperanza de conseguir su propia serie, pero nunca lo logró. ¿Por qué será? Empecemos por el hecho de que esta versión de Steve Rogers (Reb Brown) es un moderno ex marine, y no un soldadito de la Segunda Guerra Mundial, que se pasea por California al mejor estilo surfista. El héroe ostenta dos uniformes diferentes (el segundo bastante más acorde a los cómics) que incluyen un casco de motocicleta en lugar de la capucha característica como parte del conjunto. Este es un detalle menor comparado con los horrendos guiones y el hecho de que es imposible llamar a este personaje Capitán América, aunque tuviera toda la onda setentosa.
  • 4
    Shazam! (CBS, 1974–1977)
    Por algún motivo inexplicable, el clásico estudio de animación Filmation decidió llevar a la pantalla chica esta versión live-action y “cursi” del Capitán Marvel. Bastante alejada del cómic original, la serie de media hora mostraba al joven Billy Batson viajando a través de las rutas de California en una casa rodante acompañado por su mentor (llamado “Mentor”, así de original era todo), haciendo paradas en distintos pueblitos y ayudando a todo aquel que lo necesite, en su forma “juvenil” o convertido en el mortal más poderoso, a través de la magia de la animación y los efectos especiales. Sin sus villanos habituales a la vista y con la violencia casi diluida, Billy tenía la oportunidad de aprender una nueva lección moral al final de cada episodio.
  • 3
    The Amazing Spider-Man (CBS, 1977–1979)
    Esta serie de CBS, de finales de la década del setenta, logró algo que parecía imposible hasta ese momento: que Spidey se convirtiera en el superhéroe más aburrido. Claramente no había presupuesto para mostrar los poderes del arácnido o los de sus enemigos de forma convincente, pero la historia, alejadísima del personaje original, tampoco ayudaba mucho que digamos. Demasiado infantiloide, la serie seguía las aventuras del bastardeado Peter Parker/Spider-Man interpretado por Nicholas Hammond –el joven Friedrich de “La Novicia Rebelde”- enfrentando a una serie de criminales de poca monta que iban desde asaltantes de todo tipo hasta un gurú de la New Age (¿?).
  • 2
    Night Man (WGN, 1997–1999)
    Johnny Domino es un reconocido saxofonista de jazz de San Francisco que, tras ser golpeado por un rayo en un extraño accidente, adquiere la habilidad de percibir telepáticamente el mal que, lamentablemente, lo priva de volver a dormir. La premisa de este show -basado muy libremente en una historia homónima de Malibu Comics-, de por sí, es bastante ridícula, pero no tanto como el trajecito que usa el justiciero, el cual no nos permite tomarlo muy en serio. Lo más raro es saber como un músico puede afrontar semejante gasto y armarse un atuendo con el que puede volar, hacerse invisible o disparar rayos laser. Este excéntrico personaje tuvo como estrellas invitadas a Little Richard, Donald Trump y Jonathan Chase, el mismísimo Manimal, con el que supo hacer equipo.
  • 1
    Mutant X (2001–2004)
    Viajemos en el tiempo, a principios del nuevo milenio, cuando el género de superhéroes explotó gracias a “X-Men” (2000) de Bryan Singer. Las oportunidades de llamar la atención del público eran infinitas, pero como Marvel no podía echar mano de los derechos de los personajes (que pertenecen a Fox), no tuvo mejor idea que inventarse unos nuevos y engañar a los ilusos que iban en busca de las aventuras de los hombres X. Las demandas no se hicieron esperar pero Marvel, sabiamente, aclaró que sus personajes eran muy diferentes: en vez de un grupo de personas que nace con extrañas mutaciones y poderes, cuya misión es buscar y velar por el bienestar de otros “mutantes”, su serie se basa en un equipo de “Nuevos Mutantes”, que adquieren sus poderes gracias a la ingeniería genética y que andan en busca de sus pares para evitar que el gobierno experimente con ellos. No jodan, son como el agua y el aceite.

1. Aquaman (The WB, 2006)

Los creadores de “Smallville”, Al Gough y Miles Millar, querían probar suerte con otro de los jóvenes héroes de DC y escribieron un piloto, dirigido por Greg Beeman, centrado en la figura de Arthur ‘A.C.’ Curry (Justin Hartley, el Oliver Queen de la serie de Clark Kent), un muchachito que vive en una comunidad costera de Florida Keys, quien descubre sus poderes y su verdadero destino para convertirse en el príncipe de Atlantis. Este primer episodio iba a emitirse para la temporada de 2006, pero la fusión entre The WB y UPN (hoy, The CW) realizó unos cuantos cambios de agenda y decidió decirle no al rey de los Siete Mares.
Anterior Siguiente < >