Publicado el

Ránking | Que sea rock

10 grandes musicales de rock del cine

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Cuando el rock se cruza con el género musical en la gran pantalla surgen estas locuras operísticas.

Cuando las canciones que integran un álbum mantienen una coherencia temática estamos en presencia de la llamada ópera rock. The Who hizo escuela en este subgénero y tras romperla en los charts, creyeron que estaría copado trasladar esa historia “cantada” a la pantalla grande.

En el cine musical encontramos varios de estos ejemplos y otros que no guardan relación con un disco mega exitoso, pero sí se las arreglan para impregnar su trama de un sinfín de canciones bien roqueras, ya sean originales, adaptadas de musicales de Broadway o un rejunte de clásicos para mover la patita. 

  • 10
    Tommy (Ken Russell,1975)
    The Who se copa con el séptimo arte y, junto al realizador Ken Russell adaptan su ópera rock homónima a la pantalla grande. Pete Townshend, John Entwistle, Roger Daltrey (Tommy), Keith Moon y otros músicos como Tina Turner, Elton John y Eric Clapton protagonizan la historia de un niñito que, tras atestiguar el asesinato de su padre (a manos de su padrastro), queda ciego, sordo, mudo y autista a causa del trauma psicológico. Después de una niñez y una adolescencia complicadas, gracias a sus singulares características, Tommy se convertirá en un jugador estrella de pinball e ídolo de masas a nivel mundial que, a la larga, se transforma en objeto de un extraño culto religioso.
  • 9
    La Era del Rock (Rock of Ages, Adam Shankman, 2012)
    Adaptada de la obra homónima de Broadway, escrita por Chris D'Arienzo, el director Adam Shankman le da vida a esta ópera rock centrada en los grandes clásicos del glam metal de los ochenta. Artistas como Styx, Journey, Bon Jovi, Pat Benatar, Twisted Sister, Steve Perry, Poison y Europe se materializan en las voces de Julianne Hough, Diego Boneta, Tom Cruise, Russell Brand, Catherine Zeta-Jones, Kevin Nash, Paul Giamatti, Malin Åkerman, Alec Baldwin y Mary J. Blige para contar la historia de Sherrie Christian (Hough), una ingenua jovencita que llega a Hollywood en pleno 1987 con sueños de fama y la esperanza de convertirse en una gran estrella del rock. Todo lo que consigue es un trabajo de mesera en el Bourbon Club, centro de la escena musical de la ciudad, donde muchos artistas dieron sus primeros pasos. Sherrie conoce a Drew (Boneta), otro muchachito con aspiraciones musicales, y ya se pueden imaginar cómo sigue esta historia plagada de romance, rockeros inadaptados y ejecutivos inescrupulosos.
  • 8
    Repo! The Genetic Opera (Darren Lynn Bousman, 2008)
    Darren Lynn Bousman toma como punto de partida el musical homónimo de 2002, compuesto por Darren Smith y Terrance Zdunich, y se despacha con esta ópera rock muy splatterpunk, llena de melodías, humor y terror por partes iguales. Estamos en el futuro no tan lejano de 2056 donde una epidemia devastó el planeta. Los órganos de los seres humanos empezaron a fallar, pero GeneCo, una compañía a de biotecnología, ofrece trasplantes por un precio justo. Aquellos que no mantienen sus pagos al día, son perseguidos por los Repo Men, “agentes” encargados de recuperar los órganos en cuestión. En este mundo plagado de adictos a las cirugías y los calmantes, una joven intentará encontrar la cura para su rara enfermedad y terminará formando parte de los manejos de GeneCo.
  • 7
    Orgía de Horror y Locura (The Rocky Horror Picture Show, Jim Sharman, 1975)
    Dirigida por Jim Sharman (y basada en la obra musical de Richard O´Brien), la historia de esta parejita que se ve obligada a pasar la noche en la mansión del Doctor Frank-N-Furter (Tim Curry) -en medio de una convención de transilvanos que celebran la creación de la perfecta criatura Rocky Horror-, se convirtió en todo un objeto de culto a través de los años y en una gran fiesta cada vez que se proyecta en algún cine del mundo. El musical -que homenajea y satiriza al mismo tiempo las clásicas películas de ciencia ficción clase B, en especial las de la RKO de la década del cincuenta-, tiene todo un récord de permanencia en las salas, donde el público interviene para corear al mismo tiempo sus canciones, sobre todo el clásico “Science Fiction Double Feature”.
  • 6
    Hedwig (Hedwig and the Angry Inch, John Cameron Mitchell, 2001)
    El multifacético John Cameron Mitchell dirige, escribe, actúa y canta en su debut tras las cámaras adaptando su propio musical de 1998. Tras varios desamores y una operación de cambio de sexo desastrosa, Hedwig (antes Hansel) -una cantante transexual de punk rock/glam nacida en Alemania del Este- se va de gira con su banda por los Estados Unidos, contando su historia, rompiendo tabúes y enfrentando prejuicios… y alguna que otra parejita de su pasado. La potencia del cine independiente se cruza con cierta majestuosidad del género musical y da como resultado este clásico moderno con todo el mote de ópera rock.
