Publicado el

Analisis | Análisis de Cómics

Análisis de Cómics: Thanos #1

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

El villano más emo quiere volver a ser el Capo di tutti capi dentro de la galaxia.

La nueva moda dentro de la Casa de las Ideas es darle sus propios cómics a los villanos, Dr. Doom al frente de Infamous Iron Man, otra historieta que ya tuvo su reseña anteriormente. En este caso, Thanos, quizás el villano más detestable de todos, debuta con su ongoing a cargo del guionista Jeff Lemire y del dibujante Mike Deodato.


El escritor decide explorar muy por arriba los hechos de Secret Wars y Civil War II, los últimos eventos de la editorial en los que el Titán Loco tuvo apariciones importantes, para comenzar a armar la nueva historia. En ella, nuestro protagonista perdió muchísimo terreno dentro del universo cósmico, está con la sangre hirviendo y necesita patear un par de c*los para que los demás sepan que está de vuelta en el ruedo. El guionista decide no concentrarse sólo en Thanos, sino que dentro de este primer número también comienza a darle lugar otros personajes. Uno de ellos es Corvus Glaive, el ex general favorito del Titán perteneciente a su Black Order, quien ahora es el que está ocupando su lugar. Un garca que logró lo que no pudo hacer Starscream con Megatron (perdón por desvariar). Y los otros son un trío bastante variado en cuanto a personalidades, conformado por Tryco Slatterus a.k.a. “Champion of the Universe”, Starfox, el hermano de Thanos y Thane, el hijo del Darkseid trucho y Muerte. Todos ellos tienen distintas motivaciones para meterse dentro de este conflicto y verdaderamente ninguno termina de caer muy simpático del todo. Son grises. Y Lemire utiliza muchísimo la narración en tercera persona, algo que no permite conectar nunca con ellos. Un recurso que está muy bien por tratarse de una historieta con un villano como personaje principal.

Artísticamente, Mike Deodato, quien al comienzo de su carrera nos sorprendió para bien por la mezcla de técnicas que utilizaba para sus trabajos. Después empezó a utilizar muchísimo las referencias fotográficas para sus personajes y para los distintos diseños arquitectónicos, una decisión que para mi gusto termina jugándole en contra a cualquier dibujante. Le quita toda la frescura y sorpresa que un cómic de superhéroes podría llegar a tener. En este caso en particular, noté que acá está mucho más balanceado en cuanto a esa técnica, porque como no hay retratos de seres extraterrestres (o al menos eso es lo que nos dicen *X-Files*) para que pueda utilizar y eso lo obliga a utilizar más su imaginación. Además los colores utilizados por Frank Martin también lo ayudan bastante, porque en la mayoría del cómic sólo utiliza una paleta que no sale de los negros y los rojos, con raras excepciones pero nunca saliendo del tono oscuro que tiene la historia.

Thanos #1 funciona muy bien como introducción del problema que se viene entre los integrantes, que en cierta manera conforman una familia disfuncional a falta de los Fantastic Four. Veremos si Lemire y Deodato (si es que pasa de los 5 números) nos presentan más personajes en este relato cósmico que promete varios sacudones dentro del nuevo statu quo en Marvel Now.

Veredicto 7 de 10.