  • 5
    Pink Floyd - The Wall (Alan Parker, 1982)
    Pink (Bob Geldof), estrella de rock agotado por el “negocio” musical y quemado por las drogas, desciende en picada hacia la locura y la alienación en este recorrido por su infancia, su adolescencia y su presente rodeado de ese muro que logró construir a su alrededor. Drama, animación, musical… todas las descripciones le vienen bien a esta complejísima y épica narración que toma como punto de partida el álbum más emblemático de la banda inglesa Pink Floyd. Metafórica y cargada de simbolismos y críticas sociales, la película nos demuestra que una imagen (y una increíble banda sonora) valen más que mil palabras y marcan a varias generaciones. Alan Parker sigue enganchadísimo con los “musicales” y se junto con Roger Waters, para regalarnos una de sus obras más completas.
  • 4
    Hair (Milos Forman, 1979)
    John Savage, Beverly D'Angelo y Treat Williams protagonizan la versión cinematográfica de este clásico musical de 1967. Al igual que la exitosa puesta teatral, la obra de Milos Forman se concentra en los turbulentos años sesenta, los albores de la guerra de Vietnam, los hippies y el movimiento pacifista. Claude Bukowski (Savage) es un joven de Oklahoma que llega a la ciudad de Nueva York con la intención de enlistarse en el ejército, pero su cruce con un grupo de hippies liderado por Berger, y su enamoramiento de Sheila, lo harán replantearse las cosas. La felicidad es efímera, y pronto Claude debe embarcarse sin saber que su vida cambiará para siempre. Todos son clásicos en esta ópera rock, desde “Good Morning Starshine”, “I Got Life” y, por supuesto “Aquarius”.
  • 3
    Jesucristo Superstar (Jesus Christ Superstar, Norman Jewison, 1973)
    Norman Jewison sigue con su seguidilla de musicales cinematográficos adaptando la “controvertida” obra homónima de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice. La historia se basa en los últimos seis días de la vida de Jesús (Ted Neeley) hasta su crucifixión, vistos a través de los ojos de Judas Iscariote (Carl Anderson). Una versión menos divina y más humanizada del personaje que la que suele presentarnos la visión cristiana Occidental; una puesta en escena que muestra el detrás de bambalinas en un rejunte de hippies, sacerdotes acomodados e invasores romanos. “Jesucristo Superstar” es una ópera rock hecha y derecha, no hay ni una sola línea de diálogo, solo éxitos tras éxitos, aunque la versión fílmica no tuvo tanto suceso como las incontables puesta teatrales.
  • 2
    Un Fantasma en el Paraíso (Phantom of the Paradise, Brian De Palma, 1974)
    Inspirado en los mitos de Fausto y “El Retrato de Dorian Gray” (The Picture of Dorian Gray) de Oscar Wilde, Brian De Palma se despacha con una versión rockera de “El Fantasma de la Ópera” y, de paso, con una sátira oscura sobre la industria musical. Este drama fantástico cuenta la historia de Winslow Leach (William Finley), un compositor desfigurado que vende su alma para que la mujer que ama pueda interpretar sus melodías, pero termina siendo traicionado por un poderoso magnate de la industria que planea utilizarla para abrir un nuevo teatro, El Paraíso. Obviamente, Winslow clamará venganza e intentará sabotear la producción.
  • 1
    Quadrophenia (Franc Roddam, 1979)
    Basado en la ópera rock homónima de The Who, del año 1973, este drama musical ambientado en la Londres de 1965, se centra en la figura de Jimmy (Phil Daniels), un joven “modernista” e inconforme que, como muchos congéneres de su época, odia a sus padres, su trabajo rutinario en una empresa de publicidad y a todos aquellos que considera vulgares. Sólo encuentra escape junto a su banda de amigos -Dave, Chalky y Spider-, muchachitos acicalados como él que se pasean en scooter y aborrecen a los “rockers”. Tras un enfrentamiento con sus más fervientes enemigos culturales, Jimmy termina en prisión y esta existencia ilusoria empieza a caer precipitadamente.

1. Tommy (Ken Russell,1975)

The Who se copa con el séptimo arte y, junto al realizador Ken Russell adaptan su ópera rock homónima a la pantalla grande. Pete Townshend, John Entwistle, Roger Daltrey (Tommy), Keith Moon y otros músicos como Tina Turner, Elton John y Eric Clapton protagonizan la historia de un niñito que, tras atestiguar el asesinato de su padre (a manos de su padrastro), queda ciego, sordo, mudo y autista a causa del trauma psicológico. Después de una niñez y una adolescencia complicadas, gracias a sus singulares características, Tommy se convertirá en un jugador estrella de pinball e ídolo de masas a nivel mundial que, a la larga, se transforma en objeto de un extraño culto religioso.
Anterior Siguiente < >